El impacto del precio del petróleo en la inflación de Nicaragua

3 04 2022

Los precios internacionales del petróleo – West Texas Intermediate (WTI) de referencia para América, Brent para Europa y Dubai Fateh para Asia – han sido muy volátiles. El precio WTI tuvo un nivel muy extraño el 20 de abril de 2020, al desplomarse hasta un nivel negativo de US$37.63 por el impacto del Covid-19, con un shock deflacionario extraordinario en la economía mundial y distorsionó a todos los mercados financieros del mundo. Si usted hubiese comprado un mil barriles de crudo WTI en Cushing, Oklahoma, en esa fecha, el monto que está indicado en el contrato de futuros, en vez de haber pagado US$37,630.00 hubiera recibido US$37,630.0 en abril, pero los hogares no acumulan petróleo ni combustibles.

Al cierre del año de 2021, el precio del barril de crudo se cotizó en US$76.99 y en este año, se ha disparado hasta alrededor de US$130 con el conflicto geopolítico entre Rusia y Ucrania. El viernes 1 de abril descendió hasta US$99.27 después de que el gobierno de Estados Unidos anunció liberar un millón de barriles de petróleo diario durante los próximos seis meses, unos 180 millones de barriles en total, y después de que la Agencia Internacional de la Energía (AIE) anunciara también de que sus países miembros liberarían más crudo de sus reservas estratégicas. Por supuesto que el efecto inflacionario del aumento del precio del petróleo se adiciona a la alta inflación anualizada de los precios al consumidor que se registró en enero de 2022, y que en Nicaragua mostraba el nivel de 7.68%; en febrero ya había subido a 7.75%.

¿Cuál es el impacto inflacionario en el mercado de Nicaragua provocado por el alza del precio del petróleo en 2022? Suponiendo que el precio promedio anual del barril de crudo WTI oscilará entre US$100 y US$120 en 2022 (en 2021 fue US$67.99, 73% mayor que el de 2020 por el “efecto base”, pero impulsado por la fuerte demanda de bienes y por los cuellos de botella en los envíos y la escasez de bienes intermedios o materias primas), y tomando en cuenta las relaciones intra e intersectoriales de la economía nicaragüense, el impacto inflacionario en el mercado local sería muy cercano al 4%, es decir, el alza adicional a la ya alta inflación de los precios al consumidor nicaragüense observada en febrero de este año. Ahora el “efecto base” no es bajo, sino alto.

En el mercado local, los productos que reflejarían aumentos de 2 dígitos porcentuales en los precios al consumidor por el impacto del precio del petróleo serían, en orden de importancia, los derivados del petróleo, tales como gasolinas, diesel, fuel oil y gas, electricidad, agua y servicios de alcantarillado, y hielo.

Con los aumentos más altos de 1 dígito porcentual en sus precios al consumidor se distinguen el cemento, el cultivo de caña de azúcar y minerales metálicos, como el oro y la plata.

Con los aumentos más bajos de 1 dígito porcentuales, se identifican principalmente el transporte de persona y de carga, textiles y prendas de vestir, alojamiento, minerales no metálicos, soya, cerámica, beneficiado de café, productos del mar, aves de corral, huevos, carne de aves, embutidos, plástico, agua natural y comercio. 

Es acertado el pronóstico de que la tasa de inflación continuó acelerándose en marzo recién pasado, por las alzas de los precios internacionales de los combustibles, la energía eléctrica, los agroquímicos, los alimentos y los metales, entre otros. El Instituto Nacional de Información de Desarrollo (INIDE) publicó los datos del índice de precios al consumidor (IPC) correspondientes a febrero del año en curso, pero no ha puesto en su página web el costo de la canasta de los 53 productos de consumo básico y dejó la duda de que dicho costo registró un aumento mayor que el del IPC.  

Hasta enero de 2022, los precios de los alimentos que aumentaron en una tasa anual de dos dígitos en el mercado nicaragüense, en orden de importancia, se concentraron en diez productos: aceite comestible, naranja, posta de res, queso seco, tortilla, posta de cerdo, cebolla, huevos, arroz y frijol. En resumen, los 23 productos alimenticios de la canasta de consumo básico se han encarecido 12.1% entre enero de 2020 y enero de 2021. 

Aunque se ha mantenido una estabilidad macroeconómica excelente, la alta tasa de inflación es un problema serio, al estar influenciada por los precios crecientes de los productos importados debido a los shocks de una demanda creciente frente a una insuficiente oferta en el mercado mundial y al problema geopolítico entre Rusia y Ucrania. Las importaciones de Nicaragua representaron el 63% del PIB del país en 2021.

Si excluimos del IPC los precios de los alimentos y de los combustible porque son muy volátiles, la tasa de inflación subyacente anualizada en febrero de este año fue igual a 6.0%, por arriba de su límite superior normal de 4.5% en el mercado local, y también se ha acelerado por la inflación del resto de bienes y servicios que integran la canasta de productos del IPC general.

Lo peor del impacto inflacionario provocado por el aumento de los precios internacionales del petróleo no ha pasado, porque la tasa de inflación anualizada se está acercando al nivel de dos dígitos porcentuales. La guerra mantiene la presión al alza sobre los precios y los costos de energía persistentemente altos repercuten en la economía. La amenaza del Kremlin de cortar el suministro europeo de petróleo y gas ruso, a menos que los pagos se realicen en rublos, ha aumentado el espectro de costos de la energía.

La guerra en el este de Europa ha mantenido altos el costo y los precios de la energía eléctrica, que continuarán subiendo dada la amenaza del Kremlin de suspender las ventas de petróleo y gas a 48 “países hostiles”, a menos que los pagos se realicen en rublos, lo que provoca más aumentos de costos y precios de la energía. Sólo un acuerdo de alto el fuego entre Rusia y Ucrania, si se llegara a uno, haría que los precios de la energía se desplomen.


Acciones

Información

2 responses

4 04 2022
Peralta Aaron

Sr. Nestor Avendaño
Me es incomprensible, que con el alto nivel de conocimientos científico en la rama de economía, que de hecho le convierte en un portador de un alto dominio de la política como tal. Usted trate de manipular o alterar el verdadero concepto de guerra criminal contra Ucrania de parte de Rusia, quien precisamente es quien le exige a sus ciudadanos rusos cambiar la palabra guerra a »conflicto».
Es una lástima ya que en el pasado le consideraba un profesional, pero lo anterior solo demuestra que usted es un siervo más del putinismo y de los ormus.
Aaron Saul Peralta Schoeneisch

Corectat cu https://www.corrector.co/ro/
________________________________

11 04 2022
nestoravendao

Señor Aaron Peralta, respeto su opinión, correcta o equivocada. Lea mis artículos posteriores al que hace referencia y encontrará la palabra «guerra» que sustituye a la palabra conflicto geopolítico. Una corrección a su crítica: El gobierno de Rusia no la llama conflicto geopolítico sino «operación militar especial» en Ucrania. Tenga un buen día, Néstor Avendaño

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s