La economía de Nicaragua en 2018

9 12 2018

Se está cerrando el capítulo económico del país correspondiente a 2018, con sus principales variables que muestran más caídas que subidas. A continuación, les presentamos los principales resultados macroeconómicos del pronóstico actualizado de Consultores Para el Desarrollo Empresarial (COPADES), excepto si se especifica una fuente oficial de información.

El producto interno bruto (PIB) real cae 4.3% y en términos per cápita disminuye 5.3% al ser equivalente a US$2,080, muy aproximado al registrado en 2016.

Las actividades económicas más golpeadas por la recesión económica, aún imperante, son el comercio- restaurantes-hoteles, la agropecuaria, la construcción y la industria manufacturera.

La tasa de desempleo abierto aumenta hasta 12.3% de la población económicamente activa (PEA), pero al adicionarse la tasa de desempleo equivalente relacionada con el creciente subempleo existente en el país, se eleva hasta 24.8% de la PEA.

De acuerdo con datos del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), entre abril y septiembre de este año se han destruido 142,181 puestos de trabajo del sector formal de la economía.

1,040,000 nicaragüenses económicamente activos no generan ingresos en 2018.

La productividad de la economía, es decir, el PIB real por persona ocupada plena -que labora los ocho horas diarias-, equivale a 3,815 dólares estadounidenses de 2006, retrocede 1.8% y se acerca a su nivel observado en 2002.

El gasto de consumo de los hogares se reduce 4.6%, acompañado del deterioro de 4.3% del poder adquisitivo del salario promedio nacional.

La incertidumbre política afecta no sólo a la inversión fija real (construcción y maquinaria y equipo), que observa un descenso de 6.6%, sino también a la inversión financiera, que concentra el 90% de las colocaciones de Letras del Banco Central de Nicaragua (BCN) en plazos de 1 semana, 2 semanas y 1 mes.

Debido al descuido del ciclo agrícola 2018/2019, con un menor acceso de los productores al crédito y a los insumos, el volumen de las exportaciones tiende a disminuir 7.9%, mientras que el volumen de las importaciones, dada la menor producción de bienes y, por ende, del ingreso, cae 7.6%.

El déficit comercial de bienes con el exterior en términos FOB es igual a 18.5% del PIB y es financiado principalmente con las remesas familiares que suman US$1,511 millones, mientras que la inversión extranjera directa pasa a ocupar el segundo lugar de importancia en los flujos de recursos externos.

Nicaragua se está acercando al nivel crítico del endeudamiento externo. El saldo de la deuda pública externa de US$6,067 millones representa el 45.7% del PIB, y la carga del pago de intereses y amortizaciones de dicha deuda de US$255 millones equivale al 9.3% del valor total de las exportaciones domésticas de bienes FOB y del valor neto de la maquila.

El déficit fiscal del presupuesto gubernamental reformado en agosto recién pasado, que pasó de 1.3% del PIB a 2% del PIB, sería financiado por Bonos de la República en un monto que se elevó de US$180 millones a US$386 millones, pero según datos del Ministerio de Hacienda y Crédito Público (MHCP) al 3 de diciembre de este año sólo ha colocado US$78 millones con plazos que varían entre 4 y 7 años, y desde abril recién pasado apenas colocó US$38 millones con plazos que se concentran en 4 años y 5 años. Otro reflejo de la actual desconfianza inversionista.

El principal problema monetario ha sido la fuga de los depósitos en moneda extranjera de la banca comercial y la pérdida de reservas internacionales administradas por el BCN. Según datos de la autoridad monetaria, el 12 de abril de 2018 se registró el máximo de los depósitos en moneda extranjera de US$4,115 millones y desde esa fecha hasta el 31 de octubre ha disminuido US$1,050 millones, equivalentes a 28.4 días de la producción de bienes y servicios de este año. Excluyendo los días de fin de semana y feriados, la fuga promedio diaria efectiva es de US$8.1 millones.

Para afrontar la fuga de los depósitos en moneda extranjera, el BCN ha vendido a los bancos comerciales US$784 millones entre el 15 de mayo y el 31 de octubre del año en curso. El monto promedio diario efectivo de dichas ventas es de US$7.2 millones. Con esas ventas, el BCN ha visto en sus arcas la reducción de US$720.5 millones del saldo de las reservas internacionales brutas, desde US$2,980.6 millones hasta US$2,260.1 millones entre las dos fechas antes mencionadas.

Además, entre el 12 de abril y el 31 de octubre de este año, con base en las estadísticas del BCN, el saldo de los depósitos en córdobas en el sistema financiero nacional ha caído C$10,602 millones, equivalentes a US$368.5 millones. Esto no constituye un grave problema económico, porque el BCN emite córdobas y ha puesto a disposición de la banca comercial los reportos monetarios, un mecanismo de crédito en córdobas con plazo hasta 7 días. Cabe señalar que el 26% del total de los depósitos en el sistema financiero nacional corresponde a córdobas y a córdobas con mantenimiento de valor.

La estabilidad macroeconómica, o sea, la estabilidad del tipo de cambio y del índice de precios al consumidor con sus parámetros de que el saldo de las reservas internacionales brutas (RIB) administradas por el BCN sea igual, al menos, a 2.5 veces la base monetaria (M0) y a 4 meses de importación de bienes CIF (MCIF), se ha mantenido al 31 de octubre (RIB = 2.81M0 = 4.21MCIF), gracias a una severa contracción de C$9,093 millones en la oferta de dinero (córdobas sin mantenimiento de valor) con el costo de acelerar la tasa de caída del PIB real.

El tipo de cambio permanece estable, aunque la brecha entre el tipo de cambio de venta del dólar en el mercado financiero y el tipo de cambio oficial ha oscilado entre 2.0% y 2.3% en los últimos días de noviembre. La tasa de inflación también permanece baja y estable, ya que su pronóstico acumulado anual para 2018 elaborado por COPADES, es 4.8%.

Compartimos con ustedes esta introducción para el perfil económico de nuestro país en 2019 que les presentaremos en la próxima semana, en el cual no se aprecia una tasa de crecimiento económico positiva aunque se logre la negociación para resolver los problemas políticos que impiden la contención del deterioro de la situación económica y, por ende, social de la población. El restablecimiento de la confianza de los agentes económicos será lento, pero con la ansiada negociación política se podrán aplicar efectivamente las políticas económicas que nos conduzcan de nuevo al crecimiento que hemos perdido.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s