¿Cómo salir del hoyo económico en que nos encontramos?

8 11 2020

A la vista, sólo podríamos salir de la mano de la política fiscal, por la vía de la inversión pública, acompañada en el corto y mediano plazo, y quizá en el largo plazo, de un mercado mundial con bajas tasas de interés, que reducirían el peso de la carga del pago de la deuda pública, y con bajas tasas de inflación, dada la presencia de una demanda mundial deprimida. Pero esto supone dos grandes tareas previas en Nicaragua: la solución de la crisis política que arrastramos desde el 18 de abril de 2018 y que prevemos alcanzar el 7 de noviembre de 2021, día de las elecciones nacionales, y el control de la propagación del COVID-19, presente en el país desde el 18 de marzo de 2020, que garantice un desempeño productivo continuo y creciente.

La ortodoxia fiscal impulsada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) desde la década de los años 70 del siglo pasado fue relegada por el impacto del COVID-19 y ha sido sustituida por el activismo fiscal. El tema de la deuda pública ha dejado de ser un tabú en el actual escenario económico mundial recesivo, incluso para el Fondo Monetario Internacional (FMI), pero la gestión de esa deuda no debería divorciarse de las preocupaciones políticas.

Es necesario aumentar el empleo y los ingresos mediante la ejecución de proyectos de inversión pública en infraestructura económica y social, que incentiven la inversión privada. Sin embargo, como ya es conocido desde el 27 de noviembre de 2018, Nicaragua fue sancionada por la NICA Act que le impide tener acceso a recursos externos concesionales provenientes del Banco Mundial (BM/IDA) y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Entonces, ¿cómo financiar los proyectos de inversión pública que contribuyan a restablecer los máximos históricos de la producción de bienes y servicios y los mínimos históricos de la pobreza de los nicaragüenses y, después, acelerar el crecimiento económico del país?

La política monetaria ya está agotada y no puede responder efectivamente a la pregunta anterior. Al Banco Central de Nicaragua (BCN) le quedan pocas municiones -por ejemplo, bajó la tasa de interés monetaria a 5.25% en moneda local, o sea, 2.25% dolarizada, pero la tasa de interés activa de corto plazo implícita del sistema bancario o del mercado local es igual a 12.60% dolarizada- y pocas armas o instrumentos -por ejemplo, las operaciones de mercado abierto o la colocación de Letras sólo tienen el plazo de 1 día-, pero el BCN podría jugar un papel secundario como facilitador del financiamiento interno de la inversión pública durante el período en que la economía mundial y, por ende, la local, muestre una baja inflación, incluso tasas mensuales de deflación intermitentes, y, consecuentemente, ultra bajas tasas de interés. Ese rol facilitador se podría asegurar con la colocación de Bonos de la República en el BCN, en córdobas sin mantenimiento de valor y con una tasa inferior a la tasa monetaria del BCN que, reitero, es 5.25% en moneda local.

Con esa acción monetaria facilitadora, el BCN no debería perder el control monetario cuando se supere la recesión económica mundial, que, en el caso de Nicaragua se estaría transformando técnicamente en una depresión económica al finalizar el año de 2020. No hay que olvidar que transitamos con dos crisis, una interna y otra externa, que tienen orígenes extraeconómicos.

Las autoridades gubernamentales, al disponer de un monto de financiamiento del BCN con la colocación de Bonos de la República con un bajo costo -con tasas de rendimiento cercanas a 0%, la inversión financiera es casi igual a la emisión de dinero-, obligará al BCN, primero, a supervisar el destino del financiamiento, o sea, el gasto de inversión pública, con el que aún no podría garantizar el alcance  del pleno empleo por el tamaño de la informalidad del mercado laboral del país, y segundo, determinar el momento del cierre de la ventanilla de compras de títulos valores gubernamentales para evitar la aceleración de la tasa de inflación, que, en el caso de ocurrir, aumentaría el desempleo y el subempleo y reduciría el poder adquisitivo del salario real. Por consiguiente, se tendría que fortalecer la autonomía del BCN.

La pregunta crucial para el BCN sería la siguiente: ¿Cuál es la tasa de inflación con la cual se dejaría de comprar títulos valores al Gobierno Central? Habría que impedir la presencia de un proceso inflacionario que impactaría la estabilidad del tipo de cambio y del índice de precios al consumidor, porque afectaría a la inversión extranjera directa y al financiamiento externo para las empresas privadas.

La emisión de dinero seguiría siendo una responsabilidad del BCN, por lo cual podría reducir o detener sus compras de títulos valores gubernamentales. No se aconsejaría al Gobierno Central que presione al BCN para que le compre más bonos, porque se podría acelerar la tasa de inflación y no se podría evitar el alza de la tasa de interés. El BCN mantendría el poder de evitar este proceso en cualquier momento.

El déficit fiscal anual de Nicaragua ha oscilado alrededor del 1% del producto interno bruto (PIB) desde 2019. Por lo menos, existe un espacio fiscal de 2% del PIB para financiar el gasto de inversión pública con Bonos de la República, que sean colocados en el BCN, pero no transados en los puestos de bolsa, mientras existan las ultra bajas tasas de interés en el mercado internacional y la reducida tasa de rendimiento de los bonos gubernamentales en el mercado local.

El activismo fiscal no significa despilfarrar los recursos, sino impulsar la reconstrucción de la economía, las perspectivas de crecimiento económico y la creación de empleos mediante la expansión de la infraestructura. En estos momentos de crisis, la política fiscal no debería ser endurecida ni demasiado contractiva, es decir, no debe reducir el gasto ni aumentar los impuestos, porque perjudicaría el alcance de los máximos históricos de los principales rubros de producción del país, que corresponde a los registrados en 2017.


Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s