La ignorancia es atrevida, más si es supina

19 04 2012

Sorprendente y supina la declaración de Eduardo Montealegre de que Bayardo Arce, asesor del presidente de la Republica, por ser un asesor económico, no pueda opinar ni asesorar políticamente, a sabiendas que el asesor presidencial también es un experto político del FSLN, con mucha más experiencia que la que tiene el líder del movimiento político personal. Cualquier nicaragüense puede emitir su opinión y ser respetado, aunque esté equivocado, eso es democracia, pero la soberbia siempre se burla de la razón.

Sin embargo, sorprende mucho más el argumento estólido de Eduardo Montealegre que en el caso que el PLC sea convocado al diálogo nacional, tal como lo dio a entender el asesor presidencial, “no se van a elegir a hombres y mujeres honestos, respetuosos de la Leyes en las diferentes instituciones del Estado”, porque él es deshonesto, irrespetuoso de las leyes, evasor de la justicia, violador de los derechos humanos y abusador de la inmunidad que goza por su cargo de diputado, todo lo cual es de fácil demostración con la aritmética financiera.

El problema de los nicaragüenses no se reduce al plano político, sino también que es económico y social, que cruzan, entre otros, la gobernabilidad, la institucionalidad, el subempleo, el desempleo, la pobreza, la educación, la salud y la inseguridad, pero la miopía política del autonombrado líder de la oposición sólo persigue su objetivo de no comparecer el juzgado, acusado por la Fiscalía General de la República, para aclarar a la Nación y al Juez sus acciones inapropiadas en la reestructuración de la deuda pública interna por las liquidaciones de 4 bancos y las subastas de los activos de esos bancos que se realizaron en el Banco Central de Nicaragua, las cuales golpearon económicamente al Presupuesto Nacional y a los nicaragüenses.

 


Acciones

Información

2 responses

4 06 2012
Baltazar

¿Por qué sudar calentura ajena?

6 06 2012
nestoravendao

Estimado Baltazar: No es sudar calentura ajena. Es reconfirmar la supuesta “honorabilidad” y poca seriedad de un presunto delincuente que huye de la Justicia de nuestro país, que se autodenomina “demócrata” aún siendo un impune en la historia bancaria y en la historia política de Nicaragua. Con saludos cordiales, Néstor Avendaño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s