Conclusiones macroeconómicas preanunciadas

1 11 2015

Presentación1

Como se preveía, la calificación macroeconómica de Nicaragua por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI) con la consulta de Artículo IV en octubre de este año fue satisfactoria: excelente posición de las reservas internacionales en las arcas del Banco Central de Nicaragua (BCN); un menor déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos, provocado por una caída de los precios internacionales de los hidrocarburos mayor que la disminución de los precios de las materias primas (azúcar, banano, café, camarón, oro y tabaco) que exportan los productores radicados en el país; un apropiado nivel del déficit del sector público consolidado, menor del 3% del Producto Interno Bruto (PIB) y la reiteración de que dicho sector ya no está “severamente” sino “normalmente” endeudado con sus acreedores externos.

El nuevo jefe de la misión técnica del FMI que visitó recientemente al país, Gerardo Peraza, calificó el crecimiento del PIB Real de Nicaragua, que ha promediado 4.8% en los últimos tres años, como de los más altos de la región centroamericana, pero obvió señalar que dicho PIB es el más pequeño entre los países del istmo al representar apenas el 5.5% de la producción total de bienes y servicios de dicha región, incluyendo a Panamá. No se tomó en cuenta la insuficiencia de dicha tasa de crecimiento económico, por un lado, para reducir la alta tasa de desempleo equivalente (asociada con el subempleo), la tasa de desempleo abierto y la pobreza y, por otro lado, para aumentar la productividad de la economía.

La misión técnica del FMI mantuvo su proyección de 4% de crecimiento económico de Nicaragua para 2015 que anunció a inicios de octubre y, por primera vez, difiere de la proyección del BCN que ubica ese crecimiento en una banda entre 4.3% y 4.8% para este año. Aparentemente, el FMI y el BCN aún no incluyen en esas proyecciones el impacto de la sequía en la época de “siembra de primera” en el “Corredor Seco” del país, que afectó principalmente los rubros de maíz, caña de azúcar, maní y ganado vacuno; la mayor producción de granos básicos y de leche en las regiones (central y del Caribe) que registraron más lluvias en esa misma época –por ejemplo, el precio del frijol rojo se mantuvo estable en septiembre, por una mayor producción de este grano en esas regiones-; y la tendencia dinámica de la actividad de la construcción, tanto privada como pública, incluyendo, por supuesto, los efectos del primer año de ejecución del megaproyecto hidroeléctrico Tumarín. Por estas consideraciones, es más realista la proyección del crecimiento económico del BCN y se puede prever que el crecimiento económico de este año estará más cercano al 5%, tal como lo ha pronosticado Consultores Para el Desarrollo Empresarial (COPADES).

Mientras el BCN no ha variado aún la proyección de su banda inflacionaria entre 4.5% y 5.5% para 2015 que presentó el pasado 6 de agosto, la proyección revisada de la tasa de inflación anual de 3.5% presentada por los técnicos del FMI es bastante realista y bastante cercana a la de 3.95% presentada por COPADES en el Grupo Empresarial de Análisis (GEA) a inicios de octubre. En este sentido, cabe mencionar que el desplome (promedio anual) observado de 51% en el precio del barril de petróleo WTI habría provocado una desaceleración de 3.2 puntos porcentuales en la tasa de inflación de precios al productor de este año.

Sin embargo las previsiones fondomonetaristas del crecimiento económico y de la tasa de inflación en el mediano plazo, aunque calificadas de “positivas”, se mantienen en líneas rectas de 4% y 7% respectivamente. Nicaragua viene saltando de estadios de crecimiento de [3%, 4%] a [4%, 5%] y ya se alista a pasar al de [5%, 6%], pero éste último continua siendo insuficiente para reducir subempleo, desempleo y pobreza dada la baja productividad de la economía.

Parece que la política gubernamental de atracción de inversiones extranjeras directas no está considerada en la prognosis económica del FMI, al ignorarse los proyectos de Tumarín, la conclusión de la infraestructura de almacenamiento de petróleo y combustibles líquidos de la mega refinería de petróleo “El Supremo Sueño de Bolívar”, y la creciente formación de capital fijo en las actividades de comercio, restaurantes, hoteles, hospitales, red vial y el avance de la reconversión de la matriz de generación de electricidad. No obstante ese ímpetu inversionista del exterior, la participación del gasto de inversión fija como porcentaje del PIB de los empresarios nicaragüenses muestra una tendencia decreciente y, además, la inversión fija del sector público del país es insuficiente para garantizar un crecimiento económico creciente y sostenible.

¿Cuál es el estímulo fiscal para un crecimiento económico importante? Es preferible eliminar las exoneraciones del pago del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a las importaciones de productos intermedios y fomentar directamente la reinversión de utilidades mediante estímulos tributarios, como el de la moratoria fiscal –o sea, no pagar el Impuesto sobre la Renta (IR) por un período determinado sólo a proyectos de largo plazo, obligar a la presentación de la declaración del impuesto sobre la renta y a la reinversión de utilidades, e impedir prórrogas de la moratoria- y el de la depreciación acelerada, que es menos costosa debido a que los impuestos que no se perciben en los primeros años se recuperan parcialmente en los años subsiguientes de la vida útil del activo fijo y, además, puede acelerar la inversión en el corto plazo si la aceleración de la depreciación es temporal.

Según la ley, el crecimiento económico no es un mandato del BCN y, consecuentemente, la política monetaria, mucho menos la financiera que no es coordinada por la autoridad monetaria, no asegura un crecimiento económico importante sino sólo una presión inflacionaria baja y estable, una condición necesaria pero no suficiente para el crecimiento económico. Por consiguiente, se requiere también crear un espacio fiscal para un mayor gasto de inversión pública –en el presupuesto nacional propuesto para 2016, la inversión pública representa el 24% del gasto total incluyendo la amortización de la deuda gubernamental externa e interna-, con los propósitos de facilitar los aumentos de la productividad, la competitividad y la inversión privada doméstica. El subempleo, el desempleo y la pobreza se reducen por la vía de la inversión, es decir, con la creación de puestos de trabajo decentes.

La estimación de la tasa de inflación anual en el mediano plazo hecha por el FMI continúa basándose en la suma polémica de otras dos tasas anuales, la de la devaluación del córdoba, 5%, y la de la inflación de las economías avanzadas, 2%. La política cambiaria reptante, cuyo objetivo es mantener fijo el tipo de cambio real, devalúa continuamente al córdoba en 5% desde el año de 2004 y no promueve el esfuerzo exportador sino el gasto en importaciones, ni contribuye a reducir el grave déficit comercial externo que oscila alrededor del 20% del PIB. La proyección del FMI sobre la inflación anual de las economías avanzadas para 2016 es 1.38%, de tal manera que la inflación local sería 6.4% en vez de 7% el próximo año.

Faltaron algunos consejos sobre los problemas estructurales de la política monetaria, la política cambiaria y la política financiera en un ambiente muy dolarizado extraoficialmente como es el de Nicaragua y cuya moneda, el córdoba, sólo domina el 20% del mercado. El comunicado de prensa del FMI no mencionó los problemas estructurales del mercado informal, la baja productividad de la economía y el déficit comercial externo, y se limitó a mencionar los relacionados con la posición financiera del Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS), la supervisión bancaria y el sistema estadístico de las cuentas nacionales, de la balanza de pagos y del presupuesto del sector público. En cuanto a las estadísticas, reiteramos que el BCN debe fortalecer su capacidad institucional para recopilar, criticar, procesar, y publicar la información económica, con el fin de propiciar una mejor  toma de decisiones políticas. En función de la realidad institucional del sector público, el BCN debería ser la cabeza del sistema de información económica del país.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: