La misteriosa inflación en Nicaragua

12 01 2020

La información oficial del índice de precios al consumidor (IPC) de Nicaragua se paralizó en agosto de 2019. Este dato, que tiene una gran importancia para los consumidores, los productores y el gobierno, si ha sido estimado sólo es conocido por servidores públicos y el Fondo Monetario Internacional (FMI), porque las autoridades gubernamentales mantienen el compromiso de entregar la información económica disponible al organismo multilateral, con el fin de facilitar la evaluación económica y la perspectiva de mediano plazo de la economía del país en cumplimiento de la Consulta del Artículo IV. Dicho sea de paso, la proyección de la tasa de inflación de 2019 tanto del Banco Central de Nicaragua (BCN) como del FMI es idénticamente igual a 6.38%.

La reforma de la Ley de Concertación Tributaria (LCT) del 28 de febrero de 2019, que elevó las tasas tributarias y redujo las exoneraciones y exenciones del impuesto de valor agregado (IVA), aceleró la tasa de inflación, la cual pasó, en términos interanuales, de 3.4% en febrero de 2019 a un mediana de 5.9% durante el período marzo-agosto del año pasado (ya no se dispone del dato oficial del IPC a partir de septiembre de 2019).  

La tasa de inflación interanual en agosto de 2019 fue igual a 6.30%, muy parecida a la inflación del año pasado proyectada por el BCN y el FMI, que apenas es 8 centésimas porcentuales mayor. Esto da a entender que, en el diálogo gubernamental-multilateral de octubre 29-noviembre 12 del año pasado, privó el criterio de “enfriar” la inflación, porque el desempleo en Nicaragua está aumentando, una relación macroeconómica importante que muestra una correlación negativa en la tasa de desempleo y la tasa de inflación: cuando el desempleo baja, la inflación aumenta, y cuando el desempleo aumenta, la inflación baja y se enfría.

Ese principio central de la economía, en vigor desde hace 60 años y conocida como Curva de Phillips, en honor al economista Alban William Housego Phillips, de Nueva Zelanda, que lo demostró en 1958 con datos del Reino Unido observados entre 1861 y 1957, guía a los formuladores de la política macroeconómica gubernamental y a los usualmente llamados economistas “independientes”, pero últimamente hay problemas con dicha curva poque no comporta en la forma arriba mencionada en las economías avanzadas, como las de Estados Unidos y la Eurozona, al persistir simultáneamente, desde principios de la década de 2000, una baja tasa de inflación y una baja tasa de desempleo. Bien, este problema es más de interés académico, al cual me referiré en una próxima opinión.

Continuando con el caso de Nicaragua, cuando la tasa de desempleo es alta, los sindicatos o los trabajadores no pueden negociar mayores aumentos salariales que cuando el desempleo es bajo. ¿Cuál ha sido el comportamiento de las expectativas de inflación de las personas en los últimos dos años?

A pesar de los efectos inflacionarios de la reforma de la LCT, las expectativas inflacionarias cayeron por la escasez de dinero, que fue causada por la compra de dólares que realizó la banca comercial al BCN para la devolución de los depósitos en moneda extranjera; además, la escasez de córdobas también disminuyó la presión por la compra de dólares en el sistema bancario, por lo que la brecha entre el tipo de cambio de venta del dólar en las ventanillas de las entidades bancarias con respecto al tipo de cambio oficial disminuyó de 2.3% en noviembre de 2018 a 0.5% en diciembre de 2019 y sólo se ha incrementado en una décima procentual en enero de 2020.

Las expectativas inflacionarias han estado formadas por las experiencias de  inflación pasadas de las personas, pero ahora están marcadas por la escasez de córdobas antes mencionada. Sin embargo, la demanda de dinero fue impulsada por factores estacionales en noviembre recién pasado y, muy probablemente, en la primera quincena de diciembre, por lo cual la presión inflacionaria anual “enfriada” por el BCN y el FMI debió haberse acelerado a partir de noviembre.

Eso se comprueba en noviembre con el aumento interanual de 18.8% del numerario o monto de dinero que se encuentra en las cajas de las empresas no financieras y en los bolsillos de los agentes económicos, o sea, los córdobas que se encuentran circulando fuera de las instituciones bancarias y financieras -a manera de información, en noviembre de 2018 se observó una caída interanual de 10.6% del numerario, mientras que la tasa de inflación de 2018 fue igual a 3.9%-.

Además, precios claves de la economía, tales como los de combustibles y de la energía eléctrica, han  experimentado importantes alzas en 2019 y, por lo tanto, han acelerado la tasa de inflación de los precios al consumidor. Por ejemplo, en 2019 el precio del barril de petróleo WTI, de referencia para el continente americano, se incrementó 36% al pasar de US$45.33 el 28 de diciembre de 2018 a US$61.72 el 27 de diciembre de 2019.

Tomando en cuenta el medio circulante o dinero, el precio del barril de petróleo WTI y las expecativas inflacionarias de la población, Consultores Para el Desarrollo Empresarial (COPADES) pronosticó en septiembre del año pasado que la tasa de inflación anual de 2019 sería 8%.

Si el BCN no publica el IPC desde septiembre de 2019, se podría atribuir a que el Instituto Nacional de Información de Desarrollo (INIDE) no ha realizado las encuestas de precios al consumidor, o a que el cálculo del IPC estaría reflejando una mayor tasa de inflación comparada a su proyección anual de 6.38% compartida con el FMI.

Si se hubiesen realizado las encuestas de precios al consumidor a lo largo de 2019 y si la tasa de inflación anual resultante fuese igual o menor que la proyección de 6.38%, no sería lógico continuar manteniendo el misterio del IPC mensual desde septiembre de 2019.

No olvidemos que la toma de decisiones de los consumidores, productores y autoridades gubernamentales sin datos económicos constituye un riesgo para el buen desempeño de la economía del país.


Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s