La última fotografía disponible del mercado laboral nacional

6 10 2019

El más reciente panorama del mercado laboral de Nicaragua fue presentado el 24 de mayo de 2019 por el Instituto Nacional de Información y Desarrollo (INIDE), un organismo estatal subordinado en su dirección al Banco Central de Nicaragua (BCN), con su Encuesta Continua de Hogares (ECH) del cuarto trimestre de 2018.

El INIDE publicó sólo siete indicadores laborales nacionales, a pesar de que muchos más están disponibles en la ECH, por lo cual podemos afirmar que tanto dejar de publicar como seleccionar lo publicable es igual de dañino para la toma de decisiones económicas. Además, la publicación de los siete indicadores que presentamos a continuación se basó en otras variables que no fueron publicadas, tales como la población económicamente activa (PEA), el total de personas ocupadas (PO) y el total de a población en edad de trabajar (PET).

El reporte del INIDE afirmó que, de cada 100 personas de la PET, que la clasifica como de 14 años y más de edad o la define como la oferta potencial de trabajo, sólo 72.1 personas pertenecieron a la PEA. ¿Por qué, desde hace muchos años, a tan temprana edad fijada por el Estado de Nicaragua, es decir, niños y jóvenes, muy probablemente sólo con educación primaria, son desatendidos por las políticas públicas sin tomar en cuenta el aumento de la productividad? La educación pública debería asegurar la adquisición del conocimiento de los niños y jóvenes, ampliando y mejorando la calidad de la cobertura de la educación, incluyendo la educación técnica media y superior, para lograr el aumento deseado de la productividad de los trabajadores y de la economía.   

Continuó el INIDE mencionando la tasa neta de ocupación (TNO), al indicar que de cada 100 personas de la PEA 94.8 personas de 14 años y más de edad estuvieron ocupadas, pero define como personas ocupadas a los que laboraron al menos una hora en el cuarto trimestre de 2018, o sea, incluye a las personas subocupadas (S), es decir, que no trabajan las ocho horas diarias (sub empleados visibles, SV), tal como lo manda el Código Laboral, o que devengan un salario mensual menor que el salario mínimo legal (subempleados invisibles, SI), cuyos valores y su total (SI + SV) también desconocemos. Además, el INIDE observó que el número total de personas de 14 años y más ocupadas representó el 68.3 de la PET, que es la tasa bruta de ocupación (PO/PET).

Aún inmersos en la crisis política que se inició el 18 de abril de 2018, el INIDE prosiguió señalando que en el cuarto trimestre del año pasado la tasa de desempleo abierto (PDA) fue 5.2% de la PEA, que es igual a 100% menos la TNO de 94.8% arriba mencionada. De acuerdo con este dato oficial, es insólito o increíble afirmar que Nicaragua se mantuvo en pleno empleo cuando su economía transitaba por el segundo trimestre de recesión a finales de 2018.

Pero a renglón seguido, el INIDE agregó que casi la mitad del total de personas ocupadas estuvo subempleada al afirmar que es del orden de 50.1%. Sugiero a los técnicos del INIDE y del BCN que, con base en los datos de la ECH, estimen la tasa de desempleo equivalente (asociada con el subempleo) en porcentajes de la PEA y la adicionen a la tasa de desempleo abierto para que tengan una idea del total de personas que no están generando ingresos, que es un indicador bastante correlacionado con el índice de pobreza del país. No hay que elevar cifras triunfalistas a los decisores de las políticas económicas, o sea, que debe existir la obligación técnica de reducir el margen de error en la toma de decisiones gubernamentales.

Luego INIDE sumó el número de desocupados abiertos (que no conocemos) y el número de personas ocupadas (yo diría subempleadas, que tampoco conocemos) que desean trabajar más horas en otra ocupación o en otro lugar, y el total de esta suma la dividió entre la PEA y obtuvo que el 15.3% de la PEA presionó al mercado laboral con su demanda, directa o indirecta, de un puesto de trabajo a tiempo completo o a tiempo parcial, lo que se conoce como tasa de presión general (TPGR). Si el INIDE hubiese estimado y publicado la tasa de desempleo equivalente antes sugerida y su suma con la tasa de desempleo abierto, se podría tener una idea más próxima de la angustiosa necesidad de la población que no genera ingresos por no encontrar un puesto de trabajo.

El INIDE concluyó su publicación de datos laborales nacionales con la estimación de la tasa de inactividad (TI) del orden de 27.9%, o sea, el porcentaje de las personas de 14 años y más que están inactivas con respecto a la población en edad de trabajar (I/PET).   

Se está desaprovechando la información laboral recopilada en la ECH del INIDE. Entre los datos relevantes no publicados podrían figurar la población no económicamente activa con y sin experiencia, la distinción de los desocupados como cesantes y aspirantes, el número de trabajadores ocupados plenos y de tiempo parcial, el número de ocupados con y sin seguridad social, el número de ocupados en establecimientos con y sin registros contables, el número de personas no económicamente activas desalentadas o que se cansó de buscar trabajo o no encuentra el trabajo que necesita, la tasa de dependencia igual a la resta de la población total del país menos la población ocupada con respecto al total de ocupados, y el índice de carga económica o el cociente de dividir la población no económicamente activa entre la población económicamente activa. Esta información es de vital importancia para las familias, los empresarios y el gobierno.

A pesar de que no se publican los datos oficiales del desempleo por actividad económica desde el año de 2012, estimo que el perfil actual de los desempleados nicaragüenses es el de una persona con estudios de secundaria, entre 14 y 24 años de edad, unido(a) o juntado(a) o casado(a), y se desempeña como empleado u obrero en las actividades, en orden de importancia, de comercio, construcción, agropecuaria, industria manufacturera y otros servicios.

El desempleo y la pobreza continúan siendo los principales problemas económicos de los trabajadores, aunque también es necesario recordar que, con base en datos del BCN, los trabajadores han resentido un deterioro de 11.2% del poder de compra de sus salarios durante el período octubre 2017-agosto 2019.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s