Un discurso económico realista

21 01 2012

Las perspectivas de la tasa de crecimiento económico de 3.5% a 4.0% y de la tasa de inflación entre 8% y 9% señaladas para 2012 por el presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Antenor Rosales, son realistas, a pesar que se avecina la oficialización de la recesión económica europea y la desaceleración del crecimiento económico mundial, de tal forma que el Producto Interno Bruto (PIB) Real del Mundo crecerá 2.6% o menos este año.

El crecimiento de nuestra economía continúa siendo insuficiente para reducir el desempleo y la pobreza, y se basará sobre el desempeño exportador que retomará su papel dejado al consumo y la inversión el año pasado. El pronóstico del crecimiento del PIB Real de Nicaragua indicado por COPADES es 4.1%, al tomar en cuenta que el volumen de los productos exportables de origen agropecuario aumentará 11%, destacándose el volumen del café con un incremento de 15%, mientras que la ganadería vacuna seguirá expandiéndose a un ritmo cercano al 10%. También muestran un crecimiento importante la industria manufacturera, el comercio y la construcción. El PIB Per Cápita Nominal promedio anual de los nicaragüenses comienza a alejarse de la barrera de un mil dólares al ubicarse en el nivel de US$1330, lo cual comenzará a presionar a la baja el nivel mínimo de concesionalidad de 35% en la contratación de la nueva deuda externa.

La tasa de inflación estará sujeta, como es usual en los últimos tiempos –la inflación no es el problema sino el desempleo-, a los vaivenes del sector externo, aunque la política monetaria será expansiva en este año debido a las pérdidas del BCN originadas en el pago de intereses y mantenimiento de valor de la Letras que subasta semanalmente, que impulsarán la oferta de dinero a un ritmo similar al registrado el año pasado, es decir bastante cercano al 16%.

COPADES pronostica un aumento de los precios al consumidor del orden de 7.7%, el cual incorpora (i) el efecto de la alza de 9% del precio del KWh de electricidad a partir del consumo facturado de enero, o sea 35% en términos promedio anual; (ii) un ajuste esperado de 12.5% del salario mínimo legal, tomando en cuenta lo que dice la ley, a pesar que es incorrecto desde el prisma de la teoría económica, que dicho ajuste es igual a la suma de la tasa de crecimiento económico y de la tasa de inflación del año pasado; y (iii) las expectativas de un precio promedio anual del barril de petróleo WTI de US$101, aunque su actual nivel de US$98.39 podría acelerarse debido al problema geopolítico del programa nuclear de Irán. Sin embargo, al considerar el riesgo de la desaceleración del crecimiento económico mundial no podemos obviar que, con una reducción de la demanda externa en este año, se observará una mayor caída de los precios de las importaciones que la caída de los precios de nuestras exportaciones y esto incidirá en una menor intensidad de la presión inflacionaria en el segundo semestre de este año.

En el ámbito del sector externo también coincido gran parte con lo expuesto por el presidente de la autoridad monetaria del país. Ante la presencia del riesgo externo, es seguro que habrá una disminución de casi todos los precios internacionales de los productos exportados por Nicaragua –por ejemplo, el precio del quintal de café tiende a disminuir de US$225 en 2011 a US$200 en 2012, por lo que COPADES pronostica un valor de las exportaciones domésticas de bienes FOB de US$2402 millones –si adicionamos el valor neto de la maquila, US$3100 millones- y el BCN proyecta un valor de US$2600 millones, y observo una gran coincidencia tanto en el valor de las importaciones de bienes CIF, excluyendo las de las empresas de zonas francas –el BCN y COPADES estiman US$5200 y US$5215 millones respectivamente- como en el flujo anual de las remesas familiares que superará levemente los US$900 millones. Por lo tanto, COPADES pronostica que el déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos rondará los US$1220 millones, equivalentes al 15% del PIB esperado en este año.

No concuerdo con el presidente del BCN acerca de la tendencia de la inversión extranjera directa (IED), que él determinó con montos de US$741 millones en 2011 y de US$800 millones en 2012. COPADES estima que en 2011, en el mejor de los casos, la IED arribó a los US$700 millones y pronostica US$820 millones para este año. El año pasado algunos servidores públicos mostraron una conducta triunfalista al mencionar públicamente que la IED sería de US$1000 millones, aunque ya han comenzado a reducir ese monto hasta US$900 millones y US$850 millones, y ahora el BCN señala que fue de US$800 millones, el cual todavía continúa siendo muy alto en términos preliminares.

Aconsejo al presidente Daniel Ortega que corrija el exacerbado triunfalismo económico de algunos servidores públicos, porque tergiversan continuamente la realidad económica de nuestro país. Por ejemplo, algunos han afirmado que el empleo tuvo un gran aumento a partir de 2010, pero no toman en cuenta el hecho que la población económicamente activa aumenta cada año al menos en 80 mil personas; otros han afirmado que el valor de las exportaciones en 2011 fue de US$4000 millones sin aclarar que ese monto incluye el valor bruto de las exportaciones de las empresas maquiladoras y que sólo el 28% del valor exportado por las empresas de zona franca queda en nuestro con los pagos de salarios a los trabajadores, de los servicios públicos –agua, alcantarillado, energía eléctrica, telecomunicaciones y servicios portuarios- y de las rentas a los dueños los locales en que esas empresas operan. Parece que evaluar la economía en términos brutos es contagioso, porque ese triunfalismo económico también se observa entre algunos empleados de alto rango del sistema bancario, quienes tomando ventaja de la presión inflacionaria de 8% en 2011 afirman que la cartera (bruta) de préstamos ha crecido con el pretendido argumento que apoyan el crecimiento económico sostenible, sin determinar el flujo real del crédito, o sea sin inflación o en porcentajes del PIB Nominal, y sin señalar que el 75% del saldo de crédito neto se concentra en el comercio y en las familias.

Felicito al presidente del BCN por compartir con la población, desde inicios del año, las expectativas oficiales sobre la economía de Nicaragua en 2012. Creo que es la primera vez que lo hace en un momento temprano y oportuno. Hoy no tengo grandes discrepancias con el discurso económico oficial como lo tenía en años pasados, pero sólo faltó una cosa en el discurso: al político le interesa conocer el crecimiento económico, la tasa de inflación y la tasa de desempleo, pero el presidente del BCN no se refirió al principal problema político de nuestra economía, como es el subempleo y el desempleo.

Anuncios

Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s