Seminario de Actualización Empresarial “Economía de Nicaragua: Evaluación 2017 y Pronóstico 2018

30 10 2017

Seminario

Anuncios




Los efectos de la reforma tributaria de la Administración Trump

29 10 2017

Siguiendo al voto del pasado viernes 20 de octubre en el Senado, el recién pasado jueves 26 de octubre, después de que la Cámara de Representantes aprobara la ley que permitirá liberar las partidas de gasto durante el ejercicio fiscal 2018 con el apretado margen de 216 a 212, el Congreso de Estados Unidos inició el proceso de adopción del primer presupuesto de la presidencia de Donald Trump, en el cual se negociará el recorte de impuestos que prometió durante su campaña presidencial.

La reforma tributaria consiste fundamentalmente en disminuir el impuesto sobre la renta de las personas naturales y personas jurídicas.

En cuanto a las primeras personas, se ha prometido a los contribuyentes estadounidenses disminuir la tasa máxima de la renta de las personas de más altos ingresos del 39.6% al 35.0%, reducir la presión de los pequeños propietarios de empresas hasta el 25% y simplificar los tramos fiscales, que pasan de siete a tres: 12%, 25% y 35%. Además, se pretende duplicar el mínimo exento, situado ahora en US$12,000 para un matrimonio con ambos cónyuges trabajando, y a US$24,000 para parejas, y eliminar el impuesto a las herencias.

En cuanto a las segundas personas, se ha prometido a las corporaciones, empresas o sociedades disminuir el impuesto sobre la renta del 35% al 15%, pero el Congreso ha propuesto reducirlo a 20%. La tasa máxima actual es 38.9% y eleva levemente el mínimo de 10%.

De acuerdo con datos de Tax Foundation, en 2016 Estados Unidos se ubicó en el tercer lugar entre los países con más altas tasas de impuesto sobre las ganancias corporativas con la alícuota de 35%, antecedido por Emiratos Árabes Unidos, con el 55%, y Puerto Rico, con el 39.0%. En ese año, la tasa promedio mundial de 188 países era 22.5% y como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) fue igual a 29.5%.

La reforma tributaria del presidente Donal Trump, bautizada como “Marco unificado para arreglar nuestro fallido código fiscal”, es a todas luces regresiva, porque beneficia más a los agentes económicos de altos ingresos y supone un alivio para la clase media y los sectores populares.

La pérdida de ingresos tributarios para el presupuesto federal provocará de inmediato una ampliación del déficit fiscal y, consecuentemente, una mayor deuda pública. Los recortes de impuestos, al no estar compensados por una disminución del gasto público, aumentarán el déficit presupuestario, que se agrandará por la política fiscal de un mayor gasto en infraestructura económica y defensa militar.

El rechazo demócrata a la reforma tributaria se basa en que beneficia principalmente a las grandes fortunas. Por su parte, la esperanza republicana es que el mayor crecimiento económico esperado por la rebaja tributaria compensará la caída de la recaudación de impuestos, lo que realmente es una hipótesis para el mediano y largo plazo, bastante discutible al no existir un vínculo relevante o intenso entre los recortes de impuestos y el crecimiento de la producción de bienes y servicios.

Un factor que complica el deseo fiscal republicano es la interacción entre los impuestos, las tasas de interés y el crecimiento económico. Ahora que la economía estadounidense está muy cercana al pleno empleo, un aumento del déficit fiscal podría impulsar a la Fed a subir más aceleradamente las tasas de interés y descompensaría el crecimiento económico esperado de la rebaja impositiva.

Sin duda alguna, esta reforma del impuesto sobre la renta, que empezará a consensuarse el próximo miércoles 1 de noviembre próximo, ofrece cambios más importantes para las empresas que para las personas naturales en Estados Unidos.

Por ejemplo, una filial de una empresa estadounidense radicada en Nicaragua, según la Ley de Concertación Tributaria, paga el impuesto de 30% sobre las utilidades brutas. Si dicha filial decidiese repatriar las utilidades netas a su casa matriz deberá pagar al Tesoro estadounidense el 5% de las utilidades brutas declaradas en Nicaragua, con un crédito del 30% que ya pagó en Nicaragua, porque la tasa tributaria en Estados Unidos es 35%.

En este caso, existe una penalidad de 5% por repatriar utilidades y, para evitarla, la susodicha filial podría reinvertir sus utilidades para expandir sus operaciones, o realizar inversiones financieras con la compra de títulos valores, o enviar las utilidades a otras empresas regionales de la misma casa matriz radicadas en otros países para poder distribuir sus ganancias entre sus accionistas.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos calcula que las subsidiarias de las empresas estadounidenses han acumulado 2.5 billones de dólares en ganancias en el exterior. De acuerdo con la propuesta de la reforma tributaria, es probable que el Congreso de Estados Unidos adopte un sistema de impuesto “territorial” para que las corporaciones repatrien las ganancias sin pagar un impuesto adicional o pagando un impuesto bajo, o sancione un “impuesto previsto de repatriación” sobre las ganancias que se hayan acumulado en el exterior de alrededor del 10% a ser pagado en varios años, lo que reduciría la inversión estadounidense en el exterior.

Por lo tanto, con la nueva ley tributaria aprobada por el Congreso de Estados Unidos habrá cambios muy importantes en los flujos de capital en el mercado internacional, que podrían afectar las tasas tributarias sobre las rentas corporativas en todo el mundo.

En esta nueva situación, volviendo al ejemplo de la filial de una empresa estadounidense radicada en Nicaragua, la repatriación de sus utilidades hacia Estados Unidos ya no sería penalizada con el 5% de sus utilidades brutas declaradas en el país.

La menor tasa del impuesto sobre la renta de las corporaciones y el cambio a un sistema territorial aumentaría el flujo de capital a la inversión en empresas estadounidenses proveniente del exterior.

La acumulación de ganancias de las filiales de empresas estadounidenses en el exterior tendería a disminuir, lo que significaría, para países como Nicaragua, una menor inversión extranjera directa de dichas filiales, un menor aumento de las reservas internacionales y un menor crecimiento económico.





Lento crecimiento y baja velocidad de circulación del dinero en Nicaragua

21 10 2017

Las empresas no financieras y los consumidores resienten la restricción de la liquidez en córdobas que circula fuera del sistema financiero nacional, lo que ha provocado la desaceleración del crecimiento de las ventas de bienes y servicios de consumo final y, por supuesto, de la tasa de crecimiento económico esperada en este año.

Desde el año pasado se comenzó a observar esta restricción monetaria en el mercado local, la cual se magnificó en mayo de 2016, cuando el monto del numerario, es decir, el monto de los córdobas en las cajas de las empresas no financieras y en manos de los consumidores, observó una caída interanual de 6.7% el 31 de mayo.

En esos momentos, Consultores Para el Desarrollo Empresarial (COPADES), firma de asesoría económica y financiera que dirijo, recomendó a las empresas que suscriben sus servicios la reprogramación de sus metas trimestrales de producción, venta y mantenimiento de inventarios y, que a la par, realizaran promociones de ventas para amortiguar la disminución de los ingresos y la menor rentabilidad empresarial.

De acuerdo con los datos oficiales, se puede afirmar que la tasa de crecimiento interanual de la liquidez primaria de la economía nicaragüense se ha reducido a la mitad. Si antes aumentaba con un ritmo interanual de 20%, hoy lo hace con uno de 10%, y esta desaceleración se explica con la caída del préstamo petrolero de Venezuela. Por ejemplo, del valor total de las importaciones de petróleo y combustibles, en 2016 se pagó el 71% al contado porque el 29% correspondió al suministro de Venezuela, y en el período enero-agosto de 2017, se pagó en efectivo el 79%, porque el 21% correspondió a las ventas de Venezuela. En los primeros años del convenio petrolero, Venezuela suministraba el 93% del requerimiento anual de hidrocarburos del país.

El creciente pago de la factura petrolera con el billete verde debilita la posición del saldo de las reservas internacionales brutas (RIB) del Banco Central de Nicaragua (BCN), garante de la estabilidad del tipo de oficial y de una presión inflacionaria baja. Dicha estabilidad es controlada por la autoridad monetaria con la condicionalidad de que el saldo de las RIB sea igual, al menos, a 2.5 veces o más el saldo de la base monetaria (M0).  Debido a que el saldo de las RIB disminuye con el mayor pago en efectivo de las importaciones de hidrocarburos, el BCN se ve obligado a disminuir el saldo de M0 para mantener y, por evidencia empírica, elevar el parámetro de la condicionalidad de la estabilidad macroeconómica, porque al 18 de octubre recién pasado fue igual a 2.94 veces.

El instrumento monetario que ha facilitado al BCN la reducción de C$2,235 millones del saldo de M0 en el transcurso de este año ha sido exclusivamente el de las operaciones de mercado abierto, o sea, la colocación neta (colocaciones menos redenciones) contractiva de Letras de C$3,805 millones, que son subastadas semanalmente en el BCN. El otro instrumento, la tasa de encaje sobre los depósitos en córdobas, ha sido expansivo porque ha incrementado M0 en C$918 millones.

La política monetaria es, pues, tremendamente contractiva. El saldo del numerario o de córdobas que circula fuera del sistema financiero nacional se ha contraído en C$2,305 millones y el saldo de las reservas internacionales en las arcas del BCN se ha expandido en US$143 millones. Esto ha sido posible gracias a la contracción de los activos internos netos del BCN, entre los que se distinguen la colocación neta de Letras arriba mencionada y el aumento de los depósitos en moneda extranjera y de los depósitos a plazo del Gobierno Central en el BCN.

La reducción de la liquidez más primaria, o sea, el numerario, es la causa de la desaceleración del crecimiento de los volúmenes de venta de alimentos, bebidas, combustibles líquidos, vehículos, productos ferreteros, electrodomésticos, papelería y útiles de oficina, telefonía celular, entre otros productos.

Por un lado, los consumidores opinan que con sus ingresos adquieren menos productos por la carestía de la vida, no obstante que la tasa de inflación acumulada a septiembre recién pasado es 2.7%, 1 punto porcentual por arriba de la acumulada a septiembre de 2016. Por otro lado, los productores de bienes y servicios argumentan que el menor crecimiento de las ventas con respecto a sus metas programadas, que implicaron una mayor inversión, obedece a que hay menos dinero en el mercado. Ambos argumentos muestran una menor disponibilidad de ingresos: mientras menos córdobas hay en el mercado, menor demanda de divisas de los agentes económicos para importar bienes y mayor fortaleza de la posición de las reservas internacionales del BCN. El rector de la política monetaria no puede devaluar el córdoba para restringir la demanda de dólares, porque casi todos los precios en córdobas están indexados con el tipo de cambio.

Por ley, el BCN tiene los mandatos de la inflación, que la definió como la suma de la tasa de devaluación anual de 5% mantenida desde 2004 más la tasa de inflación internacional de 2%, y de la normalidad de los pagos internos y externos, pero no tiene el mandato del empleo por lo que la tasa de crecimiento económico es un dato exógeno para la política monetaria. Ojalá que el BCN se preocupara por el alcance del pleno empleo.

En conclusión, con la contracción de los activos internos netos del BCN, la tasa de crecimiento de la oferta de dinero disminuye y la inflación es baja por el lento crecimiento del dinero. Además, con la teoría cuantitativa del dinero o la ecuación de Fisher, que nos dice que la oferta de dinero (M) por la velocidad de circulación del dinero (v) es igual al Producto Interno Bruto (PIB) Nominal, obtenemos un resultado que podría ser costoso en términos macroeconómicos en el corto plazo: la velocidad de circulación del dinero (v), que es el número de veces que da vueltas un córdoba en el año, está en un mínimo histórico casi igual a 10. Por lo tanto, el PIB, que es igual al nivel de precios por el nivel de producción, tiene el problema del lento crecimiento y de la baja velocidad de circulación del dinero.

Es muy probable que este problema del PIB de Nicaragua no desaparecerá en 2018, un año en que se prevén varios riesgos, principalmente externos y políticos, que acecharán a la economía de Nicaragua.





La principal restricción económica: la baja escolaridad

15 10 2017

La economía de Nicaragua ha estado creciendo muy cercano al 5% anual durante los últimos tres años, dos años por encima de dicha barrera. Por el lado de la oferta, el crecimiento ha estado impulsado por los volúmenes de producción de las actividades agropecuarias, la construcción y el comercio, mientras que por el lado de la demanda el crecimiento ha descansado sobre los volúmenes de la inversión fija, las exportaciones y, sólo en un año, el consumo al registrarse el declive de la producción agroexportable en dos ciclos agrícolas consecutivos por el efecto del fenómeno de El Niño.

Las tasas de crecimiento son variaciones relativas, por lo cual no hay que obviar si la base de ese crecimiento es pequeña, mediana o grande. Aunque la tasa de crecimiento económico de Nicaragua es importante en el actual escenario internacional, desde el año de 2012 el país continúa participando con el 5.5% en la formación del producto interno bruto (PIB) del istmo centroamericano, incluyendo a Panamá. Aún no hemos logrado un volumen importante de producción interna para cantar victorias, como la del pleno empleo de la economía del país manifestada recientemente por el presidente del Banco Central de Nicaragua, Ovidio Reyes.

Esa tasa de crecimiento económico tampoco ha sido suficiente para reducir efectivamente el subempleo, el desempleo abierto y la pobreza de los nicaragüenses, una tarea más difícil de concluir cuando están ausentes las políticas públicas que buscan disminuir la inequidad tanto de la distribución del ingreso como de la carga tributaria, especialmente aquéllas políticas por la vía impositiva. Reiteramos que no existe un vínculo automático entyre crecimiento económico y reducción de la pobreza.

La educación de la población es crucial para aspirar a mayores niveles de crecimiento económico. De acuerdo con la base de datos de la VI Encuesta de Medición de Vida (EMNV) 2014, la tasa de analfabetismo de la población de 10 años y más de edad era 13.2%; el 26.3% de los hogares del país observó la dependencia económica de 2 o más personas por cada ocupado con un jefe del hogar que tenía una escolaridad máxima de primaria incompleta; y el 9.5% de los niños de 6 a 14 años tenía una baja educación porque no asistía a la escuela.

Es también bastante difícil que la producción anual de bienes y servicios crezca más de 5% anual porque en 2014 el nivel de escolaridad promedio nacional de los nicaragüenses fue igual a 6.22 años de estudio. A duras penas, la población del país aprueba la educación primaria. La educación, y especialmente la técnica que en términos generales no existe, es fundamental para acelerar el desempeño productivo del país.

El bajo nivel educativo es más crítico en las zonas rurales que constituyen la base productiva nacional, en las cuales la escolaridad promedio es 4.31 años de estudio, aunque debemos reconocer que ningún país se ha desarrollado sobre la actividad agropecuaria sino sobre la industria manufacturera. Nuestro país necesita el desarrollo de la agroindustria. Sin embargo, en términos promedio, un pobre extremo rural estudia 2.76 años, un pobre no extremo logra aprobar 4.13 años y un no pobre tampoco se gradúa en educación primaria al tener una escolaridad de 4.92 años.

En cambio, la población radicada en las zonas urbanas no aprueba el tercer año de secundaria, antes denominado “el ciclo básico” de los estudios de secundaria para poder optar a un estudio técnico medio, al tener una escolaridad de 7.57 años de estudio. Siempre en términos promedio, un pobre extremo urbano no aprueba la educación primaria al tener una escolaridad de 4.09 años de estudio, un pobre no extremo no se gradúa en educación primaria al registra una escolaridad de 5.34 años y un no pobre aprueba el segundo año de estudios de secundaria al poseer una escolaridad de 7.97 años.

La situación de la educación es más alarmante en la Región Caribe, donde la población cuenta con 4.74 años de studio; le siguen las poblaciones, en orden ascendente, de la Región Central con 4.23 años; la Región del Pacífico, excluyendo el Departamento de Managua, con 6.70 años de estudio; y el Departamento de Managua, con 7.93 años. Sólo la población urbana del Departamento de Managua supera el promedio de los 8 años de estudio, pero no aprueba el tercer año de secundaria al tener una escolaridad de 8.07 años.

Con la suscripción de tratados de libre comercio, un mecanismo para potenciar el crecimiento y el comercio global, Nicaragua se ha puesto a competir con países que tienen 12 y 13 años de escolaridad, es decir, con poblaciones que se han graduado en la educación secundaria.

Con ese panorama educativo a la vista, el Presupuesto General de la República (PGR) de 2014 destinó el 2.8% del gasto total al Ministerio de Educación (MED), equivalente a US$322 millones y a US$221 por estudiante matriculado, bastante alejado del objetivo internacional establecido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de asignar el 7% del PIB a los niveles de enseñanza preescolar, primaria y secundaria. Si se hubiera cumplido con dicha disposición internacional, en 2014 se habría asignado al MED el monto de US$832 millones, con lo cual se hubiera garantizado la matrícula plena y una educación de mejor calidad, requisito para resolver el problema estructural del bajo nivel de escolaridad de la población del país y mejorar el capital humano.

Nuestro talón de Aquiles para alcanzar más altos niveles de producción y, por ende, mejores niveles de vida para la población, es la falta de educación y, agregaría, con una educación de poca calidad. Con esos niveles educativos, es bastante improbable que podamos aspirar a tasas anuales de crecimiento del PIB Real de 8% y más, aunque todavía es posible que la economía nicaragüense logre a llegar al estadio de crecimiento de entre 6% y 7% anual.

Con una baja escolaridad promedio nacional no arribaremos a un puerto seguro del bienestar económico y social. El problema de la falta de educación o de la baja escolaridad no se resuelve en el corto plazo y su solución, con apropiadas políticas públicas, podría lograrse entre una y dos generaciones.

 





En la economía de Nicaragua no hay pleno empleo

8 10 2017

Desde hace varias décadas, las encuestas realizadas por diversas firmas nacionales y extranjeras a la población nicaragüense han señalado que los tres principales problemas que agobian a los nicaragüenses son el desempleo, la carestía de la vida y la pobreza.

De acuerdo con la encuesta del Ministerio del Trabajo (MITRAB) dirigida a empresas de más de 20 trabajadores y afiliadas a la seguridad social, el salario nominal promedio anual del empleo formal de Nicaragua aumentó 7.2% durante el período 2008-2016. La muestra de datos se inicia en 2008 porque a partir de junio de 2007 el salario promedio mensual disminuyó al incorporarse en su cálculo los sueldos de maestros de escuelas administradas por iglesias, que son financiados con recursos de los contribuyentes.

En el mismo período arriba mencionado y siempre en términos promedio anual, la tasa de inflación de precios al consumidor nacional fue del orden de 5.6% y la tasa de devaluación oficial nominal fue igual a 5.0%. Al ser mayor la tasa de ajuste del salario nominal del empleo formal, 7.2%, que la tasa de inflación, 5.6%, el poder de compra de los trabajadores del sector formal se incrementó 1.5% promedio anual en dicho período.

En ese mismo lapso y siempre en términos promedio anual, el salario mínimo legal tuvo un ajuste salarial de 12.8% y observó un incremento de 6.8% en su poder adquisitivo.

El número de trabajadores activos que cotizan la seguridad social, de acuerdo con datos del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), fue igual a 857,219 en 2016, que representa, de acuerdo con datos de Consultores Para el Desarrollo Empresarial (COPADES), aproximadamente el 26% de la población económicamente activa del país (PEA).

Así como el saldo de dinero en córdoba es marginal en el mercado monetario del país al participar con el 20% en la liquidez global de la economía, el dato del empleo formal reportado por el INSS también es marginal en el mercado laboral del país. Cabe mencionar que el último dato oficial disponible de la PEA, 3 millones 187 mil personas, corresponde al año de 2014 y, por otra parte, se desconocen los datos de empleo por actividad económica desde el año de 2012. Así lo demuestra la página web del BCN.

Por lo tanto, se puede concluir que los encuestados que se quejan del desempleo, la carestía de la vida y la pobreza pertenecen en gran parte al sector informal del mercado laboral, cuyo tamaño se representaba en el último trimestre de 2012 con 72 personas ocupadas de cada 100 que laboraban en establecimientos que no tenían registros contables, que es el último dato oficial disponible sobre la informalidad laboral. Por otro lado, prevemos que cada año 130 mil jóvenes entran por primera vez al mercado laboral en búsqueda de un puesto de trabajo.

También se puede deducir que el principal problema estructural del mercado laboral de Nicaragua es el subempleo y no el desempleo. Una persona está subempleada si trabaja menos de 8 horas diarias -es el subempleado visible- o devenga un salario mensual menor que el salario mínimo legal en su actividad económica -es el subempleado invisible-. En el segundo trimestre de este año, según datos suministrados por Ovidio Reyes, el 43.7% de los ocupados está subempleado.

Aunque la ley no mandata al Banco Central de Nicaragua (BCN) a que asegure el pleno empleo, recientemente su presidente, Ovidio Reyes, oficializó la noticia que la economía de Nicaragua está en pleno empleo al afirmar que en este año la tasa de desempleo bajó de 4.0% en el primer trimestre a 3.8% en el segundo trimestre, debido al “mayor dinamismo de la economía”.

En otras palabras, el presidente del BCN dio a entender que el mercado laboral de Nicaragua ya está ajustado. Por lo tanto, se esperaría que los salarios comiencen a subir porque todos los empleadores estarían demandando más trabajadores, pero esto no es cierto en el caso de nuestra economía por la gran informalidad del mercado laboral, el creciente número de subempleados y la poca participación del empleo formal.

La economía nicaragüense no está en pleno empleo. De acuerdo con datos de COPADES, la tasa de desempleo abierto se acerca a dos dígitos y la tasa de desempleo equivalente asociada con el subempleo es igual a casi dos veces la tasa de desempleo abierto. En esta economía muy dolarizada extraoficialmente, donde casi todos los precios en córdobas se fijan en función del precio del dólar, sólo el salario mínimo legal ha crecido rápidamente, con una tasa de dos dígitos, desde el año de 2005, mientras que los salarios nominales del empleo formal han subido 1.5 puntos porcentuales por arriba de la tasa de inflación en los últimos 8 años.

Los salarios no han acelerado su crecimiento a medida que “disminuyó” el desempleo y se “alcanzó” el pleno empleo. El crecimiento salarial de la economía formal ha estado determinado por magnitud de la tasa de devaluación reptante que se ha mantenido constante en el nivel de 5% anual desde el año de 2004, sin tomar en cuenta la baja productividad de la economía y la creciente desigualdad salarial.

Comparto lo que la población encuestada afirma desde hace varias décadas: los tres principales problemas de los nicaragüenses son el desempleo, la carestía de la vida y la pobreza. Esos problemas se contrarrestarían con más producción y más generación de ingresos. En 2016, el PIB de Nicaragua participó apenas con el 5.5% en la producción total del istmo centroamericano, incluyendo a Panamá.

Con más y mejor educación -especialmente primaria, secundaria y técnica-, con más inversión privada, con la transferencia de tecnología a las micro empresas y a la pequeña empresa, con la presencia de una efectiva banca estatal de desarrollo, con más infraestructura económica -red vial y suministro de servicios públicos-, con políticas redistributivas del ingreso, la economía nicaragüense podrá alcanzar el pleno empleo.





Cómo y por qué el BCN contrae la liquidez en córdobas

1 10 2017

Después de haber disminuido en 3 mil 432 millones de córdobas el monto de córdobas que circula fuera del sistema financiero nacional entre enero y septiembre de este año, es decir, después de haber reducido la liquidez primaria en el mercado local, el Banco Central de Nicaragua (BCN) aún no ha explicado a la población cuál fue la causa que provocó esa tremenda contracción monetaria, equivalente a 114 millones de dólares, ni cuál es el objetivo que persigue, ya que la tasa de inflación interanual en agosto de este año, estimada y divulgada por la autoridad monetaria, ha permanecido en el nivel de 3.5% influenciada por la caída interanual de 0.7% de los precios al consumidor de alimentos y bebidas no alcohólicas, como resultado de una suficiente oferta de productos agropecuarios en dos ciclos agrícolas excelentes.

El balance monetario del BCN refleja la reducción de sus activos internos netos y el desplome de la cantidad de dinero en manos de los consumidores, conocida en la jerga económica como numerario.

Los activos internos de la autoridad monetaria muestran una muy pronunciada disminución de casi 8 mil millones de córdobas, debido principalmente (i) al aumento de los depósitos en moneda extranjera del sector público no financiero en el BCN, mientras que en el presupuesto nacional se puede constatar una disminución de 12% en el volumen de la construcción pública ejecutada entre enero y julio-; (ii) las inversiones financieras de entidades públicas, antes denominadas Títulos Especiales de Inversión y hoy conocidas como depósitos a plazos en el BCN; (iii) la disminución de la liquidez en córdobas en las cajas de los bancos comerciales; y (iv) la colocación neta (de redenciones) de Letras subastadas por el BCN. Esas cuatro variables monetarias ayudan a explicar la contracción del monto de dinero en córdobas que circula fuera del sistema financiero nacional.

Las contracciones de los activos internos netos del BCN y del numerario ayudan a explicar el aumento de 154 millones de dólares hasta 1 mil 660 millones de dólares en el saldo de las reservas internacionales netas ajustadas del BCN a finales del tercer trimestre del año en curso, de tal manera que el saldo de las reservas internacionales brutas de 2 mil 577 millones de dólares en poder del BCN es igual a 2.86 veces el saldo de la base monetaria, cifra superior al límite mínimo de 2.5 veces para garantizar la estabilidad macroeconómica, o sea, la estabilidad de una presión inflacionaria baja y la estabilidad del tipo de cambio.

Entonces, ¿por qué el BCN contrae la cantidad de dinero que circula en el mercado?  Sencillamente para evitar que los agentes económicos, productores, consumidores y Estado disminuyan sus compras de dólares para importar bienes y servicios y, por consiguiente, evitar la caída de las reservas internacionales y se exponga a un severo riesgo la estabilidad macroeconómica del país.

¿Qué provocó el riesgo de la caída de las reservas internacionales del BCN? El desplome de la cooperación petrolera de Venezuela. Cayeron el precio del barril de crudo WTI, el porcentaje del valor de cada embarque de petróleo y combustibles líquidos en concepto del préstamo, y los volúmenes del “oro negro” y de los combustibles líquidos suministrados por Venezuela. Es obvio que el principal beneficio económico que tuvo Nicaragua con la asistencia financiera de Venezuela fue proteger y fortalecer la posición de las reservas internacionales oficiales y, consecuentemente, fue el garante de la estabilidad macroeconómica del país.

Hoy, Nicaragua paga al contado el 72% del valor anual importado de petróleo y sus derivados, principalmente a Estados Unidos y México, mientras que en años recién pasados Venezuela suplía el 93% de los requerimientos anuales de hidrocarburos del país y el país sólo pagaba el 50% del valor de dichas importaciones.

Este riesgo sobre la estabilidad macroeconómica del país, o mejor dicho el riesgo de la disminución de las reservas internacionales del BCN, continúa latente. ¿Habrá otro país sustituto de Venezuela? Creo que no, porque el país sudamericano, en la mejor época, nos concedía un préstamo de 560 millones de dólares anuales en términos muy concesionales, es decir, con plazo de 23 años, 2 años de gracia y 2% de interés, términos financieros similares a los que no concedían las instituciones financieras multilaterales cuando Nicaragua era un país pobre y muy endeudado en términos de producción con sus acreedores internacionales.

Muy difícil que lo sustituya México, país que junto a Venezuela en el pasado han facilitado petróleo y combustibles a los países centroamericanos mediante el Convenio de San José, se encuentra con graves problemas económicos tras ser azotado por dos grandes terremotos y un huracán en este mes de septiembre y, además, está presionado por las políticas económicas, comerciales y migratorias de la administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. También se puede prever que el gobierno de Nicaragua no ha considerado a Rusia como un país suplidor de petróleo y combustibles, tanto por la distancia como por las restricciones económicas y financieras que enfrenta dicho país.

El riesgo que enfrenta las reservas internacionales no sólo está latente, sino que también puede agravarse con la muy probable aprobación de la “NICA Act” de parte del Congreso de Estados Unidos. Es obvio que la incertidumbre política afectará el flujo de inversión extranjera directa, que ahora es la principal fuente financiera no sólo del déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos, sino también del aumento de las reservas internacionales del país, por lo cual también es fácil prever que la “esterilización” de córdobas en el mercado local seguirá pujante en el corto plazo y mediano plazo.

Como en economía nada es gratis, con la desaceleración del gasto de consumo de las familias resultante de la contracción monetaria antes descrita también se desacelerará la tasa de crecimiento económico del país. Consultores Para el Desarrollo Empresarial (COPADES), firma consultora que dirige el suscrito, previó que en este año la política monetaria desacelerará en 5 décimas porcentuales la tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) Real. El pronóstico del crecimiento económico de COPADES para 2017 era 5.8% en julio recién pasado.