COPADES pronostica un crecimiento de 5.3% para la economía de Nicaragua en 2016

29 05 2016

La economía de Nicaragua continúa transitando a un ritmo de crecimiento interanual de entre 5% y 6%, tomando en cuenta los datos oficiales de algunos indicadores económicos clave del país.

Como es lógico suponer, se observan coeficientes de correlación positivos muy cercanos a la unidad entre el consumo de mWh de energía eléctrica, la recaudación real de impuestos indirectos del Gobierno Central y el consumo de quintales de cemento con el Producto Interno Bruto (PIB) Real valorado en millones de córdobas de 2006.

Un coeficiente de correlación se sitúa en una banda de -1 a +1 y mide la relación lineal entre dos variables, es decir, indica la fuerza (con una línea recta si es fuerte o con una elipsis o un círculo si es débil) y la dirección (positiva si es directa o negativa si es inversa) de esa relación lineal.

Por ejemplo, en el caso de la economía de Nicaragua, el coeficiente de correlación entre el volumen de consumo electricidad y el PIB Real es igual a 0.988 en una muestra de 22 datos correspondiente al período 1994-2015. Ese coeficiente se aproxima bastante a 1, por lo cual la relación entre ambas variables es directa y muy fuerte.

Se ha comprobado que las relaciones lineales de las tres variables económicas clave con el PIB Real son directas y fuertes, por lo cual determinamos las elasticidades de las tres variables con el PIB Real para tener una visión sobre el crecimiento económico en el corto plazo. Lo que se trata es cuantificar la sensibilidad de cada una de las tres variables económicas clave a las variaciones del volumen total de la producción de bienes y servicios del país.

Continuando con el mismo ejemplo y utilizando siempre la muestra de 22 observaciones, la elasticidad del volumen de consumo de energía eléctrica con respecto a la producción de bienes y servicios es 1.296; en otras palabras, si el PIB Real aumenta 1% el volumen de mWh de electricidad consumido por todos los agentes económicos del país se incrementa 1.296%. La relación entre el consumo de electricidad y la producción de bienes y servicios es elástica, porque el volumen de dicho consumo varía en mayor cantidad que el PIB Real.

De acuerdo con datos oficiales, en el período abril 2015-febrero 2016 con respecto al período abril 2014-febrero 2015 el volumen de consumo de energía eléctrica aumentó 13.6%, el de la recaudación real (eliminada la inflación) de impuestos indirectos del Gobierno Central se elevó 10.0% y el del volumen de consumo de cemento se incrementó 7.1%. Con base en estos datos y las elasticidades de cada uno de esos indicadores clave con respecto al PIB Real, podemos reconfirmar que Nicaragua se mantendrá en un estadio de crecimiento económico de entre 5% y 6% en el corto plazo.

Los macroeconomistas evitamos caer en grandes errores de medición de los cuatro balances macroeconómicos (oferta y demanda global, balanza de pagos, balance fiscal y balance monetario) al basarnos en la teoría económica, las matemáticas y las estadísticas, y la historia económica del país. Por otro lado, varios economistas del país, con poca experiencia en los asuntos macroeconómicos particulares de Nicaragua, fundamentan sus proyecciones de la evolución de la producción de bienes y servicios del país en premisas y riesgos bastante discutibles o simplemente la determinan con la “banda” de crecimiento económico que anuncia el Banco Central de Nicaragua (BCN) cada año o adoptan alguna de las tasas que presentan los organismos multilaterales para Nicaragua, tales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Desde enero de 2016, Consultores Para el Desarrollo Empresarial (COPADES), la firma de asesoría económica y financiera que preside el suscrito, ha informado a los empresarios nicaragüenses y de cada uno de los otros países del istmo centroamericano suscriptores de nuestros servicios que Nicaragua tendrá una tasa de crecimiento económico de 5.3% en 2016, basado en un perfil de crecimiento económico de 5.2% que fue establecido en agosto de 2015 y actualizado en diciembre recién pasado. En agosto próximo, COPADES actualizará la versión final de este pronóstico económico.

Las actividades que impulsan ese aumento de la producción de bienes y servicios son las actividades agropecuarias, que en el ciclo agrícola 2016/2017 no estarán afectadas por la sequía asociada con el fenómeno de El Niño, que les provocó una desaceleración de 8 décimas porcentuales en su producción el año pasado; continúa boyante la actividad de la construcción privada y pública; y crecen cercano a 5% el comercio, el transporte y las comunicaciones, los servicios del sistema financiero nacional y la generación de energía eléctrica y agua potable. Sin embargo, la actividad pecuaria está amenazada por las restricciones que observan sus exportaciones de carne y de leche, y la actividad pesquera crece levemente al desaparecer gradualmente el sobrecalentamiento de las aguas resultante de la permanencia de El Niño en los dos últimos años.

Por el lado del gasto, el crecimiento económico de Nicaragua en 2016 tiende a sostenerse sobre la inversión fija (construcción y adquisición de maquinaria y equipo) tanto privada como pública, y el consumo de bienes y servicios finales demandados por las familias y el gobierno. Se supone que la demanda interna de bienes y servicios finales sube en un año electoral como es el de 2016 y también se prevé una mejora en el poder de compra de los salarios al pronosticarse una tasa de inflación acumulada anual similar a la tasa de devaluación anual de 5%. Además, se espera que el flujo anual de remesas que el país reciba en este año aumente 6% hasta US$1,264 millones y que el flujo anual de inversión extranjera directa bruta se aproxime a US$1,300 millones.

Finalmente, la demanda externa, o sea, el volumen de las exportaciones de bienes y servicios no factoriales, no es determinante del crecimiento económico de este año al aumentar un poco más del 3%, lo cual junto a la desaceleración del crecimiento de las importaciones hasta 8% contribuye a reducir levemente el déficit comercial de bienes con el exterior hasta el nivel de 18% del PIB, que es el desequilibrio macroeconómico más resistente a lo largo de la historia económica del país.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: