Información y Política Macroeconómica de Nicaragua

25 10 2020

La política monetaria de Nicaragua se ha fundamentado desde 1994 en una regla muy simple para evitar especulaciones e incertidumbres en la administración de la estabilidad del tipo de cambio y del índice de precios al consumidor, o sea, del control del Banco Central de Nicaragua (BCN) sobre  la tasa de devaluación y de la tasa de inflación de los precios al consumidor.

Esa regla aritmética ha tenido tres expresiones. La primera expresión fue una condicionalidad que, desde 1994, sólo exigía el aumento del saldo de las reservas internacionales netas ajustadas (RINAS), un concepto que del total de las reservas internacionales brutas (RIB) administradas por el BCN excluye los préstamos para apoyo de la balanza de pagos y, en moneda extranjera, los saldos de encaje, del fondo de garantía de los depósitos y de las colocaciones de títulos valores emitidos por el BCN. Así, se comenzó a medir el esfuerzo del sector público para aumentar las reservas internacionales del país.

Se agregó una segunda condicionalidad desde 2006. Fue igual a la división del saldo de las RIB entre el valor mensual promedio anual de las importaciones CIF (MCIF), con un mínimo esperado de 2.5 meses desde 2006, después se elevó a 4 meses y, por sugerencia del Fondo Monetario Internacional (FMI), subió a un rango de 5-10 meses por los impactos de la crisis política interna de 2018 y de la pandemia mundial del COVID-19 de 2020.

Con el alza exorbitante de los precios internacionales del petróleo en junio de 2008, fecha en que el barril de crudo West Texas Intermediate (WTI) arribó a los US$140, se estableció la tercera expresión de la condicionalidad de la estabilidad macroeconómica: dividir el saldo de las RIB entre el saldo de la base monetaria (M0), ambas variables cuantificadas en la misma moneda, local o extranjera, y el cociente mínimo esperado fue 2.2 (RIB = 2.2 veces M0) y después se incrementó a 2.5 cuando el gobierno de Nicaragua no suscribió el quinto programa de ajuste macroeconómico y reforma estructural con el FMI en 2012.

El BCN actualiza las últimas dos reglas aritméticas cada día, y sus valores mínimos se cumplen y sobrepasan los límites establecidos. A manera de ejemplo, al 30 de septiembre recién pasado, el saldo de las RIB fue igual a 2.97 veces M0 y a 7.96 meses de MCIF. La política monetaria continúa siendo bastante contractiva y las importaciones han disminuido porque se han reducido el consumo, la inversión y, por ende, la producción desde 2018.  

Por lo tanto, no existen riesgos de devaluación, al no observarse un exceso de medio circulante que presione por una mayor demanda de dólares y desestabilice la posición de las reservas internacionales; tampoco se observa una aceleración de la inflación, porque, además del control de la emisión de dinero, la demanda interna de bienes y servicios finales (principalmente su componente del consumo) está debilitada por los shocks de oferta y demanda causados por el COVID-19.

Sin embargo, se necesita una mejor comunicación del BCN con la población, con el fin de no exacerbar las expectativas de los agentes económicos. El BCN está obligado a publicar oportunamente la información de la producción, la inflación y el desempleo, porque, al no hacerlo, sólo provoca desconfianza y una mayor incertidumbre a los consumidores, los productores y los inversionistas. Hay que generar confianza de que no hay riesgos de que aparezca una inflación galopante ni una devaluación del córdoba, que son las dos aflicciones principales de los consumidores y productores en tiempos de grandes riesgos.

Pero también se necesita que los economistas nicaragüenses, que se distinguen por sus comentarios públicos, demuestren una mayor seriedad técnica en sus críticas a la política económica y se basen en hechos y, sobre todo, no politicen el asunto económico. Esto último lo hacen los políticos, no los economistas. Los economistas debemos criticar responsablemente la conducción de la política económica y plantear medidas correctivas en una forma constructiva. Siempre he sostenido que los economistas no podemos dejarnos llevar por la corriente especulativa de los operadores políticos.

La estrategia de la política monetaria que se ha aplicado en Nicaragua, además de ser muy sencilla y pragmática no puede lograr sacarnos por sí sola del “hoyo” económico en que nos encontramos. Hoy, con los impactos de dos crisis, la política monetaria y la política fiscal deberían actuar hombro con hombro para reiniciar el largo proceso de la recuperación económica, pero una gran parte del financiamiento del gasto de inversión pública de Nicaragua está suspendida por la NICA Act.

El impedimento internacional para financiar las obras de infraestructura económica y social del país está afectando al nivel de vida de la población, no hay generación de empleos ni de ingresos, por lo que la estrategia de la política fiscal ha sido congelar el nivel del gasto público en el trienio 2018-2020 y se mantiene en el proyecto presupuestario de 2021. En otras palabras, para evitar una inflación galopante y una devaluación descontrolada -hoy la tasa de deslizamiento anual del tipo de cambio se mantiene en 3% y el BCN prevé una tasa de inflación anual de 3.7% en 2020-, las autoridades gubernamentales han formulado un presupuesto casi equilibrado, es decir, con un déficit fiscal muy cercano al 0% del producto interno bruto (PIB).

Como en economía nada es gratis, siempre hay un debe y un haber, la política fiscal, en vez de coadyuvar al crecimiento económico, está propiciando una depresión económica tras tres años consecutivos de caída del volumen de producción de bienes y servicios -con los datos del BCN, el PIB Real ha caído 11.8% en el trienio 2018-2020- y un creciente desempleo y subempleo, aunque el BCN también publicó el dato increíble de la tasa de desempleo abierto que pasó de 4.8% en el primer trimestre a 5.4% en el segundo trimestre de 2020, o sea, tenemos una economía de pleno empleo.

¿Cuál es la tasa de desempleo equivalente, que se estima con el dato de la población económicamente activa subempleada? Según el BCN, la tasa de subempleo pasó de 44.7% a 45.9% (del total de ocupados) en los mismos trimestres arriba mencionados. Entonces,  ¿por qué el BCN no publica la tasa de subutilización de la fuerza laboral, que es igual a la tasa de desempleo abierto más la tasa de desempleo equivalente?   

El BCN, con su política monetaria, liberó C$4,000 millones del encaje obligatorio en moneda nacional para que la banca comercial financiara a productores de bienes y servicios con una comisión de 4.25%; redujo la tasa de deslizamiento anual de 5% a 3% a partir del 1 de noviembre de 2019; bajó la tasa de interés monetaria o interbancaria a 5.25% en moneda local, o sea, 2.25% dolarizada, pero la tasa de interés activa de corto plazo implícita del sistema bancario o del mercado es igual a 12.60% dolarizada, lo cual indica que la tasa de interés monetaria del BCN no tiene influencia sobre la tasa de interés del mercado al reflejar una brecha de 10.25 puntos porcentuales entre ambas tasas; y realiza operaciones de mercado abierto con Letras emitidas en córdobas, pero sin mantenimiento de valor y con plazo de 1 día.

¿Qué más podría hacer la política monetaria para que podamos salir del “hoyo” económico? Creo que nada más. El BCN sólo podrá mantener sus reglas de política monetaria para administrar el mercado monetario local, pero podría facilitar la normalización de la tasa de interés del mercado, y también alineada con las tasas de interés internacionales que estarán bajas por varios años. El costo del dinero en Nicaragua continúa siendo excesivamente alto y no está promoviendo el crecimiento económico en tiempos de una crisis mundial.


Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s