Las calificaciones del riesgo de Nicaragua

10 06 2018

El 8 de junio del año en curso,  Standard & Poor´s (S&P) confirmó la calificación soberana de largo plazo B+ y la calificación soberana de corto plazo B de Nicaragua, pero redujo su perspectiva de estable a negativa.

En otras palabras, S&P mantuvo la calidad dudosa y baja de la deuda soberana de Nicaragua, o sea, que la compra de un bono emitido por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público no se considera una inversión sino una especulación de riesgo, mientras que la degradación de estable a negativa por los efectos de la crisis política sobre la economía y las finanzas ha dejado a la deuda soberana del país de cara a la calificación C, es decir, de cara al riesgo de que existe la posibilidad de no honrarla o pagarla.

Sin conocer los supuestos económicos y financieros de S&P, compartimos la opinión de que se ha desacelerado el crecimiento económico del país, pero discrepamos en la magnitud de esa desaceleración. En nuestra opinión, el desempeño productivo de bienes y servicios en el mercado local ya entró al plano negativo en este año, -0.8%, mientras que la agencia de calificación aún mantiene una tasa de crecimiento positiva de 1.5% para 2018.

Permanece descuidado el ciclo agrícola 2018/2019 y se desploma el turismo, el comercio y el transporte; se caen el gasto de consumo de las familias y el gasto de inversión privada por la desconfianza de los consumidores y los inversionistas; y también caen los volúmenes de bienes y servicios exportados e importados por la menor producción, la imposibilidad del libre tránsito de las mercancías en el territorio nacional y la contracción monetaria persistente desde mayo de 2016 para defender la posición de las reservas internacionales administradas por el Banco Central de Nicaragua (BCN), al perderse su escudo con el desplome del crédito petrolero de Venezuela.

Una sorpresa del análisis reciente del S&P es que mantiene constante la tasa de desempleo de 2017 en 2018, es decir, en el nivel de 3.7% de la población económicamente activa (PEA), lo cual da a entender que la economía de Nicaragua está en pleno empleo no obstante la grave crisis política que impera en el país desde hace 54 días. Se prevé que, acorde con la caída del Producto Interno Bruto (PIB) Real en este año, se destruirán al menos 98,700 puestos de trabajo formal, lo cual implica una tasa de desempleo abierto y equivalente asociado con el subempleo del orden de 26.1% de la PEA.

Otra sorpresa del mismo análisis es que S&P mantiene casi constante la tasa de inflación promedio anual de 3.9% de 2017 en 2018, al elevarla al nivel de 4.0%. Con la crítica crisis política, la contracción monetaria no podrá mantener una baja presión inflacionaria, porque los precios al consumidor se elevarán con la escasez de bienes de consumo y la especulación en el mercado local. Sin considerar una presión de la demanda de dólares en el mercado negro, es bastante probable que la tasa de inflación promedio anual tenderá a acercarse a la barrera del 10.0% anual en 2018.

Por otro lado, coincidimos con S&P en el comportamiento esperado de los déficit gemelos de la economía nicaragüense en este año.

Con respecto a 2017, el déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos sube casi en 3 puntos porcentuales del PIB hasta 7.6%, según S&P, y hasta 8.0% del PIB, según COPADES (Consultores Para el Desarrollo Empresarial, firma que dirige el suscrito). Este déficit se podrá financiar exclusivamente con la cooperación oficial destinada al sector público no financiero, proveniente principalmente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Banco Centroamericano de Integración Económico (BCIE) y Banco Mundial (BM/IDA), dado el desplome de la inversión extranjera directa.

El déficit fiscal es visto por S&P en 2.2% del PIB para el Gobierno General y es visto por COPADES en 2.7% del PIB para el Gobierno Central, este último provocado por un menor crecimiento de los ingresos tributarios y el mantenimiento del gasto gubernamental aprobado para este año. El financiamiento del déficit fiscal tendría que provenir de la emisión de una nueva deuda pública interna -ya fue aprobada una emisión equivalente a US$100 millones en el presupuesto gubernamental de este año-, con el fin de evitar riesgos en el mercado cambiario y mayores presiones inflacionarias si se financiara con emisión de dinero. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que a finales de 2017 el saldo de la deuda pública externa e interna de Nicaragua fue igual a 45.7% del PIB, un nivel que ya se acerca al de un país severamente endeudado en términos de producción.

La macroeconomía, que ya no está bien, se encuentra en una encrucijada. En el ámbito monetario, la clave para mantener la estabilidad macroeconómica en el cortísimo plazo es impedir la emisión de córdobas y reducir la base monetaria, con los costos de una mayor desaceleración de la tasa de crecimiento económico y de un aumento de la tasa de desempleo. Por otro lado, en el ámbito fiscal el saldo total de la deuda pública se está convirtiendo en un severo problema, que podría minimizarse con la reestructuración, sinónimo de reducción, del gasto de consumo del sector público.

El informe de S&P no caracterizó el riesgo político, pero se limitó a mencionar las protestas públicas, los desacuerdos políticos y el posible empeoramiento de su evaluación de efectividad de la gobernabilidad de Nicaragua. Sin embargo, reconoció que “Las tensiones políticas son altas tras siete semanas de protestas contra el gobierno” y señaló que “una potencial resolución política rápida del estancamiento político dentro de los próximos meses podría contener el impacto negativo sobre la economía y las finanzas públicas de Nicaragua”, junto con otras medidas para “reducir las divisiones entre el gobierno y el sector privado” y “recuperar la confianza de los inversionistas sobre las políticas económicas”. Pero ¿dónde está la población de Nicaragua?

El riesgo político es más importante que el riesgo económico y que el riesgo financiero en la construcción de un índice de riesgo-país, y debería explicitarse para calificar la deuda soberana.

Actualmente, la mayoría de la población nicaragüense cuestiona y reprueba la capacidad y la habilidad del gobierno para permanecer en la oficina, los conflictos de autoridad sobre la Policía Nacional, la violencia arbitraria contra la población, la mayor delincuencia común, y el deterioro de las condiciones socioeconómicas ejemplificadas con el desempleo y la desconfianza de los consumidores.

Desde antes de la crisis política actual ya se observaban la parcialidad del sistema judicial, el debilitamiento del imperio de la ley, la falta de independencia de los Poderes del Estado, la falta de transparencia electoral, la corrupción, la inestabilidad de las reglas regulatorias, las presiones diplomáticas con sus sanciones, y la poca fluidez de las relaciones entre el Gobierno y la Iglesia Católica.

COPADES estima que, entre finales del año pasado y el momento actual del año en curso, el riesgo político ha pasado de un nivel moderado a un nivel alto. Además, en un escenario económico probable -aún no prevemos llegar al escenario pesimista, pero dependerá del tiempo en que se resuelva la crisis política-, el riesgo económico y el riesgo financiero pasan de un riesgo muy bajo a un riesgo bajo. Por consiguiente, el riesgo-país de Nicaragua se mantiene en un riesgo alto en 2018 y ojalá no transitemos hacia un riesgo muy alto en el corto plazo.

A pesar de todo lo anterior, sigo pensando que el diálogo es la mejor opción para resolver el conflicto nacional.

Anuncios

Acciones

Información

2 responses

10 06 2018
Enrique

como se interpreta Reducir la emision de cordobas en el ambito monetario, me podria explicar que significa eso en terminos sencillos.

11 06 2018
nestoravendao

El BCN es el banco emisor del córdoba. Reducir el saldo de la emisión del córdoba significa sacar córdobas de circulación mediante las subastas de Letras del BCN o por aumentos de la tasa de encaje sobre los depósitos en córdobas, o sea aumentar la proporción de los esos depósitos que los grupos bancarios llevan al BCN para que éste pueda regular la liquidez del mercado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s