El PIB de Nicaragua tiende a caer 5.47% en 2020

19 04 2020

Los economistas decimos que hasta cuando las personas tengan seguridad de que no hay un alto riesgo de contraer el COVID-19, no habrá de nuevo una economía en pleno funcionamiento. Reabrir la economía, reabrir las empresas, dependerá del riesgo de transmisión del virus y de la importancia del sector productivo que se manifiesta en su contribución a la formación del producto interno bruto (PIB) o en el número de personas empleadas.

Sin embargo, la seguridad de la gente se garantizará cuando se produzca la vacuna efectiva contra el virus, pero aun así la normalidad de antes será diferente a la normalidad futura, al mantenerse, por ejemplo, el distanciamiento social, el uso de mascarillas y guantes, y el lavado de las manos con una mayor frecuencia. Si se lograra frenar la propagación del virus en este momento, la reapertura de la economía será muy difícil, porque no hay que subestimar al virus; si lo subestimamos, nos encontrará de nuevo.

A esta fecha, pronosticar la tasa de caída de la producción de un país es un mero ejercicio académico, una simulación cuantitativa basada en supuestos o premisas que podrían romperse en el cortísimo plazo, por ejemplo, si surgiera una segunda ola de contagio del virus en países que ya están aplanando la curva de contagio por COVID-19, o si el virus comenzara a propagarse en zonas rurales. Todos los modelos de pronóstico económico son eso, sólo modelos, como los que usan los virólogos, que cuando obtienes nuevos datos, cambias los modelos, pero en el ámbito económico tenemos un gran déficit de información económica oficial de Nicaragua desde el año de 2019. Por esa restricción informativa, los modelos se formulan en una forma más simple y menos sofisticada.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), en 2020 el producto interno bruto (PIB) mundial retrocederá un 3%, lastrado principalmente por el grave descenso en la actividad de Estados Unidos, China y Alemania tras los cierres y restricciones ordenadas para frenar la expansión del COVID-19, pero recuperará lo perdido en 2021, que augura finalizará con un crecimiento del 5.8%.

La economía de Nicaragua, como he señalado en anteriores artículos económicos, depende del comportamiento económico de Estados Unidos, el principal socio comercial, que se transmite por cuatro vías como son la venta de materias primas (exportaciones) producidas en el mercado local, las remesas, el flujo de inversión extranjera directa y la afluencia de turistas al país. El FMI dice que la economía estadounidense caerá 5.907% en este año y crecerá 4.739% el próximo año. También agrega que la economía nicaragüense disminuirá 6% en 2020 y se estancará, 0%, en 2021.

Con esos datos del comportamiento económico de Estados Unidos y Nicaragua presentados por el FMI la semana recién pasada, me sorprendió la existencia de una elasticidad unitaria casi exacta entre la producción de ambos países en 2020, es decir, si el PIB de Estados Unidos cae 5.907%, el PIB de Nicaragua cae 6.0%.

Al estimar un modelo uniecuacional doble logarítmico, o modelo log-log, del PIB de Nicaragua (variable dependiente) sobre el PIB de Estados Unidos (variable independiente), con una muestra de datos anuales correspondiente al período 1994-2019, obtenemos la elasticidad entre ambas variables (en el punto medio de la variable independiente), que es igual a 0.972.

En otras palabras, si el PIB de Estados Unidos cae (o sube) 1%, el PIB de Nicaragua cae (o sube) 0.972%; así, el pronóstico del comportamiento del PIB de Nicaragua en 2020 sería una caída de 5.47%. La ecuación estimada fue log(PIBN) = 2.603 + 0.972*log(PIBUSA), con la corrección de la presencia de autocorrelación y de correlación parcial de los residuos de la regresión.

Si en vez de aplicar el modelo econométrico recurrimos a la aritmética, y usando la misma muestra de datos del período 1994-2019, determinamos que la tasa de crecimiento económico promedio anual de Nicaragua es 3.52% y la de Estados Unidos es 2.47%. Por consiguiente, al dividir 3.52 entre 2.47 obtenemos la elasticidad entre el PIB de Nicaragua y el PIB de Estados Unidos, que es igual a 1.42%. Entonces, si el PIB de Estados Unidos cae 5.907% en este año, el PIB de Nicaragua caería 8.39%.

De los dos modelos económicos, el econométrico y el aritmético, escojo el primero por su rigor científico y consistencia estadística. Nuestro pronóstico es que Nicaragua observará en 2020 una caída de 5.47% en la producción de bienes y servicios. Por lo tanto, caerán el consumo de los hogares, la inversión privada, las exportaciones, las importaciones, el ingreso de recursos externos (remesas, inversión extranjera directa, cooperación oficial y turismo) y el crédito de las instituciones financieras; aumentarán el consumo público debido a la atención a la salud pública, el desempleo y el subempleo; y se congelará una baja tasa de inflación, la cual podría ser un tasa de deflación cercana a 0%, y se mantendrá la tasa de deslizamiento anual de 3% del tipo de cambio oficial. También existe el riesgo del deterioro de las entidades financieras con el aumento de la mora en pago de la deuda de los consumidores y productores, por lo cual será necesario analizar la modificación temporal de la regulación prudencial de los bancos comerciales con el fin de adecuar las condiciones crediticias para enfrentar la crisis, siempre y cuando los deudores lo soliciten y califiquen.

El principal problema de las empresas será el restablecimiento de la logística de la producción. Las empresas y las instituciones públicas y privadas están adaptándose a las nuevas condiciones de trabajo, tales como teletrabajo, videoconferencias, comercio en línea, atención a clientes por la vía virtual, mientras ajustan sus flujos de caja debido a la continua caída de los ingresos. Las empresas están obligadas a reprogramar sus presupuestos, tendrán que rediseñar su organización y su estrategia durante el tiempo que se mantenga la pandemia, y están forzadas a abandonar grandes proyectos y eliminar grandes compras.

En resumen, se deteriorará la perspectiva económica y social del país.

No pretendo establecer un rango de la tasa de caída del PIB de Nicaragua en este año, porque no es una actitud profesional sino escolar, que se deja a los centros de enseñanza que prefieren establecer escenarios que cruzan los ambientes optimista, probable y pesimista. Si estuviese en un salón de clases podría decir que el PIB de Nicaragua tiende a desplomarse en un rango de [5.47%, 8.39%], pero ante las familias, los empresarios y las autoridades gubernamentales prefiero afirmar que el PIB de Nicaragua podría caer 5.47% en este año. Cabe agregar que antes de la crisis sanitaria mundial provocada por COVID-19, Consultores Para el Desarrollo Empresarial (COPADES) había pronosticado una caída de 2.71% del PIB de Nicaragua.


Acciones

Información

2 responses

21 04 2020
Juan Batres

Excelente análisis maestro. Yo me quedo con la conclusión académica, pues es la que presenta el intervalo de mayor confianza para considerarlo en una conclusión del resultado de esta pandemia para este año. Ademas de que en este intervalo de 5.47% – 8.9%, incluye no solo la correlación de la variabilidad de nuestro PIB con respecto al PIB-USA, sino que tambien puedo deducir que esta incluida la variable PIB-CHINA, que es otro de nuestros grandes socios comerciales.

Dura tarea la que se nos ha presentado para superar esta nueva era.

26 04 2020
nestoravendao

Muchas gracias por sus palabras, Sr, Batres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s