El riesgo-país de Nicaragua en 2020

4 10 2020

En los últimos tres años, Nicaragua ha recibido el impacto de dos crisis, una política interna y otra sanitaria mundial, que han provocado inestabilidades políticas, sociales, económicas y financieras.

El riesgo económico del país ha permanecido en un nivel muy bajo, a pesar de la grave caída de la producción de bienes y servicios de 13% acumulada desde 2017 hasta 2020, y del bajo nivel del producto interno bruto (PIB) per cápita promedio anual de US$1,761 equivalente al 16% del PIB per cápita mundial. Sin embargo, dos variables económicas muestran un riesgo moderado y una variable económica tiene un riesgo muy bajo, irónicamente explicado en parte por la severa caída de la producción, lo que indica que la política macroeconómica está siendo administrada para evitar una crisis estructural de la deuda pública interna y una alta presión inflacionaria.

Las dos variables económicas con riesgo moderado son los déficit gemelos:

(i)           el déficit fiscal, que es inferior al 1% del PIB en los últimos dos años, que se ha logrado con el congelamiento del gasto público y con la reforma procíclica de la Ley de Concertación Tributaria que aceleró la tasa de caída de la producción y la tasa de inflación en 2019; y

(ii)          el balance en cuenta corriente de la balanza de pagos, con superávits cercanos al 1% del PIB en el bienio 2018-2019 y un déficit aproximado a 3% del PIB en 2020, dado el desplome de las importaciones de bienes y de la reciente reducción del flujo de las remesas familiares resultante de la recesión económica mundial.

La única variable económica con riesgo muy bajo es la tasa de inflación que disminuye de 6% en 2019 a 2% en 2020, lo que refleja una demanda de bienes y servicios finales muy debilitada (el shock de demanda) por la caída de ingresos, con el cierre temporal o definitivo de empresas y la incertidumbre de los inversionistas (el shock de oferta de las dos crisis que no tienen un origen económico).

El riesgo financiero también muestra un riesgo muy bajo, incluso con un menor puntaje que el del riesgo económico. Dos variables financieras muestran un riesgo muy alto:

(i)           el saldo de la deuda pública externa, aunque su monto “contable” -porque no se ha reestructurado aproximadamente un millardo de dólares adeudados a dos países centroamericanos con la Iniciativa para Países Pobres Muy Endeudados (HIPC)- permanece muy estable cercano a los US$6,350 millones, pero equivale al 55% del PIB desplomado y rompió su límite tolerable de 50% del PIB para un país como Nicaragua fijado en la Iniciativa HIPC; y

(ii)          como un porcentaje del valor de las exportaciones domésticas de bienes y servicios, el déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos es igual a 6% en este año, siempre influenciado por la drástica caída del valor de las importaciones, lo cual implica una menor búsqueda de financiamiento externo y la estabilidad del saldo de la deuda pública externa.

La posición del saldo de las reservas internacionales netas presenta un riesgo moderado al ser equivalentes a 7.3 meses de importaciones de bienes y servicios. Su saldo de US$2,675 millones previsto al fin de este año continúa afectado por la fuga de US$1,300 millones de los depósitos en moneda extranjera de las entidades bancarias radicadas en el país, que se registró en el período abril 2018-marzo 2019. Esos recursos aún no han retornado a Nicaragua.

Sólo una variable financiera tiene un riesgo bajo, la cual es el servicio (pago de intereses y amortizaciones) de la deuda pública externa por US$330 millones, que representa en este año el 6% del valor de las exportaciones de bienes y servicios, un nivel inferior al límite máximo de 10% tolerado por los inversionistas extranjeros. Una previsión para el futuro con respecto al pago de la deuda pública: los préstamos provenientes del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) no son concesionales, como los facilitados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Banco Mundial (BM(IDA), por lo cual el pago del servicio de la deuda pública se acelerará en el mediano plazo.

También sólo una variable financiera refleja un riesgo muy bajo: el tipo de cambio real bilateral con Estados Unidos de 17 córdobas de 2006 por US$1 de 2006. En los últimos ocho trimestres, el córdoba se ha depreciado levemente, lo cual es positivo para el país porque supone que las exportaciones nicaragüenses son más competitivas, más baratas, en el mercado estadounidense, al mismo tiempo que encarece el precio de las importaciones provenientes de la primera economía mundial.

Dado el comportamiento de las cinco variables económicas y de las cinco variables financieras, se puede concluir que, en estos tiempos de crisis, las autoridades gubernamentales han fundamentado la política macroeconómica en la crisis estructural de la depresión económica y el aumento del desempleo.

Finalmente, el riesgo político continúa manteniéndose en un nivel muy alto, después de haber estado en un nivel alto hasta el cuarto trimestre de 2017, ahora espoleado por cuatro de los diez indicadores políticos que integran este riesgo:

(i)           el conflicto social, al reanudarse y también cancelarse el Diálogo Nacional, y la falta de cohesión y madurez de las organizaciones opositoras;

(ii)          la intensificación de las presiones extranjeras sobre el Gobierno de Nicaragua, empresas públicas y empresas privadas, ya no sólo de parte de Estados Unidos, sino también de Canadá, Reino Unido y la Unión Europea;

(iii)         las condiciones socioeconómicas de la población, al aumentar el desempleo, el subempleo, la pobreza y la desconfianza de los consumidores; y

(iv)         las tensiones religiosas, con el entorpecimiento de la fluidez de relaciones entre el Estado y la Iglesia Católica.

El riesgo político pondera con el 50% en la formación del índice de riesgo-país, y los otros dos riesgos, el económico y el financiero, con el 25% cada uno. Así, nuestro pronóstico del índice de riesgo de Nicaragua en 2020 es igual a 47.2 puntos o 4,720 puntos básicos, que se ubica en el rango de riesgo alto que es de [40.0, 49.9] puntos, y está muy cercano a la barrera que nos separa del riesgo muy alto.


Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s