Baja de crudo no llega a los bolsillos

6 11 2014

En una amplia entrevista con Trinchera de la Noticia, Avendaño analiza el panorama actual y temas como si bajará el precio de la energía al público o si la economía se beneficiará del brusco cambio impulsado por el petróleo.

Presentación1

¿Existe un comportamiento análogo entre los precios internacionales del crudo y sus derivados y los precios internos de los combustibles líquidos en Nicaragua?

Ayer martes 4 de noviembre el precio del barril de petróleo WTI, marcador de referencia para Latinoamérica, cerró en US$77.36, lo cual indica que ha caído 26.6% desde el 30 de junio de este año, y también ha arrastrado a la baja a los precios internacionales de los combustibles. Sin embargo, a pesar que en este año se está procesando un poco más de crudo e importando menos combustibles en Nicaragua con respecto a 2013, entre junio y octubre de este año se observa en el mercado local que el precio promedio mensual del galón de diésel pasó de US$4.32 a US$3.97, el precio promedio del galón de la gasolina regular de US$4.89 a US$4.25, y el precio promedio de la galón de la gasolina super de US$5.09 a US$4.66. Son reducciones de precios bastante insignificantes comparadas a la caída importante del precio de su principal materia prima, que es el petróleo.

¿Quién fija los precios de los combustibles líquidos en Nicaragua?

Antes de identificar al fijador de precios, hay que señalar que la industria petrolera en nuestro país es oligopólica, es decir, existen pocas empresas; por ello, la fijación de los precios de las gasolinas y del diésel tiene un carácter exclusivamente monopólico. La empresa que fija los precios de los combustibles líquidos es la refinería de petróleo, hoy propiedad de PUMA que compró a la empresa ESSO todos sus activos en noviembre de 2011.

¿Se está beneficiando el país con los menores precios internacionales del petróleo y de los combustibles?

Es evidente que nuestro país, que es consumidor y no productor, aún no recibe, con la misma celeridad con que suben, los beneficios de los menores precios internacionales de los hidrocarburos desde mediados de este año, porque las empresas radicadas en el país ya hubiesen observado una reducción de los costos de producción y habrían obtenido una mayor competitividad; con la consecuente desaceleración de la tasa de inflación, los consumidores que devengan los más bajos salarios ya hubiesen observado cierto alivio en su poder adquisitivo, que se deterioró con la espiral de los precios de los alimentos desde febrero de este año; y el gasto del presupuesto nacional disminuiría con un menor monto de subsidio para el transporte de pasajeros en autobuses urbanos en la Ciudad de Managua y en Ciudad Sandino. Esto no ocurre porque el principal actor fija los precios de acuerdo con sus intereses. Por otra parte, no disminuiría la tarifa de electricidad, porque hay que cancelar un préstamo sin plazo y sin tasa de interés proveniente del crédito petrolero de Venezuela, que impidió una alza de dicha tarifa en 2012 por el precio creciente del petróleo y, por ende, del fuel oil demandado por las plantas termoeléctricas.

¿El Estado regula los precios de los combustibles?

El Estado de Nicaragua, a través del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), sólo regula el precio del gas licuado de petróleo o GLP. La ley no faculta al INE a que supervise la formación de los precios de los combustibles líquidos. No existe la iniciativa del Poder Ejecutivo para regular la formación de precios de estos combustibles y, así, defender el bienestar de los consumidores y los productores. Por lo menos el Poder Legislativo debería mostrar algún gesto para impulsar dicha supervisión. Lo que observo es que hay muchos diputados, pero pocos legisladores.

¿Cree usted que los diputados han fallado al respecto?

Creo que sí han fallado, porque parece que no oyen el reclamo de la población. Desde hace más de 6 años, varios profesionales, entre ellos este servidor, hemos aconsejado a las autoridades nacionales, tanto a los diputados de la Asamblea Nacional como a los funcionarios del poder Ejecutivo, que es necesario supervisar la formación de los precios de los combustibles líquidos con la aplicación del método del Precio Paridad Importación.

¿En qué consiste el método Precio Paridad Importación?

Es un método de cálculo de precios que simula la operación eficiente y equilibradamente rentable de la importación de un bien, mejor dicho, de la importación de los commodities, entre ellos el petróleo y los combustibles.

La regulación de los precios de los combustibles líquidos no significa que el Estado va a fijarlos a su libre arbitrio, mucho menos a congelarlos. En conjunto con la empresa privada, el Estado supervisa la formación de los precios finales al consumidor tomando en cuenta los fundamentos del mercado libre, o sea, tomando en cuenta el precio FOB, los costos del flete (incluyendo el paso del Canal de Panamá), y del seguro (tarifa internacional), los gastos bancarios (cartas de crédito y comisión bancaria) y de internación (muelle y aduana), las pérdidas (principalmente por evaporación) del producto, los márgenes de ganancias (de terminal, mayorista y minorista) y los impuestos (ISC y FOMAV). Entre los países del istmo centroamericano, Costa Rica, Guatemala y Honduras tienen regulación estatal de los precios de los combustibles líquidos.

El método Precio Paridad Importación tiene las ventajas siguientes: regula efectivamente los precios finales de los commodities, controla las utilidades excesivas en los mercados, mejora la focalización de subsidios, permite una mayor fortaleza para enfrentar choques petroleros e introduce racionalidad al subsector de hidrocarburos.

¿Cree usted que se puede establecer esa supervisión estatal de los precios de los combustibles líquidos en Nicaragua?

Por supuesto que sí, y no solamente se puede sino se debe implantar. Se podría establecer, siempre y cuando exista la voluntad política del gobernante, de los diputados de la Asamblea Nacional y principalmente de la Empresa Privada, especialmente ésta última que también tiene  iniciativa para presentar propuestas de ley. Nuestros servidores públicos deben tener en cuenta que, en ciertas ocasiones, la Mano Invisible del Mercado debe estar acompañada de la Mano Visible del Estado, con más razón si el mercado es imperfecto, o sea, si el mercado es monopólico u oligopólico.

 

Anuncios