La impunidad de Eduardo Montealegre

13 07 2017

Después de haber sido protegido por el Poder Legislativo durante ocho años y desde septiembre de 2016 por el Poder Judicial después de haber perdido la inmunidad que le confería su cargo de diputado en la Asamblea Nacional, Eduardo Montealegre continúa destacándose como un violador de los derechos humanos y como uno de  los impunes más famoso de Nicaragua.

Sin duda alguna, en mi demanda judicial contra el ex banquero y el ex diputado Eduardo Montealegre, ampliamente conocida por los nicaragüenses, no sólo existe retardación de justicia sino también un proteccionismo a su presunta delincuencia de haber escrito y publicado graves injurias y calumnias contra mi persona en dos oportunidades, por haber politizado mi acusación personal.

Eduardo Montealegre, que se autodenomina un auténtico demócrata, continúa haciendo gala de su prepotencia y soberbia, así como de estar sobre la ley, sin reflexionar que él es uno de los ejemplos más recientes de la inseguridad jurídica prevaleciente en Nicaragua.

Desde fines del año pasado, he denunciado la presunta delincuencia de Eduardo Montealegre, muy bien documentada con los principales documentos legales que he recopilado desde agosto de 2008 hasta diciembre de 2016, ante la Organización de los Estados Americanos, el Departamento de Estado de Estados Unidos, la Unión Europea, la Internacional Liberal y la Unión Interparlamentaria, con el propósito de que las instancias de los derechos humanos de esas organizaciones internacionales conozcan cómo Eduardo Montealegre ha evadido la justicia y mantenido su impunidad en nuestro país.

El querellado Eduardo Montealegre, quien también está acusado por la Fiscalía General de la República por ser coautor de los delitos contra la economía nacional, la industria y el comercio, delito de fraude, y delito de tráfico de influencias, sabe muy bien que nunca desistiré de mis dos acusaciones por sus injurias y calumnias. Él sabe que continuaré denunciándolo en organismos internacionales que velan por los derechos humanos, donde permanecerá marcado de su presunta delincuencia mientras no se retracte en la misma forma que cometió su delito y resarza los daños provocados por su acción irresponsable.

Que no olvide Eduardo Montealegre que, aunque desistí públicamente de pedir justicia al Poder Judicial de mi país, nunca dejaré de reclamarla.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: