El polémico Informe de Empleo del INIDE

13 08 2017

Presentación1

El principal problema estructural del mercado laboral de Nicaragua es el subempleo. Aunque no gusten, los principales adjetivos calificativos del trabajo en Nicaragua son precario, informal y temporal. Precario, porque la mayor parte de los puestos de trabajo se distinguen por su poca tecnología y están ocupados por personas con poca escolaridad; informal, porque la mayoría de los trabajadores laboran en empresas que no tienen libros o apuntes de contabilidad; y temporal, porque casi la mitad de las personas subempleadas es visible, es decir, trabaja menos de ocho horas diarias, que es el número de horas establecido por el Código Laboral.

De acuerdo con datos disponibles del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (INIDE) correspondientes al cuarto trimestre de 2012, el 76.2% del total de personas ocupadas trabajaba en establecimientos que no tenían registros contables. El nivel de este indicador, que muestra la informalidad del mercado laboral, se desconoce en el primer trimestre de 2017, porque no fue publicado en el reciente Informe de Empleo del INIDE que dio a conocer el presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Ovidio Reyes.

La economía informal es un concepto bastante aproximado al de la economía sumergida, que es la realización de actividades que, aunque legales, se esconden a las autoridades para evitar el pago de impuestos y cotizaciones sociales o para evitar regulaciones y trámites administrativos, pero medir la economía sumergida es una tarea muy compleja. No hay que olvidar que anualmente al menos 135 mil jóvenes económicamente activos entran por primera vez al mercado laboral del país como personas desempleadas abiertas.

Aunque no es competencia del BCN sino del INIDE, el presidente del BCN no hizo referencia del porcentaje de la población económicamente activa (PEA) correspondiente a las personas que tienen problemas de empleo, o sea, el número de personas desempleadas más el número de personas subempleadas, es decir, que no trabajan cuarenta horas o más semanales (los subempleados visibles) o trabajan más de las horas establecidas y devengan un salario mensual menor que el salario mínimo legal (los subempleados invisibles). En el cuarto trimestre de 2012, último dato oficial disponible, 1,771,872 personas tenían problemas de empleo y representaban el 54.3% de la PEA.

El alto cargo responsable de la política monetaria del país enfatizó la tasa neta de ocupación de 96.0%, entendiéndose como personas ocupadas a las de 14 años y más de edad que, durante el período en que se hizo la encuesta, laboraron al menos una hora, o sin haber laborado tenían vigente su contrato de trabajo y se incorporarán al concluir la causa de su ausencia temporal. Lo discutible es que una persona que trabajó sólo una hora pueda ser considerada y registrada como una persona ocupada, en vez de ser clasificada exclusivamente como una persona subempleada visible. Cabe señalar que un subempleado invisible puede ser tomado en cuenta como una persona ocupada.

Otro dato que el presidente del BCN no mencionó, y que no fue publicado por el INIDE en su informe, es el número de personas ocupadas plenas, o sea, el total de personas de 14 años y más que reportaron haber laborado 40 horas o más semanales y su ingreso declarado es igual o mayor al salario mínimo legal de la rama de actividad económica. Se desconoce, pues, la tasa de ocupación plena del primer trimestre de este año. A manera de referencia, en el cuarto trimestre de 2012 la tasa de ocupación plena oficial fue igual a 45.7% de la PEA y, por consiguiente, el 54.3% de la PEA estaba desempleada abierta y subempleada.

Como otra referencia oficial, en ese mismo trimestre de 2012, y siempre en términos porcentuales de la PEA, el total de las personas ocupadas, que incluye a las personas subempleadas, era igual a 94.9% y el total de personas desempleadas abiertas era 5.1%. Para el primer trimestre de 2017, el presidente del BCN declaró que la tasa de ocupación es igual a 96.0% y la tasa de desempleo abierto es igual a 4.0%.

De acuerdo con la distribución normal o de Gauss, o en “forma de campana”, que se estudia en Estadística, “aparentemente” la economía de Nicaragua se encuentra en pleno empleo, porque la tasa de desempleo abierto es menor que el 5% de la PEA, pero, con los datos del informe, es evidente que el 42.6% de los ocupados reportó haber laborado involuntariamente menos de 40 horas y manifestó estar dispuesto a laborar más horas a la semana, o haber laborado 40 y más horas a la semana y haber obtenido un salario menor que el salario mínimo legal de la rama de actividad económica respectiva.

Si el INIDE hubiese publicado los datos del total de personas ocupadas con la distinción de las personas ocupadas plenas y subempleadas, y del total de las personas desempleadas abiertas, la población en edad de trabajar (de 14 años y más), la población económicamente activa y la población desalentada de 14 años o más no económicamente activa que se cansó de buscar trabajo o no encuentra el trabajo que necesita, se habría evitado el señalamiento público del sesgo político de la declaración del presidente del BCN sobre la situación del mercado laboral del país.

Es obvio que el producto interno bruto (PIB) de Nicaragua es inferior a su PIB de pleno empleo.  El crecimiento económico actual de Nicaragua, actualmente entre 4% y 5% anual según la versión oficial, ha sido insuficiente para reducir en gran parte el subempleo, el desempleo y la pobreza. Sin duda, los continuos aumentos requeridos del PIB Real se lograrán con un mayor gasto de inversión real fija, o sea, el gasto en construcción y adquisición de maquinaria y equipo, que es la vía para crear puestos de trabajo decentes y elevar la productividad.

Unos consejos finales para el presidente del BCN: el INIDE debe participar a la población los resultados de sus encuestas, aunque dicha institución se encuentre subordinada al BCN; se requiere facilitar el fortalecimiento técnico del Ministerio del Trabajo (MITRAB) en los asuntos del empleo y los salarios del país; y al personal directivo y técnico del BCN le compete las políticas monetaria, cambiaria y financiera, así como el cuido de la credibilidad técnica de la autoridad monetaria del país.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: