Una pregunta al candidato Daniel Ortega

26 09 2011

Como ciudadano, primero, y como economista, después, pregunto al presidente Daniel Ortega por qué no ha hecho referencia en su campaña presidencial actual a una promesa importante indicada en el Programa del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, que presentó en el Acto de Clausura del III Congreso FSLN, Sesión “Sandino, La Victoria”, el 28 de mayo de 2006, la cual consistía en que “Impulsará investigaciones serias, y a fondo, de las quiebras bancarias, emisión de CENIS, reclasificación de cartera y subasta. Lo haremos con criterio técnico y no político, por el bien del Estado, del pueblo y de la Banca misma. … habrá que castigar a los culpables y ¡recuperar lo que ha sido arrebatado al pueblo!”. ¿Por qué no asumió ante la ciudadanía, fuente de poder de los gobernantes, la responsabilidad de esta promesa y, por ende, de esta acción que contribuiría al financiamiento de la educación y la salud del pueblo nicaragüense?

La exigencia de cuentas a los servidores públicos involucrados en ese acto, que puede ser calificado presuntamente como un ilícito, y también como un complot contra el Estado de Nicaragua, está “viva” en las manos del juez quinto penal de audiencias, Julio César Arias, desde julio de 2008, pero el juicio se suspendió porque uno de los acusados, el diputado Eduardo Montealegre, de la Bancada Democrática Nicaragüense (BDN), se escudó en su inmunidad, a sabiendas, de acuerdo con información oficial en poder de la Contraloría General de la República (CGR), que con su “reingeniería financiera” en la reestructuración de la deuda por los Certificados Negociables de Inversión (CENI) Bancarios provocó un daño de 23.4 millones de dólares a los nicaragüenses en el segundo semestre de 2003 y, además,  en su carácter de ministro del MHCP no protegió el acervo de nuestra nación en las tristemente recordadas subastas de los activos de los cuatro bancos liquidados realizadas en el Banco Central de Nicaragua (BCN) en el período mayo-agosto de 2003, un proceso poco transparente y bastante viciado que se basó en las metodologías de venta “a sobre cerrado” y “al martillo”.


Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s