Inversión real y crecimiento económico de Nicaragua

17 05 2015

Presentación1

Las perspectivas de la producción de bienes y servicios de la economía nicaragüense en el corto plazo son crecientes y bastante halagüeñas para la generación de empleo formal y, por consiguiente, es de esperar la reducción de la brecha de la desigualdad entre la población. Nicaragua está sentando las bases para un mayor crecimiento económico a partir de este año.

La inversión extranjera directa es la variable económica principal que está impulsando la tasa de crecimiento económico, que para 2015 es proyectada por el Banco Central de Nicaragua (BCN) entre 4.5% y 5.0%, y es pronosticada por Consultores Para el Desarrollo Empresarial (COPADES) en 5.6% con el inicio de la ejecución del mega proyecto hidroeléctrico TUMARÍN, el cual agrega 1 punto porcentual a ese crecimiento con un gasto de inversión esperado de US$200 millones, de un  total de US$1,100 millones en cuatro años.

Desde mediados del año pasado se observó una dinámica creciente en la construcción privada de hoteles, restaurantes e instalaciones agropecuarias y agroindustriales, y en la construcción pública de viviendas de interés social y el tramo de carretera Nejapa-Izapa. En este año se prevé la construcción de importantes proyectos de construcción pública, entre los que se destacan, financiados por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), el mejoramiento de los tramos de carretera Nejapa-El Crucero-Diriamba-Jinotepe-Nandaime, el mejoramiento de Caminos Rurales y Carreteras con Conexión al Caribe Nicaragüense, la Sostenibilidad del Sector Agua y Saneamiento Rural en los municipios más pobres del país, el Reemplazo del Hospital Regional Nuevo Amanecer de la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN) y el Proyecto Central Hidroeléctrica La Sirena que generará 89.1 GWh.

En el ámbito del sector privado, como se mencionó anteriormente se distingue el inicio de la construcción de una sola mega obra, la planta hidroeléctrica TUMARÍN, pero no incluimos el otro megaproyecto del Gran Canal de Nicaragua porque no se dispone de información técnica económica-financiera ni de los estudios de protección del medio ambiente.

En 2015, la actividad de la construcción, por el lado de la oferta con un crecimiento de 15%, y el gasto de inversión fija privada y pública, por el lado de la demanda, vuelven a ser los resortes del crecimiento económico. En la revisión del pronóstico económico realizada por COPADES en marzo recién pasado, también se observó que el aumento del volumen de las exportaciones de 3.5% es similar al aumento del volumen de productos de consumo final, por lo cual se espera que el volumen de la demanda interna de bienes y servicios finales sea el motor del crecimiento económico de Nicaragua en este año, al pronosticarse su crecimiento en el nivel de 6.6%.

Nicaragua, por lo tanto, comienza a dejar el estadio de crecimiento económico de entre 4% y 5% e inicia su incursión en el estadio de entre 5% y 6%, pero es necesario plantear algunas observaciones que caracterizan a esta nueva etapa del crecimiento económico de nuestro país.

Las empresas nicaragüenses de la actividad de la construcción no se encuentran muy bien capitalizadas, es decir, de cara a mega proyectos con mano de obra calificada, tecnología apropiada y suficiente acervo de maquinaria y equipo, de tal forma que son las empresas extranjeras las que ganan las licitaciones de los proyectos de construcción, y éstas, en el mejor de los casos, subcontratan a empresas nicaragüenses para realizar las obras secundarias de esos proyectos.

Por otro lado, fundamentar el crecimiento económico casi exclusivamente en la inversión extranjera directa promoverá el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) Real, o sea, la tasa de crecimiento económico del país, pero el ingreso nacional, es decir, el Producto Nacional Neto a costo de factores (PNNcf), tenderá a mostrar una menor tasa de crecimiento debido al pago por factores del exterior, por ejemplo la repatriación de utilidades y el pago de remuneraciones a trabajadores de otros países, que se agregarían al actual pago de intereses de la deuda externa privada y pública.

Sin embargo, la ejecución de mega obras de parte de inversionistas extranjeros, por ejemplo si se aprobara la del “Desarrollo Integral del Gran Canal de Nicaragua”, no implicará una aceleración importante de la tasa de crecimiento del PIB Real porque partes importantes de esa inversión, tales como las esclusas y la maquinaria y equipo para construirla y ponerla en funcionamiento, se realizarían fuera del país, debido a que Nicaragua no dispone de tecnología requerida para la construcción de esas mega obras. Hay que tener cuidado de las aseveraciones públicas de algunos de nuestros servidores públicos, como Paul Oquist, secretario de políticas públicas de la Presidencia de la República, que sorpresivamente catapultó la tasa de crecimiento anual de la economía de Nicaragua hasta el 15% en el mediano plazo con la ejecución del Gran Canal de Nicaragua.

Otra de las particularidades del crecimiento económico de nuestro país es el descenso del esfuerzo inversionista de empresarios nicaragüenses, el cual puede ejemplificarse, de acuerdo con datos oficiales del BCN, con el hecho que el flujo bruto de inversión extranjera directa como porcentaje del gasto de inversión fija del sector privado se elevó desde 45% en 2010 hasta 71% en 2014. Con ese ritmo de acumulación de capital real observado en ese quinquenio, el gasto anual de la inversión en construcción y adquisición de maquinaria y equipo del sector privado en la economía nicaragüense estará exclusivamente en manos extranjeras a finales de 2017. El acervo total de bienes de capital real estaría trasladándose de manos nicaragüenses a manos extranjeras.

Finalmente, dada la ineficaz política cambiaria administrada por el BCN desde hace 22 años al no promover el esfuerzo exportador ni reducir el grave desequilibrio comercial de bienes con el exterior, el flujo anual de la inversión extranjera directa neta (ingresos menos salida de capital extranjero) no provocará un notable aumento del índice de sobrevaloración del córdoba, porque en la actualidad es aproximadamente igual al 60% de su flujo bruto anual. Es obvio que ese flujo neto de inversión extranjera directa adicionará algún margen porcentual al índice de sobrevaloración de nuestra moneda local que es muy alto, pero la solución de este problema requiere el establecimiento de una nueva política monetaria y cambiaria en el BCN.

Por supuesto que las autoridades gubernamentales tienen que buscar una mayor equidad en la distribución del ingreso nacional, que tiende a ser menor que el ingreso interno debido a los pagos por factores del exterior por la característica predominante de la carrera inversionista en nuestro país. Se requiere elevar el gasto de educación pública (preescolar, primaria y secundaria) al nivel del 7% del PIB, disminuir el porcentaje de la población sin acceso a los servicios de salud y reducir el tamaño excesivo de la economía informal. ¿Vamos a tanto mercado como resulte posible?  ¿Vamos a tanto Estado como sea imprescindible?  ¿Quién pone la línea divisoria?


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: