Las tasas de la Fed y del sistema financiero de Nicaragua

20 12 2015

Presentación1

La subida gradual de las tasas de interés de la Fed que se observará en el mediano plazo hará más escaso y más caro el dinero en el mercado financiero internacional. Los precios de las acciones de las empresas y de los bonos soberanos caerán. Con una menor liquidez en los mercados, los inversionistas financieros verán menos atractivos los activos más especulativos y con la mayor tasa de interés se volverá más cara la deuda en los países  que tengan deudas denominadas en dólares o que tengan al dólar como moneda de curso legal, como son El Salvador, Panamá o Ecuador.

Con un dólar más fuerte -por ejemplo, el euro ha perdido 12% frente al dólar en este año-, los importadores estadounidenses podrán comprar más bienes y servicios con los mismos montos de dólares, pero los exportadores estadounidenses venderán menos productos porque serán más caros y menos competitivos en el mercado externo. Los turistas estadounidenses tendrán un mayor poder adquisitivo cuando viajen fuera de Estados Unidos, los ahorristas obtendrán un mejor rendimiento en sus depósitos a plazos y los deudores verán que el costo de sus deudas se encarecerá. Por supuesto que los exportadores de países que tienen una moneda distinta del dólar podrán vender más porque sus productos se han vuelto más baratos.

La Fed decidió subir la tasa de interés en 25 puntos básicos desde el rango de [0%, 0.25%] establecido en diciembre de 2008 hasta el rango de [0.25%, 0.50] anunciado el 16 de diciembre recién pasado, basada en el hecho que la crisis de la gran recesión de 2008-2009, provocada por la quiebra de la banca de inversión de Wall Street, está superada, porque la tasa de desempleo es 5% aunque el crecimiento económico es lento y estable y la tasa de inflación interanual en noviembre es apenas 0.5%. A partir de ahora comenzarán a subir los salarios en Estados Unidos, lo cual acelerará la tasa de inflación en el mediano plazo para alcanzar el objetivo de 2%. El obstáculo que tiene el objetivo inflacionario estadounidense es el bajo precio del petróleo, que continuará cayendo en 2016 con la suspensión de las sanciones económicas a Irán. Sin embargo, si la tasa de inflación aumentara más de lo previsto, la Fed tendría que acelerar la subida de las tasas de interés.

Es obvio que las futuras alzas de las tasas de interés de la Fed no frenarán bruscamente el crecimiento económico de Estados Unidos. La presidenta de la Fed, Janet Yellen, dijo que “la recuperación económica claramente ha recorrido un largo camino” y no dejó dudas de que la nueva palabra más importante es “gradual”, y aunque no definió exactamente qué significa un alza gradual de la tasa, apuntó a “cerca del 1.5%” de la mediana de pronósticos de la Fed para la tasa de interés de corto plazo el próximo año.

El sistema financiero de Nicaragua, incluyendo al Banco Central de Nicaragua (BCN), no sentirán efectos de las alzas de la tasa de interés de la Fed, porque el mercado financiero no está desarrollado, la bancarización es muy baja y los grupos bancarios actúan con un poder monopólico.

En el mercado financiero local, las tasas de interés son fijas, excepto las de los préstamos destinados a la adquisición de viviendas y automóviles, que tienen tasas de interés variables. Las tasa de interés fijas tienen un “piso”, que puede ser la LIBOR, la prime rate que es la más popular en el mercado financiero estadounidense, o la que impongan los grupos financieros más algunos puntos porcentuales; ese tasa “piso” puede subir si la tasa de interés internacional se eleva sobre ese “piso”, pero nunca bajar de ese nivel si la tasa de interés internacional cae por debajo del mismo, como ocurrió con la gran recesión mundial. Por otro lado, los bancos comerciales radicados en el país no cuentan con un importante apalancamiento externo, o sea, sus saldos adeudados a instituciones financieras internacionales son bastante bajos –al 31 de octubre de 2015, las deudas del sistema financiero nacional con el Banco Centroamericano de Integración Económica  (BCIE) y con otras instituciones financieras del exterior ascendían a US$162 millones e igualan el 1.3% del Producto Interno Bruto (PIB) pronosticado por COPADES para 2105-. Por consiguiente, ahora que las tasas de la Fed comienzan a elevarse, las tasas de interés de los bancos y de las instituciones financieras del país no deberían subir, porque su tasa “piso” es superior a las tasas de interés del mercado financiero internacional.

En uno de mis últimos escritos económicos señalé que no existe dependencia entre la tasa de interés de corto plazo del BCN, o sea, la tasa de rendimiento de la Letras Estandarizadas subastadas con plazo de 1 año no incide en la formación de las tasas pasivas para depósitos con plazo de 1 año plazo ni en la formación de las tasas activas de corto plazo. Por lo tanto, la política de tasas de interés no la fija el mercado sino el poder monopólico financiero local, ni contribuye en la asignación racional de los recursos financieros para promover el ahorro financiero y garantizar un crecimiento económico importante y sostenible.

En cuanto al sector público, el pago de intereses de la deuda pública no está muy expuesto a un encarecimiento por la subida de la tasa de interés del mercado financiero internacional, porque esa deuda tiene un perfil bastante multilateral y concesional. A manera de ejemplo, las contrataciones de la deuda pública externa del país durante el período 2000-2014 reflejan un elemento de concesionalidad promedio de 52.3%, un plazo de 31.5 años, 11.9 años de gracia y una tasa de interés de 2.1%. Gran parte de la deuda privada externa corresponde al crédito petrolero de Venezuela, contratada con un plazo de 23 años más 2 años de gracia y con una tasa de interés de 2%. Nicaragua, tomando en cuenta la deuda petrolera, continúa siendo un país muy endeudado en términos de producción y aún no tiene capacidad de pago en el mercado financiero internacional.

Además, la nueva calificación de B2 a la deuda soberana de Nicaragua realizadas por Moody´s Investors, o sea, especulativo y con alto riesgo de crédito, mejor dicho, con calidad de crédito pobre, o la calificación recién otorgada por primera vez como B+ a esa misma deuda por parte de Fitch Ratings, o sea, sin grado de inversión o con un bono basura, son recibidas en un momento en que, además de que este tipo de deuda está perdiendo su atracción entre los inversionistas financieros, las crecientes tasas de interés en los mercados financieros internacionales la encarecerían un poco más.

En conclusión, la noticia de la pasada reducción o de la actual subida de la tasa de la Fed es neutral para Nicaragua, al no existir una dependencia entre las tasas de interés del banco central más poderoso del mundo y la tasa de interés del sistema financiero nacional. Falta mucho que hacer para que Nicaragua tenga una efectiva política monetaria, que desde hace más de dos décadas se ve obstaculizada por una excesiva dolarización extraoficial del mercado local, disponga de una activa política cambiaria que promueva el esfuerzo exportador y reduzca el grave déficit comercial externo del país, y establezca una política financiera basada en el mercado y la competitividad de las empresas financieras.


Acciones

Information

2 responses

21 12 2015
Denis

Hola estimado,

La conclusión habla de la reducción de la tasa, no debería decir el incremento de la tasa más bien?

“En conclusión, la noticia de la reducción de la tasa de la Fed…”

Saludos

21 12 2015
nestoravendao

Muchas gracias por su corrección, estimado Denis. Saludos cordiales, Néstor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: