Sobre las perspectivas de la economía de Nicaragua en 2015

28 12 2014

La perspectiva de cuatro variables económicas de Nicaragua en 2015 publicada por el Banco Central de Nicaragua (BCN) en su página web me llama la atención por dos motivos: persiste la proyección en rangos y el comportamiento proyectado de dos variables es una línea horizontal en los últimos once años.

Para 2015, el BCN plantea que el crecimiento económico será entre 4.5% y 5.0% y supongo que no introduce el efecto económico del inicio de la ejecución del mega proyecto hidroeléctrico TUMARÍN, cuestión que Consultores Para el Desarrollo Empresarial (COPADES), la firma que este servidor dirige, sí lo contempla y pronostica una tasa de crecimiento económico de 6.1% porque el monto de US$198 millones de la inversión de TUMARÍN en 2015 adicionará 1.2 puntos porcentuales al crecimiento económico del país.

COPADES no introdujo el efecto económico de la idea del mega proyecto “Desarrollo Integral del Gran Canal de Nicaragua”, dado el secretismo en el manejo de su información económica, financiera y de protección del medio ambiente, lo cual ha robustecido su perfil especulativo, además de acentuarlo con la frecuente postergación de sus estudios desde junio de 2014.

La inflación acumulada nacional, señala el BCN, será entre 6.0% y 7.0% en 2015. Esperaba esa proyección inflacionaria oficial, porque la autoridad monetaria usualmente la manifiesta en los últimos once años con la suma de la tasa de devaluación (5 puntos porcentuales) y el límite máximo de la tasa de inflación internacional, mejor dicho del máximo de la tasa de inflación de las economías avanzadas (2 puntos porcentuales). Pero ¿por qué obvió el BCN el efecto de la caída en picada de los precios internacionales del petróleo en su proyección de la inflación nacional?

El precio promedio mensual del barril de crudo WTI ha observado un desplome acumulado anual de 39% en 2014, al pasar de  US$97.73 en diciembre de 2013 a US$60.00 en diciembre de 2014, y es muy probable que en 2015 este precio continúe cayendo porque a fines de septiembre pasado la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) decidió no reducir su producción de 90 millones de barriles diarios, equivalente a un tercio del consumo mundial de crudo, para hacer caer la rentabilidad de los pozos de petróleo estadounidense conocido como “shale”, que es obtenido de formaciones rocosas de esquisto, los cuales podrían resistir un precio WTI entre US$57 y US$61.

El perfil económico nacional de 2015 que COPADES elaboró para las empresas y organizaciones que suscriben nuestros servicios de consultoría económica y financiera, presenta dos pronósticos de la tasa de inflación acumulada anual, debido a que en el segundo semestre de este año no se observó una caída de los precios internos de los combustibles compatible con la caída del precio del barril de petróleo WTI, que es el marcador para Latinoamérica.

Si persistiera esa falla del mercado a lo largo de 2015, el pronóstico de COPADES de la tasa de inflación acumulada anual es de 6.3%, pero si se corrigiera dicha falla del mercado la inflación anual sería aproximada a 3.2%. Todo depende de la formación de los precios locales de los combustibles líquidos, es decir, con una apropiada supervisión estatal en la formación de los precios finales al consumidor sobre la base de los fundamentos del mercado libre.

Continúa el BCN indicando que la tasa de devaluación anual en 2015 será de 5%, una tasa que se mantendría constante durante 12 años consecutivos. COPADES manifestó, a través de este servidor en el Seminario de “Política Monetaria y Estabilidad Financiera” realizado por el BCN a fines de septiembre pasado, que existe buena evidencia que la dolarización financiera de Nicaragua está asociada con un uso limitado de flexibilidad del tipo de cambio, y éste acusa una volatilidad de 0.4%, muy cercana a cero, que es graficada con una línea recta a lo largo de los últimos 13 años. Por supuesto que las metas de inflación deberían estar libres de la volatilidad del tipo de cambio.

Antes de pedir un consejo al Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre cómo desdolarizar o recordobizar la economía, sugiero al presidente del BCN, Ovidio Reyes, a que reflexione sobre cómo el BCN ha fortalecido la alta dolarización financiera en Nicaragua y cómo el BCN se ha convertido en un rehén de su política cambiaria reptante. También debería tomar en cuenta que el principal instrumento de la política monetaria es la tasa de interés, pero ésta es inefectiva para el BCN porque las tasas de rendimientos de sus Letras Estandarizadas (con mantenimiento de valor y, más grave aún, de muy cortísimo plazo) no influyen en las tasas del sistema financiero nacional.

Las proyecciones del BCN y los pronósticos de COPADES para 2015 han estado basados en la evolución de la economía en 2014. Inicialmente, el BCN proyectó una tasa de crecimiento entre 4.5% y 5.0% para 2014, mientras que COPADES en diciembre de 2013 pronosticó un crecimiento económico de 5.1%, pero lo redujo a 4.4% en agosto por los efectos de la sequía sobre la “siembra de primera” del ciclo 2014/15 y la mantiene hasta esta fecha, mientras que el BCN redujo su proyección inicial al rango de 4.0% y 4.5% y estamos en espera de su versión oficial en el segundo trimestre de 2015. En estos escenarios de crecimiento económico para 2014, el pronóstico inicial pesimista fue el de la Fundación Económica y Social (FUNIDES) al fijarlo en abril de este año en 2.8% (riesgos), 4.1% (base) y 4.7% (oportunidades), en octubre lo estableció en 4.0% y en su último reporte de diciembre lo dejó aproximado a 4.2%. Creo que ha dejado 4.0% para 2015.

En relación con la proyección oficial del monto de las exportaciones de Nicaragua en 2015, sugiero al BCN que es necesario aclarar a los agentes económicos que ese valor entre US$5,100 millones y US$5,200 millones incluye el valor bruto de las exportaciones de las empresas del régimen de zona franca, pero también es necesario que presente la proyección del valor de las exportaciones domésticas de bienes FOB más el valor neto de la maquila (que es igual al 24% de su valor bruto), porque es importante determinar la magnitud del esfuerzo exportador del país.

También sugiero al BCN que es necesario tener en cuenta que los precios de los commodities descenderán en 2015. Aunque la economía de Nicaragua sale beneficiada con la baja de precios del barril de crudo WTI y de los combustibles al recibir un impulso en su crecimiento económico, la mayoría de los precios de los bienes primarios, o sea, de gran parte de las materias primas que exporta Nicaragua, caerá en 2015 por la baja demanda global (Europa en estancamiento, Japón en recesión y China en desaceleración) y por el fortalecimiento del dólar estadounidense debido a que se ha convertido en un refugio ante la caída del precio del petróleo, a la solidez del crecimiento económico de Estados Unidos y al regreso de los capitales a ese país con el cese de la política monetaria de relajamiento cuantitativo. Sin embargo, la fortaleza o apreciación del dólar implicará una disminución del crecimiento de la primera economía del mundo. Todo eso en momentos en que podría elevarse el costo del dinero en el mercado internacional, si la Fed incrementa las tasas de interés en Estados Unidos, tal como se prevé, a mediados de 2015.





Los Personajes de Nicaragua de 2014, por Consultores Para el Desarrollo Empresarial (COPADES)

19 12 2014

Porque han contribuido al bienestar y el progreso de la nación.

Hombres y mujeres cuya agenda es el servicio a los demás.

Presentación1 

Mujer del Año: Vivian Pellas, Presidente de la Asociación Pro Niños Quemados de Nicaragua (APROQUEN) por haber recibido el Premio Henri Dunant 2014 a la Responsabilidad Social Empresarial, otorgado por el Interamerican Institute for Democracy (IID).

Hombre del Año: Cardenal Leopoldo José Brenes Solórzano, nombrado por el Papa Francisco el 22 de febrero de 2014, pidió transparencia en el Proyecto del Gran Canal de Nicaragua y que se escucharan las protestas de la población nicaragüense.

Político del Año: Daniel Ortega Saavedra, Presidente de Nicaragua, por su decidido apoyo a la ejecución de mega obras, tales como el Proyecto Hidroeléctrico “TUMARÍN” y el interés del “Proyecto de Desarrollo Integral del Gran Canal de Nicaragua”, que impulsarán el empleo, los ingresos y el desarrollo económico del país.

Funcionario Público del Año: EL economista Jorge Molina Lacayo, que en paz descanse, quien se distinguió por su gran responsabilidad y franqueza en la construcción y dirección del Centro de Trámites de las Exportaciones (CETREX).

Líder Empresarial del Año: José Adán Aguerri Chamorro, por su capacidad ética y profesional en el ejercicio de la defensa y del desarrollo de la empresa privada nicaragüense, lo cual propició su octava reelección como Presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP).

Empresaria del Año: Dolores Prado Marenco, Gerente General de la Empresa HOLCIM Nicaragua, por su acertada dirección al ser galardonadas la Planta de Cemento y la Planta de Concreto RMX por décima y tercera vez respectivamente por el Consejo Nacional de Higiene y Seguridad del Ministerio del Trabajo en 2014.

Empresario del Año: Mauricio Zacarías Batres, Presidente de la Empresa Desarrollo de Occidente (DEOSA), uno de los principales productores de maní que ha conducido a Nicaragua a que ocupe el quinto lugar entre los países productores de este rubro.

Presidente de Cámara Empresarial del Año: Sylvia de Levy, Presidente de la Cámara Nacional de Turismo (CANATUR), por la promoción nacional e internacional de Nicaragua como destino turístico, lo que también ha fomentado el crecimiento de las actividades de comercio y servicios. Su trabajo ha sido reconocido en 2014 al ser nombrada Presidente de la Federación de Cámaras de Turismo de Centroamérica (FEDECATUR).

○○○

Actividad Económica del Año: El Comercio, por su contribución al impulso de la tasa del crecimiento económico de 4.4% de Nicaragua en 2014.

Empresa del Año: Monte Rosa, S.A., la empresa más importante que exporta azúcar en Nicaragua, con un volumen de ventas al exterior de casi 270 mil toneladas en 2014.





La caída en picada del precio internacional del petróleo beneficia a Nicaragua

14 12 2014

Presentación1

El 16 de junio de este año, el precio del barril de crudo WTI, marcador para Latinoamérica, era US$107.52. Hace tres días, o sea, al cierre del viernes 11 de diciembre, dicho precio caía en picada  al nivel de US$57.81, acusando en términos promedio mensual una reducción de 39% al desplomarse desde US$105.25 en junio recién pasado hasta US$64.43 en los primeros 12 días de este diciembre.

Por otro lado, los precios de los combustibles, tales como gasolina, diésel, bunker o fuel oil y gas licuado, no se fijan con la cotización del precio internacional del petróleo ya que tienen sus propios precios internacionales y, además, en el mercado local son gravados con impuestos selectivos de consumo (ISC) –por ejemplo, por un galón de diésel pagamos un ISC de US$0.6415 en el Pacífico/Centro del país y US$0.4092 en el Atlántico del país y por un galón de gasolina regular pagamos otro ISC de US$0.6955 y US$0.4283 en el mismo orden. Por esas razones, los precios de los combustibles líquidos no bajan con la misma celeridad con que baja el precio del petróleo, pero la actual caída en picada del precio del barril WTI ya arrastró a la baja a los precios internacionales de los combustibles.

Por supuesto que Nicaragua se beneficia con las caídas de los precios internacionales del petróleo y de los combustibles, porque es un país importador de petróleo. Sin embargo, ese beneficio es  una alegría a medias, porque tenemos pendiente el pago de una deuda, sin plazo y sin interés, que facilitó ALBANISA para congelar la tarifa de electricidad en 2011 debido a la alza del precio del barril WTI, que alcanzó un máximo de US$113.21 el 29 de abril de ese año

Tomando en cuenta que aproximadamente el total de barriles de petróleo importado por Nicaragua es igual al 45% del los 11 millones de barriles de hidrocarburos que anualmente s eimportan (el 55% restante corresponde al volumen de combustible procesados), la caída del precio WTI en 2014 significará un ahorro de divisas de alrededor de US$62 millones en este año –al caer el precio promedio anual del barril WTI de US$105.79 en 2013 a US$93.90 en 2014-, y sobre el supuesto que el precio promedio anual del barril WTI en 2015 sea US$70, el ahorro de divisas para Nicaragua en la facturación del petróleo el próximo año sería del orden de US$124 millones, equivalente a 1% del Producto Interno Bruto (PIB) esperado en 2015.

Por consiguiente, aún sin incorporar el ahorro de divisas esperado por los menores precios internacionales de los combustibles, en este caso los de las gasolinas y del diésel, sólo con el ahorro de divisas asociado con el menor precio del barril de crudo WTI podríamos pagar nuestra deuda pendiente a la empresa ALBANISA. En este cálculo, por supuesto, tampoco hemos incorporado el ahorro de divisas por el avance de la participación de generación de electricidad con recursos renovables en la generación total de electricidad del país, que pasó de 34% en 2011 a 53% en 2014.

La caída en picada de los precios internacionales del petróleo y de los combustibles provocará una reducción de los costos de producción en las empresas radicadas en nuestro país. A manera de ejemplo, disminuirán los precios de los agroquímicos, del transporte de carga y del transporte de pasajeros, pero se mantendrá invariable la tarifa de energía eléctrica.

Con la disminución de los costos de producción, las empresas ganarían competitividad principalmente aquéllas que operan en las actividades de generación de electricidad, minería, caña de azúcar, textil-vestuario y pesca.

Los menores costos de producción tendrán que reflejarse en los precios al consumidor de bienes y servicios finales, lo cual mejorará el poder adquisitivo de los asalariados. Si en el mercado interno se reflejara apropiadamente la reducción de los precios del petróleo y, por ende, de los precios de los combustibles, la tasa de inflación anual en 2015 oscilaría alrededor de 3.21%, pero si los precios de los bienes y servicios de consumo finales no bajan con la misma celeridad con que subieron al incrementarse el precio del barril de petróleo WTI, una notable falla del mercado, la tasa de inflación anual, a lo sumo, rondaría el 6.35% en 2015.

El Estado de Nicaragua recibiría el beneficio de disminuir el gasto en concepto del subsidio de la tarifa del transporte en autobuses urbanos de la Ciudad de Managua y Ciudad Sandino, pero si continuara la desaceleración económica interna observada en 2014, debido al persistente riesgo de una nueva desaceleración económica mundial, el presupuesto nacional podría observar una menor recaudación del impuesto al valor agregado (IVA) por la nueva desaceleración de la tasa de crecimiento económico y la menor tasa de inflación.

En conclusión, la caída estrepitosa que ha tenido el precio internacional del petróleo beneficia a Nicaragua porque disminuirán los precios de varios bienes intermedios que compran las empresas para realizar sus proceso productivos, reducirán los costos de producción de las empresas, disminuirá los precios de los bienes y servicios finales, y estimularán una mayor demanda de bienes y servicios finales al ayudar al gasto de las familias.





Carta 34 al Presidente de la Asamblea Nacional, Ing. Santos René Núñez Téllez

4 12 2014

4 de diciembre de 2014

Ingeniero

Santos René Núñez Téllez

Presidente

Asamblea Nacional de Nicaragua

Su Despacho

 

Honorable Señor Presidente de la Asamblea Nacional, Ing. Santos René Núñez Téllez:

Eduardo Montealegre Rivas es un diputado impune, porque se ha escudado inapropiadamente con la inmunidad de su cargo desde hace 6 años y 4 meses, para no responder por sus graves injurias y calumnias contra mi persona que difundió en el diario La Prensa el 31 de julio de 2008 y en una carta personal pública fechada el 2 de febrero de 2011.

Este diputado afirmó públicamente hace 6 años que “ponía una lápida” sobre mi demanda personal, pero en la Primera Secretaría de la Asamblea Nacional de Nicaragua se encuentran dos solicitudes para la desaforación del diputado querellado, una de la Lic. María Ivette Pineda, Juez Sexto Local de lo Penal de Managua, con fecha del 6 de octubre de 2008,  y otra del Lic. Henry Morales Olivares, Juez Séptimo Local de lo Penal de Managua, con fecha del 15 de junio de 2011.

Sin embargo, la Asamblea Nacional de Nicaragua ha tratado en forma discriminatoria mi demanda personal al susodicho diputado, lo cual es demostrable con el hecho que usted no ha respondido ninguna de las 33 cartas que le he remitido antes de ésta para hacer valer mis derechos ciudadanos, por lo cual le externo mi preocupación que el Poder Legislativo haga caso omiso de la violación de mis derechos humanos y aparentemente proteja a Eduardo Montealegre Rivas, quien se ha puesto al margen de la Justicia de nuestro país.

Como es de su conocimiento, siempre insistiré púbicamente que nuestros servidores públicos que ocupan los curules respeten y hagan cumplir los Artículos 5 y 26 de nuestra Carta Magna, para que se respete el derecho ciudadano de tener acceso a la Justicia. Creo que ningún diputado del Poder Legislativo está sobre las leyes de nuestro país,  mucho menos que tengan derecho a pisotear la dignidad de los nicaragüenses.

Con la seguridad que usted leerá esta trigésima cuarta carta, le reitero las más distinguidas muestras de consideración y aprecio personales.

Atentamente,

 

Néstor Avendaño Castellón

Economista

 

cc:                 Iris Marina Montenegro Blandón, Primera Vicepresidenta.

María Eugenia Sequeira Balladares, Segunda Vicepresidenta.

Gladys de los Ángeles Báez, Tercer Vicepresidenta.

Alba Azucena Palacios Benavides, Primera Secretaria.

Loria Raquel Dixon Brautigam, Segunda Secretaria.

Carlos Wilfredo Navarro Moreira, Tercer Secretario.

Archivo.