La inflación de Nicaragua se aceleró en agosto

11 09 2022

Los consumidores nicaragüenses estarán preocupados por la aceleración de la tasa de inflación en agosto, según el dato oficial del Índice de Precios al Consumidor (IPC) publicado por el Instituto Nacional de Información de Desarrollo (INIDE) el recién pasado viernes 9 de septiembre.

Los índices mensuales de la estacionalidad del IPC siempre han mostrado una trayectoria decreciente entre junio y septiembre de cada año, resultante principalmente de la salida de la cosecha de la primera fase del ciclo agrícola del país. En otras palabras, los datos del IPC de Nicaragua experimentan fluctuaciones regulares a lo largo del tiempo que facilitan su estudio temporal, incluso su pronóstico de corto plazo. Sin embargo, el IPC del mercado local se aceleró en el lapso de enero-agosto de este año, excepto en junio al registrar una levísima desaceleración. 

La tasa de inflación interanual o anualizada del IPC de agosto de 2022, que se aceleró hasta 12.15%, está muy cerca de un máximo de hace trece años observado en enero de 2009, mientras que la tasa de desempleo abierto en julio de este año, también con datos del INIDE, está muy bajo al registrar el nivel de 3.6% de la población económicamente activa (PEA), por debajo de la tasa de desempleo natural o básica que estimo se ubica entre 4% y 5% de la PEA.

La tasa de desempleo abierto en el mercado laboral de julio de 2021 es 1 punto porcentual menor que su nivel de 4.6% registrado en julio de 2021, lo cual es algo atípico en momentos de una menor confianza de los consumidores causada por el aumento más rápido de los precios al consumidor.  Habría que evitar que la gente piense que la inflación continuará aumentando, que la inflación permanecerá en un nivel muy alto por más tiempo, porque dificultará su reducción. Habría que evitar que las expectativas inflacionarias se desanclen, porque aumentaría los costos de reducción de la inflación, los cuales son el desempleo, la recesión económica y la estanflación (estancamiento económico y alta inflación).  

Por su parte, la tasa de inflación subyacente, que excluye los precios volátiles de los combustibles y de los alimentos y que debe ser controlada por la banca central, en vez de caer también se aceleró hasta 9.35% en agosto. Esta aceleración de la inflación subyacente implica que las expectativas inflacionarias de mediano plazo de los consumidores y de los productores están creciendo, están fortaleciéndose y, reitero, podrían desanclarse. Habría que evitar esta situación, es necesario reducir las expectativas inflacionarias.

¿Cómo reducir las expectativas inflacionarias? Justo con el mantenimiento de la tasa de interés real de la banca central en un nivel positivo y fijarla en ese plano positivo hasta que se reduzca la alta tasa de inflación. La autoridad monetaria del país tendría que reducir la actual tasa de inflación subyacente de 9.35% hasta 4.0%, el mínimo de su rango, o hasta 4.5% el máximo de ese rango, según mis cálculos, en el cual está incluida la tasa de inflación natural del país.

Pero en el caso de la economía nicaragüense, el objetivo de reducir la alta inflación, que se mide en córdobas, está sujeto a una restricción muy severa, la excesiva dolarización extraoficial de la economía. Al 31 de agosto del año en curso, el córdoba, la moneda de curso legal, participó apenas con el 27.8% en la liquidez total de la economía, el dólar dominaba el 61.2% del mercado monetario y el córdoba con mantenimiento de valor, que es un dólar disfrazado, figuraba con el 10.4%, lo que complica el cumplimiento de la autoridad monetaria de mantener la estabilidad de una tasa de inflación baja, ya acelerada por los choques de oferta que provienen del exterior y no pueden ser aplacados por la política monetaria.

Esos choques inflacionarios por el lado de la oferta son causados por el resurgimiento de la pandemia del Covid-19 con las reaperturas de las economía y los cuellos de botella de la cadena de suministros de materias primas y bienes terminados, y por el conflicto geopolítico-militar entre Rusia y Ucrania.

Además, hay dos razones financieras que muestran una fuerte dolarización financiera en el país. Con base en datos de la Superintendencia de Bancos y de Otras Instituciones Financieras (SIBOIF), al 31 de julio recién pasado el 71.4% del total de los depósitos en la banca comercial estaba en dólares, y el 91.3% del total de préstamos de la banca privada al sector privado era entregado en dólares.

La economía de Nicaragua sigue creciendo, pero a un ritmo inferior debido al “efecto base” alto de 2021, con un mercado laboral que no está ajustado, que no está resistente, porque en julio recién pasado la tasa de inactividad económica de la población en edad de trabajar (PET) publicada por el INIDE mostró el nivel de 33.7%. Por consiguiente, no existe flexibilidad para endurecer la política monetaria porque al elevarse la tasa de interés para reducir la tasa de inflación restringirá la demanda interna (consumo e inversión) y la producción, y aumentarán la tasa de desempleo abierto, probablemente, según mis cálculos, hasta cerca del 5.0% que es su tasa natural en el país, y la tasa de  inactividad económica, que afecta a un tercio de la población de 14 años y más de edad. 

Los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas no han comenzado a caer en el país, mientras que los precios del transporte bajaron muy poco sólo en julio de este año. Hasta el momento actual, excluyendo una leve desaceleración observada en junio de este año, la inflación interanual no ha disminuido en el mercado local, al acelerarse de 4.12% en julio de 2021 a 12.15% en agosto de 2022,  lo que refleja un incremento de la presión inflacionaria de 8 puntos porcentuales.

Tomando en cuenta que la tasa de referencia monetaria de la autoridad monetaria ha subido 4 veces desde abril hasta julio del año en curso, al pasar de 3.5% hasta 5.5%, y si la tasa de inflación no disminuye o no aumenta más en este año, todavía hay un largo camino por recorrer desde el incremento del IPC General de 12.15% o del incremento del IPC Subyacente de 9.35% registrados en agosto de este año para alcanzar el objetivo de la inflación básica del país contenida en el rango de [4.0%, 4.5% ] en el futuro.

Finalmente, a manera de información relacionada con el IPC General, la tasa de inflación mensual en agosto fue 0.86% y la tasa de inflación acumulada entre diciembre de 2021 y agosto de 2022 fue 7.58%.


Acciones

Información

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s