Incongruencias en el manejo macroeconómico del país

29 01 2017

presentacion1

El político británico Winston Churchill decía, muy probablemente a los políticos, “Esfuérzate por mantener las apariencias que el mundo te abrirá crédito para todo lo demás”, pero esto no puede sostenerse en el escenario económico de corto plazo, mucho menos en el mediano y largo plazo.

Ya asegurada una tasa de inflación anual de 3.13% en 2016 y mantenida una tasa de devaluación anual de 5% por décimo tercer año consecutivo, o sea, ya garantizada la estabilidad macroeconómica en 2016, no valía la pena aparentar una leve caída de las reservas internacionales brutas de US$44 millones en el Banco Central de Nicaragua (BCN) al cierre del año pasado, cuando dos días antes registraban una caída de US$115 millones. ¿Cuál fue el milagro? Los grupos financieros depositaron US$79 millones en el BCN el 31 de diciembre en concepto de exceso (más de lo que está) de encaje en moneda extranjera, pero retiraron US$71 millones el 4 de enero de este año y las reservas volvieron a caer. En esa forma, el BCN pudo declarar que las reservas internacionales brutas se mantuvieron en niveles adecuados, con una cobertura de 2.5 veces la base monetaria y de 5 meses de importaciones de mercancías CIF.

Esta actitud resta credibilidad a la autoridad monetaria, porque parece que sólo le interesa cumplir la meta sin importar los medios. ¿Para qué engañar a la población y a los agentes económicos si todos conocen el desplome del crédito petrolero de Venezuela, cuyo principal beneficio fue proteger el saldo de esas reservas al no pagarse el 100% de la factura petrolera y mantener la estabilidad macroeconómica? ¿Por qué el autoengaño de los servidores públicos, si desde hace dos años también se conoce que el flujo de la inversión extranjera directa es la principal fuente de aumento de esas reservas y del crecimiento económico? Recordando palabras de Abraham Lincoln, político estadounidense, dijo que “Si tuviera dos caras, ¿estaría usando ésta?”

Pasando del mercado monetario al mercado laboral, después de cuatro semanas aún no se alcanza un acuerdo sobre la tasa de ajuste del salario mínimo legal, que es devengado aproximadamente por 200 mil trabajadores del sector formal. Como ha sido usual, todos los años se da un desgaste político en la mesa de negociación de este precio mínimo del trabajo, como resultado no sólo de intransigencias de algunos participantes sino también de las proyecciones oficiales, desde hace varios años en rangos y no en un dígito, de las tasas de crecimiento económico y de inflación del año anterior (en este caso 2016), y cuya suma, de acuerdo con la ley, determina la tasa de ajuste de dicho salario en 2017. En nuestra opinión, debería ser ajustado sólo con el indicador de la carestía de la vida, o sea, con la tasa de inflación.

A pesar que el actual ciclo agrícola ha sido normal en términos generales, al no ser afectado por la sequía que golpeó a los dos ciclos agrícolas anteriores por la presencia del fenómeno de El Niño, el BCN revisó recientemente su proyección de la tasa de crecimiento económico de 2016 ubicándola en el rango de [4.6%, 4.9%], muy parecida al de [4.5%, 5.0%] de 2015 y la dejó en 4.9%. Tomando en cuenta la tasa de inflación de 3.13% del año pasado, el ajuste del salario mínimo legal se establecería en el rango de [7.73%, 8.03%] para este año.

A sabiendas que en 2016 la tasa de inflación del costo de los 53 productos de la canasta de consumo básico fue apenas 1.3% y 4 décimas porcentuales mayor que la registrada en 2015, el máximo de 8% del rango arriba indicado sería la tasa de ajuste del salario mínimo  legal  en 2016. Con esto tratamos de señalar que es conveniente fortalecer la certidumbre económica.

Trasladándonos ahora al plano de la producción, el BCN ha perdido su capacidad de recopilar la información económica necesaria para determinar el comportamiento del Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) y del Producto Interno Bruto (PIB). A esta fecha, no se dispone de información oficial de los indicadores de producción de (i) granos básicos desde el cierre del ciclo agrícola 2014/2015; (ii) banano desde julio 2013; (iii) matanza de ganado vacuno y acopio de leche desde septiembre 2016; (iv) huevos desde enero de 2016; (v) oro y plata, durante el período  mayo 2014-diciembre 2015 y desde agosto 2016; ocho minerales no metálicos, entre los que se destacan la arena y la piedra cantera, durante el período septiembre-diciembre 2015 y desde agosto 2016; y la telefonía nacional e internacional desde julio 2010.

¿Cómo estima el BCN la tasa de crecimiento del IMAE y del PIB Real de la economía nicaragüense si no cuenta con los indicadores de 20 volúmenes de producción de bienes y servicios clave del país? Como dijo públicamente en cierta ocasión el presidente del BCN, Ovidio Reyes, “si no tenemos los datos, los estimamos”, pero eso depende de la capacidad analítica de quiénes estimen los volúmenes de producción de los rubros arriba mencionados, que generalmente sólo usan modelos econométricos para determinarlos. El año pasado sugerí públicamente al Presidente Daniel Ortega que fortaleciera las funciones del BCN para obtener, criticar, procesar y publicar la información económica del país, con los objetivos de que la autoridad monetaria se convierta en el coordinador del sistema de información económica nacional y que la Presidencia de la República disponga de mejor información para la toma de decisiones.

Volviendo al mercado monetario, el BCN, en su afán de garantizar a toda costa la estabilidad macroeconómica, se excedió en sacar córdobas en circulación con las subastas de Letras y los depósitos de encaje en moneda nacional, de tal forma que desaceleró profundamente el crecimiento interanual del medio circulante o dinero desde 20% promedio en 2015 a 2.3% en mayo de 2016, la aceleró hasta 13.5% en julio y la volvió a desacelerar hasta 4.9% en diciembre. En consecuencia, las empresas que destinan su producción al mercado interno experimentaron una caída del volumen de sus ventas de bienes y servicios, así como un aumento del volumen de inventarios, principalmente de origen importado, y problemas de programación empresarial en el segundo semestre de 2016. Al 25 de enero de este año, la masa de córdobas que circula en el mercado se ha vuelto a desacelerar hasta 0.9%.

En aras de la estabilidad de una baja presión inflacionaria, el BCN podría provocar una desaceleración del crecimiento económico en este año que observaremos una mayor inflación importada –alzas de los precios del petróleo, los combustibles y otros bienes primarios, y de las tasas de interés internacionales-, que no será posible disminuir; además, el modelo económico del presidente de Estados Unidos, Donald Trump -proteccionismo comercial y un gasto público expansivo con una reducción de las tasas del impuesto sobre la renta- provocará una mayor aceleración inflacionaria.

El BCN ha proyectado usualmente la tasa de inflación anual con la suma de la tasa de devaluación de 5% y de la tasa de inflación internacional -la de Estados Unidos ya arribó al 2% en diciembre recién pasado-, es decir, una inflación anual de 7%, pero la estableció en el rango de [5.5%, 6.5%] (?) para 2017. Aunque entre los objetivos del BCN no aparece el de pleno empleo, sugiero al colega Ovidio Reyes que revise la proyección oficial de la inflación anual y del comportamiento interanual del medio circulante, con el propósito de que no se obstaculice el desempeño empresarial en el transcurso de este año.

En conclusión, la macroeconomía está excelente, pero se está volviendo muy frágil.

 

 

 

 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: