Se necesita una nueva visión bancaria en Nicaragua

31 12 2010

En septiembre de 2008, cuando explotó la crisis financiera mundial con la caída de la banca de inversión de Wall Street, la banca comercial radicada en los países centroamericanos no resultó contagiada con los bonos hipotecarios “tóxicos”.

A esa misma fecha, en Nicaragua existían siete bancos (BANPRO, BANCENTRO, BAC, BDF, CITI, HSBC, PROCREDIT). Cabe recordar que el BANEX dejó de ser una financiera el 15 de octubre de 2008.

¿Cómo estaba la banca comercial nicaragüense en septiembre de 2008?

Con 7,236 empleados distribuidos en 270 sucursales y ventanillas atendía 185,259 cuentas corrientes, 773,840 cuentas de depósitos de ahorro, 31,122 cuentas de depósitos a plazos y 1,032,701 prestatarios.

Las principales razones financieras de las entidades bancarias mostraban los siguientes niveles: 

  • la rentabilidad de capital, o la razón Utilidades Netas/Patrimonio, 14.66%;
  • la Liquidez Total/Activos, 22.04%;
  • la eficacia en el manejo de la cartera, Préstamos/Gastos de Administración, 14.69 veces;
  • la productividad de servicios, Ingresos no Financieros/Gastos de Administración, 38.68%;
  • la captación de depósitos, Depósitos Totales/Patrimonio, 7.62 veces;
  • la adecuación de capital, 14.10% (la norma prudencial era 10%)
  • los servicios al público, Ingresos no Financieros/Préstamos, 4.13%;
  • la relación Préstamos/Depósitos, 83.23%; y
  • la razón Gastos de Administración/Resultado Operativos Bruto, 65.71%.

El saldo total de la cartera de préstamos era igual a US$2,162 millones y al 34.6% del Producto Interno Bruto (PIB) de ese año; el total de la cartera vencida, prorrogada, reestructurada, en cobro judicial y de los bienes recibidos en recuperación de créditos representaba el 6.7% de la cartera bruta de préstamos; y la tasa de interés activa ponderada era de 15.88%.

El saldo total de los depósitos era igual a US$2,597 millones y al 41.6% del PIB de ese año,  y la tasa de interés pasiva ponderada era de 4.84%. Cabe señalar que la tasa de interés de préstamos entre particulares registró el nivel de 20.57%.

La tasa de encaje efectiva sobre los depósitos en córdobas, o sea el porcentaje del saldo de los depósitos en moneda local que los bancos depositan en el Banco Central de Nicaragua (BCN), era 20.8%, mientras que el de los depósitos en moneda extranjera era de 17.4%. La tasa de encaje legal sobre los depósitos en ambas monedas era 16.25%.

En cuanto a la calidad bancaria observada en septiembre de 2008, se distinguían como: 

  • el banco más rentable: el CITI
  • el banco con más liquidez: el HSBC
  • el banco más productivo: el CITI
  • el banco más sólido: el PROCREDIT
  • el banco más accesible: el CITI,

por lo cual, el banco que poseía la mejor calidad era el CITI. El banco más competitivo y más preferido por el público no bancario era el CITI.

Dos años más tarde, en septiembre de 2010, en Nicaragua existían seis bancos (BANPRO, BANCENTRO, BAC, BDF, CITI, PROCREDIT). Han cerrado el HSBC y el BANEX.

¿Cómo era el perfil de la banca comercial nicaragüense en septiembre de 2010?

Con 6,665 empleados distribuidos en 261 sucursales y ventanillas atendía 100,212 cuentas corrientes, 843,034 cuentas de depósitos de ahorro, 36,827 cuentas de depósitos a plazos y 665,835 prestatarios.

Las principales razones financieras de las entidades bancarias mostraban los siguientes niveles: 

  • la rentabilidad de capital, o la razón Utilidades Netas/Patrimonio, 6.97%;
  • la Liquidez Total/Activos, 30.17%;
  • la eficacia en el manejo de la cartera, Préstamos/Gastos de Administración, 13.12 veces;
  • la productividad de servicios, Ingresos no Financieros/Gastos de Administración, 54.24%;
  • la captación de depósitos, Depósitos Totales/Patrimonio, 8.36 veces;
  • la adecuación de capital, 16.21% (la norma prudencial continúa siendo de 10%)
  • los servicios al público, Ingresos no Financieros/Préstamos, 2.63%;
  • la relación Préstamos/Depósitos, 58.03%; y
  • la razón Gastos de Administración/Resultado Operativos Bruto, 74.46%.

El saldo total de la cartera de préstamos era igual a US$1,850 millones y al 28.5% del PIB esperado en 2010; el total de la cartera vencida, prorrogada, reestructurada, en cobro judicial y de los bienes recibidos en recuperación de créditos representaba el 10.9% de la cartera bruta de préstamos; y la tasa de interés activa ponderada era de 15.99%.

El saldo total de los depósitos era igual a US$3,188 millones y al 49.1% del PIB esperado en este año,  y la tasa de interés pasiva ponderada era de 3.36%. Cabe señalar que la tasa de interés de préstamos entre particulares registró el nivel de 14.13%.

La tasa de encaje efectiva sobre los depósitos en córdobas, o sea el porcentaje del saldo de los depósitos en moneda local que los bancos depositan en el BCN, era 25.7%, mientras que el de los depósitos en moneda extranjera era de 19.1%. La tasa de encaje legal sobre los depósitos en ambas monedas continúa siendo 16.25%.

En cuanto a la calidad bancaria observada en septiembre de 2010, se distinguían como: 

  • el banco más rentable: el CITI
  • el banco con más liquidez: el BAC
  • el banco más productivo: LAFISE-BANCENTRO
  • el banco más sólido: el BAC
  • el banco más accesible: el CITI,

por lo cual, el banco que poseía la mejor calidad era el CITI. Sin embargo, el banco más competitivo era el BAC y el banco más preferido por el público no bancario era el CITI.

Con base en esa información basada en datos oficiales, concluyo que los bancos necesitan tener una nueva visión para funcionar eficazmente en nuestro país, porque si continúan operando en esa forma se expondrán rápidamente al riesgo de un deterioro en su gestión.

Durante dos años a partir de la explosión de la crisis financiera mundial, los grupos financieros de Nicaragua despidieron a 571 empleados, pero la razón de los gastos administrativos con respecto a los resultados operativos bruto trepó 8.75 puntos porcentuales; y aunque expandieron el diferencial de tasas de interés (spread) en 1.66 puntos porcentuales, sacrificaron 7.69 puntos porcentuales de la rentabilidad sobre el patrimonio con el propósito de elevar la liquidez con respecto al total de activos en 8.13 puntos porcentuales.

Los bancos mantienen una hiperliquidez, que se manifiesta en las proporciones de los depósitos que tienen en el BCN; en otras palabras, el sistema bancario está sobre encajado, especialmente en córdobas al reflejar la tasa de encaje efectiva un nivel superior en 9.45 puntos porcentuales al establecido en la tasa de encaje legal.

Aunque el total de la cartera vencida, prorrogada, reestructurada, en cobro judicial y de los bienes recibidos en recuperación de créditos se elevó en 4.2 puntos porcentuales del saldo de la cartera bruta de préstamos, el saldo total de los préstamos bancarios se desplomó en 6.1 puntos porcentuales del PIB.

Por otro lado, el total de los depósitos aumentó en 7.5 puntos porcentuales del PIB, debido a los recursos asociados con los préstamos de Venezuela que son depositados en dos bancos del sistema y sobre los cuales existe una vigilancia continua a solicitud del Fondo Monetario Internacional (FMI), con el fin de evitar una segunda ronda del deterioro de la cartera de préstamos. Cabe agregar que en la actualidad todos los bancos del sistema gozan de una adecuada solidez.

Los socios de los bancos, reitero, tienen que pensar en lo impensable, tienen que aprender a ser competitivos, así lo exige el mercado con más razón cuando se inicie pronto la implementación de los Principios de Basilea III, que con sus nuevas reglas del capital y la incertidumbre económica significan que los beneficios pueden ser mediocres nuevamente en 2011. Los bancos tendrán que usar un capital más caro de manera más inteligente. Pero unos beneficios más bajos también significan que cualquier banco que pretenda ser un actor de primera -en otras palabras, todos los bancos- querrá tener los mejores gerentes generales y, especialmente, los mejores gerentes de crédito y gerentes financieros, incluso los mejores agentes de bolsa. Tendrán, pues, que salir a la caza de talentos. Una tarea difícil de realizar.

El anuncio reciente del presidente del BCN que disminuirá la tasa de encaje legal en 2011 invita a reflexionar sobre las posibles medidas financieras para intermediar los depósitos del público no bancario en pro del crecimiento económico del país, lo cual obligará  a la reducción del costo del crédito en el mercado local –que no es competitivo entre los países centroamericanos- y a propiciar un estímulo del ahorro financiero entre las familias. La rentabilidad de los bancos  es ligeramente inferior al 7% y en el mejor de los casos apenas supera el coste de la inversión, lo cual hace recaer sobre los ejecutivos la responsabilidad de reducir sus privilegios al máximo posible porque la cultura de las altas remuneraciones todavía no es vigilada por la Superintendencia de Bancos y de Otras Instituciones Financieras (SIBOIF) ni por los políticos que nos representan en la Asamblea Nacional de Nicaragua.

Parece, pues, que el mercado financiero local tendrá que buscar más inteligencia de la que tiene, pero también es necesario un diálogo entre la autoridad monetaria y los grupos financieros para forjar una nueva visión bancaria sobre la economía del país. Y esto urge para recomponer el papel de la banca comercial: según mis cálculos, en 2010 el PIB Real creció 3.8%, pero el valor agregado real del sistema financiero nacional se desplomaba 8% promedio anual en septiembre de este año.

Reitero, los banqueros tienen que pensar en lo impensable.

Anuncios




Aspectos económicos de Nicaragua en 2011

29 12 2010

En 2011 con respecto a 2010, la economía de Nicaragua continuará creciendo a un menor ritmo y siempre basada en el comportamiento del volumen de bienes exportados, mientras que la tasa de inflación será un poco más baja y la tasa de desempleo abierto será levemente mayor.

El sector externo de la economía tendrá un perfil muy parecido al del año anterior: un déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos financiado, en orden de importancia, por las remesas familiares, la inversión extranjera directa y la cooperación internacional. El flujo de la cooperación externa se ha desplomado y se ha minimizado su componente de divisas líquidas de libre disponibilidad, o para apoyo presupuestario, al limitarse a una sola fuente, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Por otro lado, el Banco Mundial (BM/IDA) desapareció del mapa del Grupo de Apoyo Presupuestario desde 2009.

Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) será un espectador del cumplimiento de las condicionalidades macroeconómicas y de reforma estructural, mejor dicho de responsabilidades gubernamentales en las tareas de la recaudación tributaria y el control del gasto público, pero no facilitará ningún préstamo nuevos por lo compromisos estatales programados en la extensión de un año más del programa “Servicio de Crédito Ampliado” (SCA). Será un año de ajustes macroeconómicos y de la aprobación de la ley de microfinancieras sin ayuda fondomonetarista.

El saldo de la deuda externa aumentará debido a la disminuida participación de las donaciones externas en el total de la ayuda internacional, pero la carga del pago de intereses y amortizaciones de esa deuda no constituirá ningún obstáculo para las decisiones de los inversionistas extranjeros que arriban al país, al permanecer dicho saldo en el nivel de un dígito del valor total de las exportaciones de bienes y servicios y del valor neto de la maquila.

En el ámbito de las finanzas gubernamentales, el FMI suscribió con las autoridades nicaragüenses la severa reducción del déficit fiscal en un año de elecciones nacionales, por lo cual se reducirán los volúmenes de transacciones presupuestarias de la Asamblea Nacional, Contraloría General de la República, Ministerio de Gobernación, Ministerio de Relaciones Exteriores, Ministerio Agropecuario y Forestal, Ministerio de Transporte e Infraestructura, Ministerio de Salud, Ministerio del Trabajo y Procuraduría General de la República. Por razones obvias, aumenta significativamente el presupuesto real del Consejo Supremo Electoral.

Las reformas relacionadas con la reducción de las exoneraciones y exenciones en el pago de impuestos, la supervisión de los precios de transferencia y del sistema de pensiones de seguridad social se trasladaron para 2012, pero seguirá creciendo la presión tributaria resultante de la reforma a la Ley de Equidad Fiscal.

El déficit del presupuesto nacional está sobre financiado con los recursos externos principalmente atados a los programas y proyectos del gobierno, pero se observa una creciente carga de la emisión de la deuda interna mediante las colocaciones de Bonos de la República de Nicaragua (BRNs) cuyo producto será para pagar las amortizaciones de la deuda por Bonos de Pago por Indemnización (BPIs), BRNs, Bonos Bancarios y la capitalización del Banco Central de Nicaragua (BCN). Hoy tenemos dos círculos viciosos de la deuda pública: nos endeudan con organismos multilaterales para pagar la deuda pública externa y con entidades financieras locales para pagar la deuda pública interna.

En un año de elecciones nacionales siempre se da una fuga mínima de depósitos en moneda extranjera del sistema financiero nacional, no importa el candidato ganador. Esa fuga será la causa principal de una importante caída de las reservas internacionales brutas de la autoridad monetaria, pero no habrá lugar a especulaciones cambiarias porque siempre estará satisfecha la condicionalidad de la cobertura de dichas reservas sobre el saldo de la base monetaria en cualquier momento del año.

El componente en córdobas de la liquidez del mercado se mantendrá en observación permanente por parte del BCN, porque en el segundo semestre se expandirá por el gasto electoral, el gasto de los partidos políticos y el pago del aguinaldo. En esta situación, el BCN recurrirá a las subastas de Letras Estandarizadas con el propósito de impedir una fuerte aceleración de los precios al consumidor.

El tipo de cambio reptante mantendrá su ritmo de devaluación nominal en siete años consecutivos y se registrará una leve apreciación del tipo de cambio real bilateral con Estados Unidos. Aconsejo a los exportadores a que aprovechen la diversificación de los mercados internacionales con el objetivo de reducir la pérdida de ingresos reales.

Las tasas de interés activas continuarán en niveles altos y las tasas de interés pasivas continuarán en niveles bajos, por lo cual no se fomentará el crecimiento económico del país ni el ahorro financiero entre las familias. El saldo del crédito volverá a caer como un porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) por cuarto año consecutivo y será similar a su magnitud observada hace seis años. Las entidades bancarias enfrentan riesgos por su excesiva liquidez, además que se ha anunciado una próxima reducción de la tasa de encaje legal sobre los depósitos en moneda nacional y moneda extranjera. Reitero lo que afirmé en mi exposición sobre el ranking de los bancos comerciales del país: los grupos financieros ya debieron de haber comenzado a pensar en lo impensable.

El salario real no ha mostrado deterioro en el pasado inmediato aún con la aceleración de la inflación provocada por la escasez de frijol y de otros productos perecederos de origen agrícola, por lo cual considero que el ajuste salarial, incluyendo el salario mínimo, debería ser de un dígito y entregado una sola vez, siempre y cuando exista la voluntad política en la Comisión Nacional del Salario Mínimo.

Por supuesto que, dada la severa restricción del déficit fiscal en un año electoral, el combate a la pobreza será mantenida con la asistencia financiera proveniente de Venezuela, la cual, además de ser registrada como una deuda privada externa, será publicada por su uso o destino sectorial por parte del BCN.

Una coincidencia inesperada: el costo presupuestario de las elecciones nacionales es similar al costo anual del bono salarial, que ya está registrado en el presupuesto del Gobierno Central que evaluará el FMI.

En mi carácter de director ejecutivo de COPADES, estoy dispuesto a brindar mi asesoría a los agentes económicos –empresas financieras y no financieras, organismos no gubernamentales, y representantes de la cooperación internacional- sobre las perspectivas económicas del próximo año, tomando en cuenta sus actividades económicas. Si existe algún interés, comunicarse por favor con COPADES.





Carta a los Señores Jefes de Bancadas de la Asamblea Nacional de Nicaragua

24 12 2010

Les escribo para solicitar su apoyo con el objetivo de que este servidor tenga acceso a la Justicia de Nicaragua en enero de 2011, por las gravísimas injurias y calumnias del diputado Eduardo Montealegre Rivas contra mi persona y los severos daños que él ha causado al bienestar de mi familia desde hace dos años y dos meses.

El diario local La Prensa del jueves 31 de julio publicó en la página 5A, Sección Política, un chat de del diputado Eduardo Montealegre Rivas con lectores de dicho diario. A continuación, transcribo las preguntas 18 y 4 y las respuestas escritas por el diputado:

Pregunta 18- ¿Podría usted dar a conocer a la ciudadanía quiénes fueron los responsables de las quiebras bancarias? Incluyendo a personajes sandinistas, por supuesto.

Respuesta del diputado Eduardo Montealegre Rivas: “La quiebra de cada uno de los cuatro bancos se debió a actos ilícitos, o por lo menos a actos irresponsables de quienes  dirigían esos bancos, desde sus presidentes, gerentes generales, directivos, etc. Los nombres son muchos, pero los  más que se conocen son Francisco Mayorga y Néstor Avendaño, del Banco del Café; Samuel Santos y José Félix Padilla, del INTERBANK; Haroldo Montealegre, del Banco Mercantil; y Daniel Ortega y unos panameños del BANIC.

Pregunta 4- ¿Duda de la profesionalidad con que se hizo el estudio de los Cenis? Si es así, ¿por qué?

Respuesta del diputado Eduardo Montealegre Rivas: El estudio que hizo el economista Néstor Avendaño es el único que conozco que alguien haya hecho. A mi juicio contiene una serie de errores. Por ejemplo, dice que el riesgo soberano de Nicaragua es el mismo que el de los Estados Unidos y que por lo tanto la tasa de refinanciamiento no debió ser 8.4 por ciento, sino 4.4 por ciento, que era la tasa para bonos a diez años en los Estados Unidos. Todos sabemos que el riesgo soberano de Nicaragua no es igual al de Estados Unidos. Y cuando esa es una de las muchas afirmaciones equivocadas que ese estudio contiene, pues entonces yo dudo de la profesionalidad de este estudio, que es el único que conozco. Porque el que hizo la Comisión Especial de la Asamblea Nacional ya nos dimos cuentas cómo se inició y por qué se hizo.

Con esas respuestas, el diputado Eduardo Montealegre me tildó de ser un defraudador del Estado de Nicaragua y afectó mi imagen, mi reputación y capacidad profesional y mi honor de economista.

La acusación que formulé por injurias y calumnias está contenida en el expediente No. 007863-ORMI-2008PN, que fue remitido al Primer Secretario de la Honorable Junta Directiva de la Asamblea Nacional de Nicaragua, Dr. Wilfredo Navarro, por el Juez Sexto Local de lo Penal de Managua, Sra. María Ivette Pineda Gómez, el 27 de agosto de 2008.

La Ley 641 “Código Penal de la República de Nicaragua”, en el Título IV “Delitos Contra el Honor”, Capítulo III “Disposiciones Comunes”, Art. 207 “Retractación”, dice que “Si la calumnia o la injuria fuere difundida a través de un medio de comunicación, el Juez a solicitud de la víctima y a costa del querellado, deberá ordenar la publicación a que se refiere el párrafo anterior, en el mismo medio o uno de similar cobertura, en la misma forma, espacio, lugar y proporción en que se publicó”. A esto se niega el diputado Eduardo Montealegre Rivas, escudado en su inmunidad, mientras continúa ofendiéndome consecutivamente con sus insultos públicos hasta el presente.

Por todo lo que le he expuesto, con todo respeto le solicito que no se continúe cautelando un acuerdo político en contra de la ley y, así, pueda hacer valer mi derecho de tener acceso a la Justicia.

Agradecido de su atención, hago propicia la ocasión para saludarle en esta Navidad y desearle que el Año Nuevo le depare más éxitos en su vida personal y profesional.

Atentamente,

 

Néstor Avendaño

Economista





Labró su figura con esmero

22 12 2010

Como un presunto delincuente llamo a Eduardo Montealegre Rivas, porque escudado en su inmunidad de diputado se ha transformado en un impune al  huir del llamado de la Justicia.

Escribió lo publicado en el Diario La Prensa del 31 de julio de 2008 que yo fui uno de los responsables de la quiebra del Banco del Café y dudó de mi reputación profesional en el estudio que hice ad honorem sobre las liquidaciones de cuatro bancos comerciales en 2006 a solicitud de la Contraloría General de la República.

Se burló de mis continuos llamados para que se retractara en la misma forma que me injurió y calumnió, tal como lo manda el Código Procesal Penal en la primera semana de agosto de 2008, desde el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), con el acompañamiento de la Presidente del CENIDH, Dra. Vilma Núñez de Escorcia.

Le demostré que me injurió y calumnió, siempre con el acompañamiento de la Dra. Vilma Núñez de Escorcia, cuando me presenté voluntariamente a la Fiscalía General de la República para que me investigara por la acusación de Eduardo Montealegre Rivas; el 6 de agosto de 2008, la institución estatal dispuso “que con la investigación allegada y de conformidad con lo dispuesto en los Art. 225, 252 del Código Procesal Penal, se archiven las presentes actuaciones, por no existir suficientes elementos de convicción para ejercer la acción penal”.

Continuó burlándose de mis continuos llamados para que se retractara en la misma forma que me injurió y calumnió en el transcurso de la segunda y la tercera semana de agosto de 2008.  

Lo acusé por injurias y calumnias ante el Juez Sexto Local de lo Penal de Managua, María Ivette Pineda Gómez, con el acompañamiento de la Dra. Vilma Núñez de Escorcia, el 27 de agosto de 2008, con el objetivo que no prescribiera mi demanda contra el acusado.

Se burló del Juez María Ivette Pineda Gómez en tres ocasiones, al no comparecer a la audiencia inicial con carácter de preliminar fechadas el 1, 18 y 29 de septiembre de 2008.

El Juez María Ivette Pineda Gómez, de acuerdo con mi petición, solicitó a la Asamblea Nacional de Nicaragua la desaforación del ciudadano Eduardo Montealegre Rivas el 6 de octubre de 2008.

Hasta hoy Eduardo Montealegre Rivas ha sido protegido entre los miembros de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional de Nicaragua para que no sea desaforado, con cuatro votos en contra y tres a favor de la formación oficial de la comisión especial que analice la solicitud del proceso de desaforación.

Como es de conocimiento público, desde octubre de 2008 el diputado acusado Eduardo Montealegre Rivas ha continuado injuriándome y calumniándome, insultándome y ofendiéndome, y se ha extralimitado de sus detracciones al honor de mi familia y mi persona al haber dañado el bienestar económico de mi familia.

La Ley 641 “Código Penal de la República de Nicaragua”, en el Título IV “Delitos Contra el Honor”, Capítulo III “Disposiciones Comunes”, Art. 207 “Retractación”, dice que “Si la calumnia o la injuria fuere difundida a través de un medio de comunicación, el Juez a solicitud de la víctima y a costa del querellado, deberá ordenar la publicación a que se refiere el párrafo anterior, en el mismo medio o uno de similar cobertura, en la misma forma, espacio, lugar y proporción en que se publicó”. A esto se niega el diputado acusado Eduardo Montealegre Rivas.

La mentira y el desprecio a los derechos humanos, la aparente ingenuidad e ignorancia y la soberbia y la prepotencia de Eduardo Montealegre Rivas han sido sus cinceles para labrar con bastante esmero su figura de presunto delincuente.

Creo que la mejor estrategia de Eduardo Montealegre Rivas sería defenderse de mi acusación por haberme injuriado y calumniado, por haber dañado mi honra personal y profesional, por haber provocado severos daños morales y económicos a mi familia. Sólo así eliminará su presunta delincuencia. De lo contrario, siempre estará, como hoy, al margen de la ley, al haberse burlado de mis llamados para que se retractara, del llamado del Juez para que compareciera a las audiencias y del Código Procesal Penal de Nicaragua que él aprobó como diputado.





El propósito de escribir mis investigaciones de las liquidaciones bancarias de 2000 y 2001

21 12 2010

Nueve años después de las liquidaciones del Banco Intercontinental (INTERBANK), Banco del Café (BANCAFÉ), Banco Mercantil (BAMER) y Banco Nicaragüense de Industria y Comercio (BANIC) en 2000 y 2001, dos acusados por la Fiscalía General de la República por sus actos inapropiados en ese atraco al erario han escrito sus versiones apologéticas, el abogado Noel Ramírez con su libro “Las Crisis Bancarias: Nicaragua en el 2000 y el mundo una década después” y el banquero Eduardo Montealegre con su folleto “Una Persecución Política”.

Hoy 21 de diciembre de 2010 he decidido escribir un libro sobre esa tragicomedia nacional de cuatro actos en que los actores principales son los mismos, como son el papel de las juntas liquidadoras, la emisión original de los Certificados Negociables de Inversión (CENIs) Bancarios, la reestructuración de la deuda de CENIs Bancarios en Bonos Bancarios, y las subastas de los activos de los bancos liquidados realizada en el Banco Central de Nicaragua.

Por ética profesional, consulté a los Miembros del Consejo Superior de la Contraloría General de la República (CGR) si podía relatar los hallazgos de mi investigación sobre este crimen social y uno de los más dolosos actos de nuestra historia económica, con base en toda la información que recibió la CGR de parte de organismos estatales y entidades bancarias con la cual realicé mi investigación ad honorem a lo largo del año de 2006 , y obtuve la respuesta para hacerlo porque “no es facultad de la CGR autorizar la publicación de ningún libro y que los documentos de la CGR son públicos”.

Me limitaré al examen detallado del comportamiento de nuestros servidores que salieron al rescate de los depositantes de los cuatro bancos liquidados, ya que la CGR no investiga al sector privado. Como es de conocimiento público, posteriormente la Fiscalía General de la República investigó este complejo asunto e incursionó no sólo en las instituciones públicas sino también en las empresas financieras privadas, pero su servidor no intervino en esas investigaciones.

Espero concluir esta obra a finales del primer trimestre de 2011, con detalles de cifras, acciones inescrupulosas y nombres de sus autores, con el ánimo de contribuir a demostrar que la acusación de la Fiscalía General de la República no es de índole política, como argumentan los apologistas de ese grave delito económico contra los nicaragüenses, principalmente uno de ellos que se escuda en su inmunidad y alarga la fila de los impunes de nuestro país.

A continuación les presento la carta que recibí de la Contraloría General de la República.





Rasgos de la economía centroamericana a finales de 2010

21 12 2010

Con base en datos de las firmas consultoras COPADES de Guatemala, COPADES de El Salvador, COPADES de Nicaragua, FUNDEMOS de Honduras y CEFSA de Costa Rica, la economía centroamericana creció en 2010 impulsada por las exportaciones, mientas que el consumo y la inversión aumentaron lentamente debido a los efectos del deterioro del mercado de trabajo y la caída del crédito, que ha obligado a las empresas a endeudarse en el exterior; sin embargo, cabe destacar que el aumento de las remesas facilitó un mayor consumo de las familias.  

Los deficit gemelos, el de la cuenta corriente de la balanza de pagos –dados el modesto comportamiento de las remesas y la lenta recuperación del turismo- y el del presupuesto nacional –a pesar que en El Salvador, Honduras y Nicaragua se implementaron reformas tributarias con el objetivo exclusivo de una mayor recaudación- condujeron a un mayor endeudamiento externo.  

El crédito bancario se ha reducido y existe el riesgo de una segunda ronda de deterioro de la cartera de préstamos si la excesiva liquidez existente se convierte rápidamente en créditos que persigan el mejoramiento de la tasa de rentabilidad de las entidades financieras. La excesiva liquidez mantiene el margen financiero ensanchado por la reducción más acelerada de la tasa de interés pasiva que la tasa de interés activa.

En Honduras se reformaron normas aplicadas en el sistema financiero para la clasificación y aprovisionamiento de la cartera de créditos de dudosa recuperación; en Nicaragua se aprobó una nueva ley de la banca central que garantiza su autonomía y capitalización y se legisló, además, para la reestructuración de las deudas con las microfinancieras, que alteró el entorno financiero local.

Entre los principales resultados económicos del istmo centroamericano de 2010, se destacan una tasa de crecimiento económico de 2.7%, con un Producto Interno Bruto (PIB) de 118 mil 72 millones de dólares y una población total de 39.2 millones de habitantes; la tasa de inflación acumulada anual de los precios al consumidor se aceleró hasta 5.7%; la tasa de desempleo abierto se levó hasta 8.7% de la población económicamente activa; en comercio exterior se registraron exportaciones FOB de 26 mil 640 millones de dólares e importaciones CIF de 45 mil 417 millones, con un déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos igual 4 mil 976 millones de dólares y a 4.2% del PIB; las reservas internacionales netas equivalen a 5 meses de importaciones CIF al sumar 18 mil 996 millones de dólares; y el déficit de los cinco gobiernos centrales fue igual a 4, 383 millones de dólares y a 3.7% del PIB, mientras que la deuda pública externa ascendía a 22 mil 310 millones de dólares y se estabilizaba en el nivel de 18.9% del PIB.   

En los dos países del istmo que integraron el extraño club de países pobres muy endeudados, Nicaragua y Honduras, se continuó observando inestabilidad política. En Honduras, el Partido Liberal, principal fuerza de oposición, está fraccionado por la división producida por ex funcionarios del gobierno de Manuel Zelaya, hoy agrupados en el Movimiento Liberales en Resistencia, que exigen el retorno incondicional sin enjuiciamiento del ex presidente. Por otro lado, el movimiento popular formado por empleados públicos se agrupó en la Coordinadora Nacional de Resistencia, también afín al ex presidente Zelaya, pero con intereses distintos y a veces divergentes del Movimiento Liberales en Resistencia. Mientras tanto, el ex presidente Zelaya, desde su residencia en república Dominicana, alienta a los dos movimientos.

En Nicaragua, en un año preelectoral, se observaron las controversias y confrontaciones políticas tanto entre Poderes del Estado como entre partidos políticos en torno al nombramiento de 25 magistrados en diferentes Poderes del Estado e instituciones supervisoras del sector público y del sistema financiero nacional, que se mantienen en sus puestos por un decreto presidencial debido a que la Asamblea Nacional no los ha nombrado.

En Guatemala existe preocupación por el alto índice de criminalidad y en El Salvador disminuyeron los elementos de incertidumbre política derivados de la alternancia en el poder, inédita en la historia política reciente de este país. Solo existe tensión política entre dos países, Costa Rica y Nicaragua, por el diferendo en torno al Río San Juan.

De cara a 2011, tres países mantienen acuerdos con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El Salvador con el primer año del “Acuerdo de Contingencia”, Honduras con el “Acuerdo Stand-By” de 18 meses suscrito en 2010, y Nicaragua con el Programa “Servicio de Crédito Ampliado 2007-2010” que se extendió por un año más.





El saltimbanqui económico de Nicaragua

20 12 2010

Si el Banco Central de Nicaragua (BCN), 13 días antes que concluyera el año decidió “estirar” el crecimiento económico de Nicaragua de 2010 hasta 4%, ojalá que no “encoja” demasiado su proyección anunciada de 3% para 2011. Con ese “estiramiento” y el muy seguro “encogimiento” estadístico oficial de la actual situación económica del país, el BCN tendrá que reelaborar todos los cuatro balances macroeconómicos (oferta y demanda global, balanza de pagos,  presupuesto del gobierno central y el balance monetario) para determinar el verdadero impacto de la política económica suscrita con el FMI en un año de elecciones nacionales.

La poca seriedad técnica del BCN persiste desde hace varios años, desde que el ex presidente del BCN y abogado Noel Ramírez nombró en altos cargos técnicos a jóvenes ingenieros con dos años de estudios de post grado en economía y sin ninguna experiencia profesional en las ciencias económicas. Son los mismos técnicos del BCN que, según el ex presidente del BCN Mario Alonso, “no se percataron (en 2004) de que existían unos 700 millones de dólares de producción que no se habían observado ni contabilizado”, un monto cercano al valor total de las exportaciones domésticas de bienes FOB de ese año, por lo cual el crecimiento económico de 2005 saltó de 4.2% a 5.1%.

Ahora, a inicios de este año el BCN afirmó que el PIB Real de 2010 crecería 1%, luego saltó a 1.5%, después brincó a 2.0%, a continuación lo impulsó a 2.6%, posteriormente lo empujó a 3%, hoy lo ubica en 4%, y de remate podría llegar hasta 4.5%. Un consejo al presidente y al Consejo Directivo del BCN: nombren a personas competentes en los altos cargos técnicos de la autoridad monetaria. 

Un consejo a los altos cargos técnicos del BCN: no usen modelos econométricos autoregresivos para determinar el comportamiento de la economía en el corto plazo; además, deben saber que la econometría debe combinarse con la experiencia profesional para la obtención de buenos resultados

COPADES, la firma que yo dirijo para asistir al empresariado nacional y centroamericano en su toma de decisiones, recomendó públicamente al BCN la revisión de su proyección inicial del crecimiento económico de este año, porque nuestro primer pronóstico lo ubicó entre 3% y 4%, y nuestra última revisión lo llevó hasta 3.8%.