Solución al INSS sin populismo

16 05 2017

Entrevista de Trinchera de la Noticia a Néstor Avendaño, economista y presidente de COPADES, publicada el 16 de mayo de 2017

¿Cuáles son los principales problemas presupuestarios del INSS?

El INSS tiene dos problemas presupuestarios. Uno de ellos es, sin lugar a dudas, su viabilidad financiera que depende del cociente entre el número de trabajadores activos asegurados y el número de pensionados ordinarios (invalidez, vejez y muerte), que ha disminuido de 5.71 en 2008 a 4.44 en 2016.

¿Por qué ha disminuido esa proporción?

Por dos razones. Primera, la longevidad ha aumentado, ya que la esperanza de vida al nacer se elevó de 45.4 años en el quinquenio 1955-1960, período en el que nació el INSS, a 74.75 años en 2010-2015, y se proyecta en 78.34 en 2045-2050. Segunda, la tasa de crecimiento de la población ha disminuido, porque la tasa de fecundidad bajó de 7.5 hijos nacidos por mujer en edad fértil en 1955-1960 a 2.5 en 2010-2015, y se proyecta en 1.9 en 2045-2050. Esas dos razones implican que el cociente entre jóvenes y ancianos será menor en los próximos quinquenios.

¿Y el otro problema presupuestario del INSS?

Es la baja tasa de aumento de la productividad de la economía, que en algunos años se estanca y en otros años es negativa. En este sentido, es importante conocer el comportamiento de la relación de la renta media de las personas que trabajan y cotizan la seguridad social con respecto a la prestación media de los pensionistas. Si la tasa de aumento de la productividad de la economía es baja, la tasa de aumento de la renta también es insuficiente y agrava el problema presupuestario del INSS, el cual también se ha empeorado con el aumento de la desigualdad en la distribución de la renta.

¿Es necesario reducir los gastos operativos, generales y administrativos del INSS?  

No resto importancia a la carga de esos gastos, que en 2016 representan el 6.2% del PIB y, por supuesto, requieren ser racionalizados porque el déficit del INSS de C$148.5 millones representó el 0.4% del PIB en el año pasado. Si se enfatiza sólo el análisis de los ingresos y gastos de la seguridad social, el problema financiero del INSS aparentemente sería fácil de resolver porque se trataría de aumentar las cotizaciones y reducir las prestaciones, como se hizo en la reforma de 2013. Los problemas más importantes que tienen en jaque al INSS son de carácter estructural, y se debe tener presente que las reformas paramétricas de la seguridad social son necesarias en el corto plazo, pero no son suficientes en el largo plazo.

¿Cuáles son esos problemas estructurales?

Los dos principales problemas presupuestarios del INSS mencionados anteriormente, a los cuales agrego otros dos: la baja cobertura de la seguridad social, no obstante se incrementó, como porcentaje de la población económicamente activa, de 20.2% en 2007 a 26.54% en 2016, y el bono demográfico que, tengo entendido, tiende a extinguirse en 2030.

¿Está usted de acuerdo con el menú de reformas estructurales que presentó el FMI al gobierno?

Estoy de acuerdo con varias de ellas, por ejemplo, aumentar la edad de jubilación, pero a las personas que hoy tienen una mayor esperanza de vida al nacer, la cual también es mayor que la edad de jubilación.

También estoy de acuerdo con la revisión del mecanismo de indexación de ajuste de las pensiones, que en mi opinión debería ser el del índice de costo de la vida, es decir, la tasa de inflación de los precios al consumidor nacional, y no la tasa de devaluación para las pensiones ordinarias, un mecanismo sesgado por el problema de la excesiva dolarización extraoficial de la economía, ni la suma de la tasa de inflación y de la tasa de crecimiento económico del año anterior para ajustar la pensión reducida en el año actual.

El hecho de que desde el presupuesto del INSS se paguen las pensiones reducidas y especiales aceleró su deterioro financiero, que, según el FMI, agotará sus reservas en efectivo para el año 2019, por lo cual coincido con la propuesta fondomonetarista de trasladar dichas pensiones al presupuesto general de la República. Los servidores públicos reclamarían que no hay ingresos para pagarlas, pero, como suele suceder todos los años, siempre se observa una mayor recaudación tributaria con respecto al monto aprobado en el presupuesto nacional por la Asamblea Nacional; se podría también reducir la evasión tributaria de grandes negocios que sólo tributan la cuota mínima y, además, ya se ha legislado, aunque no se ha cumplido, la eliminación de exenciones y exoneraciones en el pago de tributos.

¿Cuáles son los consejos que no acepta?

Tomando en cuenta el entorno económico del país, es bastante cuestionable el aumento de la cotización patronal y laboral porque provocaría la expansión del subempleo y de la informalidad laboral, dos problemas crecientes en la última década que obstaculizan la ampliación de la cobertura de la seguridad social. En la recién pasada reforma del INSS, a los empleadores se les subió su aporte en tres puntos porcentuales al pasar de 16% en 2014 a 19% en 2017 y a los empleados y al Estado se les mantuvo el aporte de 6.25% y 0.25%, pero creo que este último no es efectivo. Además, debido a la presencia de una alta tasa de subempleo, no es conveniente aumentar el período de cotización. Por otro lado, considerando el entorno social del país, también es muy cuestionable la reducción de las prestaciones otorgadas por la seguridad social, pero apoyo la propuesta de racionalizarlas, principalmente en el ámbito de la salud.

¿Considera suficiente la propuesta de crear un amortiguador fiscal del 1.6% del PIB en los próximos dos años para que el país se proteja de los riesgos señalados por el FMI?

Ese fondo sería aproximadamente igual a US$220 millones, que sería insuficiente para enfrentar los riesgos de los crecientes déficit del INSS, la caída del crédito petrolero de Venezuela -que blindó la posición de las reservas internacionales oficiales-, y la amenaza política-económica de la iniciativa NICA Act. Este último riesgo no se concentra sólo en el cese de la contratación de nueva deuda con las instituciones financieras multilaterales, sino que también afectará al flujo de la inversión extranjera directa,  principal fuente de financiamiento del déficit comercial externo, y al balance del sistema financiero nacional.

¿Cómo alcanzar el consenso?

Hay que evitar el populismo en la búsqueda de las soluciones de los problemas financieros del INSS.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: