La jugarreta estatal con el empleo

19 02 2011

Más seriedad debiesen tener los servidores públicos del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (INIDE), que procesa las encuestas de empleo, y del Ministerio del Trabajo (MITRAB), que divulga los resultados de esas encuestas, al referirse a la situación del  empleo en el país.

Recientemente, el MITRAB anunció que en 2010 se crearon 147 mil nuevas plazas de trabajo, “gracias a la política económica del gobierno del comandante Daniel Ortega”, que muy probablemente incluyó el número de trabajadores subempleados por efectos de la recesión económica mundial que afectó a Nicaragua en 2009. Ahora para 2011, el MITRAB proyecta la creación de 62 mil 687 puestos de trabajos directos y 198 mil 317 puestos de trabajo indirectos, o sea un total de 261 mil puestos de trabajo.

Debido a la estructura productiva poco diversificada y a la persistencia de una base rural importante con baja productividad económica –el 30% del empleo del país es generado por el sector agropecuario-, el mercado laboral de Nicaragua muestra una deficiencia estructural para la generación de empleo decente o de calidad; en otras palabras, para que los trabajadores tengan un contrato de trabajo (el 21% de los ocupados tiene un contrato permanente o temporal), gocen de la seguridad social (el 22% de los ocupados cotiza al seguro social) y devenguen ingresos iguales o mayores que el salario mínimo legal (el 29% de los ocupados gana menos que el salario mínimo, lo cual es prohibido por la ley).

De un año a otro, los problemas estructurales de nuestro mercado laboral no pueden cambiar radicalmente, como lo han insinuado el INIDE y el MITRAB. En 2009, la población en edad de trabajar (PET) era de 4 millones de personas de 14 años y más de edad y al 69% del la población total del país, mientras que la población económicamente activa (PEA) de 2.3 millones reflejó una tasa global de participación del 58% de la PET.

El 54% de la PEA, o sea 1 millón 229 mil personas, estuvo plenamente ocupado o laboró diariamente la jornada legal de 8 horas o de 40 horas semanales, o se encontraba satisfecho con sus ingreso si laboró menos de las 8 horas diarias establecidas por la ley. El empleo se concentró en la agricultura, la ganadería, el comercio, la industria manufacturera y los hogares privados con servicios domésticos, pero cabe mencionar que si al ocupado pleno le quitase el calificativo de pleno, se observaron 4 subempleados entre 10 ocupados y 13 personas dependían de cada 100 ocupados.

El 46% de la PEA permaneció subempleado y desempleado, o sea que 1 millón 54 mil personas tenían problemas de empleo en 2009, principalmente entre los trabajadores de la construcción, minería, hoteles, restaurantes, transporte y comunicaciones.

Sin embargo, el principal problema del mercado laboral del país siempre ha sido el subempleo, que en 2009 afectó al 38% de la PEA, según datos oficiales. Creo que esa tasa es menor, porque aceptarla implicaría que la tasa de desempleo abierto se reduce a 8%, lo cual no es consistente con nuestra realidad económica. Desde hace muchos años, las encuestas indican que los dos primeros problemas de los nicaragüenses son el desempleo y la pobreza. De cada 10 desempleados, 8 son cesantes y 2 son aspirantes, y las personas más afectadas por este flagelo son los jóvenes y las mujeres.

3 de cada 10 subempleados son visibles, al trabajar jornadas menores de las 8 horas diarias en forma involuntaria y que están dispuestos a trabajar, y representaron el 12% de la PEA. Los otros 7 subempleados son invisibles, porque perciben ingresos menores que el salario mínimo correspondiente a la actividad económica en que se desempeñan al trabajar involuntariamente un número de horas igual o mayor que la jornada laboral, y representaron el 26% de la población económicamente activa.

La mayoría de los desempleados nicaragüenses tiene una edad de 15 a 24 años con un parentesco familiar de hijo(a) y un nivel de educación secundaria, su estado conyugal es unido, juntado o casado y posee una categoría ocupacional de empleado u obrero. La mayoría de los jóvenes ocupan empleos precarios cuando se incorporan al mercado laboral, con tecnologías atrasadas y sin contratos de trabajo, sin seguridad social ni estabilidad laboral y, como la mayoría proviene de familias pobres, se potencia el riesgo de la transmisión inter generacional de la pobreza.

La tasa de presión laboral fue alta: 29 de cada 100 personas económicamente activas demandaban un puesto de trabajo a tiempo parcial o a tiempo completo en el caso de los desocupados, o deseaban trabajar más horas en el caso de los ocupados. Finalmente, la informalidad del mercado laboral era y es muy alta: en 2009 el 78% de los ocupados no cotizó a la seguridad social y el 75% de las empresas no cumplían con las regulaciones nacionales para su operación ni llevaban registros contables por motivos económicos, desconocimiento u otras razones.

Con ese entorno del mercado laboral, el MITRAB informó a la población la creación de 147 mil puestos de trabajo en 2010, equivalentes al 80% del total de personas desempleadas en 2009, sin tener en cuenta que anualmente se observa un aumento de casi 80 mil personas en la población en edad de trabajar y que la economía creció a una tasa insuficiente de 4%. Por otro lado, con esos datos es muy probable que el INIDE no haya realizado la encuesta puntual para la comparación de indicadores de empleo en julio de 2010 ni haya continuado la encuesta (mensual) continua de hogares por su alto costo.

Aconsejo al Presidente Daniel Ortega que corrija el sesgo político de las declaraciones técnicas de los servidores públicos, ya que en vez de ensalzarlo le perjudican su imagen. También  le reitero la solicitud que convoque al sector privado para formular una política de empleo, que es necesaria para reducir el principal problema de la población: el desempleo y el subempleo.

Anuncios

Acciones

Information

One response

19 02 2011
Miguel de Arriba

Parece que Nicaragua es el primer pais del mundo que ha conseguido erradicar el desempleo.
Habrá que felicitar a sus “avispados” funcionarios; ahora sólo hace falta que los nicaragüenses componentes de la PEA se enteren de que ya tienen trabajo.
¡Cosas veredes, amigo Sancho!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: