El presupuesto nacional no tiene grandes pasivos sin fondos

15 04 2015

Estimo que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha  opinado desacertadamente al afirmar que «En Nicaragua, grandes pasivos sin fondos continúan siendo un riesgo» en relación con las cuentas públicas de nuestro país. Indudablemente, el BID hizo referencia al financiamiento de los proyectos sociales y de los proyectos socio-productivos con los fondos de la cooperación petrolera de Venezuela. Cabe señalar que el déficit fiscal de Nicaragua en 2014 fue igual a 1.3% del Producto Interno Bruto (PIB), el más bajo de la región  centroamericana.

Con el aval del Fondo Monetario Internacional (FMI), el crédito petrolero fue registrado como una deuda privada externa, por lo cual no pone en riesgo el objetivo gubernamental de un presupuesto equilibrado, no obstante una proporción importante de la población nicaragüense continúa afectada por la pobreza. Por lo tanto, las cuentas públicas o las finanzas gubernamentales no están influenciadas por el crédito petrolero, cuya disminución si pone en riesgo la atracción del votante para la alianza política en el poder en el actual ciclo económico-político de cara a las elecciones presidenciales del próximo año.

De acuerdo con datos publicados por el Banco de Nicaragua (BCN) a solicitud del FMI, en 2014 se registró una caída de US$122.9 millones en el préstamo de PDVSA con respecto a 2013, al totalizar US$435.6 millones. Esta caída puede explicarse con el desplome del precio internacional del barril de petróleo WTI desde US$105.25 en junio de 2013 hasta US$59.21 en diciembre de 2014, así como con la disminución de la proporción de la factura petrolera que es financiada por Venezuela, al pasar de 50% a 40%. Esto afectó el financiamiento de los proyectos sociales, que se redujo en 22% y el financiamiento de los proyectos socio-productivos, que cayó también en 22%, de tal forma que el financiamiento total de ambos tipos de proyectos pasó de US$558.5 millones en 2013 a US$435.5 millones en 2014, y esta reducción se explica con la eliminación del financiamiento del Bono Solidario que desde enero de 2014 estamos pagando con nuestros impuestos.

Sin embargo, es necesario subrayar que la menor ejecución de estos proyectos no pone en riesgo al presupuesto nacional, sino a la facultad crediticia de ALBANISA para asignar recursos a los proyectos sociales que han sido dirigidos en gran parte a la reducción de pobreza extrema y a los proyectos socio-productivos, especialmente en la generación de electricidad con recursos renovables, y en la producción de bienes de exportación destinada al pago de la deuda privada de ALBANISA con Venezuela.

Sugiero al BID que reconsidere su afirmación desacertada en su informe Infrascopio 2014 presentado en Punta del Este durante la Conferencia «Public-Private Partnership Americas», (Asociaciones Público-Privadas)  que concluirá hoy 15 de abril en Punta del Este, Uruguay .

Anuncio publicitario

Acciones

Información

2 responses

21 04 2015
Adelmo Sandino

Estimado, no he leído el informe del BID. Sin embargo, me parece que las operaciones cuasi fiscales que el gobierno financia con los flujos de la cooperación petrolera son, por su naturaleza y magnitud, potenciales pasivos contingentes, según la literatura del tema, ya que representan un compromiso político (riesgo moral) de parte del gobierno de asumirlos ante eventuales reducciones o suspensión del flujo que los alimenta, viendo presionadas las cuentas fiscales. Recientemente el FMI publicó una estimación para los países de Petrocaribe, determinando que para Nicaragua este año se requeriría un financiamiento equivalente al 1.7% del PIB para compensar la caída de la cooperación venezolana por la caida del petróleo. En caso que se suspendan el flujo el FMI estima una necesidad de financiamiento de 4% del PIB. También estaría en desacuerdo con este planteamiento de los técnicos del Fondo? http://blog-dialogoafondo.org/?p=5022

23 04 2015
nestoravendao

Hola Adelmo:

Dos cosas sobre tus comentarios. La pobreza de un país es un gran pasivo social que se reduce con los presupuestos estatales y empresariales. Sería un error adjudicárselo exclusivamente al Estado.El crédito petrolero venezolano a Nicaragua en 2014 fue igual a 3.6% del PIB de ese año, pero con el aval del FMI se registró como una deuda privada externa, y de ese monto el 60% se destina a financiar proyectos productivos para pagar dicho crédito y el 40% se asigna a proyectos sociales con fines partidarios políticos. Le invito a tener prudencia al leer los planteamientos del FMI.

Con saludos atentos,

Néstor

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s