Avendaño: “Montealegre sigue siendo protegido”

19 10 2016

Entrevista de Trinchera de la Noticia – 19 de octubre de 2016

El economista Néstor Avendaño, presidente de la consultora COPADES, recurrirá de nuevo este miércoles a las autoridades judiciales para pedir el inicio de los juicios contra el político Eduardo Montealegre Rivas.

Ahora, Avendaño sostiene que Montealegre está “protegido” por el poder de autoridades judiciales. A continuación una entrevista con el economista.

¿Cuál es la situación actual de sus dos demandas a Eduardo Montealegre?

El 6 de octubre de este año presenté dos quejas en forma escrita al Dr. Gerardo Rodríguez Olivas, Magistrado Presidente del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM), debido a la retardación de justicia provocada tanto por la Sra. Juez del Juzgado Sexto Local Penal de Managua, Lic. María Ivette Pineda Gómez, como por el Sr. Juez del Juzgado Séptimo Local Penal de Managua, Lic. Donaldo Ignacio Alfaro García.

En los últimos 30 días, los jueces no han respondido ninguna de mis cuatro peticiones para que convoquen a la audiencia inicial con fines de preliminar citando a Eduardo Montealegre Rivas y al suscrito, con el fin de realizar el trámite de mediación previo y, en el caso de no alcanzarse algún acuerdo, que realicen de inmediato el trámite del proceso con la audiencia que en derecho corresponde.

Mañana miércoles 19 de octubre me presentaré en la Inspectoría Judicial del Complejo Judicial de Managua para conocer la respuesta del Dr. Gerardo Rodríguez Olivas a mis dos quejas. No obstante la notable protección de la presunta delincuencia de Eduardo Montealegre desde hace 8 años, confío en que el señor presidente del TAM impondrá la disciplina para que los jueces Lic. María Ivette Pineda Gómez y Lic. Donaldo Ignacio Alfaro García respeten la Ley Orgánica del Poder Judicial y la Ley de Carrera Judicial.

Usted afirma que Eduardo Montealegre está siendo protegido. ¿Tiene alguna prueba?

Parcialmente puedo comprobarla, pero ahora, al estar mis dos demandas en manos del Poder Judicial, la protección a Montealegre podría ser mucho más evidente porque mis reclamos siempre han sido públicos y transparentes.

Por ejemplo, el entonces diputado Eduardo Montealegre, el primero en politizar mi demanda personal al afirmar públicamente que yo era manipulado por el Presidente Daniel Ortega y la Sra. Rosario Murillo, tuvo la protección política del Poder Legislativo durante 8 años. Wilfredo Navarro, que fungió como Primer Secretario de la Asamblea Nacional, al entregarle 7 cartas en que reclamaba justicia siempre me respondió en forma oral que tenía la orden de los partidos liberales de no desaforar a Montealegre; también envié 4 cartas públicas a todos los diputados, 1 carta a los jefes de bancadas y 2 cartas a los diputados entrantes y salientes en diciembre de 2011, y de ninguno recibí respuesta. En enero de 2012, envié carta a la actual Primera Secretaria, Alba Luz Palacios Benavidez, pero no la contestó, cerró mi acceso a su despacho -nuestra entrada ciudadana a la Asamblea Nacional- y me sugirió que conversara con el diputado Edwin Castro, a lo cual me opuse por su intento de politizar mi demanda personal; después envié 46 cartas al extinto presidente de la Asamblea Nacional, Ing. René Núñez, y tampoco me contestó.

Con todo lo anterior, se puede inferir que Eduardo Montealegre, además de usar inapropiadamente la inmunidad de su cargo público al cometer sus presuntos delitos penales sin relación alguna con sus opiniones y votos emitidos en la Asamblea Nacional, gozó de la protección política de los diputados de la Asamblea Nacional. Con esos hechos, los diputados demuestran que están sobre las leyes y los ciudadanos.

¿Y tiene pruebas de que lo protegen en el Poder Judicial?

Hace 77 días, la Primera Secretaria de la Asamblea Nacional comunicó a los dos jueces arriba mencionados que el ciudadano Eduardo Montealegre Rivas ya no era diputado propietario ante la Asamblea Nacional y no gozaba de inmunidad. Hace 49 días, dichos jueces programaron la audiencia inicial con fines de preliminar, pero la suspendieron al día siguiente por “ajustes del sistema automatizado de control y asignación de salas el Complejo Judicial de Managua”.

Desde hace 30 días, los dos jueces no responden ninguna de las cuatro peticiones que les he presentado para que nos convoquen a la audiencia inicial. No han resuelto con la celeridad del caso y no han cumplido con los plazos legales para proveer escritos. Y mañana, 13 días después de haber presentado mis quejas al Dr. Gerardo Rodríguez Olivas, Magistrado Presidente del TAM, espero de que él haga cumplir las leyes. En el caso que se mantenga la retardación de justicia en el Poder Judicial, se podría deducir que Montealegre seguiría gozando de protección política.

¿Tiene alguna esperanza en la solución de sus demandas contra Eduardo Montealegre?

Como es de conocimiento público, me presenté voluntariamente ante la Fiscalía General de la República para que me investigara por la irresponsable acusación de Montealegre, que él escribió en el diario La Prensa -publicada el 31 de julio de 2008- de que yo fui uno de los más conocidos quiebra bancos de Nicaragua, y agregó que mi estudio sobre los CENIS solicitado por la Contraloría General de la República no servía y que dudaba del profesionalismo con que lo había hecho. Después volvió a repetirlas y ampliarlas en una supuesta carta de disculpas que circuló desde la dirección electrónica de su movimiento político el 11 de febrero de 2011.

Cada uno de nosotros debe defender siempre la dignidad personal y familiar, y al final siempre resplandecerá la justicia. Eduardo Montealegre, con su inapropiada conducta, me ha demostrado que es poco inteligente al preferir ser señalado como un presunto delincuente desde hace 8 años, en vez de haberse retractado oportunamente tal como lo manda nuestra ley.

Montealegre violó mis derechos humanos al afectar mi dignidad, mi honor, mi reputación profesional, mi integridad intelectual, mi autoridad legítima, mi imagen personal, mi seguridad y mi vida privada y familiar. Dañó a mi familia moral y económicamente, al imputarme falsamente el delito de ser defraudador del Estado de Nicaragua y al poner en tela de duda mi capacidad profesional. El 14 de agosto de 2008, la Fiscalía General de la República dispuso “que se archiven las presentes actuaciones, por no existir suficientes elementos de convicción para ejercer la acción penal” y resolvió indicando “ARCHIVO POR FALTA DE MÉRITO”.

Ahora que está de moda en Nicaragua la iniciativa de Ley NICA Act, que fue aprobada por la Cámara de Representantes de Estados Unidos el 22 de septiembre de este año y ahora está en manos del Senado, en su Sección 7, Reporte sobre la corrupción en Nicaragua, dice “que no más de 120 días después de la fecha de promulgación de esta Ley, en consulta con la comunidad de inteligencia …, el Secretario de Estado enviará al Congreso un reporte sobre la participación de altos funcionarios del gobierno de Nicaragua, incluyendo miembros del Consejo Supremo Electoral, la Asamblea Nacional y el sistema judicial, en actos de corrupción pública o violaciones de derechos humanos en Nicaragua. Sin lugar a dudas, Eduardo Montealegre podría ser clasificado en ese reporte como un distinguido violador de los derechos humanos, pero es distinguido porque ha gozado de protección política para evadir la Justicia.

 


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: