En el Poder Judicial hay Retardación de Justicia

5 11 2016

Hace pocos días la Señora Presidenta de la Corte Suprema de Justicia, Magistrada Dra. Aba Luz Ramos Vanegas, declaró por los medios televisivos que mi caso contra Eduardo Montealegre Rivas era uno más de los 125 mil casos que se encuentran en el Complejo Judicial Central de Managua y que no existía Retardación de Justicia. Estimo que la afirmación de la Magistrada Dra. Ramos es contradictoria, porque las matemáticas no nos engañan y, además, no podemos dejarnos engañar por especulaciones políticas.

Mis dos acusaciones personales contra Eduardo Montealegre Rivas han sido plenamente públicas y transparentes. La primera acusación está radicada en el Juzgado Sexto Local Penal de Managua desde agosto de 2008 y la segunda, en el Juzgado Séptimo Local Penal de Managua desde abril de 2011. No se me ha facilitado el acceso a la Justicia desde hace 8 años y 5 años respectivamente, y estos dos números ayudan a demostrar la Retardación de Justicia provocada tanto por el acusado, que se escudó irresponsablemente con la inmunidad de su cargo de diputado, como por el Poder Legislativo, que no dio lugar a las solicitudes de dos jueces para que desaforaran al entonces diputado Montealegre.

Los jueces Lic. María Ivette Pineda Gómez y Lic. Donaldo Ignacio Alfaro García programaron audiencias iniciales con fines de preliminar el 1 de septiembre de este año, las suspendieron abruptamente al día siguiente 2 de septiembre y desde hace 48 días, es decir, desde el 20 de septiembre recién pasado, he solicitado 6 veces a los dos señores jueces para que reprogramen las audiencias iniciales, pero no han respondido mis reiteradas peticiones y, por lo tanto, incumplen injustificadamente los plazos legales para proveer escritos. Esos otros dos números también ayudan demostrar la Retardación de Justicia provocada por el Poder Judicial.

El 19 de octubre de este año, el Presidente del Tribunal de Apelaciones de Managua, Magistrado Dr. Gerardo Rodríguez Olivas respondió mis quejas por Retardación de Justicia con el argumento legal de “la independencia de las actuaciones de los jueces, que sólo deben obediencia a la Constitución Política y la Ley”, por lo cual, agregó el Dr. Rodríguez, los jueces atenderán mis peticiones “de acuerdo con el tiempo disponible en la agenda del despacho” y las mandó a archivar. Sin embargo, el Dr. Rodríguez ignoró la Retardación de Justicia y obvió que él es el Superior Jerárquico y, como tal, pudo haber girado instrucciones generales de carácter procedimental a los dos jueces, según el mismo artículo la Ley del Poder Judicial, el No. 8, en que él fundamentó su respuesta a mis quejas.

Los presuntos delitos cometidos por Montealegre en contra de mi persona no son complejos de analizar y mucho menos de resolver, porque consisten en calumnias e injurias que él escribió contra mí.  Sólo se requiere que los señores jueces garanticen el imperio de la Ley.

Montealegre Rivas ya no es inmune pero sigue siendo impune, porque continúa haciendo gala de su presunta delincuencia y, como un ciudadano común está, de facto, sobre la Ley y las personas. ¿Se podría considerar a un violador de los derechos humanos, como Eduardo Montealegre Rivas, como un auténtico demócrata? Sin ningún margen de error, no; muy probablemente, nunca.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: