En la búsqueda de la democracia verdadera

1 06 2014

Ya es muy usual en nuestro país escuchar a representantes de partidos políticos opositores del Gobierno que en Nicaragua existe dictadura. Creo que están equivocados, porque los nicaragüenses no hemos olvidado los estragos de 40 años de dictadura de Somoza.

Desde el ámbito económico y social, lo que observo en el gobierno del Presidente Daniel Ortega Saavedra es un autoritarismo creciente, el cual puede explicarse en gran parte por la erosión y el deterioro que sufren los partidos de oposición política, que además de oponerse al Gobierno se oponen entre ellos mismos por mantener privilegios y réditos extraordinarios.

Sin partidos políticos sólidos, el proceso democrático se vuelve inevitablemente disfuncional. Por ejemplo, nuestra Nación desconoce el número de miembros de esos partidos políticos fragmentados, tales como el Partido Liberal Independiente (PLI), conocido como la segunda fuerza política del país porque con sus aliados tiene 24 diputados en la Asamblea Nacional, mientras que el Partido Liberal Constitucionalista cuenta apenas con 2 diputados –y hay 2 diputados más que dejaron las filas de la Bancada Democrática Nicaragüense y 1 diputado que dejó recientemente la bancada del FSLN que no pertenecen a ninguna bancada-. Esos 26 diputados frente a 61 de la Alianza del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) no tienen capacidad de negociación política en la Asamblea Nacional de Nicaragua.

El insuficiente crecimiento económico, el creciente subempleo y la persistente desigualdad de la distribución del ingreso son, en parte, reflejos de la calidad y de la fragmentación de los partidos políticos opositores, que hasta hoy han mostrado no sólo la incapacidad de elaborar un programa político alternativo al del FSLN, sino también la incapacidad de proponer, legislar y aprobar políticas públicas para contribuir a mejorar el nivel de vida de la población nicaragüense, ya no digo para alcanzar un óptimo social.

Tal es la falta de visión nacional de estos partidos políticos de oposición, que están convencidos de que si la situación económica del país se deteriora ellos obtendrían automáticamente un mayor capital político, es decir, una mayor probabilidad de llegar al poder. Parecen ignorar que si el barco nacional se hundiera, ellos también quedarían bajo el agua, aunque fuesen los primeros saltarines en buscar  tierra firme.

Ante este déficit de representación política del país, tomaron fuerza y presencia las organizaciones de la sociedad civil, que son necesarias para el desarrollo de la democracia aunque criticadas por algunos políticos debido a su creciente actividad. Siempre los políticos nicaragüenses se han ufanado de ser “superiores” frente a los ciudadanos y, además, “intocables” aunque se pongan al margen de la ley sólo porque ocupan puestos de poder y gozan de inmunidad, gracias al dedo del caudillo que sustituye a la decisión ciudadana de llevarlos a un curul. Por esta conducta, practican perennemente el adagio popular que dice “hoy por ti, mañana por mí”.

Sin embargo, las organizaciones de la sociedad civil parecen que están divididas no sólo por su heterogeneidad que les impide su transformación en una organización  plural y democrática, una habilidad que tienen los partidos políticos, que al estar atomizadas y dispersas no tienen un liderazgo natural que pueda aglutinarlas –se repite el problema de los partidos políticos- y son cuidadosas de no exponer públicamente sus luchas intestinas.

Será bastante difícil que los partidos políticos salgan de su agonía para que la democracia funcione. Incluso, aquéllos que ya perdieron su personería jurídica en las elecciones nacionales de 2001 todavía están vivos. Esa agonía no sólo se explica con sus pesadas cargas de la vieja política –el dedo del caudillo en vez del voto popular-, con sus resentimientos de hace más de tres décadas –sandinistas y no sandinistas- con la corrupción pública –los perjuicios al Estado y la Sociedad Nicaragüense, el tráfico de influencias, los fraudes y los delitos a la economía nacional-, y con la violación de los derechos humanos –bastante cuestionados por las personas y por la Nación-.

Esa agonía también se explica con el papel jugado por la Alianza del FSLN: (i) la calidad de su política social –en salud, educación y bienestar social- combinada con la permanente política económica neoliberal –contracción monetaria, presupuesto nacional equilibrado y aumento de reservas internacionales-, una mezcla rara que pondera la intervención estatal y las políticas de mercado, que reduce la confrontación Estado-Mercado aunque el Consenso de Washington ya fue sepultado en la Cumbre del Grupo de los 20 (G-20) en Seúl, noviembre de 2010; (ii) su postura ante la penalización del aborto y su mayor tolerancia a los Obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua; (iii) su relación respetuosa con el gobierno de Estados Unidos, que continúa siendo el principal socio comercial de Nicaragua y donde se origina gran parte de los flujos de remesas e inversión extranjera directa; y (iv) su relación incuestionable con el Ejército Nacional, que no supone ninguna amenaza para la estabilidad democrática de Nicaragua.

En Nicaragua necesitamos una nueva generación de políticos que privilegie la confianza y el interés público sobre cualquier interés personal, aunque éste no sea mezquino. Los políticos nicaragüenses de hoy son los mismos de ayer y de antier, que han hecho de la política su modus vivendum e impiden el arribo de una nueva generación de políticos jóvenes. “La política – dice el Papa Francisco -, tan denigrada, es una altísima vocación, es una de las formas más preciosas de la caridad porque busca el bien común” y ruega al Señor “que nos regale más políticos a quienes les duela de verdad la sociedad, el pueblo, la vida de los pobres”.

Los Obispos de Nicaragua han propuesto con toda validez un diálogo transparente entre el Gobierno, los partidos de oposición y la sociedad civil para concretar un nuevo pacto social, pero ¿podría dialogar el Gobierno con una oposición política que prácticamente no existe o con organizaciones de la sociedad civil que se manifiestan aisladamente sin fortalecer la protesta social cívica ni emular a Los Indignados?

El Gobierno, sin ningún ápice de autoritarismo, debería facilitar el proceso natural de una nueva generación de políticos. El FSLN facilitó el surgimiento de la democracia en 1990, con la aceptación de su pérdida electoral, pero se ha estancado por las razones arriba mencionadas. Ahora tiene la oportunidad histórica de fortalecer la democracia y las instituciones públicas, que tanto hacen falta para resolver los problemas que enfrenta el desarrollo socioeconómico del país. Pero lo debe hacer junto a una oposición política real y constructiva, con el objetivo de que los políticos conduzcan a los nicaragüenses a un estadio superior de desarrollo.


Acciones

Información

2 responses

3 06 2014
jose lopez

Es fácilmente aceptable el hecho de decirse representante de la democracia y enemigo del totalitarismo creciente, cuando el usufructo final es el totalitarismo en si, explicado de esta manera significa que los de la alas democráticas les convienes el totalitarismo ya que los dolares dependen de ellos, si se muere el perro se acaban los dolares, si en este país se violan los derechos humanos esto se traduce en mas dolares, si se acaba la libertad de expresión, ya no se podría hablar de dolares para defender la libertad de expresión, así que no nos engañemos, no son los políticos totalitario polarizados ya que todo lo totalizan al monto de los dolares que van a recibir, sino una segunda revolución ciudadana para exterminar con la enfermedad y la supuesta medicina,

8 06 2014
Elmer Mosher

¿Dónde están los intelectuales y la academia para elaborar una propuesta política viable y consensuada? ¿Estamos en las manos de ineptos en el poder y seguiremos así por cuánto tiempo? ¿Cuánta presión podrá soportar la caldera social? Espero una respuesta seria y muy bien argumentada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s