La banca comercial ha resistido el vaivén de la crisis política

10 03 2019

En la semana pasada presenté la clasificación de los bancos comerciales del sector privado al 31 de diciembre de 2018 a un grupo de empresarios y profesionales que asistieron a un seminario de actualización empresarial realizado por Consultores Para el Desarrollo Empresarial (COPADES). Surgieron preguntas puntuales, tal como el riesgo de una devaluación en este año, la cual la descarté siempre que el banco central no relaje la emisión de dinero y cuando la compra de divisas por parte del público no bancario no se concentre en el mercado negro; además, surgieron preguntas generales tales como las perspectivas y los riesgos principales de la industria bancaria nacional en este año, un año más que se perfila con otra caída del producto interno bruto, más desempleo y subempleo y más pobreza, pero con baja inflación aún siendo acelerada por la reforma tributaria.

Con base en las estadísticas oficiales de la Superintendencia de Bancos y de Otras Instituciones Financieras (SIBOIF) y del Banco Central de Nicaragua (BCN), he de confirmar a los usuarios de los servicios financieros, es decir, a depositantes y prestatarios, que todos los bancos están sólidos. Los siete bancos privados reflejan una norma de adecuación de capital, o sea, la relación entre el capital y los activos en riesgo o préstamos, en el rango de [14.4%, 18.9%], mayor que el rango de [11.4%, 17.7%] registrado el 31 de diciembre de 2017, mientras que la norma legal es de 10%. Los bancos AVANZ, BANPRO y BAC ocupan los tres primeros lugares en el escalafón del índice de solidez.

También he de confirmar a los socios de los bancos comerciales privados que ningún banco muestra síntomas de iliquidez, porque la liquidez en córdobas del sistema bancario como proporción de sus depósitos en córdobas se elevó de 38.3% el 31 de diciembre de 2017 a 39.5% en diciembre de 2018, gracias al apoyo de los reportos monetarios del banco central, consistentes en líneas de crédito de muy corto plazo (7 días), debido a la fuga de C$12,217 milones de los depósitos en moneda nacional entre el 12 de abril y el 31 de diciembre del año pasado.

Los bancos comerciales también tienen una apropiada liquidez en moneda extranjera como porcentaje de los depósitos en dicha moneda (dólares y euros), al haberse incrementado de 28.8% a 34.5% en las fechas mencionadas, en el mismo orden, en el párrafo anterior, gracias al apoyo del banco central en venderles divisas en la mesa de cambios para afrontar la fuga de US$1,242 millones de los depósitos en esa moneda entre el 12 de abril y el 31 de diciembre del año pasado. Ese monto de reducción de los depósitos en moneda extranjera es equivalente a las pérdidas de producción provocadas por un paro nacional de 31 días. BANCORP, BAC y LAFISE BANCENTRO ocupan los tres primeros lugares en el escalafón del índice de liquidez.

Sin embargo, al final de 2018 el colchón para riesgos en la actividad bancaria se encogió: el total de las reservas de cartera y el patrimonio fue igual a 15.06 veces el monto de la cartera vencida, mientras que al final de 2017 era igual a 25.97 veces. La mora resultante de las carteras vencida, prorrogada, reestructurada y en cobro judicial más los bienes recibidos en recuperación de créditos de las entidades financieras se elevó hasta 9.22% del saldo de la cartera bruta de préstamos, 5.8 puntos porcentuales mayor que la mora registrada el 31 de diciembre de 2017.

Es obvio que el mayor porcentaje de la mora es un resultado de la caída de las actividades económicas y del mayor desempleo y subempleo -en 2018 se registró la destrucción de 157,923 puestos de trabajo formal, o sea, puestos de trabajo cuyos ocupantes pagaban impuestos y seguridad social-, lo cual también impidió a estas personas a cumplir con sus obligaciones en el sistema financiero nacional. Pero el incremento de la mora fue un efecto de la crisis política, un grave problema extraeconómico que perjudicó el bienestar de la población y alteró los parámetros de la rentabilidad de las entidades bancarias, al desplomarse en 2018 casi en 1/3 la tasa de utilidad neta, ya sea con respecto al activo o al capital, de la industria bancaria comercial.

Ante la crisis política y sus impactos sobre la economía y las finanzas, la reacción de los bancos fue disminuir la concesión de crédito, ya reducido por el cierre involuntario de empresas y el desempleo involuntario de las personas, y subir las tasas de interés implícitas para los préstamos y los depósitos en ambas monedas: en el transcurso del año, la tasa de interés activa subió hasta 13.00%, es decir, aumentó 1.93 puntos porcentuales, mientras que la tasa de interés pasiva subió hasta 3.65%, es decir, aumentó 0.91 puntos porcentuales,

Pero el alza del costo de dinero, mejor dicho, de la tasa de interés activa implícita para los préstamos en ambas monedas, también redujo la capacidad de pago de las empresas y de las personas naturales a la banca, en la misma forma que las alzas de las tasas tributarias recién aprobadas en la reforma de la Ley de Concertación Tributaria están provocando más disminución de la producción y del ingreso, más iliquidez, reducción del capital de trabajo, caída de las tasas de rentabilidad, cierre de empresas, más desempleo y más subempleo.

En momentos de una crisis excepcional como la que se observa en Nicaragua, los expertos financieros de la banca comercial radicada en el país han mostrado una excesiva dependencia de la ortodoxia de sus teorías aprendidas y autoimpuestas, por lo cual les sugiero reflexionar sobre el continuo aumento del costo del dinero, que tiende a provocar más perjuicios que beneficios a la economía, a la banca y al público no bancario.

La toma de las decisiones de los agentes económicos, incluida la banca comercial, se está complicando más. Con las alzas continuas del costo del dinero y con la imposibilidad permanente de que el banco central pueda influir sobre el comportamiento de las tasas de interés del sistema financiero nacional, hoy se agrega  una mayor incertidumbre y falta de transparencia del mercado monetario impulsadas por el presidente del banco central, Ovidio Reyes, quien ha ordenado no publicar la información relacionada con la identidad monetaria (variación de reservas internacionales netas ajustadas + variación de los activos internos netos del BCN ≡ variación del numerario o dinero que circula fuera del sistema financiero nacional), la colocación neta de títulos valores y el estado de resultados de la autoridad monetaria, los agregados monetarios (M0, M1, M2 y M3) o las preferencias del público en la tenencia de activos monetarios, las brechas entre el tipo de cambio oficial y los tipos de cambio del sistema bancario comercial, y el encaje efectivo sobre los depósitos del público, o sea, la proporción de los depósitos, en córdobas y en dólares, que los bancos comerciales depositan en el banco central.

No hay que ignorar las fallas analíticas por falta de información, porque pueden provocar más perjuicios económicos y financieros. Ese es el gran reto para los expertos financieros de los bancos comerciales radicados en el país. Estamos observando un fenómeno económico y financiero que es el resultado de un problema político, y ese fenómeno podría empeorarse si se continúa aplicando la receta financiera ortodoxa que busca resolver problemas causados por turbulencias económicas o financieras, nacionales o internacionales. Por estas razones, también he planteado en otro de mis artículos económicos que debemos apoyar el objetivo de que la mesa del Diálogo Nacional tenga éxito, y si lo tuviera, preferiblemente en el corto plazo, sería muy sorprendente que los expertos financieros de la banca comercial bajasen aceleradamente las tasas de interés.

En tiempos de crisis política, en tiempos de caída de la producción y del ingreso por razones políticas, no hay que poner más carga tributaria ni más carga financiera a los agentes económicos del país, o sea, a los consumidores, productores e inversionistas.

Finalmente, los tres bancos que tienen los mayores índices de calidad al 31 de diciembre son BAC, FICOHSA y LAFISE BANCENTRO.

Anuncios




Eduardo Montealegre abusó de la inmunidad para alcanzar la impunidad

7 03 2019

El presunto violador de los derechos humanos Eduardo Montealegre continúa siendo protegido desde hace diez años y siete meses, primero por dos ex primeros secretarios de la Asamblea Nacional, Wilfredo Navarro y Alba Palacios, y en la actualidad por cinco magistrados del Poder Judicial, Marvin Aguilar, Alba Luz Ramos, Juana Méndez, Virgilio Gurdián y Gerardo Rodríguez, y dos jueces,  María Ivette Pineda Gómez y Donaldo Ignacio Alfaro García.

Mi querella personal que presenté en dos juzgados penales de Managua en contra del ex banquero, ex político y ahora uno de los más famosos impunes en la historia judicial de Nicaragua, Eduardo Montealegre, se debió a sus graves injurias y calumnias contra mi persona porque fue señalado, con base en una investigación que me solicitó la Contraloría General de la República, que lo denunció, por la Fiscalía General de la República como coautor de los delitos contra la economía nacional, la industria y el comercio, delito de fraude, y delito de tráfico de influencias en la reestructuración de la deuda pública por las liquidaciones de cuatro bancos en el bienio 2000-2001 y las subastas de los activos de cuatro bancos comerciales que fueron realizadas en 2003.

El primero en politizar mi acusación a Eduardo Montealegre fue él, al declarase un perseguido político, un mecanismo de autodefensa frecuentemente usado por los políticos que cometen actos de corrupción. Continuaron en su defensa Wilfredo Navarro, quien dijo públicamente que tenía orden de los partidos liberales de impedir la pérdida de la inmunidad del acusado, que fungía como diputado en la Asamblea Nacional, y Alba Palacios, quien me impidió tener acceso a su despacho, que es la entrada formal de los ciudadanos a la Asamblea Nacional, para solicitarle el cumplimiento de la orden judicial de la desaforación del diputado Montealegre.

Después, cuando Montealegre dejó de ser diputado, los dos jueces Pineda Gómez y Alfaro García suspendieron sus convocatorias para la audiencia inicial por supuestas fallas técnicas del sistema computarizado para la asignación de salas y por la saturación de las agendas de sus despachos; alargó la fila de los defensores del acusado el magistrado Rodríguez Olivas, de la Corte de Apelaciones de Managua, quien, hasta la fecha, nunca ha girado sus instrucciones de carácter procedimental a los dos jueces antes mencionados porque ordenó archivar las diligencias de mi caso; y los cuatro magistrados de la Corte Suprema de Justicia, miembros del Consejo Nacional de Administración y Carrera Judicial, quienes hasta esta fecha han guardado silencio ante mi reclamo público de retardación de justicia y violación de los derechos humanos.

Sin haber obtenido respuesta del más alto tribunal de justicia del país, es evidente la perpetuación de la retardación de justicia, la negligencia en el cumplimiento de las funciones de los servidores públicos arriba mencionados, la violación de mis derechos al debido proceso y la violación de mi derecho al acceso a la justicia pronto y efectiva. Todos sabemos que justicia tardía no es justicia. Eduardo Montealegre continúa manteniéndose al margen de la justicia.

 





Mucha carga para una economía débil y muy frágil

4 03 2019

Este mes de marzo será muy complicado para la economía nacional, porque desde el año pasado impera una política monetaria severamente contractiva para defender la débil posición de las reservas internacionales administradas por el banco central, y a partir del 1 de marzo se agregó una política fiscal que eleva la carga tributaria en un momento inapropiado debido al desplome de la producción, la inversión y el consumo desde abril del año pasado.

En resumen, la política macroeconómica gubernamental provocará en este año una aceleración de la tasa de inflación, una desaceleración del crecimiento económico, es decir, el fortalecimiento de la recesión económica, y un mayor desempleo y subempleo. Se observarán mayores costos de producción, el deterioro del poder adquisitivo de los salarios, la iliquidez en las empresas que, aunada a un menor capital de trabajo, podría cerrar muchas de ellas, y la mayor informalidad del mercado.

También se agregó la reforma del reglamento de la seguridad social a partir del 1 de febrero de este año y se adicionará el ajuste del salario mínimo legal el próximo jueves 7 de marzo. Demasiada carga para una economía muy débil y frágil, sin contar con recursos de la cooperación internacional para apoyo a la balanza de pagos y al presupuesto nacional. Las reformas estructurales y los ajustes económicos se realizan con los recursos disponibles, no con los recursos esperados.

Dos riesgos adicionales importantes aparecen en el escenario económico arriba descrito. Uno de orden interno, que es el menor acceso de la población, o sea, los consumidores, productores e inversionistas, a la información económica oficial, que es una responsabilidad del Estado.

Por ejemplo, no se presentan datos de la producción física de cualquier actividad económica desde octubre de 2018; las estadísticas laborales son comentadas muy someramente por servidores públicos ajenos al Ministerio del Trabajo y no se dispone de datos del número de empleados por actividad económica desde el año de 2012, ni se conoce el número de personas de la población económicamente activa desde el año de 2015; el banco central (BCN), en enero y febrero del año en curso, no ha publicado los datos de la (i)liquidez de la economía, la emisión de dinero, las reservas internacionales -que en un 50% corresponden al público no bancario y a las instituciones financieras internacionales que han facilitado préstamos de apoyo a la balanza de pagos del país, o sea, lo que he llamado, las reservas internacionales intocables-, y las brechas entre el tipo de cambio oficial y los tipos de cambio para la compra y la venta del dólar en el mercado financiero; las estadísticas del presupuesto nacional y del comercio exterior están disponibles hasta el mes de noviembre del año pasado. Sólo los indicadores del mercado financiero se encuentran a mano del público hasta diciembre de 2018.

La disposición del banco central de no publicar la información económica oficial, que dicho sea de paso pertenece a todos los nicaragüenses,  profundiza la desconfianza entre los agentes económicos y el sector público y podría generar un mayor desequilibrio macroeconómico. Un buen banquero central, como dije en momentos álgidos de la crisis política en 2018, está obligado a fortalecer al sistema financiero nacional, no a debilitarlo, y por ello sugiero al presidente Daniel Ortega que oriente al presidente del BCN, Ovidio Reyes, a que publique la información económica que hoy mantiene como un secreto estatal para los consumidores, productores e inversionistas.

El otro riesgo es de orden externo. La probable aplicación en este mes de marzo de la “Ley de Derechos Humanos y Anticorrupción de Nicaragua de 2018” aprobada por el Congreso de los Estados Unidos en diciembre del año pasado, podría afectar las relaciones interempresariales en las actividades de energía eléctrica y del sistema financiero del país y, además, a los servidores públicos que serían señalados como violadores de los derechos humanos. El efecto de este riesgo es una mayor incertidumbre y desconfianza de los inversionistas extranjeros y crecientes obstáculos para las empresas nicaragüenses en la colocación de productos de exportación en el mercado de Estados Unidos, el principal socio comercial del país que participa con el 40% en las exportaciones de bienes FOB y el 24% en las importaciones de bienes CIF del país, con el 20% en la inversión extranjera directa acumulada en Nicaragua durante el período 1991-2017 y con el 60% en el total de remesas recibidas en el país.

El propósito nacional es evitar un mayor deterioro económico y social de la población y minimizar los riesgos, internos y externos, que acelerarían ese deterioro. Por esta razón fundamental, estimo que es necesario apoyar el funcionamiento de la mesa del Diálogo Nacional, independientemente de la metodología que se aplicó para escoger a los representantes de las dos partes de este encuentro, la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) y el Gobierno de Nicaragua. Recientemente, según la ACJD, ya se acreditó la presencia de los representantes del Movimiento Campesino de Nicaragua, que no habían sido tomados en cuenta para el inicio del Diálogo.

Esta oportunidad para discernir sobre los problemas políticos nacionales es muy valiosa para los nicaragüenses, porque contendría el actual desgaste económico e impediría una mayor caída de la producción y del empleo. Ojalá que los participantes en la mesa del Diálogo Nacional logren establecer los acuerdos nacionales en el menor plazo posible.

Faltan tres meses para iniciar el año económico del país, que es el ciclo agrícola 2019/2020, pero, aunque sea atendido en una forma adecuada por las instituciones públicas y privadas, no impedirá que la producción de bienes y servicios continúe cayendo en 2019.

Todos los pronósticos optimistas apuntan a una caída del producto interno bruto de entre 1.0% y 1.3% en este año, siempre y cuando el Diálogo Nacional sea constructivo,  busque la normalidad del quehacer nacional, evite las sanciones financieras de la Ley de Derechos Humanos y Anticorrupción de Nicaragua de 2018, e inicie el restablecimiento de la confianza de los agentes económicos, principalmente la del público en las entidades financieras del país, o sea, propicie el retorno de los depósitos que se han fugado del sistema financiero.





En la búsqueda de un Diálogo Envolvente

24 02 2019

En buena hora, aunque podía haberse organizado antes de finales de febrero de este año, han llegado las buenas noticias de la disposición gubernamental de la formación de la Mesa del Diálogo Nacional y del nombramiento de  la representación de la Alianza Cívica en esa Mesa.

Independientemente de los criterios y de los procedimientos que la Alianza Cívica aplicó para seleccionar a sus candidatos, creo que todos debemos apoyar a esta Mesa para que el proceso de negociación sea un éxito. En otras palabras, todos los nicaragüenses debemos apoyar el Diálogo con el propósito de detener de inmediato el deterioro progresivo de las condiciones socioeconómicas de la población, aunque estamos conscientes de que el ingreso nacional de nuestro país en este año será menor que el registrado en 2018 y que sólo en el mediano y largo plazo muchos indicadores económicos y sociales podrán alcanzar sus niveles observados en 2017. Dicho de otro modo, en 2019 económicamente estaremos económicamente peor que en 2018, pero todos anhelamos que se logren los acuerdos para resolver los problemas políticos que se profundizaron en abril de 2018 y, así, se facilite la recuperación económica y social de Nicaragua.

Reitero que el Diálogo debe tener éxito, ineludiblemente debe tener éxito, aunque ya se oyen voces que critican el nombramiento de los participantes, tanto propietarios como suplentes. La Mesa del Diálogo Nacional está integrada por tres economistas que representan a los empresarios, con una una mayoría participativa; un estudiante universitario; un abogado que tiene la voz de las organizaciones de la sociedad civil; y un político que, supongo, no representa a los partidos políticos.

Cabe recordar que el Foro Empresarial & Profesional que se realizó en el INCAE el 12 de enero de 2019, organizado por Alejandro Bolaños, Edgar Chamorro, Ricardo Meléndez y este servidor, tuvo eco nacional e internacional, en un momento de tensa calma nacional, con el diálogo suspendido y aletargado y la población atemorizada. No se oía ni existían expectativas sobre un diálogo que buscara una solución pacífica y negociada de los problemas políticos, mientras la economía continuaba cayendo y aproximándose al fondo del despeñadero.

Los más de 100 empresarios y profesionales independientes de las organizaciones o gremios del sector privado que participaron el Foro Empresarial & Profesional del 12 de enero de 2019, unánimemente acordaron:

  1. Fortalecer la organización empresarial, representada por todos los sectores.
  2. Crear condiciones para una negociación nacional magnánima y con sentido de patria, con pocos actores, pero con representatividad, confianza y prestigio.
  3. Trabajar en el establecimiento de la negociación, agenda, normativas, procedimientos y contar con la ayuda de expertos.

Para lograr esos tres acuerdos unánimes, el Comité de Organización del Foro Empresarial & Profesional ha decidido asumir un papel de apoyo a la Mesa del Diálogo Nacional. Con la ayuda del profesional Alejandro Bolaños Davis, coach internacional experto en manejo de grupos, hemos elaborado una propuesta de organización y reglas para que el Foro antes mencionado  que creamos en diciembre de 2018 se transforme en un Foro Empresarial & Profesional para un Diálogo Envolvente en marzo de 2019, “que asuma un papel de apoyo al sector empresarial y profesional independiente y que le provea mayor equilibrio y confianza a la Mesa de Diálogo, y entre los independientes y la mayor parte de la población posible, y crear un clima de apoyo al Diálogo y un no a la guerra”.

El círculo envolvente de Apoyo al Diálogo, observador y retroalimentador del proceso de negociación de la Mesa del Diálogo ya definida, no sería nada más que el Foro Empresarial & Profesional ampliado con empresarios y profesionales independientes de alto estándar moral y ético, que contribuiría a que el proceso de negociación sea transparente, incluyente y generador de confianza.

Como señalé al inicio de este artículo, todos debemos apoyar a la Mesa del Diálogo para que el proceso de negociación sea un éxito. Con ese propósito, el Foro Empresarial & Profesional para un Diálogo Envolvente contribuiría a que se logre un consenso nacional, y como muy bien señala Alejandro Bolaños Davis, ayudaría a transformar la cultura política hacia una de solidaridad y concordia, y a la construcción de consensos envolventes y amplios.

No olvidemos que el pueblo de Nicaragua está a la cabeza del Diálogo Nacional, representado por personas notables de la Alianza Cívica y del Gobierno de Nicaragua, quienes tendrán la necesidad de estar acompañados de testigos de honor, de expertos metodólogos acordados por ambas partes, de supervisores del cumplimiento de las reglas, de la verificación y certificación de cumplimientos, tal como lo presenta el coach internacional Alejandro Bolaños Davis. Su experiencia ya la demostró en la inédita Gran Concertación Económica y Social de Nicaragua en 1990.

Tenemos la esperanza de que la situación de Nicaragua se resolverá.

 

 





Seminario de Actualización Empresarial “La banca comercial de Nicaragua a diciembre de 2018”

20 02 2019

banca

Consultores Para el Desarrollo Empresarial (COPADES) tiene el gusto de invitarle a participar en el Seminario de Actualización Empresarial “El Ranking de la Banca Comercial de Nicaragua a Diciembre de 2018”, en el cual se presentará el análisis de la situación de cada banco en particular y del Índice de Calidad Bancaria de Nicaragua, con base en datos publicados por la Superintendencia de Bancos y de Otras instituciones Financieras (SIBOIF) al 31 de diciembre de 2018.

Objetivo: Proporcionar a los participantes una visión integral de las principales razones financieras y de los parámetros de rentabilidad, liquidez, productividad, solidez y accesibilidad de cada uno de los bancos comerciales de Nicaragua, determinar el valor y la trayectoria del Índice de Calidad de cada uno de los bancos comerciales del sector privado en los cuatro trimestres de 2018 y el pronóstico de crecimiento de la Actividad de Servicios Bancarios y Conexos en 2019 con los principales indicadores y riesgos del entorno económico nacional de este año.

Programa:
La caracterización de la banca comercial privada de Nicaragua

La competitividad de las entidades bancarias privadas
La preferencia del público en las entidades bancarias
La calidad de la banca comercial privada a diciembre 2018

El entorno económico de Nicaragua y el pronóstico del desempeño productivo de los servicios financieros en 2019

Expositor: Néstor Avendaño, economista graduado de Yale University, presidente de COPADES, Miembro del Consejo Consultivo del Estado de la Región (San José, Costa Rica), Profesor en Maestrías de Economía y Administración de Empresas: Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (RUCFA), Universidad Centroamericana (UCA), Universidad Iberoamericana de Ciencia y Tecnología, y Universidad Americana (UAM).

Inversión:

US$75 por 1 participante + IVA

US$70 por Miembro del GEA-COPADES + IVA

US$70 por Empresa con 3 o más participantes + IVA

Se entregará material en formato digital, refrigerio y Certificado de participación.

Local: Salón Regency

Managua, Nicaragua
Día: miércoles 6 de marzo de 2019

Horario: 8:30 a.m. a 11:30 a.m.

Información e inscripciones: MSc Carolina Orozco, corozco@copades-nic.com  Teléfono: (505) 2270-0385

Esperando contar con su presencia, y que este seminario sea de su máximo provecho, debido a que el cupo es limitado, le saludamos cordialmente





No hagan caso al rumor de la supuesta devaluación de marzo

17 02 2019

Ha comenzado a correr el rumor de que en marzo de este año el córdoba será devaluado, pero esas fuentes anónimas no han dicho el porqué ni han demostrado los factores que justifiquen tal devaluación.

La devaluación es una medida de política monetaria cuando se observa en el mercado una alta inflación o una inflación galopante y, como todos sabemos, la inflación es baja en nuestro mercado interno y, por lo tanto, no es un problema monetario; si lo fuese, la emisión de dinero de parte del banco central no guardaría relación alguna con su disponibilidad de reservas internacionales. Es lo que los economistas llamamos una emisión inorgánica de dinero, que en nuestro caso sería una emisión de córdobas sin el respaldo apropiado de las reservas internacionales en poder del Banco Central de Nicaragua (BCN).

¿Existe en el país una emisión de dinero en forma irresponsable de parte del Banco Central de Nicaragua? La respuesta es no, porque en vez de haber expansión monetaria lo que se observa es una severa contracción monetaria, excepto en los meses en que se presenta una gran demanda estacional de dinero, como son los de noviembre y diciembre, por el fin de año, y el de marzo o abril, por la acostumbrada semana de vacaciones.

De acuerdo con datos del BCN, al 31 de diciembre de 2018 el saldo de la emisión de dinero, o sea, la emisión del córdoba, nuestra moneda oficial que apenas participa con el 24% en la liquidez global de la economía, disminuyó 4.3% con respecto al observado en la misma fecha de 2017, mientras se mantenía la tasa de devaluación anual de 5% que permanece constante desde el año de 2004.

La contracción monetaria del año pasado estuvo influenciada principalmente por la compra de dólares que realizaron los grupos bancarios del país para poder afrontar la fuga de los depósitos en moneda extranjera, que ascendió a US$1,154 millones entre el 12 de abril y 31 de diciembre del año pasado. ¿Y cuál moneda usó la banca comercial privada para comprar los dólares al BCN? El córdoba sin mantenimiento de valor, que retornó a las arcas de la autoridad monetaria.

Además, en el transcurso del año de 2018 la contracción de la oferta de dinero o del medio circulante fue igual a 12.3%, lo que contribuyó a disminuir la demanda de dólares de los agentes económicos -consumidores, productores, inversionistas y gobierno- para proteger la posición debilitada de las reservas internacionales brutas del BCN, que sufrieron una dramática caída anual de US$680 millones entre el 12 de abril y el 31 de diciembre, no obstante el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) facilitó al BCN US$200 millones como préstamo de apoyo a la balanza de pagos.

Por esas razones no se observó en 2018 una aceleración de la tasa de inflación en el mercado local. La presión inflacionaria es baja y estable al registrar el nivel de 3.9% el año pasado, aún tomando en cuenta las dudas que nos deja la medición del índice de precios al consumidor que realiza el Banco Central de Nicaragua mensualmente.

Por consiguiente, a la fecha la política monetaria ha garantizado la estabilidad de las dos variables macroeconómicas, que son el tipo de cambio y el índice de precios al consumidor.

Sin embargo, las expectativas por una devaluación del córdoba podrían dinamizarse por la excesiva dolarización extraoficial de la economía nicaragüense. El dólar puede deteriorar al córdoba cuando no haya una suficiente liquidez en dólares en el sistema bancario nacional o cuando el BCN no pueda seguir vendiendo dólares a la banca comercial (recordemos que el BCN sólo emite córdobas). Entonces, la demanda de divisas del público no bancario se concentraría en el mercado negro y este mercado se vería obligado a elevar precio del dólar aún con la presencia de una política monetaria contractiva, pero no provocararía una infinita espiral devaluación-inflación-devaluación, porque el BCN, suponemos, no estaría emitiendo dinero en forma irresponsable.

Además, a partir de este año el Ministerio de Hacienda y Crédito Público (MHCP) tendría que cumplir con el compromiso de redimir los nuevos títulos que está colocando en el BCN para financiar el déficit fiscal, antes de que concluya cada año fiscal  en que emita esos papeles. Financiar dicho déficit con ese tipo de instrumento de la deuda publica interna equivaldría a una emisión de dinero que no está respaldada por las reservas internacionales administradas por el BCN. Esto es otro riesgo para el mercado monetario.

En otras palabras, una fractura o un shock del sistema bancario debido a una iliquidez de divisas, causada por la imposibilidad de la banca comercial de continuar comprando divisas en la mesa de cambios del BCN, podría reacelerar la fuga de los depósitos en moneda extranjera que los bancos no podrían afrontarla, pero este shock no generaría una gran devaluación ni una gran presión inflacionaría por la baja oferta de dinero existente en el mercado, y esta última limitaría la demanda de divisas en el mercado negro. En este escenario se estaría perdiendo la libre convertibilidad del córdoba.

Finalmente, inmersos en la actual crisis política, el BCN no puede devaluar el córdoba porque atizaría más el fuego inflacionario, debido a la presencia de la cláusula de mantenimiento de valor y a la proliferación de mecanismos de formación de precios en córdobas con el tipo de cambio oficial, lo que convierte al BCN en un rehén de su política cambiaria. Si el BCN dispusiera eliminar esa cláusula y esos mecanismos de formación de precios en córdobas aceleraría la fuga de los depósitos.

Una devaluación del córdoba nos conduciría a un piso más alto de inflación, sin corregirse tanto el principal problema monetario que es el de la fuga de divisas -un problema de desconfianza del público no bancario- como el nuevo problema de atraer las divisas que ya salieron del país -por el mismo problema de la desconfianza-. Dicho de otro modo, una devaluación del córdoba empeoraría el problema macroeconómico y no eliminaría la incertidumbre política y económica de los agentes económicos, sino que la potenciaría.

Por todas estas razones también es necesario avanzar hacia la mesa de la solución pacífica y negociada de los problemas políticos acumulados a la fecha, hacia la mesa del diálogo nacional. Una vez atendido el problema político entre el gobierno y los representantes de la población del país, tendríamos que atender la solución de los problemas económicos y sociales. Y entre los problemas económicos, sobresale, por supuesto, la necesaria reestructuracion del BCN para recordobizar o dolarizar oficialmente la economía. Si me preguntaran cuál de las dos vías escogería, no dudaría por la de la recordobización, porque suficientes lecciones nos ha dejado la excesiva dolarización extraoficial con la actual crisis política.





El Foro Agrícola y Ganadero en Matagalpa

10 02 2019

El grupo organizador del Foro Empresarial & Profesional, al cual pertenezco, realizó el Foro Agrícola y Ganadero con empresarios de los departamentos de Matagalpa y Jinotega, en La Cartuja el miércoles 6 de febrero recién pasado.

Debido a la falta de acceso de la población rural al servicio de internet, una gran parte de las invitaciones no llegaron a manos de los empresarios, por lo cual los participantes se ofrecieron a montar de nuevo el Foro el 23 de febrero en Matagalpa con 200 participantes, motivados con el diálogo y las propuestas para fortalecer al sector agropecuario en el escenario de crisis que afecta a la economía del país.

Después de la Oración y de las palabras de bienvenida, el moderador del Foro y miembro del grupo organizador, Alejandro Bolaños Davis, instó a los participantes a tener conciencia que para poder recibir antes debemos saber dar. Los participantes estaban dispuestos a dar ideas para solucionar problemas, compartir experiencias y conocimiento, respeto, apoyo, y deseaban recibir atención, elementos para mejorar los negocios, comprensión de la coyuntura actual, comprensión y colaboración. Con este clima de que debemos aprender a escucharnos unos a otros, de que para dialogar es necesario primero saber escuchar antes de responder con la debida consideración hacia los demás, se inició el Foro.

El Manejo de la Complejidad fue presentado por Alejandro Bolaños con el propósito de cohesionar el análisis de la situación económica global y del sector agropecuario, en particular. Los empresarios coincidieron que nos encontramos en el cuadrante de una realidad compleja, caótica para muchos de ellos, con perspectiva de empeorar si no cambiamos el rumbo de la confrontación a uno de conversación.

El moderador también presentó a los participantes las tres acciones unánimemente aprobadas por los empresarios que estuvieron presentes en el Foro empresarial realizado en el INCAE, las cuales fueron apropiadas por todos los participantes. Cabe recordar esas tres acciones:

  1. Fortalecer la organización empresarial, representada por todos los sectores.
  2. Crear condiciones para una negociación nacional magnánima y con sentido de patria, con pocos actores, pero con representatividad, confianza y prestigio.
  3. Trabajar en el establecimiento de la negociación, agenda, normativas, procedimientos y contar con la ayuda de expertos.

Luego, este servidor presentó los siguientes temas:

  • El principal riesgo externo que podría afectar a la economía nicaragüense en 2019, como es el del impacto económico de la aplicación de la “Ley de Derechos Humanos y Anticorrupción de Nicaragua de 2018” aprobada por el Congreso de Estados Unidos en diciembre del año pasado, y algunas sugerencias para enfrentar el problema macroeconómico actual.
  • Una breve caracterización de las condiciones de las actividades agropecuarias y de los hogares rurales.
  • Un perfil de la política de reformas estructurales y de las políticas de producción de largo plazo, de protección social, macroeconómica (fiscal, monetaria y financiera) y de atracción de la inversión extranjera directa para promover la producción agropecuaria.

Los participantes preguntaron ampliamente sobre dichos tres temas y también sobre la reforma del reglamento de la seguridad social y la iniciativa de ley de reforma de la Ley de Concertación Tributaria aún en consulta en la Asamblea Nacional. El tema más recurrente y significativo fue el del financiamiento a la producción.

El consenso de los empresarios agrícolas y ganaderos relacionado con las tres acciones más importantes para salir de la crisis fueron los siguientes:

  1. Promover la cohesión del sector agropecuario mediante un nuevo Foro con una mejor divulgación (sábado 23 de febrero de 2019).
  2. Establecer el diálogo entre el sector agropecuario y el gobierno para el desarrollo de productos “islas” (normativas técnicas para la exportación) y garantizar el acceso a la información económica sectorial.
  3. Creación de un Banco de Fomento de primer piso, que garantice condiciones crediticias razonables (tasa de interés y plazos), seguimientos, semillas, requisitos, asistencia técnica.

Esas tres acciones fueron validadas por todos los participantes y reafirmaron su compromiso para impulsarlas.

También hubo énfasis en que no es lo mismo decidir lo que vamos a hacer que verdaderamente hacerlo.

Los empresarios agrícolas y ganaderos siempre demostraron un alto nivel de confianza y solidaridad, independientemente de las diferencias políticas e ideológicas. El evento, que se inició a las 10:00 a.m., terminó a las 4:00 p.m.

Alejandro Bolaños Davis, Edgar Chamorro, Ricardo Meléndez y este servidor, todos miembros del grupo organizador del Foro Empresarial & Profesional, nos despedimos con un hasta luego, nos vemos el día 23 de febrero.