El dinero en efectivo y COVID-19

19 07 2020

En Principios de Macroeconomía se aprende, para comprender el razonamiento monetarista, que en el transcurso de un año la velocidad del dinero es el número promedio de veces que un córdoba cambia de manos. La velocidad de circulación del dinero (v) es la proporción entre el producto interno bruto (PIB) nominal y el saldo o existencias de dinero en el mercado (M1 si es el medio circulante o M2 si se le agregan los depósitos de ahorro y a plazos), ambas variables en millones de córdobas.

De acuerdo con estadísticas oficiales, en 2019 la velocidad de circulación del dinero (v = PIB / M1) es igual a 9.7, es decir, que un córdoba cambió de manos 9.7 veces en promedio durante un año. En otras palabras, si usted compró un frasco de desinfectante de manos con un billete de cien córdobas, la velocidad de 9.7 veces significa que el billete de 100 córdobas permaneció en manos de cada uno de sus dueños 2.4 veces en un trimestre de 2019.

¿Podría existir un riesgo potencial de contagio del COVID-19 con la manipulación de los billetes de córdoba? En el libro “MONEDAS Y BILLETES DE NICARAGUA”, publicado por el Banco Central de Nicaragua en 2019, encontramos que las siete denominaciones de los billetes de córdoba que circulan actualmente en el mercado están impresas en sustrato de polímero. Así, cabe preguntar si COVID-19 podría ser un huésped, y por cuánto tiempo, en los billetes impresos en sustrato de polímero.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), a través de su portavoz Fadela Chaib, aclaró que los billetes no representan un riesgo mayor de contagio, pero los expertos en salud pública siempre recomiendan que lo más importante es el lavado de manos con agua y jabón y no tocarse la cara para prevenir el contagio. Y agregan que un billete puede ser transmisor del virus si alguien infectado estornuda sobre el billete, que ese billete llegue a manos de otra persona en un corto tiempo y que quien reciba ese billete no se lave las manos y se toque la cara.

El director del Instituto Robert Koch de Alemania para enfermedades infecciosas está de acuerdo en que los billetes no desempeñan un papel importante en la propagación del coronavirus. Por otro lado, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos dijo: ‘puede ser posible que una persona pueda contraer COVID-19 tocando una superficie u objeto que tenga el virus, y luego tocando su propia boca, nariz o posiblemente sus ojos, pero esto (el billete) no se cree que sea la principal forma en que se propaga el virus”.

La revista científica norteamericana “Scientific American”, señaló que el billete impreso en sustrato de polímero es más limpio, es más resistentes a la suciedad y las bacterias, que otros billetes elaborados con derivados del algodón, y que las bacterias sobreviven menos tiempo en los billetes de polímero comparado con los billetes de algodón. Otros expertos del Centro Nacional de Biotecnología en Madrid agregan que los billetes son más propensos a ser contaminados por bacterias, no por virus, y estas bacterias “no tienen efectos adversos en la población, están presentes en nuestro entorno y convivimos normalmente con ellas, pues tenemos resistencia inmunitaria natural”.

Sin embargo, hay personas que desinfectan los billetes. El Banco de Canadá aconseja que no usen productos que contengan cloro o etanol para desinfectar los billetes, porque podrían dañarlos. La manera correcta de hacerlo, según recomienda el Banco de Canadá, es simplemente aplicar agua y jabón, y luego dejarlos secando.

Con base en las opiniones científicas arriba mencionadas, podríamos concluir que existe una baja probabilidad de contagiarnos de COVID-19 con el manejo de dinero en efectivo, comparada con otros objetos y  superficies tales como las gotículas que salen despedidas de la nariz o la boca de una persona infectada al toser, estornudar o hablar; dar la mano a las personas; tocar mesas, sillas, pomos, barandillas y otros objetos utilizados en la vida cotidiana; plástico y acero inoxidable, en los que el virus puede sobrevivir hasta 72 horas.

Habría una mayor contaminación bacteriana sobre el plástico de las tarjetas de crédito que sobre el sustrato de polímero de los billetes o sobre el acero inoxidable color plateado en las monedas de 5 centavos y 1 y 5 córdobas, o sobre el acero electrocapas de latón color dorado en las monedas de 25 centavos, o sobre el aluminio en las monedas de 10 centavos.  

Creo que a la fecha el Banco Central de Nicaragua (BCN) no ha comunicado a los nicaragüenses de que los billetes de córdoba son de bajo riesgo para propagar el COVID-19. Este coronavirus no perdona errores, por lo cual ningún riesgo de contagio puede ser considerado nulo, por lo que el BCN tiene la obligación de comunicar a la población si la circulación del córdoba puede tener un impacto en la salud pública.

Por ese motivo, sugiero a las autoridades del BCN que analicen periódicamente con varios laboratorios el riesgo potencial de una propagación de COVID-19 a través del uso de billetes y monedas en circulación.

Finalmente, ante las posibles dudas por el contagio a través del dinero en efectivo, el BCN podría poner en cuarentena a los billetes devueltos por el sistema financiero nacional antes de volver a circularlos, emitir nuevos billetes y desinfectar las áreas donde maneja el efectivo.


Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s