Lo bueno, lo malo y lo discutible

14 10 2010

Han transcurrido tres cuartas partes del año y la economía, sin duda alguna, presenta un mejor perfil al que tenía en el mismo lapso del año pasado. Sin embargo, hay una mezcla de resultados buenos, malos y discutibles, y en el caso de estos últimos se necesita un constante monitoreo.

Lo bueno ha sido que la recesión económica, que prevaleció en Nicaragua entre el cuarto trimestre de 2008 y el cuarto trimestre de 2009, quedo atrás al reflejar el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) del segundo trimestre de 2010 un crecimiento de 7.9% con respecto al segundo trimestre de 2009, gracias al aumento de 16% del volumen total de las exportaciones del país, destacándose los rubros del café, azúcar, camarón marino, pescado, carne de ganado vacuno y productos lácteos, y también gracias a la diversificación de mercados internacionales al observarse que Venezuela ha pasado a ocupar el lugar de la Comunidad Europea como socio comercial del país, al captar 186 millones de dólares en productos nicaragüenses, el doble de lo que compró el país sudamericano en los tres primeros trimestres de 2009.

A pesar que Nicaragua en este año aún no ha tenido acceso a donaciones y préstamos de divisas líquidas de libre disponibilidad para el presupuesto nacional ni para la balanza de pagos provenientes de las instituciones financieras internacionales y del Grupo de Apoyo Presupuestario, las reservas internacionales brutas del Banco Central de Nicaragua (BCN) mostraron una levísima caída de 6 millones de dólares hasta 1 mil 567 millones de dólares al 30 de septiembre pasado, y equivalen a 2.5 veces el saldo de la base monetaria, lo cual supera la condicionalidad establecida con el FMI que es de 2.2 veces dicho saldo.

A lo antes expuesto, también se agrega la noticia oficial de la reducción del índice de pobreza extrema que, según el INIDE, bajó de 17.2% en 2005 a 14.6% en 2009, dadas las políticas públicas de inclusión social, lo cual significa que el número de pobres extremos disminuyó de 937 mil en 2005 a 838 mil en 2009.

Lo malo ha ocurrido con la alza interanual de 19% del precio internacional del barril de petróleo WTI, que pasó de U$67.27 en septiembre de 2009 a US$79.97 en septiembre de 2010, y a la afectación de la producción de frijol y de otros productos perecederos de origen agrícola provocada por las intensas lluvias de agosto y septiembre. Por eso, la tasa de inflación acumulada en los primeros 9 meses de este año es de 4.64%, la tasa de inflación interanual (de septiembre de 2009 a septiembre de 2010) es de 5.42% y la tasa de inflación de septiembre fue sorprendentemente más baja de lo que se esperaba –por las alzas de los precios del frijol, legumbres y verduras – al registrarse oficialmente el nivel de 0.42% en ese mes.

COPADES pronostica que 19 mil personas ingresarán al ejército de desempleados en este año por el insuficiente crecimiento de 3.8% del PIB esperado en 2010 –por supuesto mayor que el 3% proyectado por el BCN, que con tantos cambios que partieron de 1% desde el inicio del año, parece que es estimado en un “tanteo a oscuras”-, de tal manera que 650 mil personas no generarán ingresos en este año, o sea personas que están desempleadas en forma abierta y en forma equivalente asociada con el subempleo.

Otra mala noticia es que la demanda interna continúa muy descuidada. En cuanto al volumen del consumo de las familias, COPADES prevé que aumentará con el ritmo del crecimiento de la población, que es de 1.28% en este año. Por otro lado, la inversión en construcción ha disminuido por falta de financiamiento y la intensa época lluviosa –la producción de materiales de construcción ha desacelerado su caída hasta 5.9% promedio anual en julio-, y el valor de la importación de maquinaria y equipo se ha estancado en el primer semestre de este año con respecto al valor registrado en el primer semestre de 2009, al mostrar un monto de 343 millones de dólares. Es indudable que la inversión se aleja con el ruido político.

A lo anterior se agrega la excesiva liquidez del sistema financiero nacional, cuando a finales de agosto de 2010 se observa un saldo total de depósitos de 3 mil 724 millones de dólares y un saldo total de crédito de 1 mil 914 millones de dólares, una situación que contradictoriamente está acompañada de una levísima disminución de la tasa de interés activa de corto plazo asociada con el córdoba con mantenimiento de valor, que ha pasado de 14.3% en diciembre de 2009 a 13.1% en agosto de 2010, mientras que la tasa pasiva promedio ponderada se desplomó de 6.2% hasta 3.6% en el mismo orden temporal.

Lo discutible es que el presupuesto nacional será más limitado en 2011 que en este año, porque la masa salarial del sector público no aumentará más del 5% al incorporarse el monto anual del bono salarial en las cuentas fiscales, mientras que el gasto gubernamental crecerá estrictamente por el costo de las elecciones nacionales que asciende a  50-60 millones de dólares. Se prevé que en un año electoral el déficit fiscal, después del registro de las donaciones externas que han disminuido desde 2009, se verá frenado en un nivel muy cercano al 1% del PIB y, por lo tanto, se rompe la teoría del ciclo económico-político por la insistencia del Fondo Monetario Internacional (FMI). Estimo que las autoridades gubernamentales han aceptado esa condicionalidad presupuestaria porque tienen a la mano los recursos de la asistencia financiera de Venezuela.

A pesar del severo ajuste del gasto público, el FMI no entregará nuevos préstamos a Nicaragua en 2011, no obstante las condicionalidades que discute actualmente con las autoridades gubernamentales sobre el desendeudamiento público, principalmente frente a los grupos financieros internos, y las reformas estructurales que se implementarán en un año electoral, tales como el fortalecimiento de las auditorías tributarias y del gasto público, la supervisión sobre el sistema financiero nacional, y la publicación de las opciones de reforma de seguridad social antes de noviembre de este año, aunque esta última reforma se implementará en 2012 junto con la reducción de exoneraciones y exenciones en el pago de impuestos y la regulación sobre los precios de transferencia.

Sin duda alguna, Nicaragua pasará la prueba para prolongar un año más el actual Programa “Servicio de Crédito Ampliado” suscrito con el FMI que expiró el 4 de octubre recientemente pasado. Pero en un año electoral existe el riesgo del desalineamiento del presupuesto nacional que consiga enojar de nuevo al FMI, como su resentimiento por la entrega del bono salarial a 140 mil empleados del sector público, lo cual conduciría a la suspensión de la prolongación del Programa SCA y sólo agregaría la incertidumbre entre los inversionistas nacionales y extranjeros, ya que en 2011 tendremos más ajustes económicos sin nueva ayuda multilateral en divisas líquidas de libre disponibilidad que apoye el presupuesto nacional y la balanza de pagos del país.

Anuncio publicitario

Acciones

Información

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s