Una entrevista con Trinchera de la Noticia

1 06 2016

Trinchera de la Noticia, a través de su Director el periodista Xavier Reyes Alba, me entrevistó el 30 de mayo del año en curso sobre el destino y la necesidad del proyecto hidroeléctrico Tumarín, la bondad de un proyecto nacional de riego, el papel de la agricultura y la agroindustria en el desarrollo económico del país y el papel de la empresa privada ante estos desafíos económicos.

P. La suspensión temporal de Tumarín ¿significa el fin de un ciclo en que el país apostó a los megaproyectos para dar el salto económico tan esperado?

R. La suspensión temporal de Tumarín obedece a la falta de desembolso del préstamo brasileño para su ejecución, que incluso paralizó el préstamo previsto del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) destinado a dicho proyecto. No puede considerarse como el fin de una aspiración de los nicaragüenses, ya que las autoridades gubernamentales tienen la capacidad de gestionar la búsqueda de nuevos inversionistas dado el carácter estratégico de este proyecto hidroeléctrico. En un país como Nicaragua, que tiene muchos recursos naturales renovables para generar electricidad, tales como la formidable red fluvial, la fuerte intensidad de los vientos y la presencia de volcanes activos, las plantas termoeléctricas constituirían una reserva presta a funcionar cuando las plantas hidroeléctricas, eólicas y geotérmicas se paralicen exclusivamente por eventos climatológicos.

P. ¿Por qué sigue siendo tan importante el proyecto hidroeléctrico en momentos que el país sigue horrorizado por el impacto de las sequías en las fuentes de agua (lagos, ríos y fuentes subterráneas)?

R. Es necesario continuar reduciendo el 49% de la generación bruta de electricidad proveniente de las plantas termoeléctricas y, consecuentemente, facilitar y garantizar un mayor crecimiento económico con protección del medio ambiente, el ahorro de divisas para el país y la disminución de la pobreza rural. Por ejemplo, en 2015  Nicaragua importó 1,285,446 barriles de fuel oil, combustible usado por las planta termoeléctricas, con un valor CIF de US$51,628,583 y, de acuerdo con datos la Encuesta de Medición de Nivel de Vida de 2014, las personas que viven en zonas rurales son casi 7 veces más pobres extremas y casi 3 veces más pobres que las personas que viven en zonas urbanas, y la región más pobre de país continúa siendo la Región Central, en la cual está ubicado este proyecto hidroeléctrico.

P. El presidente Ortega mencionó en un discurso un antiguo proyecto para irrigar, con aguas de los lagos, enormes áreas para cultivo. A su vez, su asesor económico, Bayardo Arce, urgió a los empresarios a industrializar las cosechas. ¿Perdió la ruta el gobierno de lo que debe hacerse en el campo de la producción agropecuaria?

R. Otro megaproyecto nacional es un Plan Nacional de Riego. Tengo entendido que con la asistencia técnica de China Taiwán se ha elaborado este proyecto, pero como es usual para un país que recientemente ha salido de ese extraño club de países muy pobres y endeudados, no tenemos el capital para construirlo. Este proyecto contribuiría a elevar los rendimientos agropecuarios, especialmente los de granos básicos que son anacrónicamente muy bajos, al registrarse en el cultivo de maíz 20 quintales por manzana y en el de frijol, 12 quintales por manzana.

Por otro lado, en el caso de Nicaragua, es necesario desarrollar la agroindustria, porque la historia económica mundial nos ha enseñado que ningún país se desarrolla, mucho menos progresa, económicamente sobre las actividades agropecuarias. Esto implica la necesidad por parte del gobierno de una política industrial orientada hacia la existencia de una estructura industrial diversificada y bien integrada, con empresas de dimensiones grande, mediana y pequeña subcontratando, cooperando y compitiendo entre ellas. Un instrumento importante de una política industrial en estos moldes son los incentivos a la sub-contratación de PYMEs nacionales. Se requiere, pues, de la acción concertada del Estado, los productores y los trabajadores, con un adecuado apoyo de la Comunidad Internacional y de inversionistas extranjeros.

P. ¿Volver al campo, con el antiguo lema de que Nicaragua debe ser el “granero de Centroamérica”, es aún el camino para salir de la miseria el atraso?

R. Con una producción de granos básicos que satisfaga, al menos, la demanda de los consumidores centroamericanos, no podremos salir de la pobreza rural. Salir efectivamente del subdesarrollo rural demanda varias acciones concertadas entre los agentes económicos del país, entre las cuales se destacan la cobertura y la calidad de la educación primaria y técnica media y superior; la entrega simultánea del crédito y la tecnología a los productores del campo, lo cual implica la presencia de una efectiva banca estatal o de propiedad mixta para crear también una cartera de préstamos de largo plazo dirigida a financiar los proyectos de inversión, entre ellos el necesario riego de los cultivos; el mejoramiento y la ampliación de la infraestructura económica, es decir, la red vial, la facilitación del acceso a la electricidad, al agua potable, el tratamiento de las aguas residuales y las telecomunicaciones; el mejoramiento de las facilidades portuarias; y, por supuesto, la industrialización de la producción agropecuaria y silvícola del país.

P. ¿Cuál es el papel de la empresa privada frente a estos desafíos?

R. Hay que tener en cuenta que una parte importante del empresariado nicaragüense, especialmente los propietarios de microempresas y pequeñas empresas, es de muy baja calidad, medida en términos ‘schumpeterianos’. La gran mayoría del empresariado busca una acumulación simple, la minimización de los riesgos, la protección del Estado y la búsqueda de barreras para impedir la entrada de nuevos competidores en su actividad económica. Se requieren empresarios de estilo moderno, como los entiende el economista austríaco Joseph Schumpeter, que sean innovadores, promuevan el desarrollo económico, arriesguen capital y reinviertan sus utilidades.

Finalmente, urge organizar programas de formación dirigidos tanto a nuevos empresarios como a los ya existentes. En esta formación podrían jugar un papel importante tanto el Estado como los gremios empresariales, posiblemente a través de esquemas de asociación pública-privada.

 


Acciones

Information

One response

2 06 2016
JUAN EUGENIO VELEZ DIEZ

Gracias profesor por su siempre contribución al pensamiento económico y la formación profesional nuestra.

Enviado desde mi iPhone

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: