El mal uso de la inmunidad no prescribe un delito

27 01 2014

Presentación2

Eduardo Montealegre Rivas

No me extrañaron las recientes palabras del diputado Wilfredo Navarro, cuando afirmó públicamente que la “desaforación” de Eduardo Montealegre no tendrá lugar porque su situación se encuentra “detenida” y la Junta Directiva del Poder Legislativo tampoco considera debatirla. Cuando yo visitaba a Navarro Moreira en su despacho de Primer Secretario de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional para que se cumplieran dos mandatos judiciales vinculados con los delitos de injurias y calumnias cometidos por el coordinador de la entonces Bancada Democrática Nicaragüense (BDN) contra este servidor, él me afirmó que tenía orden de los liberales de proteger a Montealegre Rivas y que podía llegar a su despacho cuantas veces quisiera porque no iba a incumplir el mandato de los liberales. Lamentablemente,  la impunidad política no hace más importante a un político, sino que lo demerita y lo empequeñece en su ética y moral, así como en su estatura de hacedor de leyes.

Navarro Moreira, al igual que todos los diputados de la Asamblea Nacional, saben muy bien que mi acusación en contra del ahora coordinador de la Bancada de la Alianza del Partido Liberal Independiente (BAPLI, que sustituyó a la BDN)) es exclusivamente personal, no política como lo afirmara el diputado querellado Eduardo Montealegre en octubre de 2008, quien continúa abusando de su inmunidad para no enfrentar la Justicia de nuestro país y responder por su presunta delincuencia, además de su esfuerzo notorio por aparentar que no entendía las injurias y calumnias que él escribió en un chat con los lectores de La Prensa contra  mí, que fueron publicadas en la edición de dicho diario del 31 de julio de 2008.

El diputado Eduardo Montealegre, cegado por su soberbia y prepotencia, escogió la alternativa ser un impune más en nuestro país en vez de  retractarse tal como lo manda nuestro Código Penal que él también aprobó en su carácter de diputado, o sea, decidió no retractarse en forma escrita, en el mismo diario, espacio, lugar y proporción en que fueron publicadas sus injurias y calumnias contra mí. Además, este diputado querellado sabe también muy bien que en agosto de 2008, con el acompañamiento de la Dra. Vilma Núñez de Escorcia, Presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), yo me presenté voluntariamente ante el Fiscal General de la República, Dr. Julio Centeno Gómez, para que me investigaran de la acusación gratuita que él me hizo, y la resolución del Ministerio Público fue que ni en la investigación ni en el proceso judicial de las quiebras bancarias se me imputó hecho alguno.

Hoy me he enterado que los diputados del Partido Liberal Independiente (PLI) alegaron la caducidad del caso de los CENIs, o sea, ya caducó la acusación de la Fiscalía General de la República en contra de Eduardo Montealegre, coordinador político del PLI, en su calidad de coautor de los delitos contra la economía nacional la industria y el comercio, delito de Fraude,  y delito de Tráfico de influencias, cuando él fungió como ministro de Hacienda y Crédito Público en el gobierno del Ing. Enrique Bolaños. Como es de conocimiento público, en la Agenda Base de la Asamblea Nacional recientemente publicada aparece la solicitud (20095943) de desaforación de los diputados Eduardo Montealegre Rivas y Noel Ernesto Ramírez Sánchez, que data del período 2002-2007 cuando explotó el caso de los CENIs.

Si esta bancada de legisladores aún no se ha ganado el calificativo de “opositora” al gobierno del Presidente Daniel Ortega porque a la fecha no ha presentado una propuesta alternativa al plan gubernamental, creo que con su alegato “a favor” del presunto delincuente Eduardo  Montealegre Rivas hoy se ha ganado el calificativo de “desconocedora” de la ley. Ojalá que no demanden una amnistía para su coordinador político, porque significaría alentar a futuros presuntos delincuentes que desde sus cargos políticos atropellen el presupuesto de los nicaragüenses.

Un crimen social, un delito contra una nación, nunca caducará, además porque ya existe una causa abierta en un juzgado penal de la ciudad de Managua. Eduardo Montealegre se autodenominó un perseguido político, una inveterada costumbre de los políticos en nuestro país, cuando lo querellé y cuando fue acusado por la Fiscalía General de la República, pero con su malograda costumbre de hacer un uso inapropiado de la inmunidad que le confiere su cargo público, no se presentó a los llamados de la Juez Sexto Local de lo Penal de Managua, Lic. María Ivette Pineda Gómez, el 6 de octubre de 2008, y del Juez Séptimo Local de lo Penal de Managua, Lic. Henry Morales Olivares, el 15 de junio de 2011 por mi querella personal, ni al llamado del Juez Quinto de Distrito Penal de Audiencias Julio César Arias, el 17 de junio de 2009, por la acusación de la Fiscalía General de la República.

En una ocasión que los miembros de la extinta Bancada de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) –entre ellos Eduardo Montealegre Rivas- me invitaran para explicarle las conclusiones del análisis del rescate de los depositantes de cuatro bancos que fueron liquidados en 2000 y 2001, un análisis que me solicitó la Contraloría General de la República y que realicé ad honorem en 2006, señalé que yo no tenía ninguna competencia para afirmar si el ahora diputado acusado penalmente por el Ministerio Público era inocente o culpable, sino que esa era una potestad de un Juez, pero detallé algunas acciones cometidas por Eduardo Montealegre tanto en la reestructuración de 320 millones de dólares adeudados por el Estado de Nicaragua por esas liquidaciones bancarias como en la subasta de los activos de los cuatro bancos liquidados, las cuales tenían que ser explicadas al Juez y a nuestra Nación.

Cabe recordar que entre esas acciones se distinguían la emisión de Bonos Bancarios con alzas y bajas de las tasas de interés y plazos diferentes más la entrega inexplicable a un banco de dos Bonos Cupón Cero que golpeó en 23.4 millones de dólares al presupuesto nacional en la reestructuración de la deuda del Estado de Nicaragua con tres bancos compradores de los cuatro bancos liquidados, y su responsabilidad compartida con otros servidores públicos, en su carácter de guardador de la cosa pública, por ejemplo en la subasta a sobre cerrado de créditos que sumaron 151.6 millones de dólares y que fue vendida apenas en 4.8 millones de dólares, es decir, cada dólar de la cartera de crédito se vendió en 3.2 centavos de dólar junto con las garantías hipotecarias de las fincas de café en el caso de préstamos cafetaleros; la subasta a martillo de 668 obras que fueron vendidas en 930 mil dólares, incluyendo obras de arte que pertenecen al patrimonio nacional; y la subasta a sobre cerrado del extinto edificio del Banco Nicaragüense de Industria y Comercio, que fue vendido en la suma irrisoria de 5.2 millones de dólares.

Por estos asuntos que Eduardo Montealegre Rivas tiene pendiente con la Justicia de Nicaragua debido a que se escudó inapropiadamente con la inmunidad de su cargo de diputado, se suspendió el juicio a otros 38 acusados por el Ministerio Público. Aunque el diputado acusado, por un lado, y querellado, por otro lado, considere irrelevantes las solicitudes judiciales para su desaforación, son casos de interés nacional para que el Estado de Nicaragua recupere lo que le quitaron inapropiadamente y para que los políticos no atropellen la dignidad de los nicaragüenses.  

Anuncios




Carta 23 al Presidente de la Asamblea Nacional de Nicaragua

25 01 2014

Managua, Nicaragua,

27 de enero de 2014

 

Ingeniero

René Núñez Téllez

Presidente

Asamblea Nacional de Nicaragua

Su Despacho

 

Honorable Señor Presidente de la Asamblea Nacional, Ing. René Núñez Téllez:

Es de conocimiento público que la Primera Secretaría de la Asamblea Nacional divulgó recientemente la Agenda Base de la Primera Sesión Ordinaria de la XXX Legislatura, que se instaló el 9 de enero de este año.

Entre los asuntos que encabezan dicha Agenda, aparecen las dos solicitudes de desaforación del diputado querellado Eduardo Montealegre Rivas enviadas a la Asamblea Nacional de Nicaragua por los Jueces Sexto y Séptimo Local de lo Penal de Managua, Lic. María Ivette Pineda y Lic. Henry Morales Olivares el 6 de octubre de 2008 y el 15 de junio de 2011 respectivamente, por el delito de querella de injurias y calumnias en perjuicio de mi persona que él escribió y fueron publicadas por el diario La Prensa el 31 de julio de 2008.

Es de su conocimiento que el diputado Eduardo Montealegre Rivas se escudó inapropiadamente en la inmunidad que le confiere su cargo de servidor público desde agosto de 2008 para no responder por su presunta delincuencia cometida contra la honra y reputación del suscrito, así como por los perjuicios económicos que ha cometido continuamente contra mí y que han trascendido a los miembros de mi familia.

Con la seguridad que usted leerá esta vigésima tercera carta en que le reitero mi petición que le presenté por escrito el 8 de mayo de 2012, espero que el Orden del Día que apruebe próximamente la Junta Directiva de la Asamblea Nacional me facilite mi derecho humano de tener acceso a la Justicia.

Atentamente,

Néstor Manuel Avendaño Castellón

Economista

cc:          Lic. Alba Azucena Palacios Benavides,

Primera Secretaria de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional.

Archivo.





El Índice de Riesgo-País de Nicaragua en 2014

22 01 2014

En nombre de COPADES le saludamos y, a la vez, le hacemos una cordial invitación para participar en el primer Seminario de actualización empresarial de este año “El Índice de Riesgo País de Nicaragua de 2014”, el cual es un indicador económico usado por los inversionistas al momento de calcular las posibilidades de éxito de sus proyectos de inversión.

Este índice se mide con indicadores de desempeño económico nacional, tales como la producción, la inflación, el déficit fiscal y el déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos; indicadores financieros, entre los que se distinguen el valor real del tipo de cambio, el saldo de las reservas internacionales netas y saldo y el pago de la deuda externa: e indicadores políticos que abarcan la estabilidad gubernamental, la subordinación militar al poder civil, el orden social y la seguridad física y jurídica, entre otros. Por la atracción de inversiones, en la medida que el riesgo país sea menor, mayor será la entrada de inversiones.

Le adjuntamos la información relacionada con la invitación, que esperamos sea de interés para su persona y su empresa. Le ofrecemos interesantes paquetes de descuento a su empresa al patrocinar la participación de varios Ejecutivos o grupos corporativos.

Agradeciéndole su amable atención a la presente, esperamos contar con su presencia.

Presentación1





Sólo forma y nada de fondo

19 01 2014

Presentación1

La reforma del fondo de pensiones de jubilación tuvo un carácter modesto al concentrarse en aumentos de ingresos y reducciones de gasto del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), sin ningún retoque estructural para no mencionar el exclusivo, necesario e importante cambio estructural de reducir la informalidad del mercado laboral, disminuir el subempleo e incrementar la productividad.

El gobierno de Nicaragua redujo los gastos del INSS con el ajuste de la fórmula para determinar el valor de las futuras que serán concedidas a partir del 1 de enero de este año.

El pensionado que tenga un salario menor o igual al doble del salario mínimo de la actividad económica en que trabaja, aunque no salió afectado en los factores básico y anual de la nueva fórmula vio aumentado el factor anual de 50 a 52 semanas; el producto de ambos factores, es decir, la tasa de reemplazo, tendrá un máximo de 1 y su pensión será ajustada en julio del año anterior con el aumento acumulado en los 12 meses previos del salario promedio de los asegurados.

El pensionado que tenga un salario mayor que el doble del salario mínimo de la actividad económica en que trabaja, con la nueva fórmula le han disminuido el factor básico y el factor anual y éste se elevó de 50 a 52 semanas con una tasa de reemplazo máximo de 0.8, lo cual reducirá la pensión actual, al menos en 5% y a lo sumo en 7%. El monto de las pensiones en curso de pago se ajustará cada 30 de noviembre con la aplicación del mantenimiento de valor acorde con el tipo de cambio oficial.

Por otro lado, el decreto presidencial elevó los ingresos del INSS mediante una mayor tasa de contribución a la seguridad social de parte de los empleadores, que pasa de 7% en 2013 a 10% en 2017, y un mayor salario mensual objeto de cotización máximo, que pasa de C$37,518 en 2013 a C$54,964 en 2014 y C$72,410 en 2015, y éste monto se ajustará con la variación anual del salario promedio de los asegurados a partir de 2016.

Con ambas medidas para equilibrar el presupuesto del INSS hasta 2033, se observa que se ha protegido más al trabajador que tiene un bajo salario, no se modificó la edad normal de jubilación de 60 años por lo cual no interesó el aumento de la longevidad, se mantuvo invariable las 750 semanas para optar a la pensión, y tanto la pensión mínima como el salario mensual objeto de cotización no son ajustados con la tasa de inflación de precios al consumidor, que es el índice de coste de la vida.

Siempre mantendré la opinión que el problema financiero del INSS no es nada más que el reflejo de los severos problemas estructurales del sector real o de la producción y el gasto de los bienes y servicios y del mercado laboral de la economía de Nicaragua. Los cambios paramétricos de la seguridad social de nuestro país alivian pero no resuelven el problema financiero del INSS.

El gobierno de Nicaragua debería reflexionar en ampliar y mejorar la calidad de la educación primaria y secundaria, restablecer la educación técnica media y superior, transferir tecnología a la microempresa y la pequeña empresa para elevar los rendimientos productivos, impulsar la adopción de sistemas contables sencillos especialmente en la microempresa, establecer un programa de agroindustrialización, impulsar medidas para elevar la competitividad empresarial, promover una política financiera nacional, y restablecer una efectiva banca de fomento a la producción que conceda crédito con tecnología, entre otras medidas de política macroeconómica.

La viabilidad del sistema de reparto y solidario de la seguridad social depende de la relación entre el número de trabajadores activos asegurados y el número de pensionados, así como de la tasa de aumento de la productividad de la economía. Las políticas gubernamentales para fortalecer ambos factores han sido dejados a un lado y, por consiguiente, invito a los servidores públicos que comiencen a preparar el verdadero salvataje financiero del INSS y no limitarnos a contemplar la ineficiencia de las nuevas medidas administrativas en el largo plazo y heredar el problema del INSS a las futuras generaciones de nuestra nación.





Una cifra económica contradictoria con el dato oficial

16 01 2014

Presentación1

El jefe del sindicato Frente Nacional de los Trabajadores (FNT), Gustavo Porras, dijo que pedirá un ajuste de 16.5% del salario mínimo en las negociaciones tripartitas que se abren el jueves 16 de enero en la Comisión Nacional del Salario Mínimo, porque la canasta de 53 productos consumo básico se encareció 12% y la economía del país creció 4.5%.

Pedir una tasa de 16.5% para ajustar el salario mínimo legal no tiene ninguna lógica económica por la forma en que la estimó el líder sindical y por lo establecido en nuestra ley del salario mínimo legal. El costo de la canasta de consumo es una referencia que se debe tomar  en cuenta para discutir el ajuste de ese salario, pero no es la variable clave para definir ese  ajuste, excepto si el dirigente del FNT pretenda no acatar la ley, una conducta que persiste en la clase política de nuestro país.

El costo de la canasta de 53 productos de consumo básico de Nicaragua, que es de C$11,028.13 en diciembre del año pasado, aumentó 1.69% en el transcurso del año de 2013 y 2.26% de marzo a diciembre de 2013, por lo cual es muy improbable que se eleve hasta el 12% como lo afirma el dirigente sindical. Además, aunque los integrantes de la Comisión Nacional del Salario Mínimo han aceptado implícitamente que este precio de la fuerza laboral sea igual a 1/3 del costo de esa canasta básica, cabe observar que con el salario mínimo legal vigente se puede adquirir sólo el 61% del valor de los 23 alimentos que integran dicha canasta.

Por eso, dos observaciones cuantitativas para el líder sindical: la tasa de inflación de los 23 alimentos de la canasta de consumo básico fue 0.04% entre diciembre 2012 y noviembre de 2013 y 1.55% entre marzo y noviembre de este año; por otro lado, la tasa de inflación del índice de precios al consumidor nacional de alimentos y bebidas no alcohólicas fue igual a 5.97% entre diciembre 2012 y diciembre 2013 y 3.38% entre marzo y diciembre de este año.

Tomando en cuenta la Ley del Salario Mínimo, el ajuste de este precio se hace con la suma de las tasas de inflación y de crecimiento real de cada actividad de la economía anunciadas por el Banco Central de Nicaragua (BCN). Las cifras oficiales del año 2013 indican lo siguiente: una tasa de inflación anual de 5.54%, y una tasa de crecimiento económico, anunciada informalmente por el BCN, en un rango de 4.5% y 5.0%. La suma de ambas tasas, en el mejor de los casos, es 10.54%, que sería el ajuste de dicho salario en este año, no 16.5% como declarara el dirigente sindical. Si el salario mínimo sigue siendo ajustado semestralmente, como dice la ley, la tasa de ajuste semestral sería igual a 5.27%.

Le sugiero al también diputado Gustavo Porras que se haga aconsejar por personas que conozcan mejor la situación económica nacional y, sobre todo, que tengan ética política para respetar las leyes de nuestro país.





Sin apoyo fiscal, las reservas internacionales aumentaron en 2013

11 01 2014

Presentación1

Al cierre del año de 2013, la posición de las reservas internacionales brutas oficiales del país alcanzó el record de 1 mil 993 millones de dólares. El aumento anual de estas reservas fue de 106 millones de dólares y su saldo fue equivalente a 2.47 veces el total de la suma de la emisión de dinero y del encaje de los depósitos en córdobas del público no bancario en las entidades financieras, y también a 3.86 meses de importación de bienes CIF pronosticada por COPADES para 2013.

La variable de las reservas internacionales es la más importante para el examen del Fondo Monetario Internacional (FMI), pero no es exclusiva para habernos graduado en macroeconomía, tal como lo afirmara Alberto Guevara, presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), una afirmación más política que económica porque, por un lado, Nicaragua aún no se ha graduado en la Iniciativa para Países Pobres Muy Endeudados (HIPC por sus siglas en inglés) y, por otro lado, la macroeconomía aunque es excelente también es frágil.

Gracias a Venezuela hubo un nuevo record de las reservas internacionales, porque su crédito petrolero anual de al menos 550 millones de dólares en los últimos tres años ha evitado un rápido drenaje de divisas de las arcas del BCN. Esa deuda muy concesional, que se administra como una deuda privada externa, no se ve acompañada desde 2012 por una cooperación externa oficial en divisas líquidas de libre disponibilidad para apoyar a esas reservas y al presupuesto nacional, porque Nicaragua no suscribió el quinto programa económico trienal con el FMI desde diciembre de 2011, una decisión política prematura ya que nuestro país aún no tiene capacidad de pago en el mercado financiero internacional, no obstante el gerente general del BCN, Ovidio Reyes, dijera con más sentido político que económico que Nicaragua podría colocar bonos soberanos en el exterior.

Otro factor clave para el aumento de las reservas ha sido el aumento sostenible de los depósitos en moneda extranjera del público no bancario en el sistema financiero nacional, que totalizaron 2 mil 877 millones de dólares en el último día de 2013. De dicho total, las entidades financieras, obligadas por la ley monetaria, mantenían depositados 497 millones de dólares en BCN, que representaron el 17.2% del total de esos depósitos. Ese porcentaje es superior a las tasas de encaje legal de 12% diaria y 15% catorcenal y, consecuentemente, los grupos financieros radicados en el país se excedieron en 64 millones de dólares en sus depósitos de encaje en moneda extranjera, los cuales crecieron 69 millones de dólares y facilitaron el 60% del aumento anual de las reservas internacionales brutas oficiales del país.

Otro elemento que jugó cierto papel en el fortalecimiento de la posición de las reservas internacionales del país fue la cooperación internacional en divisas líquidas atadas a la ejecución de programas y proyectos del sector público. De acuerdo con cifras oficiales, los desembolsos de préstamos y la obtención de donaciones de este tipo de cooperación sumó 306 millones de dólares en 2013, un monto que es 37 millones mayor que el registrado en 2012. Además, al final del año pasado el FMI mantuvo 153 millones de dólares prestados en la bóveda del BCN, que son intocables y fueron asignados exclusivamente al aumento de las reservas internacionales con el Programa Servicio de Crédito Ampliado (SCA) 2007-2010, el cual se extendió hasta diciembre de 2011.

Aunque el aumento de las reservas garantiza la presencia una presión inflacionaria baja y la estabilidad del tipo de cambio oficial, su saldo no es un reflejo de una apropiada política cambiaria del país. El déficit comercial de Nicaragua igual al 20.6% del PIB en 2012, que indudablemente aumentó en 2013 por la caída estrepitosa del precio internacional del café y de la alza leve del precio promedio anual del barril de petróleo WTI, refleja que la política cambiaria reptante es inefectiva y obstaculiza el esfuerzo exportador y la sobrevaluación del córdoba es significativa, por lo cual sigue siendo aconsejable que el BCN reflexione un poco sobre la calidad del tipo de cambio. Este instrumento monetario tiene como un rehén a la autoridad monetaria, porque su ley orgánica dice que “si se produce una modificación en el tipo de cambio oficial … el monto de la obligación expresada en córdobas deberá ajustarse en la misma proporción a la modificación operada”.

Es cierto que una política fiscal responsable contribuye a la estabilidad macroeconómica y, por ende, habría un esfuerzo fiscal para proteger la posición de las reservas internacionales del país. Sin embargo, en 2013 no se dio ese esfuerzo fiscal porque, según cifras del BCN, se registró una expansión de 697 millones de córdobas en los activos internos netos del BCN que fueron entregados al gobierno central; en otras palabras, aunque el gobierno capitalizó al BCN en 304 millones de córdobas y amortizó en 163 millones de córdobas la deuda por las liquidaciones bancarias de 2000 y 2001, también redujo sus depósitos en el BCN en un monto de 1 mil 725 millones de córdobas. Así, la fragilidad macroeconómica es real porque tenemos aparentemente un presupuesto nacional equilibrado, con un déficit fiscal cercano al 0.5% del PIB, gracias, de nuevo, al registro del crédito petrolero de Venezuela como una deuda privada externa, que si se registrara como deuda pública externa el déficit fiscal se elevaría a casi el 7% del PIB. Ojalá que la política fiscal fuese realmente responsable, si las autoridades públicas  actuaran con firmeza para reducir la evasión y la elusión en el pago de impuestos y disminuir el consumo público para incrementar la inversión pública con el fin de apoyar efectivamente el crecimiento económico sostenible de nuestro país.

No debo obviar el “esfuerzo” monetario que ayudó a elevar el saldo de las reservas internacionales: el BCN sacó de circulación 1 mil 867 millones de córdobas con las subastas semanales de Letras Estandarizadas y las colocaciones de Títulos Especiales de Inversión, con lo cual nos endeudó en un monto equivalente a 46 millones de dólares y, además, registró pérdidas equivalentes a US$19 millones que tendremos que pagar con nuestros impuestos en los próximos años. Con esta calidad de política monetaria, ¿se restringe o se facilita el crecimiento económico?





Carta 22 al Presidente de la Asamblea Nacional de Nicaragua

9 01 2014

Managua, Nicaragua,

9 de enero de 2014

 

Ingeniero

René Núñez Téllez

Presidente

Asamblea Nacional de Nicaragua

Su Despacho

 

Honorable Señor Presidente de la Asamblea Nacional, Ing. René Núñez Téllez:

Hoy que ha sido reelecto como Presidente de la Asamblea Nacional de Nicaragua, le reitero mi solicitud de que la Junta Directiva que usted preside incluya en el Orden del Día los dos mandatos judiciales relacionados con la desaforación del diputado Eduardo Montealegre Rivas para que se presente a los juzgados penales y demuestre su acusación contra mi persona que él escribió en un chat con los lectores del diario La Prensa y publicada el 31 de julio de 2008 y conozca mi querella por injurias y calumnias contra su persona.

Me ha sorprendido grandemente que tanto los políticos liberales como los políticos sandinistas electos para ocupar escaños en nuestra Asamblea Nacional protejan a un diputado que confundió la inmunidad con la impunidad y que, con el mayor descaro público, se haya burlado de los Jueces Locales de lo Penal de Managua Lic. María Ivette Pineda y Lic. Henry Morales Olivares, por lo cual es un presunto delincuente que deshonra al Poder Legislativo.

Esa misma sorpresa la asocio con el hecho que usted no ha respondido, positiva o negativamente, a ninguna de las 21 cartas que le he remitido en los años de 2012 y 2013. Como es de su conocimiento, me vi obligado a escribirle porque la Primera Secretaria de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional, Lic. Alba Azucena Palacios Benavides, encargada de atender a los ciudadanos en el Poder del Estado que usted dirige, trató de politizar mi demanda personal al diputado querellado Eduardo Montealegre Rivas, cuando me indicó que expusiera mi caso al jefe de la bancada del Frente Sandinista de Liberación Nacional, el diputado Edwin Castro.

Tenga la seguridad que continuaré perseverando en que se me facilite mi derecho humano de tener acceso a la justicia, y he de recordarle que, en el escenario actual de la reforma a nuestra Constitución Política, el Artículo 26, Numeral 2, subraya el derecho de toda persona “Al respeto de su honra y reputación”.

Con la seguridad que usted leerá esta vigésima segunda carta, siempre estoy en espera de su respuesta  y le reitero las más distinguidas muestras de consideración y aprecio personales.

Atentamente,

Néstor Manuel Avendaño Castellón

Economista

cc:          Lic. Alba Azucena Palacios Benavides,

Primera Secretaria de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional.

Archivo.