Debemos evitar el riesgo de una inflación de base amplia

20 11 2022

Sobre los datos publicados por el Banco Central de Nicaragua (BCN), en este año la Tasa de Referencia Monetaria (TRM) del BCN, o sea, la tasa de interés monetaria o interbancaria para préstamos de corto plazo en córdobas sin mantenimiento de valor que el BCN cobra a los bancos comerciales radicados en el país se elevó desde 3.5% en marzo hasta 6.0% en octubre, un aumento de 2.5 puntos porcentuales o 250 puntos básicos en cinco alzas consecutivas. El 7 de noviembre recientemente pasado, el BCN subió de nuevo la TRM en 50 puntos básicos hasta 6.5%, con lo cual persigue encarecer los préstamos para reducir los gastos de consumo de los hogares y de inversión de las empresas y, por consiguiente, disminuir la presión inflacionaria.

Con base en datos del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (INIDE), la tasa de inflación del Índice de Precios al Consumidor General (IPCG) aceleró 342 puntos básicos desde 8.74% en marzo hasta 12.16% en octubre, mientras que el Índice de Precios al Consumidor Subyacente (IPCS), que excluye los precios al consumidor de alimentos y combustibles, también aceleró 345 puntos básicos desde 6.54% en marzo hasta 9.99% en octubre. Hasta mediados de diciembre próximo, conoceremos los datos del IPCG y el IPCS estimados por el INIDE, que corresponden a noviembre en curso.

Desde mayo hasta octubre de este año, la tasa de inflación anualizada del IPCG ha sido de dos dígitos porcentuales comprendidos en el rango de [10.37%, 12.16%], pero la tasa de inflación interanual del IPCS, cuyo máximo es la de octubre con  9.99%, debe ser reducida por el BCN con los ajustes de la TRM y cuyos efectos sobre la producción, el mercado laboral y el gasto de consumo se observarán con cierto rezago, en meses o talvez en años.

La brecha entre las tasas de inflación anualizadas del IPCG y el IPCS a octubre de este año es del orden de 2.17% (= 12.16% – 9.99%) y representa la tasa de inflación por el lado de la oferta o la denominada tasa de inflación “importada” asociada con los precios internacionales de los combustibles y los alimentos. Esta inflación, que varía en el rango de [1.28%, 3.00%] entre mayo y octubre del año en curso, no puede ser reducida por el BCN, porque la política monetaria no fue diseñada para disminuir la inflación de oferta sino la inflación de demanda. El único medio para reducir la pérdida de producción que es provocada por un incremento de los costos de producción es el aumento del nivel de  precios de esos productos más allá de lo que hubiera aumentado sin acción política alguna.

Aún no se ven señales de los impactos provocados por las alzas de la TRM. A continuación, algunos ejemplos con base en datos oficiales:

•             la tasa de desempleo abierto en 2021 fue igual a 4.5% de la población económicamente activa (PEA) y en el primer semestre de 2022 disminuyó al mostrar el nivel de 3.5% de la PEA;

•             el gasto de consumo real o en precios constantes de 2006 de los hogares aumentó 6.1% en el primer semestre de 2022 con respecto al registrado en el primer semestre de 2021;

•             la tasa de variación interanual del Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) promedio anual en agosto de 2022, publicada por el BCN, fue positiva en el nivel de 6.28%, levemente inferior a la obtenida en agosto de 2021 que fue igual a 6.61%;

•             la tasa de crecimiento interanual del IMAE promedio anual de la Actividad de Comercio se incrementó 6.43% en agosto de este año al ser comparado con el de agosto del año pasado, que fue 6.42%; y

•             el impacto de la TRM no se ha manifestado en el comportamiento de la tasa de interés activa de corto plazo y de la tasa de interés pasiva de corto plazo del sistema bancario comercial del país.

Sólo el gasto de inversión fija real (construcción y adquisición de maquinaria y equipo) registrado en el primer semestre de 2022 reflejó una caída de 2.2% en relación con su valor observado en el primer semestre de 2021.

Por lo tanto, se puede afirmar que la política monetaria para reducir la inflación persistente y acelerada por medio de las alzas de la TRM no ha restringido la producción, el comercio, el empleo y el consumo, y no ha encarecido el costo del dinero al no haber impactado la tasa de interés activa de corto plazo ni la tasa de interés pasiva del sistema bancario comercial, pero podría haber incidido en la disminución de la inversión fija del sector privado que está sujeta al riesgo político, no obstante se observan niveles muy bajos del riesgo económico y del riesgo financieros del país.

Ahora surge la preocupación que la inflación subyacente se transforme en una inflación de base amplia, es decir, que se convierta en un riesgo permanente de la economía del país que sería muy difícil erradicarlo.

Anuncio publicitario

Acciones

Información

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s