Córdoba estable y falto de confianza

22 07 2015

Presentation1

Entre mis críticas a la política monetaria del Banco Central de Nicaragua (BCN) y mis sugerencias para que dicha política sea efectiva, siempre he presentado a mis alumnos de maestría en economía la pregunta del porqué el córdoba, que tiene una buena estabilidad al deteriorarse anualmente entre 6% y 7% dada su devaluación anual nominal reptante de 5%, no goza de una mínima confianza entre la población.

Las respuestas de los estudiantes son muy variadas, tales como la pérdida de su valor adquisitivo, su devaluación diaria, la economía está muy dolarizada, la gente piensa en dólares, el que piensa en córdobas tiende a equivocarse, a la gente le gusta el dólar y se presume que el dólar es más seguro que el córdoba. Todas estas respuestas son aceptables, he de decir que en el fondo son verdaderas, pero como economista respondería que el córdoba no es aceptado por el público porque se desprestigió con la cuarta hiperinflación mundial del Siglo XX entre abril de 1987 y abril de 1991, es decir, el público aún tiene una corta memoria inflacionaria.

La “inflación” no es un término técnico con un significado precisamente definido, y se define como un aumento de precios. Si llamáramos inflación a cualquier aumento de precios, no existiría una referencia empírica para la noción de la estabilidad de precios, que en Nicaragua es, según el BCN, entre 6% y 7% anual acompañada con una devaluación anual nominal de  5%.

En una economía muy dolarizada extraoficialmente, como la de Nicaragua, ¿cuál sería el parámetro de la estabilización de precios al consumidor si la tasa de devaluación nominal reptante del córdoba fuese 2% anual? ¿Una inflación anual entre 3% y 4%? Por lo tanto,  es arbitrario escoger el lugar exacto del plano donde se trace la línea para comenzar a discutir sobre la inflación.

Hay dos casos extremos de inflación. Un extremo es la “inflación moderada”, digamos 2% o 3% anual porque no existe en la teoría una línea de demarcación generalmente aceptada, llamada también “inflación reptante”, como la que se observó en Nicaragua en la década de los sesenta del siglo pasado. La estabilidad de los precios al consumidor es consistente con pequeñas alzas del índice de precios al consumidor, porque éste tiene un sesgo hacia arriba debido a su insuficiencia de incluir nuevos productos y mejoras en la calidad de los bienes y servicios de consumo final.

El otro extremo es la “hiperinflación”, cuando la gente pierde totalmente la confianza en el dinero al perder rápidamente casi todo su valor. Reiterando que no existe en la teoría una línea de demarcación generalmente aceptada, el incremento de los precios al consumidor igual a o mayor que 1 mil por ciento anual, que equivale a una tasa de inflación mensual de 22.1%, puede ser llamado “hiperinflación”.

Entre la “inflación moderada” y la “hiperinflación” existe un área muy grande llamada “inflación”. La inflación medianamente aguda es llamada “inflación galopante”, por lo cual es necesario diferenciar entre “inflación moderada o reptante”, “alta inflación” e “hiperinflación” para distinguir las políticas de estabilización que enfrentan la inflación. Siempre ha sido más fácil erradicar la “inflación moderada” y la “hiperinflación” que una “alta inflación”.

Los economistas reconocemos la arbitrariedad relativa de las cifras para clasificar las inflaciones. Phillip Cagan, en su estudio sobre las hiperinflaciones europeas de los años veinte (Austria, Alemania, Hungría I y Polonia)  y de los años cuarenta (Grecia y Hungría II), definió el inicio de un proceso hiperinflacionario “en el mes en que los aumentos de precios exceden el 50%, que equivale a una inflación anual de casi 13,000%, y el fin del proceso hiperinflacionario “cuando el incremento mensual de los precios cae por debajo de ese nivel y se mantiene inferior a él cuando menos por un año”.

La hiperinflación de Nicaragua se inició con una inflación mensual  mínima o superior a 22.1% en abril de 1987 y rebasó ese nivel en los seis meses siguientes, culminando después de abril de 1991 cuando la tasa de inflación mensual cayó apreciablemente por debajo de ese nivel durante seis meses. Por consiguiente, tuvo una duración de 48 meses, el mayor período conocido de una hiperinflación en el Siglo XX; según mis cálculos basados en datos oficiales del extinto Instituto Nicaragüense de Estadística y Censos (INEC), también ocupó el cuarto lugar entre las hiperinflaciones del siglo pasado, sólo antecedida por las de Hungría, Grecia y Alemania, al registrar una tasa de inflación máxima anualizada de 4.92(10)8%.

La política monetaria se enfrenta desde hace mucho tiempo al dilema de “recordobizar” o “dolarizar oficialmente” la economía nicaragüense. El objetivo de que la población vuelva a tener confianza en el córdoba es una responsabilidad estatal y no debe ser forzado, sino voluntario; el  objetivo de que el dólar estadounidense sea la moneda de curso legal del país es una decisión soberana, es una decisión de los ciudadanos. Ambos objetivos tienen sus costos y beneficios.

“Recordobizar” la economía será un proceso de muy largo plazo, pero el Estado de Nicaragua logrará tener los instrumentos de la política monetaria y de la política cambiaria para conducir los planes económicos nacionales. “Dolarizar oficialmente” la economía es un proceso de corto plazo, puede hacerse efectiva en un día, siempre y cuando un referéndum la acepte y el Estado tenga suficiente dólares para comprar los córdobas que integran la base monetaria del país, pero el Estado de Nicaragua perdería los instrumentos de la política monetaria y de la política cambiaria al adoptarse la política monetaria de Estados Unidos.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: