Surgen nuevos riesgos económicos para Nicaragua

15 12 2019

La sanción del gobierno de Estados Unidos a la Distribuidora Nacional de Petróleo (DNP) afectará el desempeño de la economía en 2020, un año en que previmos, desde junio de 2019, la tercera caída consecutiva de la producción de bienes y servicios del país.

En 2019, Estados Unidos es el suplidor casi exclusivo de petróleo, gasolinas y diesel  en Nicaragua, y participa con el 65% en el volumen total importado de hidrocarburos del país.

En cuanto al fuel oil, PUMA Energy Bahamas (PUMA) participa con el 98% en la venta total de este insumo para la producción de electricidad en las plantas termoeléctricas del país. Por consiguiente, no se prevén problemas en el abastecimiento de fuel oil y en la generación de termoelectricidad. Cabe recordar que en este año las empresas termoeléctricas generan el 42% del volumen total de producción de electricidad.

La DNP participa con el 87% en el volumen total importado de gasolinas y diesel, que es equivalente al 30% del volumen total de la importaciones de hidrocarburos de Nicaragua. La DNP es el principal importador de gasolinas y diesel en Nicaragua, y ocupa el segundo puesto en la importación total de hidrocarburos, sólo antecedida por PUMA.  

El poder de mercado de la DNP se ejemplifica con su participación del 27% en el volumen total de las ventas de los derivados de petróleo en el mercado local.

Además, la DNP también ocupa el segundo lugar de importancia en el volumen total de ventas de derivados de petróleo, correspondiendo el primer lugar a PUMA. La DNP también vende el 22% del volumen total los combustibles líquidos en las estaciones de servicios y ocupa el tercer lugar en el volumen total de las ventas de los combustibles líquidos en dichas estaciones, antecedida por PUMA y UNO Nicaragua, S.A. (UNO) .

Los principales impactos de la sanción estadounidense a la DNP son la aceleración de la tasa de caída del producto interno bruto (PIB) real y una menor oferta de las gasolinas y del diesel en el mercado local. Es bastante probable que los competidores de la DNP en las ventas de gasolinas y diesel, PUMA y UNO, no podrían ocupar rápidamente el espacio que dejaría la DNP debido a posibles restricciones en el almacenamiento de hidrocarburos importados.

Sobre el supuesto de que se reduzca el 10% del volumen de diesel, un combustible importante demandado por las actividades económicas, el PIB tendería a disminuir 2 décimas porcentuales, por lo cual, el pronóstico de la caída de la producción de bienes y servicios en 2020, realizada por Consultores Para el Desarrollo Empresarial (COPADES) en septiembre de 2019, pasaría de 2.9% a 3.1%.

De acuerdo con las relaciones intra e intersectoriales de la economía nicaragüense, las actividades económicas que serían más afectadas por la menor oferta de diesel son las siguientes: productos de petróleo refinado, electricidad, agua potable, cultivo de caña de azúcar, azúcar, productos mineros, productos de la pesca, bebidas, prendas de vestir, servicios de transporte, servicios de administración pública, servicios de enseñanza y de salud, y servicios de esparcimiento.

En términos generales, se conoce que existe una alta correlación positiva entre el volumen de las importaciones de petróleo y sus derivados con el volumen de la producción de bienes y servicios. Ese coeficiente de correlación, que tiene un rango de [-1, +1), en igual a 0.9 en Nicaragua, lo que confirma la presencia de una fuerte relación lineal directa entre los volúmenes de importación de hidrocarburos y de producción de bienes y servicios.

Por otro lado, con base en datos oficiales, la elasticidad del volumen importado de hidrocarburos (crudo y derivados) con respecto al PIB Real (o volumen de producción de bienes y servicios) es igual a 0.75; en otras palabras, si el PIB Real disminuye 1%, el volumen de las importaciones de hidrocarburos disminuye 0.75%, lo cual provoca cierta preocupación porque el poder de mercado de la DNP es 27%.

A pesar de la afectación de la participación de la DNP en el mercado local de los combustibles y de la probable restricción en el almacenamiento de combustibles, los precios al consumidor de combustibles líquidos no aumentarían, porque la formación de dichos precios está regida por los precios internacionales del crudo y de los combustibles líquidos, que en nuestro caso son los precios referentes de la Costa del Golfo de Estados Unidos, conocidos como West Texas Intermediate (WTI).

Sin embargo, sobre el supuesto de que se reduzca la oferta de combustibles en el mercado local, PUMA y UNO podrían comprar petróleo y combustibles líquidos en el mercado spot, o sea, en el mercado libre, pero a un precio más elevado. Esto provocaría el impacto adicional de una mayor pérdida de reservas internacionales del país, que obligaría a una mayor reducción del medio circulante u oferta de dinero con la consecuente aceleración de la tasa de caída del PIB Real.

No se visualiza a ningún país petrolero que pueda suplir a la DNP de gasolinas y diesel. México reestructuró recientemente la estrategia de extracción de petróleo de la empresa Petróleos Mexicanos (PEMEX); Venezuela no tiene condiciones para exportar más petróleo por el deterioro que presenta su infraestructura petrolera; Irán está enfrentando problemas geopolíticos con Estados Unidos; y Rusia acordó, como aliado de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), recortar su nivel de extracción diaria de petróleo en el primer trimestre de 2020, para contribuir a elevar el precio internacional del crudo, que rompieron la barrera de los US$60 el barril el viernes recién pasado.  

Por consiguiente, se encontrarían en una situación de riesgo el consumo de gasolina regular, gasolina super y diesel de parte de las familias y de las empresas en general, excepto el consumo de fuel oil en las empresas generadoras de termoelectricidad. Además, las empresas petroleras podrían enfrentar problemas en cuanto a la administración de sus inventarios de petróleo y de combustibles líquidos, lo cual provocaría una disminución del suministro de combustibles a los consumidores.

Siempre me he opuesto a la destrucción de la economía para que se logren los objetivos políticos de cualquiera de las partes en el conflicto nacional. Tenemos que evitar que continúe retrocediendo el ingreso per cápita promedio anual de los nicaragüenses y que se incremente el desempleo, el subempleo y la pobreza. Tenemos la obligación de proteger y mejorar el bienestar de la población que menos tiene, quienes soportan la mayor carga de la inequidad en la distribución del ingreso y de los impuestos. Por esto, siempre insistiré en que debemos apoyar el Diálogo Nacional, con pocos actores, pero con representatividad, confianza y prestigio, para crear las condiciones de una negociación nacional magnánima y con sentido de Patria.


Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s