Los personajes de Nicaragua de 2013. Por Consultores Para el Desarrollo Empresarial (COPADES)

27 12 2013

Porque han contribuido al bienestar y el progreso de la nación.

Hombres y mujeres cuya agenda es el servicio a los demás.

Presentación1 

Mujer del Año: Alba Luz Ramos, Magistrada Presidenta de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Nicaragua, por su notable desempeño para mejorar el funcionamiento del Poder Judicial y disminuir el riesgo político del Índice de Riesgo-País de Nicaragua en 2013.

Hombre del Año: Monseñor Silvio Báez, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, por su rectitud, valentía y crítica constructiva con el ánimo de contribuir a la solución de los principales problemas socioeconómicos de los nicaragüenses.

Político del Año: Daniel Ortega Saavedra, Presidente de Nicaragua, por su respeto a las sentencias del alto tribunal de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y su posición de estadista ante los problemas limítrofes con Costa Rica y Colombia.

Funcionario Público del Año: Javier Chamorro, Director Ejecutivo de la Agencia de Promoción de Inversiones de Nicaragua (ProNicaragua), por impulsar los flujos de inversión extranjera directa en Nicaragua, con montos de US$1,284 millones en 2012 y US$1,500 millones en 2013, que representaron el 80% y el 88% de la inversión fija bruta del sector privado en ambos años respectivamente.

Líder Empresarial del Año: José Adán Aguerri Chamorro, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), por su destacada labor para el establecimiento de “un modelo de alianza del gobierno con el sector empresarial pequeño, mediano y grande, y los trabajadores, bajo el diálogo permanente en la búsqueda de consensos”, tal como hoy aparece en la reforma del Artículo 98 de la Constitución Política de Nicaragua.

Empresaria del Año: Lucy Valenty, Presidenta ejecutiva de la Empresa Turismo e Inversiones S.A., por su encomiable esfuerzo para promover el turismo en nuestro país, de tal forma que en 2013 el ingreso estimado de divisas por esta actividad se aproxima a US$430 millones y equivalentes al 60% del total de exportaciones de servicios no atribuibles a factores de producción.

Empresario del Año: Bernardo Chamorro, Gerente General de Monte Rosa, S.A., una de las más distinguidas empresas productoras de azúcar que se destacó en este año por su esfuerzo inversionista y por ubicarse entre las 10 empresas exportadoras más importantes de Nicaragua.

Director Ejecutivo Empresarial: Eduardo Fonseca, Director Ejecutivo de la Cámara de Comercio y Servicios de Nicaragua (CCSN), por su apoyo a la promoción de la relación ente el movimiento de emprendedores empresarios de las actividades de comercio y servicios y a la difusión de los efectos de las políticas macroeconómicas sobre las empresas comerciales y de servicios comunales y personales.

 ○○○

Actividad Económica del Año: Aunque participa con 4.3% en la formación del Producto Interno Bruto (PIB) Real de Nicaragua, la construcción es la actividad económica del año por reflejar la mayor tasa de crecimiento de 13% en 2013.

Empresa del Año: B2Gold Corp. Nicaragua, por ser la más importante empresa exportadora del país en 2013, no obstante la caída de 26% del precio internacional de la onza troy de oro en este año.





La situación económica de Nicaragua en 2013

20 12 2013

LA ECONOMÍA DE NICARAGUA EN 2013

La Oferta

La desaceleración del crecimiento del volumen de la producción de Nicaragua hasta 4.5% en 2013 se explicó principalmente con las reducciones observadas en los rubros del café, sorgo, matanza de ganado vacuno, captura de langosta y, consecuentemente, su impacto en el procesamiento industrial manufacturero de esos cuatro productos.

Sin embargo, algunos rubros contribuyeron positivamente a que tuviésemos un buen crecimiento económico no obstante la desaceleración económica mundial que tocó fondo en 2013, tales como la caña de azúcar, el frijol, el camarón de cultivo, la extracción de oro y plata, el comercio y otros servicios comunales y personales, el volumen de empleo en la administración pública, la generación de electricidad y agua potable, y los servicios financieros gracias a un mayor monto de créditos personales, préstamos comerciales y un mayor uso de las tarjetas de crédito para el consumo.

El Producto Interno Bruto (PIB) registró el valor de 10 mil 858 millones de dólares y en términos por habitante fue igual a 1 mil 799 dólares. Nicaragua ya se consolidó como un país de ingreso medio bajo y ha dejado de pertenecer a ese extraño club de países pobres muy endeudados.

La Demanda

Por el lado del gasto, la inversión fija, es decir, la inversión en construcción y adquisición de maquinaria y equipo, y el consumo de las familias fueron los soportes del crecimiento económico en este año. En cuanto a las exportaciones de bienes, el volumen observó una caída principalmente en los rubros de café, maní, carne de ganado vacuno y camarón marino, y también fueron afectadas por las reducciones de precios del café, azúcar y oro, principalmente.

La Inflación

La tasa de inflación acumulada anual se aproximó al 5%, pero es muy probable que la informalidad del mercado laboral continúe aumentando en 2013 debido a que la tasa de crecimiento económico es insuficiente para reducir el subempleo, el desempleo y la pobreza de los nicaragüenses.

LA ECONOMÍA DE NICARAGUA EN 2013

El Mercado Laboral y los Salarios

La informalidad del mercado laboral superó el nivel de 76%, o sea que existen más empresas que no cuentan con registros contables, y el subempleo fue mayor que el 52% de los ocupados, o sea, el número de trabajadores que laboran menos de ocho horas diarias como lo manda el Código Laboral o que devengan un salario menor que el salario mínimo legal. En 2013, al menos 810 mil personas no generaron ingresos en nuestro país.

El salario mínimo legal, que es ganado por 150 mil empleados formales que representan el 5% de la población económicamente activa, se ajustó con el 12% en este año y ya se observan 10 años consecutivos en que este salario es ajustado con una tasa de dos dígitos al elevarse su nivel promedio simple para todas las actividades económicas desde 1 mil 113 córdobas en diciembre de 2004 hasta 4 mil 67 córdobas en diciembre de 2013, de tal forma que su poder de compra se ha multiplicado por 1.7 veces en ese período. Una historia distinta tiene el salario promedio nacional, que registra un continuo deterioro en el trienio 2010-2012 y un estancamiento en 2013, con un nivel de 7 mil 450 córdobas en diciembre de este año.

LA ECONOMÍA DE NICARAGUA EN 2013

El Comercio Exterior

Dado el entorno económico internacional, se expandió la brecha comercial externa del país hasta el nivel de 24% del Producto Interno Bruto (PIB). El valor de las exportaciones domésticas de bienes y servicios más el valor neto de la maquila rondó los 3 mil 70 millones de dólares, mientras que el valor de las importaciones de bienes CIF, excluyendo las de las empresas de zona franca, sumó un poco más de 6 mil millones de dólares. Ese gran déficit comercial es financiado, en orden de importancia, por los flujos de inversión extranjera directa y las remesas familiares, que ya superan el millardo de dólares, y por el crédito petrolero de Venezuela y la cooperación oficial al sector público, que se aproximan a los 500 millones de dólares anuales siendo mayor el primero que la segunda.

El Presupuesto Nacional

La macroeconomía está muy bien, pero es también bastante frágil. La política fiscal aparentemente ha logrado alcanzar un presupuesto equilibrado porque el déficit fiscal en este año que termina es alrededor del 0.5% el PIB. Este resultado es sorprendente para un país muy afectado por el subempleo y la pobreza, pero se explica con el hecho que el crédito petrolero de Venezuela se considera como una deuda privada externa, a pesar que el petróleo es un bien público.

El presupuesto nacional también muestra una presión tributaria del orden de casi el 16%, es decir, de cada 100 córdobas producidos por los empresarios el Gobierno Central se apodera de 16 córdobas en concepto de impuestos. Otra particularidad de nuestro presupuesto nacional es que de cada 100 córdobas gastados sólo 22 córdobas son invertidos en obras de infraestructura económica y social y los restantes 78 córdobas son consumidos en gran parte, con el pago de la planilla a un poco más de 121 mil empleados y la compra de bienes y servicios para que la burocracia estatal funcione y, en menor parte, con el pago de intereses de la deuda pública externa e interna, éste último más cuantioso por el pago de las confiscaciones de la propiedad en la década de los ochenta del siglo pasado, las quiebras bancarias del bienio 2000 y 2001 y las pérdidas permanentes del Banco Central de Nicaragua (BCN) que se maximizaron en la gestión del abogado Noel Ramírez.

La Deuda Pública

El saldo de la deuda pública externa e interna, que suma 5 mil millones de dólares y es igual al 46% del PIB, ayuda a demostrar que, excluyendo el crédito petrolero venezolano, Nicaragua tiende a ser muy pronto un país “normalmente” endeudado con todos sus acreedores. Sólo caben dos observaciones al respecto. Una, el Gobierno de Nicaragua podría solicitar la colaboración del FMI para la reestructuración de aproximadamente 1 mil 600 millones de dólares adeudados a una media docena de países que no son miembros del Club de París en el marco de la Iniciativa para Países Pobres Muy Endeudaos (PPME o HIPC por sus siglas en inglés), con el fin de potenciar la atracción de la inversión extranjera directa. Otra, si incluyéramos la deuda privada externa de Venezuela, la proporción del total de la deuda pública con respecto al PIB se elevaría hasta 70% y continuaríamos siendo un país “severamente” endeudado. Si no nos hemos graduado en la Iniciativa HIPC, ¿cómo es posible que el presidente del BCN, Alberto Guevara, hubiese declarado que ya nos graduamos ante el FMI?

LA ECONOMÍA DE NICARAGUA EN 2013

Las Reservas Internacionales

En el ámbito monetario, se destaca que la estabilidad macroeconómica es sostenida contra viento y marea, porque las reservas internacionales brutas del BCN ya se acercan a los 2 millardos de dólares gracias, por un lado, al aumento del saldo del encaje sobre los depósitos en moneda extranjera, o sea, el 18% del total de los depósitos que las entidades financiera llevan al BCN y que supera el 12% diario que manda la ley monetaria y, por otro lado, al elevado endeudamiento interno del BCN con las subasta de Letras Estandarizadas que saca de circulación a más de 1 millardo de córdobas en los primeros nueve meses del año. Estas medidas monetarias descartan cualquier especulación en el mercado cambiario, porque el saldo de reservas brutas supera las 2.2 veces el saldo de la base monetaria, o sea, el saldo de la emisión de dinero y el saldo de encaje sobre los depósitos en córdobas, y alcanza los 3.8 meses de importaciones de bienes CIF que pretendió establecer el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el quinto programa económico trienal que no pudo suscribir con el Gobierno de Nicaragua.

Una Reflexión

Nicaragua avanza no sólo en su macroeconomía sino también en la atención gubernamental a los pobres, pero se necesita de una efectiva unión política para superar los problemas estructurales de la economía pendientes de nuestro país. Ojalá que la así denominada oposición política del gobierno de Nicaragua, al menos, presente un programa económico alternativo o, a lo sumo, muestre un elevado interés supremo por el bienestar de nuestra población.





Una entrevista de Trinchera de la Noticia

16 12 2013

El 10 de diciembre recién pasado me entrevistó Xavier Reyes Alba, Director de Trinchera de la Noticia, sobre un tema muy volátil como el precio del crudo y las perspectivas económicas de corto plazo. A continuación, les presento las preguntas y respuestas de esta entrevista.

1. Los especialistas calculan que el precio de petróleo en el 2014 podría promediar los $85 dólares. ¿Cómo afecta la economía de este año? ¿Debemos esperar un alivio a los bolsillos? ¿Cómo?

Estimo, de acuerdo con los datos del mercado internacional observados hasta noviembre, que el precio promedio anual de un barril de crudo WTI (West Texas Intermediate) en el año que termina, y que es referencia para Latinoamérica, se aproximará a US$97.75, casi un 4% mayor que el precio promedio anual de 2012 que fue de US$94.20. A pesar que se dio la alza de precios del crudo, en 2013 tendremos una tasa de inflación de 6.4% que es menor que la del año pasado de 6.7%, por dos efectos clave: uno, el hecho que se recibió un préstamo sin plazo y sin interés para financiar el incremento del precio de la energía eléctrica; otro, el Banco Central de Nicaragua (BCN), que no está sujeto a supervisión alguna de parte de la Superintendencia de Bancos y de Otras Instituciones Financieras (SIBOIF), sacó (esterilizó, dicen los expertos monetaristas) de circulación un monto de dinero igual a 1 mil 943 millones al 31de octubre recién pasado, lo cual aunado a la creciente demanda estacional de dinero en noviembre y diciembre refleja al 5 de diciembre recién pasado un incremento de apenas 45 millones de córdobas. Por lo tanto, no hay un gran alivio en los bolsillos de los nicaragüenses en este año, porque el salario promedio anual se está moviendo con un ritmo similar a la de la tasa de inflación, excepto para 150 mil personas que devengan el salario mínimo legal en nuestro mercado laboral que recibieron un ajuste de 12% en dos entregas en este año.

Una baja del precio del crudo en 2014, aunque el de US$85 lo veo bastante bajo y no puede ser explicado sólo con un acuerdo internacional con Irán sino también por el riesgo de una mayor desaceleración o de una nueva recesión de la economía mundial y esto último lo veo muy poco probable en el próximo año, tendría efectos favorables en nuestro mercado interno, como son una tasa de inflación menor a la actual, a lo sumo igual a la tasa de devaluación anual, porque disminuiría el costo de transporte de pasajeros y carga y los costos de producción de ciertas actividades que requieren de grandes cantidades de combustibles para operar, tales como las de generación de electricidad, la captura de camarón marino, langosta y pescado, la extracción de madera, la extracción de oro y plata, el arroz de riego, el suministro del agua potable, las inversiones en caña de azúcar y el comercio. También disminuiría el valor de las importaciones de hidrocarburos y de otras materias primas, por lo cual  también se reduciría el grave déficit comercial con el sector externo que en este año que termina se acerca al nivel de 25% del PIB y, consecuentemente, la necesidad de endeudamiento externo del país sería menor.

2. Especulando un poco, ¿qué promedio de costo tendrían los combustibles?

Los precios de los combustibles (gasolinas, diésel y gas licuado) se mueven con una dinámica distinta a la del precio del petróleo. El precio del crudo se ve afectado por especulaciones y factores geopolíticos, tales como los supuestos sobre la fecha en que la Fed, el banco central estadounidense, comenzará a retirar gradualmente la política (quantitative easing o relajamiento cuantitativo) de comprar mensualmente títulos valores por 85 mil millones de dólares para impulsar la alicaída producción de la primera economía mundial y las conversaciones del G5 + Alemania e Irán en relación con el programa nuclear iraní. Sin embargo, los precios de los combustibles líquidos y el gas licuado se mueven con la oferta y la demanda de los mismos en la economía estadounidense, ya sea por razones de vacaciones o de muy fríos inviernos, donde se forman los precios WTI no sólo del crudo sino también de los combustibles. Sin embargo, en nuestro mercado se ha dejado a entrever que los precios de los combustibles también son “fijados por el mercado” por otros factores inexplicables que han tenido las gasolinas y el diésel, lo cual nos hace reflexionar en la necesidad que el Estado de Nicaragua regule los precios de ambos combustibles con el  Sistema de Precios Paridad de Importación (PPI), que está basado en los precios del mercado internacional.  Regular un precio no significa fijarlo, mucho menos congelarlo, sino que significa establecerlos sobre la base de las variables fundamento del libre mercado internacional y los costos de fletes, seguros y de producción de combustibles. Dada la elasticidad de 0.78 del precio ponderado de importación de combustibles CIF con respecto al precio de importación del barril de petróleo CIF en Nicaragua, es decir, si el precio CIF de un barril de crudo sube 1% el precio ponderado CIF de un barril de combustibles aumenta 0.78%, los precios de las gasolinas y del diésel tenderían a disminuir casi un 11% si se diese la hipotética caída de 13% del precio WTI hasta US$85 por barril de crudo. No omito señalar que existe una elasticidad de 1.04 del precio de importación del barril  de crudo CIF con respecto al precio del barril de crudo WTI.

3. Afecta un precio de crudo en este promedio los ingresos del país. ¿Cómo?

Un menor precio del crudo WTI sí afecta el ingreso del préstamo petrolero porque sería menor que el de hoy con un precio de barril de crudo WTI de US$97.75, incluso si se mantuviese constante el porcentaje de 50% que corresponde al financiamiento de la factura petrolera. Los otros ingresos de la cooperación internacional que recibe el sector público especialmente de origen multilateral, continuarán fluyendo para financiar los programas y proyectos del presupuesto nacional. Todos estos préstamos, incluyendo el Venezuela, son de divisas líquidas “atadas” a programas y proyectos. Pero una caída del precio del crudo implicaría también la caída de los precios de los bienes primarios o commodities, es decir, materias primas como las que exporta Nicaragua, por lo cual es probable que el valor de las exportaciones domésticas de bienes y servicios de 2014, en el mejor de los casos, se mantenga igual al de 2013 y éste se aproxima a 2 mil 500 millones de dólares. De esta situación se salvan las exportaciones de las empresas de zona franca, que podrían aumentar a lo sumo un 18% hasta 2 mil 550 millones de dólares en 2014, porque no se observa en el horizonte un menor crecimiento, mucho menos una caída, del Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos.

4. En relación al panorama general de los commodities, sobre todo café, ¿cómo se plantea el panorama del 2014? ¿Proyección de crecimiento aproximado?

Se prevé que los precios de los bienes primarios o commodities continúen cayendo en 2014, a lo cual se agrega otra caída de al menos 84 mil quintales del volumen de producción del café en el año calendario de 2014, por lo cual el panorama exportador será más complicado que el de este año. Las caídas de precios más importantes se verán en los rubros del café y del oro, lo cual provocará una disminución de a lo sumo 7% en el nivel de precios de la canasta de exportaciones de bienes de nuestro país. Desde 2013 las exportaciones han dejado de ser el motor principal del crecimiento de nuestra economía; por lo tanto, en 2014 los motores que impulsarán el crecimiento de la producción de bienes y servicios serán, por un lado, la inversión privada –ojalá que la inversión pública la acompañara robustamente, pero enfrenta el grave problema estructural de que cada córdoba gastado en el presupuesto nacional apenas 22 centavos se destinan a la construcción y adquisición de maquinaria y equipo- y, por otro lado, el consumo de las familias, el cual ahora es auxiliado por un flujo creciente, apenas de 7% anual, de remesas familiares, que rondará los 1 mil 150 millones de dólares el próximo año. Cabe destacar que la inversión extranjera directa ya participa con el 50% en el gasto de inversión fija de nuestro país, y tomando en cuenta que se inicie la ejecución del Proyecto TUMARÍN mi pronóstico del crecimiento económico se aproxima al 5% en 2014, pero esta tasa de crecimiento continúa siendo insuficiente para reducir el subempleo, el desempleo y la pobreza de los nicaragüenses. Aconsejo a los servidores públicos que no se exalten ni se alegren tanto porque nos encontramos en un estado de crecimiento entre 4% y 5% anual, porque, considerando la baja productividad de nuestra economía, deberíamos crecer en forma continua en un estadio de entre 6% y 7% para reducir en 1 punto porcentual la elevada tasa de subutilización de la fuerza laboral de nuestro país. No olvidemos que al menos 830 mil personas económicamente activas no generarán ingresos en 2014.

5. ¿Cómo afecta a los ingresos de Albanisa y el grupo de empresas vinculadas al gobierno un crudo en $85 dólares/b, en especial ahora que cambiaron los términos del intercambio al cambiar el pago del petróleo del 50% al 60%?

En los dos últimos años, el monto promedio anual del crédito petrolero que nos concede Venezuela es de 554 millones de dólares, con un precio promedio anual del barril de crudo WTI de US$96, al financiar el 50% de la factura petrolera a 23 años plazo, 2 años de gracia y 2% de interés, o sea, un crédito muy concesional que cumple la restricción de endeudamiento externo exigida por el Fondo Monetario Internacional (FMI) a Nicaragua. Con esos términos financieros, Nicaragua ha adquirido un volumen promedio anual de 5 millones de barriles de petróleo y 6 millones de barriles de combustibles, principalmente gasolinas y diesel.

Un endurecimiento de esos términos financieros no se debe explicar exclusivamente con los problemas económicos que se observan actualmente en Venezuela sino también con el hecho de que Nicaragua ha dejado de pertenecer al grupo de países pobres y ahora se encuentra en la posición baja de los países de ingreso medio bajo al tener un ingreso per cápita promedio anual que ya no es de 1 mil dólares sino de 1 mil 800 dólares. Es por estos motivos, principalmente el segundo, que no sólo Venezuela sino también las instituciones financieras multilaterales como el Banco Mundial (BM)y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y otras fuentes bilaterales de préstamos externos como España y Alemania, podrían disminuir el elemento de concesionalidad de 35% en la contratación de préstamos externos que realice Nicaragua en el futuro inmediato. Además, a medida que Nicaragua avanza en el cambio de la matriz de generación de electricidad continuará la disminución de la importación de hidrocarburos, lo cual provocará un ahorro de divisas y un menor endeudamiento en la compra de hidrocarburos para Nicaragua. Esto es un elemento positivo para el crecimiento y el desarrollo económico de nuestro país.

Por consiguiente, una caída del precio del combustible provocará un menor endeudamiento de Nicaragua con Venezuela y reducirá el financiamiento de ALBANISA principalmente en (i) la ampliación de proyectos hidroeléctricos impulsados por el sector público, (ii) el desarrollo del comercio justo, y (iii)el financiamiento para ALBACARUNA para atender la demanda de crédito de productores que no son sujetos de crédito en el sistema financiero convencional. Además, disminuirán las recursos destinados principalmente al financiamiento de los programas del bono productivo (o entrega de cerdos, aves de corral y ganado vacuno a la población afectada por la pobreza extrema), el subsidio al transporte de pasajeros en autobuses urbanos de Ciudad de Managua y Ciudad Sandino, y los proyectos de Viviendas para el Pueblo y Calles para el Pueblo, pero provocaría un desencanto político de la población con el partido en el poder. Cabe recordar que el bono salarial de 60 millones de dólares anuales para todos empleados públicos que devengan un salario mensual de 5 mil córdobas y menos ya pasó a ser gasto del presupuesto nacional, porque el país ha elevado la presión tributaria de 14.7% del PIB en 2011 a 15.7% del PIB en 2013. En la actualidad, 1 punto porcentual del PIB significa 108 millones de dólares, una cifra mayor que el costo anual del bono salarial, pero el presupuesto nacional no podrá acoger 160 millones de dólares en el corto plazo para garantizar la ejecución del programa político del partido en el poder.

Finalmente, un menor flujo del crédito petrolero que es deseado por los políticos de la oposición con la supuesta idea que meterá en líos políticos al presidente Daniel Ortega, sin reflexionar que los problemas también serán para todos los nicaragüenses y, por ende, para ellos que después de dos años como minoría en la Asamblea Nacional han sido incapaces de entenderse entre ellos mismo y de presentar una propuesta alternativa a la ejecutada por el gobierno del presidente Daniel Ortega, también son perjudicados éticamente por la impunidad de su coordinador Eduardo Montealegre Rivas, un diputado que ha hecho mal uso de la inmunidad que le confiere su cargo al ser acusado penalmente por la Fiscalía General de la República debido a sus acciones inapropiadas contra el presupuesto nacional (que para un economista son fáciles de demostrar) y, además, querellado penalmente por mí debido a sus graves injurias y calumnias contra mi persona (que él escribió y fueron publicadas por el diario La Prensa el 31 de julio de 2008).

Cabe reconocer que el riesgo macroeconómico que enfrentaría Nicaragua ante un endurecimiento de los términos financieros del crédito petrolero es la inestabilidad de las reservas internacionales del BCN al registrarse un mayor egreso por las compras de hidrocarburos –podría ser el 55%, o el 60% o el 70% de la factura petrolera, pero ese porcentaje dependerá de la negociación que se dé al respecto-; sin embargo, el gobierno de Nicaragua tendría que recurrir a la colaboración de los grupos financieros del país para que aumenten el saldo de los depósitos de encaje en el BCN por unos pocos días al final de cada mes y trimestre para cumplir la condicionalidad de que las reservas brutas sean, al menos, iguales a 2.2 veces la base monetaria y puedan financiar 3.8 meses de importaciones de bienes CIF. Tengo bastante seguridad que los grupos financieros seguirán colaborando con el gobierno de Nicaragua para el cumplimiento de esta condicionalidad de estabilización macroeconómico porque les conviene, pero si no lo hiciesen el BCN se vería forzado a comprarles divisas en la mesa de cambios con los perjuicios del incremento del costo del endeudamiento público (por una mayor tasa de rendimiento de las Letras que subasta semanalmente el BCN) y del aumento de las tasas de interés activas del sistema financiero nacional, que desde hace varios años perjudican la competitividad empresarial y obstaculizan el crecimiento económico sostenible del país.





Los números en negro de la economía de Nicaragua en 2013

15 12 2013

Presentación1

Los números en negro de la economía de Nicaragua, contrarios a los rojos que indican problemas reales y financieros, son muy elocuentes porque han servido para justificar las últimas felicitaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) al Gobierno de Nicaragua. Veamos, pues, estos recientes éxitos en la administración macroeconómica de nuestro país, a sabiendas que el examen en microeconomía no es aprobado por nuestros servidores públicos.

La posición de las reservas internacionales brutas (RIB), la variable económica más importante para el FMI para calificar a Nicaragua, es igual a 2.44 veces la base monetaria, 0.24 veces más alta que la antigua condicionalidad fondomonetarista de 2.2 veces, y 3.77 meses de importación doméstica de bienes CIF pronosticadas por COPADES, prácticamente igual a los 3.8 meses que trató de exigir el FMI para el quinto programa económico trienal que no suscribió con el Banco Central de Nicaragua (BCN), con lo cual puede descartarse cualquier especulación en el mercado cambiario local. Al 12 de diciembre de este año, las RIB suman 1 mil 941 millones de dólares y han aumentado 54 millones en el transcurso de este año, debido principalmente al aumento de 84 millones de dólares en el saldo del encaje en moneda extranjera que los grupos financieros depositan en el BCN, por lo cual la tasa de encaje efectiva diaria sobre este tipo de depósitos es de 17.8% mientras que la norma monetaria estipula un 12%.

La tasa de crecimiento económico ya se apoderó del estadio de entre 4% y 5% anual, aunque insuficiente para reducir el subempleo, el desempleo abierto y la pobreza, y lucha por subir al estadio de entre 5% y 6% anual. Ya salimos del atolladero de la tasa de crecimiento de entre 3% y 4% que nos fatigó entre 1994 y 2008, pero en 2013 Nicaragua tiende a crecer 4.5%, no tan cerca del 5% como dice Alberto Guevara, presidente del BCN, mucho menos por arriba del 5% como lo afirma Ovidio reyes, gerente general del BCN. En este año, la economía de Nicaragua baja de la barrera del 5% impactada principalmente por las caídas de la producción de café, sorgo, arroz, matanza de ganado vacuno, langosta y manufactura del tabaco, aunque cabe destacar los aumentos de la producción, en orden de importancia, de las actividades económicas de la minería, la construcción, la administración gubernamental, comercio, comunicaciones, servicios comunales y personales, y electricidad y agua potable.

La tasa de inflación es de un dígito y por debajo del 6% acumulado en 2013, bastante baja frente a una tasa de devaluación nominal del 5% anual que se mantiene desde 2005, por lo cual por primera vez desde hace tres años los trabajadores tendrán una mejora de su salario real, es decir, del poder adquisitivo de sus salarios. Por supuesto, debe aclararse que los 150 mil trabajadores que devengan el salario mínimo legal en el mercado laboral y que representan el 5% de la población económicamente activa (PEA), han observado una mejora continua de su salario real desde 2005.

La aceleración del flujo de inversión extranjera directa, que en 2012 participó con el 60% en el total de la inversión fija (construcción y maquinaria y equipo) del sector privado, se ha convertido en la principal fuente de financiamiento del déficit comercial externo del país. Una atracción financiera para los inversionistas extranjeros radica en el hecho que el pago de amortizaciones e intereses de la deuda pública externa apenas representa el 2.6% del total del valor de las exportaciones domésticas de bienes y servicios y del valor agregado de la maquila.

Las exportaciones de las empresas de zona franca, que dependen en gran forma de la tasa de crecimiento económico de Estados Unidos, representaron el 41% del valor total de las exportaciones del país en 2012 y generarán en este año, de acuerdo con pronósticos de COPADES un valor de exportaciones de 2 mil 150 millones de dólares con más de 106 mil personas empleadas. Cabe mencionar que el 28% del valor bruto exportado por estas empresas corresponde al valor neto de la maquila que recibe Nicaragua, es decir, un monto aproximado a 602 millones de dólares en 2013.

El saldo de la deuda pública externa e interna muestra una notable reducción desde 71.2% del PIB en 2006 hasta 46.1% del PIB esperado por COPADES en 2013, lo cual incidirá en una mejor calificación internacional del índice de riesgo país de Nicaragua en el mediano plazo. COPADES, la única firma que estima ese índice en Nicaragua, señala que los riesgos económicos y financieros son bajos, y el riesgo político es actualmente moderado, por la ausencia de una oposición política efectiva y constructiva, que tiende a acelerarse con la muy probable ratificación de la Ley de Reforma Parcial de la Constitución Política de Nicaragua, tal como fue aprobada recientemente por la Asamblea Nacional de Nicaragua.

La creciente presión tributaria, es decir la proporción de los impuestos recaudados por el Gobierno central con respecto al PIB, acusa un nivel de 15.7% del PIB en 2013, 2 puntos porcentuales superiores a la presión tributaria registrada en 2006, lo cual ha contribuido a reducir el déficit fiscal de tal manera que en 2014 el bono salarial a los empleados públicos que devengan un salario de 15 mil córdobas o menos será pagado con los impuestos y no con los recursos del crédito petrolero. Es obvio que en el tema tributario falta mucho que hacer, especialmente en lo concerniente a la reducción de la evasión y la elusión en el pago de impuestos.





Los números rojos de la economía de Nicaragua en 2013

1 12 2013

Al estilo con que elaboran los contadores empresariales sus balances generales y estados de resultados, escribo este artículo económico usando la tinta roja con el propósito de señalar el comportamiento de algunas variables macroeconómicas que reflejan severos desequilibrios de la economía nacional al concluir este año de 2013, acompañados de ciertas reflexiones con el objetivo de contribuir en la búsqueda de las soluciones a estos problemas económicos.

Presentación1

El déficit comercial con el resto del mundo es igual a 24% del PIB.  La poca atención gubernamental a este grave desequilibrio de nuestra economía, y digo marginado porque se ha mantenido alrededor del 20% del PIB desde hace trece años, se relaciona no sólo con los problemas estructurales de la producción, por ejemplo la generación de energía con el uso de hidrocarburos importados o el consumo de productos perecederos de origen agrícola importados en vez de ser producidos en nuestro mercado, e incluso para exportarlos, sino también con la sobrevaluación del córdoba que nos indica que el tipo de cambio real observado está por debajo del tipo de cambio real de equilibrio y, por lo tanto, los agentes económicos tienen un mayor incentivo para producir bienes no transables que bienes exportables o importables. En ese escenario, las exportaciones disminuyen, las importaciones aumentan y se profundiza el déficit en la balanza comercial. Es recomendable comenzar a sustituir la importación de bienes primarios que puede ser desarrollada por los productores agropecuarios nicaragüenses, pero dotándolos de crédito y tecnología a través de una efectiva banca estatal de fomento, y profundizar el análisis sobre la efectividad de la actual política cambiaria reptante.

El déficit del gobierno central sin el préstamo de Venezuela es igual a 0.6% del PIB y con el crédito petrolero venezolano sería de 6.6% del PIB. Sobre la base de este número rojo fundamento mi explicación que la macroeconomía de Nicaragua está excelente, pero también está frágil, es decir, tenemos un presupuesto aparentemente equilibrado, además porque es insólito tenerlo con un 40% de la población afectada por la pobreza. Es necesario analizar la estructura y la calidad del gasto público, especialmente cómo desacelerar el consumo, es decir, el gasto del pago de la planilla de 122 mil empleados y la compra de bienes y servicios para que la burocracia funciones, y cómo elevar el gasto de inversión pública, especialmente en infraestructura económica, que apenas representa en la actualidad el 22% del total del gasto gubernamental. Recuerdo que Bayardo Arce, asesor económico y financiero del Presidente de la República, cuando presentó la propuesta de la Ley de Concertación Tributaria en el auditorio del Banco Central de Nicaragua (BCN) en julio de 2012, prometió la discusión de la política del gasto público en 2013. Continuaremos esperándole en 2014.

La deuda pública externa, sin el crédito petrolero de Venezuela, se aproxima al 42% del PIB y con la deuda petrolera rondaría el 70% del PIB. El 42% del PIB en concepto de la deuda pública externa causa cierto triunfalismo entre los economistas gubernamentales, pero si tomáramos en cuenta el saldo de alrededor de 3 mil millones de dólares por los préstamos anuales del 50% de la factura petrolera que recibimos de Venezuela desde 2007, que se registran como deuda privada externa aunque el petróleo es un bien público en los países latinoamericanos, podríamos concluir que Nicaragua continúa siendo un país severamente endeudado con sus acreedores externos porque deberíamos a nuestros acreedores externos casi el 70% del valor de la producción anual de bienes y servicios. Un poco menos compleja sería la situación del endeudamiento externo si recordamos que el 35% del saldo oficial de la deuda pública externa oficial de este año, aproximadamente 1 mil 600 millones adeudados principalmente a Costa Rica, Honduras, Libia, Irán y China, está pendiente de reestructuración con los Términos de Colonia (Alemania). En otras palabras, Nicaragua no se ha graduado en la Iniciativa para Países Pobres Muy Endeudados. Aún somos una nación HIPC, por lo cual recomiendo al gobierno de Nicaragua que solicite el apoyo técnico y político del Fondo Monetario Internacional (FMI) para concluir la reestructuración pendiente de nuestra deuda externa, teniendo presente que el G7 más Rusia nombraron al FMI coordinador de la implementación de la Iniciativa HIPC.

Más del 52% de los ocupados está subempleado. Con un crecimiento económico que es menor del 5% en este año, que resulta principalmente de las caídas del 15% del volumen de café, 19% del volumen de sorgo y 9% del volumen de la matanza de ganado vacuno, más de 1 millón 550 mil personas están afectadas por el subempleo en el mercado laboral, de tal forma que el 45% no trabaja las 8 horas diarias que manda el Código del Trabajo y el 55% devenga mensualmente un salario que es menor que el salario mínimo legal. Un efecto colateral de ese problema es que, al tomar en cuenta el número de empleados plenos, a lo sumo 1 millón 300 mil personas que laboran 8 horas diarias en nuestro país, la productividad de la economía o el Producto Interno Bruto (PIB) Real por persona ocupada plena  cae por tercer año consecutivo  en el orden de 2.2%.

Presentación1

Más del 76% del mercado es informal. Entre 2006 y 2012, la informalidad del mercado laboral se disparó en 12 puntos porcentuales al pasar de 64% a 76%, y en 2013 habría aumentado porque el insuficiente crecimiento económico de nuestro país siempre arroja decenas de miles de personas al subempleo y al desempleo. Comenzar a reducir esa informalidad es urgente no sólo para buscar soluciones sólidas a la inviabilidad financiera del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), sino también para ampliar la base de contribuyentes, pero esto debería acompañarse de sanciones drásticas a los evasores en el pago de las obligaciones al Estado. El Ministerio del Trabajo debería jugar un papel importante para elevar la formalidad del mercado laboral, mediante la formulación y aplicación de una política nacional de empleo, el establecimiento de un banco de datos de subempleados y desempleados, la ejecución de un programa nacional de reentrenamiento de los trabajadores tomando en cuenta la adopción de nuevas tecnología para elevar la productividad, la reclasificación de la fuerza laboral de acuerdo con perfiles ocupacionales relacionados con la estrategia inversionista estatal que será desarrollada por el sector privado, promover el establecimiento de sistemas contables sencillos en las microempresas y pequeñas empresas del país y, en conjunto con el Instituto Nacional Tecnológico (INATEC), mejorar la capacidad administrativa de dichas empresas.     

En el artículo que escriba después de éste usaré la tinta negra para plasmar los resultados obtenidos por las variables macroeconómicas que indican un comportamiento positivo en 2013, sin limitarnos exclusivamente al cumplimiento de sus metas sino también a reconocer que hoy estimulan la expansión de la inversión privada en nuestro país. No es por la vía del consumo sino por la de la inversión que Nicaragua fortalecerá su desempeño productivo y acelerará su crecimiento económico. No es con pequeños proyectos de inversión que podremos recuperar el terreno perdido en la economía centroamericana, sino con grandes y megas proyectos de inversión con la apropiada participación de inversionistas extranjeros.