¿Política fiscal contractiva en tiempos de crisis?

15 11 2020

La propuesta del presupuesto gubernamental correspondiente al año de 2021, elaborada por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público (MHCP) tomando en cuenta los datos de variables macroeconómicas proyectadas por el Banco Central de Nicaragua (BCN), muestra que la política fiscal es contractiva, porque el gasto total de C$81,528.8 millones preanunciado para 2021, equivalente a 18.7% del producto interno bruto (PIB) esperado, refleja una tasa de caída nominal de 1.4% con respecto al gasto total estimado (o actualizado) de 2020, que suma C$82,675.9 millones e igual a 20.1% del PIB de este año.

No se mantiene, sino que disminuye la proporción del PIB destinada al gasto gubernamental. Tomando en cuenta la proyección oficial para 2021 de la tasa de inflación de los precios al productor de 5.3% se puede también concluir que, eliminando la inflación, el gasto real o volumen del gasto del Presupuesto General de la República (PGR) de 2021 tiende a reducirse 6.4% en relación con el gasto real del PGR de 2020, a pesar de que se adiciona el gasto electoral de C$773.4 millones e igual a 0.95% del gasto total presupuestario.

En conclusión, la política del gasto público en 2021, como señala el MHCP, ayuda a mantener la estabilidad macroeconómica, o sea, la estabilidad del tipo de cambio, que tiene una tasa de deslizamiento anual de 3%, y del índice de precios al consumidor, que indica una tasa de inflación de 4% anual estimada por el BCN, pero no facilita la recuperación del crecimiento económico por la vía del aumento de la inversión pública. Con respecto a 2020, la inversión pública en precios corrientes (o en millones de córdobas) tiende a caer 8.4%, mientras que en precios constantes (eliminando la inflación o en millones de córdobas de 2006) muestra una contracción de 13.0%.

La contracción del volumen de inversión fija (construcción y maquinaria y equipo) del sector gubernamental se debe, en gran parte, a la aplicación de la NICA Act, que impide la contratación de nuevos préstamos concesionales del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y del Banco Mundial (BIRF/IDA), excepto en concepto de ayuda humanitaria, y obstruye, en tiempos de crisis, la creación de puestos de trabajo, la generación de ingresos y la reducción de la pobreza. Cabe destacar que el máximo histórico más reciente de los préstamos concesionales del BID y BM/IDA al sector público de Nicaragua se observó en 2017, con un monto de US$331 millones, facilitado principalmente por el BID, que representó el 66% del total de préstamos multilaterales desembolsados en ese año.

Con el ánimo de comprobar que la política fiscal de 2021 es contractiva, cabe mencionar que el Proyecto de Ley de Presupuesto General de la República de Nicaragua 2021 señala que “las proyecciones del gasto público están enfocadas en continuar con las medidas de austeridad y eficiencia” y que “la proyección del gasto para el 2021 continúa siendo prudente”.

Ambas afirmaciones ayudan a demostrar que los funcionarios gubernamentales continúan insistiendo en la austeridad en tiempos de crisis, en parte por la insuficiencia de recursos externos. Debemos recordar que John Maynard Keynes nos enseñó que la política fiscal debe endurecerse durante los buenos tiempos para que pueda ser expansiva durante los malos. Sin embargo, en Nicaragua, la política fiscal se endureció en los malos tiempos, con un aumento de la presión tributaria cuando la economía transitaba durante el tercer trimestre de recesión económica provocada por la crisis política interna, y con una reducción del gasto público tras casi un año del impacto del COVID-19 que se ha vuelto a propagar recientemente en el hemisferio norte.

En la actual situación económica mundial, que muestra una acelerada caída de las tasas de interés, cercanas a cero o por debajo de cero, en Nicaragua las herramientas de la política fiscal y la política monetaria están trabajando juntas para que la tasa de inflación baje o caiga, ya impulsada hacia la baja por las severas reducciones del consumo, la inversión, la producción y las importaciones provocadas por los shocks de oferta y demanda del COVID-19 y de la crisis política interna. El diagnóstico económico está claro y los remedios son conocidos, pero creo que existe el temor de que se apliquen prudentemente.

Con datos oficiales de este año, recientemente publicados por entidades gubernamentales, se puede observar una tasa de inflación baja, 0.86% acumulada anual y 2.69% interanual en octubre con cuatro deflaciones mensuales intermitentes en este año, y, por otro lado, una tasa de interés activa ponderada de “mercado” alta, 10.64% dolarizada o 13.64% en moneda local a septiembre, a pesar de que el BCN redujo la tasa de interés monetaria a 5.25% en moneda local, o sea, 2.25% dolarizada en octubre, al quitar la cláusula de mantenimiento de valor al crédito que facilitó a la banca comercial para impulsar el crecimiento económico, lo cual no se ha logrado.

Con esos datos, reitero que el BCN no influye en la tasa de interés de “mercado”, que no existe un coeficiente de correlación cercano a 1 entre la tasa de interés monetaria establecida por el BCN y las tasas de interés de “mercado”, y que la política monetaria no está contribuyendo al crecimiento económico, porque sus instrumentos están dirigidos a la protección de la posición de las reservas internacionales y, consecuentemente, a la estabilidad de la tasa de inflación y de la tasa de devaluación.

Desde la década de los años noventa del siglo pasado, el pensamiento macroeconómico no ha cambiado radicalmente en el país por la amarga experiencia de la cuarta hiperinflación mundial del Siglo XX registrada entre abril de 1987 y abril de 1991, por la ortodoxia fiscal aplicada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) desde junio de 1994, por las sanciones financieras impuestas a Nicaragua con la NICA Act desde diciembre de 2018, y por la severa recesión de la economía mundial  causada por el COVID-19 desde el primer trimestre de 2020.    

Por consiguiente, aún persiste el deseo de la austeridad en la política macroeconómica del país y no se visualiza el activismo fiscal. El BCN, que no tiene autonomía, aún manteniendo estable al córdoba, no puede garantizar un menor costo del crédito de la banca comercial para que la economía salga de la recesión, a pesar de que redujo la tasa de interés monetaria. Por eso ha escogido la alternativa de la depresión económica con la baja inflación o la deflación de precios y salarios, dada la insuficiencia de recursos fiscales.

En otras palabras, creo que los instrumentos de la política monetaria están agotados, pero existe la posibilidad de que en un escenario de recesión económica mundial, con ultra bajas tasas de interés monetarias y del mercado financiero internacional, el MHCP podría colocar en el BCN Bonos de la República de Nicaragua a una baja tasa de rendimiento establecida por la autoridad monetaria, con el fin de facilitar el financiamiento destinado  exclusivamente a la inversión pública para atender en mejor forma la infraestructura sanitaria nacional y la salud de la población, dado el repunte del COVID-19, y para emprender la recuperación económica del país. ¿En cuánto tiempo? Mientras las tasas de interés del mercado internacional se mantengan por debajo de la tasa de crecimiento económico que logren alcanzar los países de economía avanzada, es decir, mientras se mantenga barato el costo del servicio de la deuda pública.

Cuando las tasas de interés del mercado internacional comiencen a subir debido a que las tasas de inflación de las economías avanzadas comienzan a acelerarse, en ese momento se cerraría la ventanilla del BCN para los títulos valores emitidos por el MHCP. O más simple: hasta que la tasa de crecimiento del PIB Nominal de Nicaragua sea menor que la tasa de interés monetaria del BCN.


Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s