Persisten los problemas en la banca

30 01 2011

Los banqueros de Nicaragua siguieron pensando en 2010 como lo hicieron en 2009, porque continuaron sacrificando rentabilidad (desde hace tres años consecutivos) en el afán de tener una gran liquidez (mantenida especialmente en los últimos dos años), lo cual visto desde la economía se encuentran entrampados entre dólares y córdobas mientras que la economía crece sin el apoyo crediticio del sistema bancario. 2010 fue el tercer año consecutivo de caída del crédito en nuestro país.

La utilidad neta como un porcentaje del total de activos creció en 2009 en el CITI, el BAC y el BDF, se estancó en LAFISE BANCENTRO y disminuyó levemente en el BANPRO, pero es notable su caída en el PROCREDIT. El banco PRODUZCAMOS observó la más alta tasa de rentabilidad, pero todo el sistema bancario observó un retroceso de una décima porcentual en esta razón financiera.

Los bancos continuaron restringiendo el crédito y elevando hasta 24% los depósitos de encaje en las monedas local y extranjera en el Banco Central de Nicaragua (BCN) –por ley, los banqueros deben llevar el 16.25% de los depósitos en ambas moneda al BCN, para regular la liquidez en el mercado-, mientras que simultáneamente se observaba un notable aumento de los depósitos.

En porcentajes del Producto Interno Bruto (PIB), sólo el BAC aumentó el crédito, que como es sabido se concentra en un 75% en el comercio, los préstamos personales, las tarjetas de crédito para el consumo y los préstamos hipotecarios, o sea básicamente en el consumo. Todos los demás bancos registraron otra caída en la concesión de créditos.

Los banqueros deben saber que en tiempos de recesión económica y de desconfianza entre consumidores y banqueros, e incluso sólo entre banqueros, en nuestro país los consumidores de más altos ingresos tratan de consumir menos y, como mejor lo saben, los consumidores de bajos ingresos no son sujetos de crédito. Con esta observación, agrego que en 2010 el sistema bancario nacional redujo el crédito en 1 punto porcentual del PIB mientras registraba un aumento de los depósitos del público no bancario de 3.5 puntos porcentuales del PIB, una situación que no puede mantenerse en el mediano plazo.

 

La tasa de interés ha mostrado un comportamiento bastante errático, aunque dicen que el mercado es sabio. Siempre he manifestado que la tasa de interés del mercado local debe ser regulada –que no significa fijada- por el Estado de Nicaragua, acorde con las fuerzas del mercado y no con la opinión de tres personas, si realmente se busca un papel más activo del crédito que coadyuve al sostenimiento del crecimiento económico del país. Los banqueros saben que en un  país pobre y aún muy endeudado en términos de producción, la economía crece por la vía de la inversión más no por la vía del consumo.

En este sentido, también se necesita una mejor supervisión de la Superintendencia de Bancos y de Otras Instituciones Financieras (SIBOIF), y no ocultar estos problemas con el argumento que serán  resueltos por el mercado. El mercado no es tan sabio como lo pintan, ni el Estado puede estar en todas partes.

Poco esfuerzo se ha observado en la reducción de los gastos administrativos de las entidades bancarias. Sólo tres bancos han emprendido acciones para reducir esos gastos, cuyos resultados en porcentajes del resultado operativo bruto son importantes en CITI, LAFISE BANCENTRO y BAC. Todos los demás bancos reflejan alzas en esos porcentajes, y la más elevada corresponde el PROCREDIT.  

Reitero que los banqueros deben volverse competitivos, deben reflexionar sobre el papel que juegan sus instituciones en esta economía, deben reorientar sus préstamos en función del desempeño visible de las actividades económicas no financieras, y deben volverse más productivos, eficientes y eficaces, o sea que deben continuar reduciendo sus gastos operativos y administrativos.

El hecho más contundente que demuestra esa necesidad es que mientras la economía de Nicaragua creció al menos 4.5% en 2009, la actividad productiva del sistema financiero nacional cayó alrededor del 7%.  

Sin embargo, es necesario que la autoridad monetaria coordine una política financiera que aún no existe en nuestro país y que no la veo en su nueva ley recientemente aprobada. Esa falta de coordinación ha provocado que el Fondo Monetario Internacional (FMI) manifestara que la concentración de grandes depósitos en dos bancos, el BANPRO y LAFISE BANCENTRO, requiere un monitoreo cuidadoso, con el objetivo de mitigar los riesgos de una segunda ronda de deterioro del crédito que podría provenir de una drástica reducción de la tasa de rentabilidad bancaria, como se viene observando en tres años consecutivos. En esos dos bancos están concentrados gran parte de los depósitos del ALBA.

Anuncios




Persisten las falacias

28 01 2011

Eduardo Montealegre Rivas, un ciudadano que he acusado por causar graves lesiones a la honra y dignidad de este su servidor y de mi familia, que es diputado de la Banca Democrática Nicaragüense (BDN), tendrá que demostrar que no me injurió ni me calumnió en un juzgado, pero no en un escrito que contenga su opinión que siempre ha estado muy alejada de la realidad, porque continúa manteniendo su falacia de “que nunca ha asegurado que yo soy un quiebra bancos”.

Una carta de disculpas, después que él rechazó retractarse en forma escrita tal como se lo solicité en agosto de 2010, es una acción que yo no he pedido sino que sus colegas se la han sugerido después de sus continuas injurias, calumnias, improperios e insultos públicos que ha vociferado contra mi persona desde la casa de su movimiento político.

En su defensa, el diputado querellado Eduardo Montealegre Rivas afirma que ya me ofreció disculpas en forma pública, pero él, como un diputado, debe saber que “si la calumnia o injuria fuere difundida a través de un medio de comunicación”, tal como él lo hizo en su chat con los lectores de La Prensa y publicado en ese diario el 31 de julio de 2008, “el Juez a solicitud de la víctima y a costa del querellado, deberá ordenar la publicación … en el mismo medio o uno de similar cobertura, en la misma forma, espacio, lugar y proporción en que se publicó”, tal como lo manda el Código Penal de la República de Nicaragua.

Yo le exigiré al ciudadano Eduardo Montealegre Rivas que tiene que hacer lo que manda la ley, porque le demostraré, con el expediente que remitió la Señora Juez Sexto Local de lo Penal de Managua, Lic. María Ivette Pineda Gómez, al Primer Secretario de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional, Dr. Wilfredo Navarro, que él me injurió y calumnió, y también le demostraré  los daños morales y económicos que me ha causado y ha perjudicado a mi familia desde hace dos años y seis meses.

El 4 de junio de 2009, por medio de otro diputado honesto y correcto, recibí del diputado acusado una propuesta de carta ofensiva con la que se trataba de disculpar. La nota de retractación que él escribió afirmaba que él no demostró ni pretendió demostrar con sus respuestas en ese chat un propósito ofensivo de manera particular para mi persona.

Eso es falso, porque su respuesta a la pregunta 4 afirma que mi estudio que realicé a solicitud de la Contraloría General de la República (CGR) contiene una serie de errores, poniendo en tela de duda mi profesionalismo con que hice dicho estudio que sirvió de base para la denuncia de la CGR sobre los actos inapropiados de los servidores públicos que rescataron a los depositantes de los cuatros bancos liquidados en 2000 y 2001. Peor aún fue su respuesta a la pregunta 18, en que me señala como un responsable de la quiebra del Banco del Café, tildándome de defraudador del Estado de Nicaragua.

Continuó haciendo mofa en su propuesta de carta de que le acepte las disculpas pertinentes si de alguna manera se dio alguna confusión o mal interpretación a esas respuestas en ese chat. No existe confusión ni mala interpretación de mi parte, por lo que le reitero que lea y relea sus respuestas para ambas preguntas y que cese de manipular falacias en su defensa.

Concluye esa propuesta de carta con la siguiente frase: “Autorizo la publicación de la presente. La verdad os hará libres!”. Sobresale de nuevo la soberbia del acusado, porque quien debe ordenarle la publicación de su retractación, de acuerdo con la ley, es la Señora Juez María Ivette Pineda Gómez a solicitud mía y, por otro lado, trata de aparentar que él es el dueño de la verdad en esta litis usando inapropiadamente una cita bíblica.

El ciudadano acusado Eduardo Montealegre Rivas continúa afirmando desde hace más de dos años que “de ser desaforado por esta causa, sería evidentemente por razones políticas”, pero le reitero que consulte si mi causa es personal o política con la Señora Presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), Dra. Vilma Núñez de Escorcia, de quien tuve el honor que me acompañara en la denuncia pública del atropello a mis derechos humanos que hiciera Eduardo  Montealegre Rivas con su acusación gratuita, en la investigación a la que me sometí voluntariamente en la Fiscalía General de la República por haberme tildado de ser un defraudador del Estado de Nicaragua, y en la acusación que hice a dicho ciudadano en el Juzgado Sexto Local de lo Penal de Managua porque no quiso retractarse de sus injurias y calumnias.

Presento a los lectores la copia textual de la carta que me envió el diputado querellado Eduardo Montealegre Rivas el 4 de junio de 2009 y los invito a que lean la página 5-A de la sección Política del Diario La Prensa del 31 de julio de 2008, que contiene el chat del diputado Eduardo Montealegre Rivas con lectores de dicho diario, especialmente sus respuestas a las preguntas 4 y 18:

http://archivo.laprensa.com.ni/archivo/2008/julio/31/noticias/politica/274935.shtml

                                                                                                                      Managua, 04 de junio del 2009

Licenciado

NESTOR AVENDAÑO

Sus manos.-

Distinguido Lic. Avendaño:

Recientemente, a través de personas conocidas en común, he conocido de su laudable intención de poner fin a causa penal por los supuestos delitos contra el honor, incoada por usted en contra del suscrito, y que para ello le seria satisfactorio y le bastaría una nota de retractación, al respecto:

El 31 de julio de 2008, a través de la internet en sesión directa con los lectores de La Prensa, en mi carácter de candidato a la Comuna Capitalina por la Alianza PLC, me correspondía referirme especialmente a acusación infundada e injusta en mi contra por el caso de los debatidos CENIs, con ribetes claramente políticos revanchistas, y que ante preguntas en el chat de estos lectores cibernautas, en particular en las preguntas 4 y 18, me correspondió también en mi condición de aludido y de profesional de las ciencias económicas, referirme a aspectos técnicos del estudio elaborado por usted sobre los CENIs, así como a otros aspectos relacionados a las quiebras bancarias que está vinculado con la defensa del interés público; no demostrando, ni pretendiendo demostrar en dichas respuestas un propósito ofensivo de manera particular para su persona.

Por lo anterior, le reitero ahora a través de la presente, que si de alguna manera con las respuestas mencionadas, las cuales no tenían ningún propósito ofensivo, agravié a su persona; o si de alguna manera se dio alguna confusión o mal interpretación a esas respuestas en este chat, le reitero acepte las disculpas pertinentes, que son tan sanas como su manifiesta intención que pondría fin a dicha litis.

Autorizo la publicación de la presente. La verdad os hará libres!

Atentamente,





Fricciones de la reforma de la seguridad social

25 01 2011

Entre los últimos acuerdos suscritos entre el Gobierno de Nicaragua y el Fondo Monetario Internacional (FMI) aparece la publicación de un informe que establece una serie de opciones para mejorar la situación financiera del sistema de pensiones de seguridad social, que fue puesto en la página web del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) en noviembre del año pasado. Al mismo tiempo, se corregirá gradualmente su déficit actuarial y se evaluarán las regulaciones del  “régimen de inversión” para asegurar que la cartera del INSS está manejada con las mejores prácticas internacionales.

El INSS ha recomendado incrementar el salario máximo cotizable de C$37,518 en función de la tasa de crecimiento general de los salarios del sistema de seguridad social, para aumentar las contribuciones; incrementar el número de años de contribuciones de 15 a 30; calcular las pensiones que incluya una pensión con un factor básico del 70% y un factor de acumulación del 1.0% anual con 30 años de cotizaciones y salario de referencia por el promedio de su vida laboral –la pensión máxima actual es equivalente a US$1,500-; elevar gradualmente la edad de jubilación de 60 a 65 años, teniendo como punto de partida a los nacidos en 1967 que tendrán 45 años en 2012, y las edades de jubilación se ajustarán por grupos de dos años; aumentar la participación de nuevos trabajadores jóvenes en un 25%, ya que el grupo de edad de nuevos asegurados entre 19 y 29 años, representa el 75% de nuevos asegurados; aumentar gradualmente la tasa de contribución hasta 13.00% de los salarios cubiertos, para lo cual, habiendo alcanzado 1 punto porcentual en 2010, se requerirían dos ajustes graduales de 1.00% en 2013 y 2016; crear un segundo pilar del sistema de pensiones que consistirá en un sistema complementario para aquellos trabajadores que deseen ahorrar montos adicionales a la cuota establecida.

¿Por qué se prevé reformar el fondo de pensiones de seguridad social? Sin duda alguna, no es porque la población sea muy vieja, como es el caso de los países europeos, ya que en 2020, de acuerdo con información del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (INIDE), el 6% de la población total del país, o sea 370,073 personas, tendrá una edad de 65 años y más.

La reforma ha sido planteada para lograr la sostenibilidad financiera del INSS en el largo plazo, debido a la baja cobertura de la seguridad social del 23% de la población económicamente activa o por la informalidad del 72% del mercado laboral que se observaron en 2010.

Inmersos en un escenario de grandes contradicciones políticas que obstaculizan el alcance de una tasa de crecimiento económico que reduzca el desempleo y la pobreza del país, con la reforma del sistema de pensiones no se resolverá el problema de la informalidad laboral ni se promoverá una mayor contratación de empleados por las mayores cotizaciones de los empleadores. Los formuladores de la política económica y social no deben olvidar que la cotización de la seguridad social es prácticamente un impuesto directo, tanto para productores como para trabajadores, y reduce el ingreso disponible de ambos agentes económicos.

A simple vista, habría que ampliar la cobertura de la seguridad social, que significaría reducir la informalidad laboral. De acuerdo con datos del INSS y del Banco Central de Nicaragua (BCN), la cobertura de los trabajadores activos asegurados sobre la ocupación total por actividad económica en 2009, desde la más baja hacia la más alta, es la siguiente: agropecuario, silvicultura, caza y pesca, 7%; construcción, 13%; comercio, 14%; transporte, almacenamiento y comunicaciones, 20%; industria manufacturera, 41%; minas y canteras, 45%; electricidad, gas y agua, 51%; servicios comunales, sociales y personales, 54%; y establecimientos financieros, 55%.

En suma, de un total de 2,096,500 ocupados, sólo el 24%, o sea 503,695 trabajadores, estuvo asegurado en 2009. Ahora existen 6.17 asegurados por pensionado y pretender mejorar esta razón sólo se logrará por la vía de la inversión, o sea con la generación de más y mejores puestos de trabajo formales.

En este año se buscará el consenso de la reforma entre el Gobierno, los empleadores y los empleados, para que sea viable a los tres agentes económicos, pero existen muchos puntos de fricción. El primero es el cálculo de la pensión. En la actualidad, hay que cotizar 15 años y tener una edad de 60 años para recibir la prestación en los próximos 15 a 35 años. Es bastante probable que los sindicatos se opondrán a retrasar la edad de jubilación, algo que el gobierno apuesta por garantizar la solvencia del sistema, y muy poco probable que rechazarán la ampliación del período de cotización porque significaría un beneficio al pensionista. Sin embargo, los nacidos en 1967 serán los primeros que inaugurarán el nuevo sistema y se jubilarán a los 61 años, pero la esperanza de vida de estas personas es de 51.92 años, según el INIDE.

Otra fricción es que la reforma del sistema de pensiones, debido a su inviabilidad por la informalidad de nuestro mercado laboral, se va a dar en un momento en que el FMI presiona para reducir el déficit fiscal mediante el aumento de los ingresos tributarios y la estabilidad del gasto gubernamental. Habría que analizar la sostenibilidad fiscal, porque hay que tener en cuenta que el aumento de las cotizaciones significará un mayor egreso para el presupuesto nacional en el corto plazo, así como el aumento de las pensiones en el largo plazo y, dada la información disponible, no se sabe si el costo de estas últimas será mayor que el ingreso de las cotizaciones. Cabe entonces preguntar cuál es el efecto de la reforma de la seguridad social sobre el Producto Interno Bruto (PIB).

Una última fricción, es que no se conoce la opinión del resto de partidos políticos, que muy probablemente guardarán sus cartas hasta el momento en que el consenso entre el gobierno, los gremios y los sindicatos sea presentado a la Asamblea Nacional de Nicaragua.

La tarea rezagada es la ampliación de la base de la cotización. Se han hecho algunos intentos, como el de integrar a las empleadas domésticas de los hogares en el régimen general de la seguridad social, pero esto equivale a establecer mejores salarios mínimos para este grupo de trabajadoras, un intento que también debería abarcar a los trabajadores agropecuarios. Es, entonces, un problema de ingresos y de formalidad, que el Estado se empeñe en mejorar las condiciones del mercado laboral.

Invito a los lectores a leer mis reflexiones cuando se intentó privatizar la administración de los fondos de pensiones de la seguridad social en el año de 2004:

https://nestoravendano.files.wordpress.com/2010/03/es-el-mercado-laboral-banqueros.pdf





A los Miembros de la Junta Directiva de la Honorable Asamblea Nacional de Nicaragua

23 01 2011

Managua, Nicaragua, 23 de enero de 2011

Sr. René Núñez Téllez, Presidente de la Asamblea Nacional de Nicaragua

Sr. Oscar Moncada, Primer Vicepresidente de la Asamblea Nacional de Nicaragua

Sr. Carlos García, Segundo Vicepresidente de la Asamblea Nacional de Nicaragua

Sr. Juan Ramón Jiménez, Tercer Vicepresidente de la Asamblea Nacional de Nicaragua 

Sr. Wilfredo Navarro, Primer Secretario de la Asamblea Nacional de Nicaragua

Sra. Alba Luz Palacios, Segunda Secretaria de la Asamblea Nacional de Nicaragua

Sra. Ana Julia Balladares, Tercera Secretaria de la Asamblea Nacional de Nicaragua

Estimados Miembros de la Junta Directiva de la Honorable Asamblea Nacional de Nicaragua:

De acuerdo con mi reciente conversación con el Dr. Wilfredo Navarro, Primer Secretario de la Honorable Junta Directiva del Poder Legislativo de Nicaragua, él me prometió presentar a ustedes, en su primera sesión de trabajo, la solicitud de desaforación del ciudadano Eduardo Montealegre Rivas, que es un diputado de la Bancada Democrática Nicaragüense (BDN) en la Asamblea Nacional de Nicaragua, entregada por la Señora Juez María Ivette Pineda Gómez, a cargo del Juzgado Sexto Local de lo Penal de Managua, al Dr. Wilfredo Navarro el 6 de octubre de 2008, la cual fue respaldada con 71 folios útiles del expediente No. 007863-ORMI-2008-PN.

Como es de su conocimiento, esa solitud de desaforación obedece a que el ciudadano Eduardo Montealegre Rivas se negó a retractarse, como lo manda la ley, de sus injurias y calumnias contra mi persona que él escribió en el Diario La Prensa del 31 de julio de 2008, al haberme imputado falsamente mi participación en el delito de la liquidación del Banco del Café sin haber probado nada ante los tribunales de justicia, lesionando mi honor, mi imagen y mi dignidad, y al haber menoscabado mi reputación profesional al escribir que duda del profesionalismo con que hice el estudio que sirvió de base a la Contraloría General de la República (CGR) para su denuncia de los actos ilícitos de varios funcionarios públicos que realizaron el rescate de los depositantes en los cuatro bancos liquidados en los años de 2000 y 2001. Las injurias y calumnias escritas por el ciudadano Eduardo  Montealegre Rivas afectaron la honra familiar y personal, mi trabajo y el bienestar de cada uno de los miembros de mi familia.     

También les reitero que, con el acompañamiento de la Presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), Dra. Vilma Núñez de Escorcia, realicé tres actividades en agosto de 2008: denuncié públicamente el atropello que me provocó el diputado Eduardo Montealegre Rivas, solicité a la Fiscalía General de la República que me investigara por el delito que me imputó dicho diputado, y acusé a dicho ciudadano para que mi demanda no prescribiera, tal como lo señala nuestra ley.   

Por lo anterior, solicito a cada uno de ustedes que admitan la solicitud de la Señora Juez María Ivette Pineda Gómez en la agenda del día de su primera sesión de trabajo de este enero y que se proceda a formar la comisión que analice y se pronuncie sobre la orden judicial para desaforar al diputado querellado Eduardo Montealegre Rivas.

Sólo así podré tener el acceso a la Justicia, un derecho humano que se me ha violado, para que el ciudadano Eduardo Montealegre Rivas restituya la honra y la dignidad familiar y personal y mi  reputación profesional, y repare todos los daños económicos que ha provocado a mi familia y a mi persona consecutivamente desde hace dos años y cinco meses.

Agradeciendo su atención a mi solicitud, me valgo de esta oportunidad para reiterarles las muestras de mi más distinguida consideración y aprecio personales,

Atentamente,

Néstor Avendaño,

Economista





La tasa de inflación de Nicaragua en 2010

16 01 2011

De acuerdo con datos oficiales, la inflación acumulada anual de 2010, o sea de diciembre 2009 a diciembre 2010, fue de 9.23% en Nicaragua, y se aceleró en 5 puntos porcentuales en el último trimestre de 2010 debido las lluvias intensas registradas en el tercer trimestre que afectaron la oferta interna de frijol y de otros productos perecederos de origen agrícola, y a la alza del precio internacional del barril de 159 litros de petróleo WTI en el cuarto trimestre, que pasó de US$79.97 en septiembre a US$91.38 en diciembre del año pasado. A estos dos factores se puede adicionar el efecto de la tasa de inflación internacional que fue de 1.5%.

La tasa de inflación “piso” de Nicaragua es 5%. Es una importante expectativa inflacionaria explicada con la tasa de deslizamiento de 5% anual del tipo de cambio reptante, que se ha mantenido en ese nivel desde el año de 2004.

Además, la economía está muy dolarizada extraoficialmente desde 1991, cuando las autoridades gubernamentales de esa época establecieron una cláusula de mantenimiento de valor en el sistema financiero nacional, que no logró el objetivo de que el público no bancario tuviera confianza en depositar sus córdobas porque nuestro país estaba saliendo de una hiperinflación. Ese craso error, que entre sus efectos se destaca la neutralización de la política cambiaria frente a los choques económicos externos,  se ha manifestado con la creciente participación de los depósitos en moneda extranjera en las entidades bancarias y financieras, los cuales, como un porcentaje del saldo total de los depósitos, se elevaron desde 41% en 1991 hasta 74% en 2010.

La inflación de 2010 no fue provocada por una política monetaria expansiva, ya que ésta fue casi neutral en 2010 al observarse un incremento de los depósitos del Gobierno Central en el Banco Central de Nicaragua (BCN) casi igual a la suma de la redención de Letras y de las pérdidas del BCN, pero es evidente que la tasa del deslizamiento cambiario en el mercado oficial y la excesiva dolarización extraoficial de la economía la hacen menos efectiva. Imagino al presidente del BCN lidiando con tres monedas en nuestro mercado, en orden de importancia el dólar estadounidense – domina el 66% de la liquidez global-, el córdoba –equivale al 20% de dicha liquidez- y el córdoba con mantenimiento de valor – desde las entidades bancarias y financieras participa con el 14% en la misma liquidez-.

Los mayores aumentos de los precios se dieron en tres grupo de bienes y servicios: (1) bebidas alcohólicas y tabaco; (2) alimentos y bebidas no alcohólicas; y (3) recreación y cultura. En cuarto puesto le siguen transporte y en quinto lugar, alojamiento, agua, electricidad, gas y otros combustibles.

Los alimentos que acusaron mayores aumentos de precios en 2010 fueron frijol, azúcar, aceite comestible, huevos y, excluyendo el plátano verde, todos los perecederos de origen agrícola, principalmente tomate, chiltoma y repollo.  

La tasa de inflación subyacente, o sea el aumento de los precios excluyendo los alimentos y los combustibles, fue de 5.22% en 2010, 4 puntos porcentuales menor que la tasa de inflación general. Y los precios de los bienes regulados por el Estado, tales como diesel, gasolina regular, gas propano de 25 y 100 libras, kerosén, energía eléctrica, agua, servicio telefónico ordinario y celular, y recolección de basura subieron 14.6% en el año.

Nicaragua continúa caracterizándose por ser el país más inflacionario del istmo centroamericano, porque aún mantiene una alta dependencia de los hidrocarburos para generar electricidad y tiene una alta intensidad petrolera, lo cual debe interpretarse como una pérdida de competitividad. Según mis estimaciones para 2010,  en Nicaragua por cada 1 mil millones de dólares de Producto Interno Bruto se consumen 1 millón 615 mil 480 barriles de petróleo y combustibles –una cifra mayor que el promedio mundial-, mientras que el 64% de la generación tota de electricidad proviene de plantas termoeléctricas.

En 2010, los consumidores del Departamento de Managua tuvieron una tasa de inflación de 9.09%, mientras que los consumidores del Resto del País fueron afectados por una tasa de inflación de 9.48%. Este dato hay que tenerlo en cuenta a la hora de las negociaciones salariales, porque el ajuste del salario mínimo sigue estando indexado directamente con la inflación pasada. Sin embargo, a manera de información, el primer ajuste del salario mínimo del año pasado se dio en mayo y la tasa de inflación acumulada entre abril y diciembre de 2010 fue de 5.1%.

En el caso del salario mínimo, que según la ley debe ajustarse con la tasa resultante de la suma de la tasa de inflación de precios al consumidor y la tasa de crecimiento de la economía del país –un procedimiento económico inapropiado, pero es la ley-, con los  datos oficiales de hoy se puede confirmar que su ajuste máximo debería ser de 13.2% en 2011.

Cabe mencionar que en 2010 el ajuste del salario mínimo legal acumulado en el año, o sea de diciembre de 2009 a diciembre de 2010, fue de 12.33% y su poder de compra reflejó un crecimiento de 2.84% porque la tasa de inflación acumulada anual, como se indicó anteriormente, fue de 9.23%.

Pero la tasa de inflación de Nicaragua seguirá siendo espoleada en 2011 por los precios internacionales del petróleo y de los alimentos, por lo cual el pobre urbano estará más afectado en su capacidad adquisitiva  que el pobre rural, y esto también debe ser tomado en cuenta por la Comisión Nacional del Salario Mínimo.





Eduardo Montealegre Rivas continúa falseando la realidad

14 01 2011

El acusado Eduardo Montealegre Rivas continúa manteniendo su falsedad que no me ha injuriado y calumniado, y afirma que mi demanda es un caso político igual que el caso de los CENIS. He invitado y continuaré invitando a  Eduardo Montealegre Rivas a que lea y relea lo que  escribió en su chat con lectores de La Prensa y que fue publicado por ese diario el 31 de julio de 2008, porque con su falsas palabras aparenta no entender lo que escribe y se hace el desentendido.

Una persona que sabe que mi demanda contra el diputado querellado es personal y no es política es la distinguida Presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), Dra. Vilma Núñez de Escorcia, de quien tuve el honor que me acompañara en agosto de 2008 en el reclamo público, en la investigación a la que me sometí en la Fiscalía General de la República y en la acusación en un juzgado penal sobre el señalamiento de Eduardo Montealegre Rivas que yo fui un defraudador del Estado de Nicaragua en la liquidación del Banco del Café.

Hoy invito públicamente al diputado acusado Eduardo Montealegre Rivas a que visite a la Dra. Vilma Núñez de Escorcia para que compruebe que mi acusación no es política y cese sus falsedades que tratan de confundir a los nicaragüenses. Él debe recordar cómo su prepotencia y soberbia le impidieron retractarse en la misma forma que me injurió, como lo manda la ley de nuestro país, por lo cual me forzó a acusarlo en un juzgado el 27 de agosto de 2008, con el objetivo de que mi denuncia no prescribiera como también lo indica nuestra ley.

El diputado acusado que se escuda en su inmunidad y alarga la fila de los impunes en nuestro país continuó insultándome, injuriándome y calumniándome públicamente desde la casa de su movimiento político y desde hace un poco más de dos años vocifera que mi demanda personal es política. Parece que el diputado acusado desconoce que la calumnia es más traidora y el insulto es más bestial, y el mal hablado termina siendo un mal pensado. Lamentablemente, la mente de Eduardo Montealegre está habituada al insulto y este se ha quedado en su inteligencia.

En este mes de enero, confío en la Honorable Junta Directiva de la Asamblea Nacional de Nicaragua proceda a formar una comisión para que analice y resuelva la solicitud de desaforación del ciudadano Eduardo Montealegre Rivas, que presentó la Señora Juez María Ivette Pineda Gómez, a cargo de del Juzgado Sexto Local de lo Penal de Managua, al Dr. Wilfredo Navarro, Primer Secretario de dicha Junta, el 6 de octubre de 2008.

Ningún ciudadano está por encima de la ley y, reitero, tengo la confianza que en 2011 se hará justicia en mi demanda al diputado acusado Eduardo Montealegre Rivas, con el fin de que lave mi honra personal, mi reputación profesional y resarza los daños morales y económicos que ha provocado a mi familia y a mi persona.





Las exportaciones registraron un récord en 2010

13 01 2011

Recientemente se ha discutido públicamente que no es cierto que las exportaciones de 2010 habían marcado un récord nacional, porque su valor en dólares estadounidenses constantes era inferior a los de 1977.

Debo aclarar que los valores en dólares constantes de un año base sólo son válidos dentro de la economía estadounidense, lo cual es una conclusión lógica de los principios de cuentas nacionales. No es válido, pues, para el caso de la economía de Nicaragua, donde ese valor se mide en la Cuenta del Gasto en córdobas constantes de 1994.

En nuestro país también se puede comparar en dólares corrientes de cada año, para contestar preguntas tales como cuál fue el año en que se rompió la barrera de US$500 millones de exportaciones, o la de US$1,000 millones, o cuándo arribamos a los US$2,000 millones.

Además, nunca he observado una balanza de pagos de Nicaragua o de cualquier país en dólares constantes de un año base. Pero también debemos reconocer que la sobrevaluación del córdoba deteriora parcialmente el esfuerzo que realizan los exportadores nicaragüenses, o sea que encarece el valor de las exportaciones, abarata el de las importaciones y amplía el déficit comercial.

El deterioro del precio del dólar estadounidense es exógeno a la economía de nuestro país, ya que la moneda estadounidense compite con el euro, el yen y la libra esterlina. Ni remotamente con el córdoba y creo que ni lo conocen. Por lo cual, estimar el valor de nuestras exportaciones en dólares constantes de cualquier año, implícitamente significa aceptar que el deterioro del valor del dólar estadounidense es un determinante exclusivo para medir el esfuerzo exportador de nuestro país. Esto no es cierto, porque lo que determina ese esfuerzo es el precio internacional y la competitividad de cada rubro de exportación nicaragüense.

Un ejemplo de lo anterior es que en 2010 Nicaragua no exportó etanol, como se hizo en 2009, porque el precio internacional del azúcar estuvo alto mientras que el precio del petróleo y sus derivados se desplomaban. Hay que hacer mención al comportamiento de los volúmenes de exportación, y no sólo a su valor en dólares constantes de un año base. Comparemos ahora los volúmenes de producción de tres de los principales rubros de exportación del país registrados en dos años de la década del 70 y en los últimos dos años.

Volumen de Exportación de Café (En miles de quintales)

Producto Ciclo 1977/78 Ciclo 1978/79 Ciclo 2009/10 Ciclo 2010/11 1/
Café 1,187.7 1,204.1 2,004.9 1,793.4

1/: Cifras preliminares.
Fuente: Con base en datos oficiales.

 

Volúmenes de Exportación de Productos Industriales Manufactureros (Miles de Libras)

Producto 1977 1978 2009 2010   1/
Carne de Ganado Vacuno 58.1 74.9 156,561.5 187,975.5
Azúcar 2,157.0 2,126.0 3,078.7 6,244.6

Nota: Carne, en miles de libras; azúcar, en miles de quintales
1/: Cifras preliminares.
Fuente: Con base en datos oficiales.

También hay que hacer mención a la diversificación de productos y de mercados, lo cual ha estimulado a las exportaciones. Y se debe reconocer que el sesgo de la política económica es crecer hacia afuera y, así, se ha descuidado la demanda interna, o sea el consumo y la inversión.

Por otro lado, técnicamente debemos aceptar el hecho que, en términos por habitante, tanto los volúmenes como los valores de producción y de exportación del país se han reducido en los últimos 30 años.  En 1977 el país tenía 2.3 millones de habitantes y en 2010, 5.8 millones, pero no hay que obviar los efectos sobre la economía nacional por la guerra en la década de los ochenta y, más recientemente, por los efectos de los desastres naturales y la más drástica recesión económica mundial después de la de los años treinta.

Una nota técnica: Con base en datos de la Cuenta del Gasto de Nicaragua en precios constantes de 1994, o sea en millones de córdobas de 1994, el quantum de las exportaciones de bienes y servicios no factoriales puede dividirse entre el tipo de cambio oficial promedio anual de 1994 y se obtienen los valores de dicho quantum en millones de dólares de 1994. No se debe recurrir a otra metodología de cálculo para expresar correctamente los valores reales de cualquier variable económica de Nicaragua en dólares estadounidenses. Por consiguiente, la tasa de crecimiento de dicho quantum en córdobas de 1994 es idénticamente igual en dólares de 1994.

En otras palabras, la metodología de cálculo debe incorporar el valor de la variable económica en precios corrientes (en este caso el valor de las exportaciones de bienes y servicios no factoriales en millones de córdobas) el índice de precios (en porcentajes de un año base) correspondiente a esa variable (en este caso, el índice de precios de las exportaciones con año base 1994 = 100) y el tipo de cambio oficial promedio anual del córdoba por un dólar registrado en 1994 (del mismo año base).