Restricciones de la política monetaria en Nicaragua

13 11 2022

La persistencia y la aceleración de una alta inflación en Nicaragua invitan a reflexionar que la economía nicaragüense tendrá un “aterrizaje duro”, o sea, la inflación será reducida y controlada con una recesión total. En octubre del año en curso, la inflación se “calentó” y reflejó una aceleración de base amplia, que es el mayor riesgo económico en el corto plazo para la economía. Saltaron, en términos mensuales e interanuales, los precios generales y los precios subyacentes, y esto es una mala noticia para el Banco Central de Nicaragua (BCN).

Reducir y controlar la fuerte presión inflacionaria exige que la Tasa de Referencia Monetaria (TRM) del BCN tendría que ser mayor que la tasa de inflación subyacente, con el propósito de frenar y disminuir el gasto de consumo y de inversión del sector privado, y guiar a la tasa de inflación a que baje al rango de [4.0%,  4.5%], que, según mi opinión, es la tasa de inflación natural de la economía nicaragüense.

La política monetaria está restringida en su aplicación porque, primero, no existe un gran exceso de demanda interna (en 2022, el consumo y la inversión privada y pública representan aproximadamente el 120% del producto interno bruto [PIB], y sólo el consumo y la inversión del sector privado iguala el 93% del  PIB) y, segundo, la economía está muy dolarizada extraoficialmente (al 30 de septiembre del año en curso, los depósitos en moneda extranjera equivalen al 61% del total de la liquidez y al 71% del total de los depósitos en el sistema bancario comercial del país, y el total de préstamos en moneda extranjera  participa con el 90% en el total de la cartera de crédito del sistema financiero nacional), mientras la inflación se mide en córdobas.

Con base en los datos publicados recientemente por el Instituto Nacional de Información de Desarrollo (INIDE), excluyendo los precios volátiles de los combustibles y los alimentos, la inflación subyacente interanual de octubre de este año fue 9.99%, la más alta desde enero de 2011, mientras que la inflación general anualizada, que incluye los precios volátiles antes mencionados, trepó hasta 12.16% en octubre. La inflación se ha vuelto más amplia y persistente y el BCN aprobó la sexta subida  consecutiva de 0.5 puntos porcentuales de la TRM el 7 de noviembre recién pasado.

Según el INIDE, las divisiones del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que mostraron las más altas tasas (de dos dígitos) de inflación son: Alimentos y bebidas, 18.61%; Transporte, 16.05%; Restaurantes y hoteles, 15.11%; y Muebles, artículos para el hogar y  conservación del hogar, 10.83%.

Cabe recordar que tras el impacto del Covid-19, cuando se reabrió la economía en el segundo semestre de 2021, los cuellos de botella en las cadenas de suministros atascadas causaron una inflación alta que se aceleró de nuevo desde febrero de 2022 en el mercado internacional de las materias primas, principalmente alimentos, combustibles y energía, por el conflicto geopolítico y militar entre Rusia y Ucrania que ha provocado alzas de precios por la escasez de trigo, aceite de girasol y otros productos agrícolas.

Los productos de consumo que mostraron los mayores aumentos de precios en el mercado local fueron el aceite comestible, el queso y el tomate, entre los alimentos, influenciados por los costos de los agroquímicos, combustibles y empaques; los platos preparados para llevar y los platos preparados para servirse, entre los restaurantes, debido al aumento de los costos de la mano de obra y del transporte; y el papel higiénico, el jabón y joyas diversas, entre otros bienes y servicios.

No obstante el índice de precios internacionales de materias primas ha comenzado a descender y los precios de los bienes disminuyen a medida que se eliminen los cuellos de botella de las cadenas de suministros, la tasa inflación en el mercado nicaragüense en diciembre próximo podría superar el 4.5% interanual.

Por esas razones, el riesgo económico inmediato sería que las expectativas inflacionarias se arraiguen entre los consumidores y los productores, previo al riesgo de un “aterrizaje duro” de la economía nicaragüense, porque la tasa de inflación subyacente continúa acelerada, lo cual implicaría la presencia de una recesión.

Anuncio publicitario

Acciones

Información

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s