La economía y la ética

15 06 2014

Nicaragua dista mucho de ser un país con una institucionalidad sólida y competente, a prueba de todo tipo de soborno y sin tolerancia a la corrupción legalizada. En el Siglo XVI, el fraile italiano Luca Paccioli, matemático italiano y conocido como Padre de la Contabilidad, afirmó que “no hay almuerzo gratis, siempre hay un debe y un haber”, un axioma real en el Siglo XXI.

Hoy las universidades no enseñan ética a los futuros profesionales de la economía, finanzas, administración de empresas, contadores públicos y técnicos de mercados, y esto se traduce en severos riesgos para las naciones. Ejemplos de esos riesgos en el plano internacional son la desregulación insana del sistema financiero con sus consecuencias catastróficas hasta este día, cuando aún el mundo no se ha levantado de la recesión mundial originada en Wall Street en septiembre de 2008; el gasto por bonificaciones descomunales a ejecutivos de instituciones financieras que vivían del oxígeno de los contribuyentes y que continúan oponiéndose a las reformas que se necesitan para evitar otro colapso; lo más reciente, Christine Lagarde, directora ejecutiva del Fondo Monetario Internacional, dijo que las 85 personas más ricas del mundo controlan igual riqueza que la mitad más pobre del mundo.

Aquí en Nicaragua también hay muchos ejemplos de privilegios y favores financiados con los recursos de la población. 39 acusados del sector público y del sector privado por la Fiscalía General de la República por los desmanes valorados en casi 500 millones de dólares que cometieron en contra del presupuesto nacional por las liquidaciones de 4 bancos en 2000 y 2001, no han sido juzgados porque Eduardo Montealegre Rivas, el acusado No. 26 de esa lista, se escudó inapropiadamente en la inmunidad que le confiere su cargo de servidor público y, además, no ha sido desaforado por la Asamblea Nacional; su hermano, Álvaro Montealegre Rivas, emitió títulos valores ilícitos en el país y los defraudados desconocen si podrán recuperar sus inversiones financieras millonarias, mientras que el acusado goza de “casa por cárcel”; servidores públicos desconocen las sentencias de ineludible cumplimiento emitidas por la Corte Suprema de Justicia, entre ellos el ministro de Hacienda y Crédito Público, Iván Acosta, y el Procurador General de la República, Hernán Estrada, para no honrar una indemnización a un grupo de productores de café representados por los señores Buenaventura Gutiérrez Rizo y Norma Estela Rizo Gutiérrez; un puesto de cambio de divisas ubicado en el aeropuerto internacional, Global Exchange, reduce en 25% el margen del tipo de cambio oficial y el tipo de cambio que ofrece al turista, sin que el comprador de córdobas sepa el valor del tipo de cambio oficial y el Banco Central de Nicaragua guarda silencio; y el más reciente ejemplo, el que vive el empresario Milton Arcia que reclama sus derechos sobre una propiedad que tenía en el Malecón de Managua. Agrego las 29 cartas que he escrito al Presidente de la Asamblea Nacional, Ing. René Núñez Téllez, sin respuestas, para que la Asamblea Nacional inicie el proceso de desaforación de Eduardo Montealegre Rivas y responda a mi querella personal por sus graves injurias y calumnias escritas por él en contra de mi persona.

No es el mercado libre sino las licencias libertinas y perversas que destruyen el marco regulador del Estado, por lo que hay que recordar que la ética sí importa y, por consiguiente, hay que hacer valer que junto a la Mano Invisible del Mercado debe estar la Mano Visible del Estado. Es por esto que los nicaragüenses debemos actuar y proponer, porque no hay que separar a la economía de la ética. El cambio nunca viene solo, por lo cual hay que demandar a las universidades que las enseñen a fondo, aunque hayan eliminado el año de estudios básicos, porque en la vida hay mucho más que los cálculos de costo-beneficio que la teoría económica estrechamente enseña en la formulación y evaluación de proyectos. Los profesionales de las ciencias económicas, de acuerdo con sus análisis de costos y beneficios, escogen la opción que genere la mayor utilidad,  pero no reflexionan si la opción es o no es correcta, si es buena o es mala, si fortalece o deteriora la dignidad de las personas.

En Nicaragua se necesitan políticos y funcionarios públicos honestos que antepongan el bien colectivo al provecho propio, que con sus servicios políticos armonicen la economía y la moral. Reitero el ejemplo que está a la cabeza de todos, como es el de Eduardo Montealegre Rivas: Si los diputados de la Asamblea Nacional fuesen electos uninominalmente y no por “plancha” con el dedo del caudillo de la organización partidaria, él no sería un presunto delincuente como lo es hoy gracias a su abuso de la inmunidad, sino que sería un delincuente o un inocente, y diría, con bastante probabilidad, que él no estaría ocupando un escaño. No es posible que un cargo público esté ocupado por un impune evidente en escándalos morales y financieros, por un violador de los derechos humanos.

Adam Smith, el pensador escocés fundador de la Economía, fue un humanista, nunca un soberbio, y creo que no compartiría los ejemplos internacionales y nacionales obscenos referidos anteriormente. La economía y la ética no dejarían hacer ni dejarían pasar la perpetración, la perpetuación y la legitimación de posiciones de privilegio. No sólo en el plano internacional, con la caída de la banca de inversión de Wall Street, sino también en el plano nacional, con la caída de cuatro pequeños bancos comerciales de Nicaragua, el gobierno estuvo presto para socorrer a los operadores financieros y, desafortunadamente hasta esta fecha, se ha privilegiado el beneficio privado en detrimento de la confianza y el interés público.

En Nicaragua importa la relevancia de la desigualdad, la pobreza, el bajo nivel de escolaridad, el subempleo, el mercado informal, la manipulación del mercado financiero local, la manipulación en la formación de precios, el respeto a las leyes, la institucionalidad, los abusos del poder, y en todos estos temas la ética es muy importante. ¿No le parece, señor político?


Acciones

Información

4 responses

16 06 2014
Joaquin Oviedo C

Felicitaciones por este articulo Dr. Avendaño, creo que es necesario artículos como estos, que señalan aunque sea de forma rápida, los desmanes y privilegios de los que cometen delitos de fraude y peculado, tanto en el sector publico como privado, lo que indica que tenemos que buscar los causes de un cambio, y no mas de lo mismo como en los tiempos de Somoza.

Mis felicitaciones, y lo animo a que siga escribiendo así, señalando lo podrido de nuestra sociedad.

16 06 2014
Leornardo Cesar Hernandez

No se le puede exigir ética a un régimen corrupto, el corrupto se rodea de corruptos, bien dice la sabiduría popular “Dime con quien andas y te diré quien eres” El robo de las elecciones, el sometimiento de los poderes publico a merced de una familia, recientemente los oxígenos represivos la policía y el ejercito. Enriquecimiento de personas allegadas al régimen al amparo del poder publico. Hablar de ética me suena a sarcasmo. No me refiero a tu excelente exposición muy buena por supuesto.

1 07 2014
Mibsam

Extraordinario artículo doctor Avendaño, la educación en valores es una responsabilidad de toda la sociedad, desde la familia, pasando por la escuela, la iglesia, la comunidad entre otras, por ello es necesario que desde cada institución social repensemos y redibujemos la sociedad que soñamos y hagamos los esfuerzos necesarios como muy oportunamente usted lo debate y cuestiona, abrirnos a la reflexividad, al cambio, a la crítica, así como a la educación del ejemplo, porque con ello también se aprende.

12 07 2014
Leonel Ojeda

Es por esa evidente razón de no haber dilucidado si es Culpable o Inocente, que el Diputado imputado Eduardo M. Rivas, apresuradamente anda buscando la anhelada unidad de las “raquíticas fuerzas liberales”, para obtener el primer puesto en la lista de Diputados Nacionales en las elecciones del 2016 y de esa manera seguir evadiendo la Justicia. Ciertamente la Cobardía es fiel compañera del diputado imputado, a tal punto que a 2 años de las elecciones se anda prepeando con la inmunidad para prolongar la Impunidad de sus actos de corrupción gubernamental. Porque, la conciencia, te acusa o te defiende, y en el caso del Diputado imputado, la conciencia le dicta que si queda en la orfandad jurídica de la inmunidad, tiene el camino asegurado a la Modelo de Tipitapa, en donde debe pagar con su libertad los crímenes económicos ocasionados a la sociedad nicaragüense y a su vez, debe resarcir con la devolución de todos los bienes adquiridos con los fondos públicos.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s