¿Sirve la política monetaria de Nicaragua?

2 05 2015

Presentación1

A través del mercado de dinero, la política monetaria influye en la producción y en el empleo. El Banco Central de Nicaragua (BCN) controla directamente el crecimiento del dinero –que influye sobre la producción y el empleo-, pero no controla indirectamente la tasa de interés –que influye sobre la demanda agregada interna, o sea, el consumo y la inversión-, porque la tasa de rendimiento de sus  operaciones de mercado abierto de corto plazo no es eficaz al no tener influencia sobre las tasas de interés del mercado local.

La evidencia empírica demuestra que la tasa de rendimiento de las Letras Estandarizadas a 1 año plazo que subasta el BCN semanalmente no es significativa para explicar la tasa de interés de ahorro, la tasa de interés de los depósitos a 1 año de plazo y la tasa de interés activa de corto plazo del sistema financiero nacional. Esto demuestra que un objetivo intermedio de la política monetaria, como es la tasa de interés de mercado, no funciona para alcanzar el objetivo último de la política monetaria, que es la tasa de inflación.

El BCN, prestamista de última instancia del sistema financiero nacional, dirige la política monetaria principalmente con la tasa de encaje legal y las operaciones de mercado abierto. Si el BCN aumentara la cantidad de dinero, provocaría una disminución de la tasa de interés y elevaría la demanda interna, y si disminuyera la cantidad de medio circulante, la tasa de interés aumentaría y reduciría los gastos de consumo e inversión del sector privado. A esto se agrega la política fiscal: con un mayor gasto público, o sea, con una política fiscal expansiva, el gasto de consumo privado se incrementa debido al multiplicador del gasto gubernamental y el gasto de inversión privada se reduce porque el creciente gasto público eleva las tasas de interés. Consecuentemente, se afecta el objetivo del crecimiento económico, el cual no es un mandato para el BCN en su ley orgánica.

También es evidente que el BCN ha perdido progresivamente el control de la política monetaria desde el año de 1990, porque la economía está muy dolarizada extraoficialmente, al observarse que todos los macroprecios –las tasas de interés, los salarios medios y altos, y las rentas- y todos los precios al consumidor, excepto los productos perecederos de origen agrícola, están indexados con el tipo de cambio oficial. Sin incluir los dólares que circulan entre la población, porque no se pueden contar, la excesiva dolarización extraoficial se manifiesta actualmente con la importancia de los depósitos en moneda extranjera registrados en el sistema financiero nacional, al representar el 67.2% de la liquidez global, y con el córdoba con mantenimiento de valor, que es un dólar disfrazado, al participar con el 11%, mientras que nuestra moneda de curso legal, el córdoba sin ningún apellido, domina sólo el 21% del mercado monetario.

La existencia de estas tres monedas en el mercado nicaragüense tranquiliza a pocos agentes económicos, porque la volatilidad del tipo de cambio nominal oficial es cercana a cero por ciento y prácticamente es una línea recta desde hace 12 años, pero perjudica a la mayoría de la población que tiene bajos ingresos, porque sólo dispone del córdoba y enfrenta severas restricciones para satisfacer sus necesidades de consumo básico. A manera de ejemplo, en diciembre de 2014 el salario promedio nacional era C$8,337 y la canasta de 53 productos de consumo básico costaba C$12,253.65, y en ésta los 23 productos alimenticios costaban C$8,216.66: con un salario promedio nacional sólo se pueden adquirir los alimentos requeridos por una familia en un mes.

En este panorama monetario, es más fácil dolarizar oficialmente la economía que recordobizarla, pero la dolarización oficial deber ser aprobada por el pueblo a través de un referéndum, y tendría que ser explicada previamente por los servidores públicos, con sus costos y beneficios, a todos los agentes económicos radicados en el país. Aparentemente, la disposición política ha sido desdolarizar la economía, tal como la insinuara públicamente el presidente del BCN, Ovidio Reyes, en mayo de 2014, por lo cual se podría inferir que la política monetaria actual no es tan eficiente como la pintan.

Actualmente, la condicionalidad de la estabilidad macroeconómica se garantiza con un saldo de reserva internacionales brutas en poder del BCN igual a 2.5 veces el saldo de la base monetaria, o sea, 2.5 veces la suma del saldo del numerario (córdobas que circulan fuera del sistema financiero nacional) y del saldo de encaje sobre los depósitos en córdobas depositado por las instituciones financieras en el BCN (que no tiene tasa de interés ni mantenimiento de valor). Esta condicionalidad indica que el BCN ha escogido la base monetaria como el objetivo intermedio de su política monetaria, la cual puede controlar casi exactamente, pero no puede suponer que la velocidad y el multiplicador del dinero se mantendrán constantes en el corto plazo y, al ser el emisor del córdoba, no podría culpar a nadie si no pudiera conseguir el objetivo último de su política monetaria, hoy limitado a una presión inflacionaria baja y estable. En otras palabras, el BCN podría cumplir su objetivo intermedio y podría equivocarse totalmente en el objetivo último de la política monetaria, como le ha ocurrido en el período 2004-2008 y en el bienio 2010-2011.

Por consiguiente, el BCN, para honrar su misión de preservar la estabilidad del córdoba, ha elegido la inflación como el objetivo último y el más popular de la política monetaria, pero con el riesgo de no poder reducir las fluctuaciones de la producción de bienes y servicios y del empleo. La ley obliga al BCN a ignorar el mandato de que la economía nicaragüense alcance el pleno empleo, lo cual es evidente con el hecho de que en 15 de los últimos 19 años se observan contracciones monetarias, con el riesgo de que una caída de la producción agropecuaria provocada, por ejemplo, por una sequía o una inundación o una plaga, eleve los precios al consumidor y obligue al BCN a reducir la oferta de dinero y profundice la fluctuación hacia la baja de la producción real y del empleo.

En la práctica, con un procedimiento que es bastante discutible y poco académico, el BCN establece la meta inflacionaria anual del país con la suma de la tasa de devaluación nominal anual del córdoba, que es 5% desde el año de 2004, y de la tasa de la inflación anual externa, fijada en 2% en las economías avanzadas y que en 12 de los últimos 23 años ha sido menor que 2%. Por supuesto que no hay que extrañarse que la proyección oficial de corto y largo plazo de la tasa de inflación anual de Nicaragua sea constante, gráficamente una recta, en el nivel de 7%. Entonces, ¿por qué el BCN no reduce la tasa de deslizamiento anual del tipo de cambio y, consecuentemente, la tasa de inflación? Los técnicos del BCN saben que la tasa de inflación se mide en córdobas –además, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) es calculado en el BCN-, pero nuestra moneda nacional, el córdoba sin apellido, es marginal en nuestro mercado monetario.

El córdoba tiene estabilidad pero no es atractivo para la población nicaragüense. Se necesita el cambio creíble a un régimen de metas de inflación libre de la flotación cambiaria, mejor dicho libre de la volatilidad del tipo de cambio, para rescatar la confianza en el córdoba. Se necesita la emisión de títulos y valores de mediano y largo plazo del BCN con el fin de establecer y desarrollar una curva de rendimiento como punto de referencia para las tasas de interés y mejorar las señales de la política monetaria. Se necesita un nivel adecuado de reservas internacionales en poder del BCN que garantice un fácil acceso a las divisas y disminuya la necesidad de mantener las divisas por motivos de precaución. Se necesita una reforma estructural del BCN que abarque medidas institucionales y el mejoramiento gradual de su capacidad técnica y financiera para realizar una política monetaria sólida e independiente. Se necesita construir la credibilidad monetaria, la credibilidad en el córdoba, pero puede tomar mucho tiempo.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: