Más cerca del 5 que del 4 por ciento

29 04 2014

Presentación1

En diciembre del año pasado, Consultores Para el Desarrollo Empresarial (COPADES) dio el primer pronóstico de la tasa de crecimiento económico de Nicaragua de 5.1% para 2014. En la actualidad, a la luz de los datos oficiales de los principales rubros de producción correspondientes a 2013, que arrojaron un desempeño productivo de 4.6% el año pasado, COPADES ha revisado su pronóstico para 2014 y lo ha dejado en el nivel de 4.8%.

¿Cuáles son los supuestos que ayudan a explicar el comportamiento de la producción de Nicaragua en este año? Antes de señalarlos, siempre reitero que las tasas de crecimiento económico registradas en el trienio 2011-2013 demuestran que Nicaragua ya se apoderó del estadio de crecimiento anual de 4%-5%, pero son tasas insuficientes para reducir el nivel de desempleo global (el abierto más el equivalente asociado con el subempleo) que afectará en este año, al menos, a 785 mil personas porque no generarán ingresos. Tomando en cuenta la baja productividad de la economía, es decir, el Producto Interno Bruto (PIB) Real por persona plenamente ocupada (que trabaja 8 horas diarias), el volumen de producción de bienes y servicios tendría que aumentar 6% anual para reducir sólo en 1 punto porcentual la tasa de desempleo abierto, la cual, según COPADES, afecta al 11.1% de la población económicamente activa.

Por el lado de la oferta, el fenómeno de “El Niño”, que se da en promedio cada 4 años y está relacionado con la ocurrencia de sequías, afectará la producción agropecuaria, la cual, en el mejor de los casos, permanecerá estancada, o sea, 0% de crecimiento sobre su nivel de producción observado en el ciclo agrícola recién pasado. En particular, la caída de la producción del café, debido a la roya, será 1/3 de lo que cayó el ciclo pasado; la producción de granos básicos podría retroceder 3%, principalmente en los rubros de maíz, frijol y arroz; la pérdida de pastos podrá reducir en 5% la matanza de ganado vacuno; la captura de pescado, debido al sobrecalentamiento de las aguas, podría disminuir hasta un 10%, es decir, se dejarían de capturar 1.4 millones de libras; y aunque es difícil cuantificar los daños provocados por los incendios forestales, habría que agregar el estancamiento de la producción silvícola, o sea, la extracción de leña y madera.

Entre las ramas industriales manufactureras, se destacan los crecimientos del refinamiento de petróleo y de la producción de textiles y vestuarios de las empresas de zona franca, que podrían exportar 2 mil 597 millones de dólares, equivalentes al 51% del valor bruto total de las exportaciones de bienes FOB del país, pero el procesamiento de alimentos tiende a estancarse; continuará la aceleración del crecimiento de la construcción, especialmente con la construcción de viviendas y de obras de infraestructura pública, a lo cual se suma el inicio de la construcción del Proyecto Hidroeléctrico “TUMARÍN”, con un valor de 1 mil 100 millones de dólares en los próximos 4 años, generará 1,184 miles de MWH anuales y sustituirá el consumo anual de casi 2 millones de barriles de fuel oil; y en la actividad de la minería se distingue la extracción de 298 mil onzas troy de oro.

Finalmente, en el sector servicios, sobresalen las actividades de comercio, transporte y comunicaciones, energía eléctrica y agua potable y servicios financieros con tasas de crecimiento entre 4% y 5%, mientras que las del gobierno general y otros servicios muestran expansiones cercanas al 3%.

Ahora, por el lado de la demanda, el crecimiento económico de 4.8% en 2014 se fundamenta, en orden de importancia, en la inversión fija, o sea, en los gastos de construcción y adquisición de maquinaria y equipo, y en las exportaciones, que son impulsadas más por las empresas de zona franca que por las empresas domésticas. Aunque la tasa de inflación anual se pronostica en el nivel de 6.1%, el volumen de bienes consumo tenderá a estancarse, con base en el muy probable estancamiento del procesamiento industrial de alimentos y en un aumento de 6.6% del salario promedio nacional, que ya está acompañado de un aumento de 10.4% del promedio simple del salario mínimo legal.

Con ese escenario productivo y con una estabilidad macroeconómica caracterizada por una baja presión inflacionaria, 1 punto porcentual por arriba de la tasa de devaluación anual del córdoba que se mantiene en el nivel de 5% por décimo año consecutivo, y por el mantenimiento de un saldo apropiado de reservas internacionales brutas gracias al crédito petrolero facilitado por Venezuela y a la cooperación de la banca comercial privada radicada en el país en llevar un importante excedente de sus depósitos de encaje en moneda extranjera al Banco Central de Nicaragua, el gobierno debería avanzar en la solución de algunos problemas estructurales de la economía de Nicaragua, que se observan principalmente en el presupuesto nacional y en el mercado laboral.

Hace 22 meses aproximadamente, el asesor económico y financiero presidencial, Bayardo Arce, prometió públicamente realizar en 2013 la esperada reforma del gasto público cuando presentó la última reforma tributaria. La promesa no se cumplió. Señalo esto porque, ante la ausencia del ciclo político o de un proceso electoral, es necesario elevar la participación del gasto de inversión pública que en la actualidad se aproxima al 22% del gasto total del presupuesto nacional y al 5% del PIB, con el fin de apoyar el objetivo del crecimiento económico sostenible. Para aumentar el gasto de inversión pública será necesario reducir el gasto de consumo público, o sea el gasto de la planilla estatal y de la compra de bienes y servicios de consumo para el funcionamiento de la burocracia estatal. Además, la recién estrenada Concertación Tributaria debería hacerse acompañar de políticas públicas que tiendan a reducir la evasión y la elusión en el pago de impuestos.

No hay que pensar en muchas reformas estructurales para un año en particular. Una segunda política pública de vital importancia para nuestro país es la de reducir la informalidad del mercado laboral, que no se dará con la ejecución de mega proyectos que contribuirán a la reducción de los altos niveles de subempleo y de desempleo. Por consiguiente, podrían iniciarse las tareas de construir el banco de datos de desempleados; reentrenar a los trabajadores desempleados y subempleado en función de la estrategia inversionista planteada por la administración pública; con el apoyo del sector privado, introducir los elemento básicos de contabilidad en la microempresa y la pequeña empresa; y desarrollar la responsabilidad estatal de transferir tecnología hacia aquellos sectores empresariales que no pueden comprar la tecnología. Esto último sería posible con el funcionamiento efectivo de la banca de fomento de la producción, el Banco PRODUZCAMOS, que conceda crédito y tecnología para asegurar la recuperación de los fondos prestados y su rentabilidad.

Anuncios




El Banco PRODUZCAMOS debería ser un instrumento estatal

27 04 2014

Presentación1

La concreción de una estrategia nacional de crecimiento y desarrollo económico es facilitada por un banco comercial del sector público. El Banco Nacional de Desarrollo (BANADES) fue clausurado en 1998 por una condicionalidad del Fondo Monetario Internacional (FMI) debido a las continuas pérdidas y capitalizaciones del banco, una disposición que se desprendió del también extinto Consenso de Washington.

El 19 de abril de 2010 surgió el Banco de Fomento a la Producción (PRODUZCAMOS), que no ha podido jugar el papel de ser un efectivo instrumento estatal porque fue afectado desde su origen por otra condicionalidad del FMI que le prohibió captar depósitos del público. Este banco no es tan importante como la caja rural ALBACARUNA, que intermedia recursos del crédito petrolero de Venezuela para la producción agropecuaria que, en gran parte, es destinada a Venezuela.

Excluyendo por esa razón al Banco PRODUZCAMOS, Nicaragua tiene 6 bancos privados, de los cuales sólo 2 son nicaragüenses, con un margen de intermediación financiera de 11.2%, la más elevada de todos los países del istmo centroamericano en enero de 2014. Con esa tasa de intermediación de los depósitos del público para colocar crédito no se puede apoyar el crecimiento económico de un país, sino apoyar sólo el crecimiento del consumo de las familias de más altos ingresos porque, de acuerdo con la V Encuesta de Medición de Nivel de Vida 2009, el 77% de la población de Nicaragua tiene un ingreso per cápita promedio mensual de apenas US$48.

La elevada tasa de intermediación financiera de la banca privada de Nicaragua se explica con la presencia de prácticas no competitivas o de elevados costos no financieros de operación de las instituciones bancarias. Con la posibilidad de algunas excepciones, parece que los banqueros ignoran que sus utilidades deberían provenir cada vez más de la intermediación eficiente del ahorro financiero, es decir, con bajos costos no financieros y altos índices de cartera productiva, y no de la extracción de ganancias oligopólicas a los usuarios del crédito y a los depositantes.

Se sabe que una elevada tasa de encaje legal, 12% diario y 15% catorcenal de los depósitos que son llevados al Banco Central de Nicaragua (BCN) sin devengar intereses ni mantenimiento de valor para los córdobas, encarece el crédito, o sea, tiende a aumentar las tasas de interés activas, mientras que la tasa de rendimiento de las Letras subastadas por el BCN –a 1 año plazo ha subido de 1.97% en enero de 2013 a 4.22% en marzo de 2014- influye en el nivel de las tasas de interés pasivas del sistema financiero nacional.

Sin embargo, la tasa de interés pasiva en Nicaragua no estimula la captación de depósitos de ahorro, que tuvieron una tasa de 1.02% en marzo recién pasado, al ser menor que la tasa de inflación interanual –7% interanual para el BCN-, mientras que la tasa de interés activa de corto plazo es muy alta, con el nivel de 14.85% también en marzo, y no contribuye a impulsar un crecimiento económico sostenible. Frente a esas dos tasas de interés que no son fijadas por el mercado sino por el oligopolio financiero del país, el costo del crédito a corto plazo de la banca privada radicada en Nicaragua es 3.9 veces mayor que la tasa de inflación interanual observada en el mercado local.

La presencia de la banca estatal de fomento a la producción puede ayudar a reducir el margen de intermediación financiera. En otras palabras, la banca estatal de fomento puede disminuir el costo del crédito, porque deberá basarse en una mejor productividad institucional y en una reducción de los costos de los trámites bancarios. La Superintendencia de Bancos y de Otras Instituciones Financieras (SIBOIF) debería, desde hace mucho tiempo, eliminar las regulaciones excesivas y realizar supervisiones apropiadas. El BCN también debería reducir las altas tasas de encaje legal, a sabiendas que constituyen el instrumento más simple, pero también en desuso, de regulación monetaria para evitar presiones inflacionarias, cuestión que el BCN logra en una forma más eficiente con las operaciones de mercado abierto, es decir, con las subastas semanales de Letras Estandarizadas.

La reducción de la alta tasa de intermediación financiera de la banca privada de Nicaragua no hay que dejarla al Mercado, como lo diría el superintendente recién reelecto de la SIBOIF, Victor Urcuyo, sino en el establecimiento y apropiada supervisión de reformas legales para modernizar el funcionamiento de los bancos y poner en una mejor disposición al Banco PRODUZCAMOS para los propietarios de micros, pequeñas y medianas empresas rurales y urbanas, a quienes les es muy difícil, yo diría imposible, ser sujetos de crédito en la banca comercial privada.

El Banco PRODUZCAMOS está obligado a ser más eficaz en el manejo de la cartera de préstamos y en la generación de ingresos financieros, así como elevar la productividad de los servicios no financieros. Para ello la clave está en la reducción de los gastos administrativos y, consecuentemente, maximizar la productividad bancaria. Sólo así podrá conducir la reducción de las elevadas tasas de interés activas del sistema financiero nacional, cuestión que la banca privada del país no ha podido hacer desde que resurgió en noviembre de 1991.

Si el banco PRODUZCAMOS podrá captar depósitos del público con la reforma a su ley orgánica, como ha sido anunciado por Bayardo Arce, Asesor Económico y Financiero del Presidente de la República, tendrá éxito en su gestión si no entra a usufructuar la excesiva tasa de intermediación financiera existente en nuestro país. Debe competir con la banca privada para reducir dicha tasa, con las mismas leyes monetarias y tributarias que se aplican a todas las entidades bancarias del país. Caso contrario, nunca llegaría a convertirse en un instrumento estatal.





Carta 27 al Presidente de la Asamblea Nacional de Nicaragua, Ing. Santos René Núñez Téllez

24 04 2014

24 de abril de 2014

Ingeniero

Santos René Núñez Téllez

Presidente

Asamblea Nacional de Nicaragua

Su Despacho

 

Honorable Señor Presidente de la Asamblea Nacional, Ing. Santos René Núñez Téllez:

Ahora que la Honorable Asamblea Nacional de Nicaragua ha concluido la elección de los funcionarios públicos para ocupar los cargos con plazos vencidos, le escribo de nuevo para reiterarle mi petición ciudadana que le presenté desde el 8 de mayo de 2012 para que se incluyan en el Orden del Día del Poder del Estado de Nicaragua que usted preside las solicitudes de dos Jueces Locales de lo Penal de Managua, Lic. María Ivette Pineda  y Lic. Henry Morales Olivares, y dé inicie al proceso de desaforación del diputado querellado Eduardo Montealegre Rivas, quien se escuda inapropiadamente en la inmunidad que le confiere su cargo público desde agosto de 2008 y evade presentarse ante las autoridades judiciales por su presunta delincuencia penal.

Es lamentable que los miembros de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional de Nicaragua continúen haciendo caso omiso a varios preceptos de nuestra la Constitución Política y avalen con su silencio la conducta de un violador de los derechos humanos como lo es el diputado impune Eduardo Montealegre Rivas, quien demostró poca inteligencia al rechazar su retractación tal como nuestra Ley manda y aceptar el estigma de ser un presunto delincuente.

Tengo la seguridad que usted leerá esta vigésima séptima carta y espero que el Orden del Día que apruebe próximamente la Junta Directiva de la Asamblea Nacional facilite mi derecho humano de tener acceso a la Justicia y respete los preceptos contenidos en los Artículos 5 y 26 de nuestra Constitución Política.

Atentamente,

 

Néstor Manuel Avendaño Castellón

Economista

cc:          Iris Marina Montenegro Blandón, Primera Vicepresidenta.

María Eugenia Sequeira Balladares, Segunda Vicepresidenta.

Gladys de los Ángeles Báez, Tercer Vicepresidenta.

Alba Azucena Palacios Benavides, Primera Secretaria.

Loria Raquel Dixon Brautigam, Segunda Secretaria.

Carlos Wilfredo Navarro Moreira, Tercer Secretario.

Archivo.





Temor y complacencia

23 04 2014

Presentación1

La misión técnica del Fondo Monetario Internacional suspendió su visita programada a Nicaragua por el temor a los 2 terremotos y más de 450 sismos que se han sentido desde el 10 de abril recién pasado en nuestro país. La tardanza en la llegada del asesor de confianza gubernamental no tendrá un efecto negativo sobre la excelencia del gobierno de Nicaragua en la tarea del cumplimiento de las metas macroeconómicas y de lo que ahora el FMI llama “ajustes estructurales” -en el pasado se conocieron como reformas del decálogo ampliado o 20 mandamientos del Consenso de Washington-, tales como elevar la productividad y la competitividad, reducir los desequilibrios fiscales, incentivar la demanda interna y una mayor supervisión del sector financiero.

El objetivo de la misión técnica del FMI es evaluar los resultados macroeconómicos de 2013, al disponerse ya de la mayor parte de los datos oficiales recién publicados por el Banco Central de Nicaragua (BCN) –faltan los datos del mercado laboral-, y comentar los desafíos económicos que se enfrentarán en este año. En uno de mis artículos anteriores había señalado, con base en mis datos, que el gobierno pasaría el examen, pero ahora que ya conocemos los datos oficiales haré un rápido recuento de las respuestas a las preguntas que plantea siempre el FMI.

Entre los resultados excelentes para el FMI, se distinguen un nivel de reservas internacionales netas del BCN de US$1,993 millones equivalentes a 2.47 veces el saldo de la base monetaria y a 4.25 meses de importación de bienes CIF, lo que supera las metas de la condicionalidad macroeconómica del policía financiero internacional; el esfuerzo fiscal del gobierno para proteger las reservas internacionales, demostrado con el aumento de US$43 millones en el saldo de las reservas internacionales netas “ajustadas” (RINAS), que no incluyen los montos adeudados al FMI ni los montos de encaje sobre los depósitos en dólares y del Fondo de Garantía de los Depósitos, gracias al desembolso del préstamo del BID de US$45 millones del BID para proyectos sociales en la última semana de diciembre del año pasado; el déficit fiscal del gobierno central igual a 0.9% y el déficit fiscal del sector público “consolidado” de 0.8% del PIB, que incluye las pérdidas del BCN provocadas por sus pagos de intereses y mantenimiento de valor de los títulos que emite; y la tasa de inflación anual de los precios al consumidor fue 5.7%, como resultado de una contracción monetaria, entiéndase nueva deuda pública interna, de C$1,868 millones realizada por el BCN con la colocación neta de Letras, que son subastadas semanalmente, y de Títulos Especiales de Inversión.

Entre los resultados buenos se puede apreciar el crecimiento económico de 4.6% en un segundo año consecutivo de desaceleración económica mundial; el modesto crecimiento de 5.8% del flujo bruto de inversión directa, que totalizó US$1,358 millones; y la disminución de 1 punto porcentual del PIB en la recaudación de impuestos del Gobierno Central hasta 14.7% del PIB, debido al cambio del año fiscal, la menor tasa de inflación, el menor valor de las importaciones de bienes CIF y la exoneración del pago del impuesto selectivo de consumo a un mayor número de bienes.

Entre los resultados malos, que dicho sea de paso son estructurales y no se pueden resolver en el corto plazo, se pueden apreciar la persistencia de un déficit comercial de 20.7% del Producto Interno Bruto (PIB), no obstante el FMI jura y perjura que el córdoba no está muy sobrevaluado; y la persistencia de una elevada tasa de desocupación global que dejó, al menos, a 771 mil personas económicamente activas sin la posibilidad de generar ingresos en 2013;

Lo criticable del examen económico del gobierno es que el aumento de US$106 millones de las reservas internacionales brutas del BCN fue debido principalmente al excedente de US$153 millones en el encaje en dólares que los banqueros llevan al BCN; y el déficit fiscal de 2013, equivalente a US$101 millones, fue posible al registro avalado por el FMI del crédito petrolero venezolano de US$559 millones como una deuda privada externa, evitando así la presencia de un déficit fiscal de 5.9% del PIB.

Entre los ahora llamados ajustes estructurales fondomonetaristas, el gobierno cumplió con el salvataje del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), pero hizo caso omiso de las exigencias del FMI para elevar en 5 años la edad de jubilación y duplicar el número de cotizaciones de los trabajadores, ya que se concentró exclusivamente en medidas de índole administrativa, es decir, aumentar ingresos y reducir gastos del INSS. Nunca estuve de acuerdo con la segunda exigencia del FMI, pero era conveniente elevar la edad de jubilación para las personas que ingresaran por primera vez al mercado laboral. Los servidores públicos también omitieron el inicio de las reformas del mercado laboral en búsqueda de una mayor productividad y formalidad de nuestra economía. Sin embargo, la misión técnica del FMI señaló en una visita anterior que aceptarían la reforma del fondo de pensiones de seguridad social aprobada por el gobierno, lo cual no bajaría la nota del examen económico.

En lo que no estoy de acuerdo es con lo afirmado por el representante residente del FMI en Nicaragua, Juan Fernando Zalduendo, de que “la visita del FMI” a nuestro país “es más informal de alguna manera”. ¿Acaso no es formal el resultado de la gestión macroeconómica del Gobierno de Nicaragua en 2013? ¿Acaso la asesoría de confianza del FMI es irrelevante para el Gobierno de Nicaragua? ¿O al FMI ya no le interesa el caso de Nicaragua?





Cuidado con las nuevas mentiras

7 04 2014

Presentación1

Es imposible creer en las palabras a una persona que se ha distinguido por sus mentiras, soberbia y prepotencia y cargar el estigma de ser un presunto delincuente. El ahora recién electo presidente del Partido Liberal Independiente (PLI) cree que convencerá con sus palabras al afirmar “que usará el poder (¿cuál poder?) para velar por el crecimiento equitativo y humano del país”.

El hecho que Eduardo Montealegre Rivas dijera esta nueva mentira, sin pensar que los nicaragüenses tenemos una larga memoria sobre los daños que provocó a nuestra Nación, es una señal del  doble rasero con el que se enfrentan los problemas de los ricos –que se meten a la política para evadir la Justicia- y la crisis de los pobres provocada por la corrupción que esa clase de políticos han promovido y fortalecido en nuestro país.

Pero si bien Montealegre Rivas puede bravuconear y mostrar una fuerte retórica con su imaginación enfebrecida, es poco probable que otros líderes liberales lo sigan, porque conduciría a Nicaragua -y a ellos- en la dirección equivocada. Con este diputado en el poder no habría distancia en absoluto con el sistema bancario: metafóricamente hablando, él es el sector bancario. Por esto creo que los nicaragüenses no elegirían a Montealegre Rivas como presidente de la República, porque los intereses nacionales no estarían en las manos del banquero.

Con el invento de su “reingeniería financiera”, el diputado Eduardo Montealegre Rivas acusado penalmente por la Fiscalía General de la República, le quitó recursos al pueblo de Nicaragua y veló por el crecimiento inequitativo de ciertos grupos financieros, principalmente dos de los radicados en el país que adquirieron a precios irrisorios tanto los depósitos del público no bancario –entregados con elevadas tasas de rendimientos de los CENIS Bancarios que emitió otro acusado por el Ministerio Público, el abogado Noel Ramírez-, como los activos subastados de esos cuatro bancos liquidados en 2000 y 2001 con disposiciones “extravagantes” del Consejo Directivo del Banco Central que fungió en 2003, y que el ahora actual presidente del PLI no defendió la cosa pública en su carácter de ministro del Tesoro Nacional.

Los nicaragüenses tenemos en nuestra memoria el recuerdo fresco que el también ahora impune diputado Eduardo Montealegre Rivas, desde la silla de ministro de Hacienda y Crédito Público, quitó el vaso de leche escolar a los estudiantes de primaria en el año de 2004 y privilegió el pago de la onerosa deuda interna pública por las liquidaciones de cuatro bancos antes mencionada –una deuda que fue denunciada como ilícita por la Contraloría General de la República y también fue acusada penalmente por la Fiscalía General de la República-, en un momento en que Nicaragua recibía la más grande ayuda internacional por la condonación de su deuda con los países miembros del Club de París, en el Punto de Culminación de la Iniciativa para Países Pobres Muy Endeudados (HIPC). Montealegre Rivas, vez de haber asignado los recursos tributarios liberados del pago de la deuda pública externa para financiar proyectos de reducción de la pobreza de los nicaragüenses, los asignó para el pago de esa onerosa deuda pública interna. Sirvió como un Robin Hood nicaragüense al revés del inglés: le quitó a los pobres para darles a los ricos.

Hoy, el recién nombrado presidente del PLI, “confunde la opinión pública con su opinión personal”. No olvidemos también que este diputado es un presunto delincuente al escudarse con la inmunidad de su cargo público y no retractarse, tal como lo manda nuestro Código Penal, por las injurias y calumnias que él escribió contra mi persona y que publicó en el diario La Prensa en julio de 2008 y en un comunicado que repartió desde la casa de su movimiento político personal en mayo de 2011.

Entonces, ¿quién podría creer a un mentiroso, soberbio y prepotente? Nunca le creerán los honrados, los probos, los honestos, los que tienen vergüenza, moralidad y rectitud en sus acciones. No hay que dejarse engañar de este tipo de persona amoral. “Haremos lo que creamos sea necesario para restaurar la democracia. Pueden estar seguros que preferiré equivocarme actuando que luego verlos a los ojos y decirles que no lo intenté”, concluyó el que ya cree que será nuevo presidente de Nicaragua. No creo que alguien le crea.





Carta 26 al Presidente de la Asamblea Nacional de Nicaragua

5 04 2014

5 de abril de 2014

 

Ingeniero

Santos René Núñez Téllez

Presidente

Asamblea Nacional de Nicaragua

Su Despacho

 

Honorable Señor Presidente de la Asamblea Nacional, Ing. Santos René Núñez Téllez:

Vuelvo a escribirle por no tener su respuesta a mi petición ciudadana que le he presentado reiteradamente desde el 8 de mayo de 2012, con el objetivo que se cumplan las solicitudes de dos Jueces Locales de lo Penal de Managua, Lic. María Ivette Pineda  y Lic. Henry Morales Olivares, para que la Asamblea Nacional inicie el proceso de desaforación del diputado querellado Eduardo Montealegre Rivas, por sus graves injurias y calumnias que él escribió públicamente contra mi persona al acusarme sin fundamento alguno de haber cometido perjuicio al Estado de Nicaragua.

Como es de su conocimiento, continuaré escribiéndole para que el Poder del Estado de Nicaragua que usted dirige me facilite mi derecho humano de tener acceso a la justicia, después de que el diputado Eduardo Montealegre Rivas se escudara inapropiadamente en la inmunidad que le confiere su cargo público desde agosto de 2008.

Es muy fácil demostrar que el diputado impune Eduardo Montealegre Rivas es un violador de los derechos humanos y que no puede ser tan estúpido al tratar de aparentarlo cuando intentó, con su “grandilocuencia”, de convencer a la población que nunca me acusó de ser uno de los más famosos quiebra bancos de nuestro país, en aquellos momentos cuando él era candidato para la Alcaldía de la Ciudad de Managua y se autonombraba como un “perseguido político” frente a mi querella personal.

Cuando la Asamblea Nacional de Nicaragua proteja mi derecho humano de defender el respeto de mi dignidad, honra y reputación ante los tribunales de justicia de nuestro país, que son preceptos constitucionales de nuestro país, también me será fácil demostrar la delincuencia penal del diputado Eduardo Montealegre Rivas con la resolución que me entregó la Fiscalía General de la República, al someterme voluntariamente a que se me investigara de las graves acusaciones de quien ahora es coordinador político de la Alianza del Partido Liberal Independiente (PLI).

Como ciudadano nicaragüense, espero que los diputados de la Alianza Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) no continúen protegiendo al presunto delincuente Eduardo Montealegre Rivas, tal como lo hicieron los diputados liberales y como me lo expresara el entonces Primer Secretario de la Junta Directiva, Dr. Carlos Wilfredo Navarro Moreira, en la administración pública del período 2007-2012.

Tengo la seguridad que usted leerá esta vigésima sexta carta y espero que el Orden del Día que apruebe próximamente la Junta Directiva de la Asamblea Nacional facilite mi derecho humano de tener acceso a la Justicia y respete los preceptos contenidos en los Artículos 5 y 26 de nuestra Constitución Política.

Atentamente,

 

 Néstor Manuel Avendaño Castellón

Economista

cc:          Iris Marina Montenegro Blandón, Primera Vicepresidenta.

María Eugenia Sequeira Balladares, Segunda Vicepresidenta.

Gladys de los Ángeles Báez, Tercer Vicepresidenta.

Alba Azucena Palacios Benavides, Primera Secretaria.

Loria Raquel Dixon Brautigam, Segunda Secretaria.

Carlos Wilfredo Navarro Moreira, Tercer Secretario.

Archivo.





Buen alumno con artificios macroeconómicos

3 04 2014

Presentación2

En 2013, con reservas internacionales brutas (RIB) iguales a 2.5 veces el saldo de la base monetaria al 31 de diciembre, un déficit fiscal equivalente a 1% del PIB y una tasa de inflación anual de 5.7%, la economía de Nicaragua creció 4.6%, se comenzó a aplicar la reforma tributaria conocida como Ley de Concertación Tributaria (LCT) y se aprobó la reforma del fondo de pensiones de seguridad social con medidas administrativas, es decir, aumentando ingresos y reduciendo gastos del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS).

Con esa carta de presentación, el gobierno de Nicaragua recibirá a la misión técnica del Fondo Monetario Internacional (FMI) que visitará a Nicaragua en este mes de abril. Una visita de rutina más, porque Nicaragua administra bastante bien la macroeconomía sin ninguna ayuda para apoyo presupuestario del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y para apoyo de balanza de pagos del FMI desde el año de 2012, por lo cual el representante del FMI residente en el país,  Juan Fernando Zalduendo, es un “asesor de confianza” del gobierno.

Al FMI no le interesan los medios sino los fines, o sea, no le importa cómo se logra la meta, sino que la meta se logre. Por ejemplo, a finales de diciembre del año pasado, el balance de reservas del BCN mostraba un exceso de encaje diario de 153 millones de dólares sobre los depósitos en moneda extranjera que los banqueros llevan al BCN, lo cual facilitó el sobre cumplimiento de la condicionalidad de la estabilización macroeconómica de que las reservas brutas deben ser iguales a 2.2 veces la base monetaria; además, en la última semana de diciembre el BID entregó a Nicaragua un préstamo de 47 millones de dólares atados para la ejecución de programas públicos, lo cual facilitó el aumento de 44 millones de dólares de las reservas internacionales netas ajustadas (RINA), que excluyen la deuda con el FMI y los depósitos de encaje y del Fondo de Garantía de los Depósitos (FOGADE) en moneda extranjera, no obstante el crédito neto del Banco Central de Nicaragua (BCN) al Gobierno Central, que incluye la variación de los depósitos gubernamentales en la autoridad monetaria, fue expansivo –no contractivo como lo  desea el FMI- en un monto de 697 millones de córdobas. En conclusión, en la última semana de diciembre se pudo concretar el “esfuerzo fiscal” de proteger la posición de las reservas internacionales del país, pero reitero, al FMI no le interesa cómo se hizo sino que se haga.

Por otro lado, a sabiendas que el FMI avaló el registro del crédito petrolero de Venezuela como una deuda privada externa, aunque en Nicaragua el petróleo es un bien público, el déficit fiscal no superó el 1% del PIB por ese aval fondomonetarista. Si el préstamo anual venezolano de 550 millones de dólares se registrara debajo de la línea del déficit fiscal en el presupuesto nacional, lo cual obligaría a registrar el uso de ese recurso crediticio en los gastos de consumo y de inversión gubernamental, el déficit de las finanzas públicas oscilaría alrededor del 6% del PIB y sacaría a las autoridades nicaragüenses de cualquier diálogo con el policía financiero internacional. Sin embargo, el suministro de petróleo a Nicaragua, que no es regalado ni valorado con precios preferenciales (como argumentan ciertos políticos de la así llamada oposición) sino vendido con el precio WTI, es facilitado con un préstamo muy concesional a una empresa privada, ALBANISA, y esto ayuda a lograr un presupuesto nacional casi equilibrado (con déficit cero) y una protección efectiva de la posición de las reservas internacionales que, a la vez, consolida la estabilidad del tipo de cambio y de una baja presión inflacionaria, pero ha empujado de nuevo a nuestro país a estar muy endeudado en términos de producción frente a los acreedores externos. La deuda externa, privada y pública, ya representa el 83% del PIB en 2013.

Nicaragua, ya clasificado como un país de ingreso medio bajo al tener un ingreso per cápita promedio anual de 1 mil 865 dólares en 2013, ha mostrado avances importantes en el ámbito económico en los últimos años. Cabe mencionar que en 2013 su crecimiento económico de 4.6% es el más alto del istmo centroamericano, después de Panamá que creció 6.5% ; la atracción de la inversión extranjera directa se ha robustecido al representar su flujo bruto de 1 mil 500 millones de dólares el 13% del PIB y ya se está acercando al de Costa Rica que, después de Panamá, es el país que recibe más IED con un monto de 2 mil 300 millones de dólares; y el monto de las remesas familiares de 1 mil 78 millones de dólares, aunque representa el 35% de la suma del valor de las exportaciones domésticas y del valor neto de la maquila, es el segundo más bajo entre los países centroamericanos, después de Costa Rica que recibió apenas 327 millones de dólares el año pasado.

Sin embargo, Nicaragua, con su baja tasa de inflación de 5.7%, es el país más inflacionario del istmo centroamericano; posee el más elevado déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos, al mostrar el nivel de 11.4% del PIB, pero excluyendo a Panamá cuyo déficit externo es de 11.9% del PIB; su régimen cambiario deslizante, único (diría también obsoleto) entre los países centroamericanos que tienen moneda propia, ha mantenido constante su tasa de devaluación de 5% anual en los últimos 10 años, pero esa devaluación ha estado acompañada de un déficit comercial externo que oscila alrededor del 20% del PIB desde 1999; y el desempleo global, o sea, la suma del total de desempleados abiertos y desempleados equivalentes asociados con el sub empleo, es el más alto entre los países centroamericanos, al incluir al 24% de la población económicamente activa.

Sin duda, Nicaragua aprobará el examen del FMI con una buena calificación que no debe alegrarnos. Por las observaciones económicas arriba mencionadas, es también fácil concluir que la situación macroeconómica se ha mejorado, pero continúa siendo frágil. En este año comenzamos a observar la disminución de la recaudación de impuestos del Gobierno Central, lo cual podrá implicar la reducción del gasto de consumo público, con la ventaja de que no nos encontramos en un año electoral; no se observa la aplicación de reformas estructurales para reducir la informalidad del mercado laboral (parece que va aumentando), disminuir el subempleo (parece que va subiendo) y elevar la productividad de la economía (parece que sigue cayendo, aunque debe reconocerse el beneficio del cambio paulatino de la matriz de generación de electricidad); y lo más preocupante, se está acelerando el severo endeudamiento externo, de tal forma que en el mediano plazo el total de nuestra deuda externa, privada y pública, será igual al valor de la producción de bienes y servicios del país, y no se ven nuevas iniciativas de condonación.

Es necesario resolver los problemas estructurales pendientes, principalmente los del mercado laboral, así como el régimen cambiario que “ayuda” a mantener el grave desequilibrio comercial externo. El córdoba continúa sobrevaluado. No olvidemos que el tipo de cambio nominal sólo sirve para pagar las deudas externas y que el tipo de cambio real sirve exclusivamente para reducir el grave desequilibrio comercial que tenemos con el resto del mundo.