La recesión económica del país provoca una mayor vulnerabilidad a las empresas no financieras

9 12 2019

En un escenario económico en el cual campean la incertidumbre y la desconfianza de los agentes económicos, la vulnerabilidad de las empresas no financieras, ya sean del sector privado o del sector público, no sólo se profundiza sino también se expande por la persistencia de la recesión económica que se presentó en el país desde el tercer trimestre de 2018. Es muy seguro que la vulnerabilidad cubre a un mayor número de empresas, a medida que ha transcurrido el tiempo.

¿Cuánto ha crecido la vulnerabilidad de las empresas no financieras en Nicaragua? No lo sabemos, porque no hay disponibilidad de información empresarial, que usualmente se publica en países de economía avanzada, donde existe información de mercado. Pero en su empresa, usted puede recopilar y procesar la siguiente información por trimestre, desde el primer trimestre de 2017 hasta el tercer o cuarto trimestre de 2019 y, así, sucesivamente. También la puede estimar mensualmente.

¿Cuál es la variación relativa trimestral del valor agregado (VAB) o resultado económico de la empresa? Determine, por trimestre desde enero 2018, el monto de la suma de las remuneraciones a los trabajadores, la depreciación del activo fijo (edificaciones y maquinaria y equipo), los impuestos indirectos netos de subsidios (si la empresa, por ejemplo, de exportación, los recibiese) y las utilidades brutas (antes del impuesto sobre la renta). Esos totales están valorados en precios corrientes, es decir, en millones de córdobas. Proceda a estimar la variación porcentual de esos montos trimestrales y reste la tasa de inflación trimestral correspondiente, de acuerdo con el Índice de Precios al Consumidor (IPC) Nacional. Si observa reducciones crecientes de los montos “reales” (sin el factor inflacionario), su empresa se ha vuelto más vulnerable.

¿Cuál es el comportamiento del número de empleados de la empresa? Estime la variación porcentual del total de empleados fijos de la planilla empresarial, y si disminuye en forma creciente su empresa está vulnerable.

¿Cuál es la situación de los gastos financieros? El grado de presión financiera que soporta la empresas se determina con el ratio de la cobertura de los intereses (RCI) pagados o gastos financieros, mediante la división del Resultado Económico Bruto (REB = VAB – Gastos del Personal o Remuneraciones) con respecto a los gastos financieros, por un lado, y la división de los ingresos financieros entre sus gastos financieros, por otro lado. Si esa cobertura es menor que 1 durante dos años consecutivos, la empresa está vulnerable, o sea, la empresa no puede cubrir sus gastos financieros con su valor agregado y sus ingresos financieros.

¿Es la rentabilidad del activo (ROA) positiva o negativa? Si la ROA es positiva pero decreciente, o si es negativa, la empresa es vulnerable, lo cual es bastante probable por la recesión económica o por el alza de los costos de producción resultante de la reforma tributaria del 28 de febrero de 2019.

¿Cuál es el nivel de endeudamiento?  Si la proporción o el ratio de la deuda total de la empresa con respecto al activo neto (= activos – la deuda generada por esos activos) o con respecto a los excedentes ordinarios (= REB + ingresos financieros) se ha incrementado, la posición patrimonial de la empresa está más expuesta a las vulnerabilidades.

Con esos cinco indicadores, ustedes, propietarios principalmente de microempresas, pequeñas y medianas empresas (MIPYMEs), que tienen un mayor nivel de vulnerabilidad que el de las grandes empresas, podrán monitorear permanentemente la vulnerabilidad empresarial.

Así como las empresas financieras han estado realizando pruebas de estrés financiero desde hace una década, influenciadas por la quiebra de la banca de inversión de Wall Street en 2007-2008, las empresas no financieras también podrían analizar el impacto de la situación económica del país sobre la vulnerabilidad empresarial en 2020-2021.

Por ejemplo, si continuaran disminuyendo las utilidades brutas, que implicaría la disminución del valor agregado bruto  de la empresa y del empleo, o si continúan subiendo las tasas de interés, que implicaría la capacidad de la empresa para pagar los intereses de sus deuda financieras con el uso de los beneficios ordinarios, ¿cómo responderían las empresas no financieras?


Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s