Siete prestamistas internacionales en Nicaragua en los últimos veinte años

11 10 2010

Nicaragua no puede endeudarse en términos comerciales en el mercado internacional, una de las condicionalidades del Fondo Monetario Internacional (FMI), porque nuestro país no tiene capacidad de pago con el exterior (yo agregaría también con el interior del país) al continuar siendo un país pobre y aún muy endeudado en términos de producción frente a los acreedores internacionales (y también internos) privados.

Aunque la Comunidad Internacional nos ha condonado deudas por US$14,313 millones en el período 1990-2009, el saldo de la deuda externa de nuestro país al 31 de diciembre de 2009 sumaba US$3,653 millones, cifra que incluía US$1,594 millones pendientes de reestructuración con ocho países que no son miembros del Club de París y que fue equivalente al 59% del Producto Interno Bruto (PIB) de ese año.

Por consiguiente, el nuevo endeudamiento externo de Nicaragua deberá ser muy concesional, afirma el FMI, especialmente a través de las ventanillas de instituciones financieras multilaterales.

Nicaragua contrató nuevos préstamos por US$6,042 millones en las últimas dos décadas y la concesionalidad se ha reflejado, en términos ponderados, con un plazo de 31 años, 10 años de gracia y una tasa de interés de 2%. Por su parte, los desembolsos de préstamos externos realizados por Nicaragua en ese mismo lapso ascendió a U$4,165 millones, provenientes, en orden de importancia por sus montos, de siete prestamistas internacionales: Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Banco Mundial (BM/IDA), FMI, Taiwán, Alemania, Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) e Italia.

El BID, con su aporte de US$1,864 millones, muestra preferencias de asignar sus créditos a reformas estructurales del sector público, reforma de empresas de servicios públicos, reducción de la deuda externa, eficiencia y transparencia, administración tributaria, política y gestión fiscal, reforma del sistema financiero, apoyo a la balanza de pagos, el desarrollo local de la Costa Atlántica, fortalecimiento y desarrollo municipal, desarrollo rural, mejoramiento de la salud materno-infantil, educación básica para jóvenes, seguridad ciudadana, a los sectores agropecuario, energía eléctrica, agua potable, salud, construcción de la red vial, vivienda para la población de bajos ingresos, reactivación productiva, crédito multisectorial, medio ambiente y desarrollo forestal, la implementación del plan nacional de desarrollo y proyectos de reducción de la pobreza, del Fondo de Inversión Social de Emergencia y el saneamiento del Lago de Managua.

El BM/IDA, que prestó US$1,293 millones en el período analizado, concentró sus créditos principalmente en administración económica, asistencia técnica al sector público, administración de la tierra, desarrollo municipal, recuperación económica, reducción de la pobreza, ajustes estructurales de la economía –principalmente el sistema financiero, el sector comunicación, seguridad social y sector público-, mejoramiento de la tecnología agrícola, educación, rehabilitación y mantenimiento de carreteras, extensión y modernización de los servicios de salud, electrificación rural, programas de emergencia por los efectos de los huracanes Mitch y Félix, y proyectos de reducción de desastres naturales.

El FMI, que destinó US$435 millones exclusivamente al aumento de las reservas internacionales brutas del BCN, excepto el desembolso US$38 millones correspondiente al año de 2009 que, por los efectos de la recesión económica mundial, fueron dirigidos al apoyo presupuestario.

Taiwán ha orientado sus préstamos de US$314 millones al apoyo a balanza de pagos, el desarrollo de la pequeña y mediana empresa, el desarrollo ganadero, sistemas de riego en el occidente del país, reactivación productiva rural, proyectos de vivienda y el mejoramiento del Puerto de Corinto y del aeropuerto internacional.

Alemania destinó préstamos por US$138 millones al ajuste estructural, a la estrategia de reducción de la pobreza, al apoyo de la balanza de pagos, y a los sectores de energía eléctrica, agua potable y telecomunicaciones.

La OPEP prestó US$111 millones para alivio de la deuda externa, apoyo a balanza de pagos, al financiamiento de la importación de bienes agrícolas e industriales y de bienes de consumo , y a proyectos de educación, rehabilitación de carreteras, sistemas de agua potable y alcantarillado, y rehabilitación productiva agroalimentaria.

Italia destinó un préstamo de US$9 millones para aliviar los efectos del huracán Mitch en octubre de 1998.

Además, las instituciones financieras multilaterales han condonado deudas por US$3,073 millones a Nicaragua en los últimos veinte años mediante las Iniciativas HIPC y MDRI, , equivalentes al 21% del monto total condonado por la Comunidad Internacional. En orden de importancia por los montos, las condonaciones de deuda multilateral son las siguientes: BID, US$1,366 millones; BM/IDA, US$1,026 millones; BCIE, US$410 millones; FMI, US$240 millones; Fondo Centroamericano de Estabilización Centroamericana (FOCEM), US$15 millones; Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola, US$13.3 millones; y el Fondo Nórdico de Desarrollo (FND), US$3 millones.

A finales de 2009, la deuda externa de Nicaragua presentaba un perfil más multilateral que al observado a inicios de la última década del siglo pasado, al corresponder el 45% del saldo adeudado al BID, BM/IDA, FMI, OPEP, BCIE, FIDA, FOCEM, FND y Fondo Común de Productos Básicos.

Anuncio publicitario

Acciones

Información

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s