Urge la capitalización del BANEX

18 06 2010

Vuelve a surgir la inestabilidad en el sistema financiero nacional, con la delicada situación del Banco del Éxito (BANEX), lo cual ha provocado más incertidumbre entre sus depositantes que ahora han optado a retirar sus depósitos, lo cual es una grave señal para la sobrevivencia de dicha entidad bancaria por la grave iliquidez que podría aparecer en cuestión de días, mientras el silencio del superintendente de bancos y del gerente general del BANEX es estruendoso.

Me atrevería a decir que el BANEX sufre el efecto “multiplicador” de los problemas de las microfinancieras  Veamos rápidamente que le ha ocurrido al BANEX desde el 31 de diciembre de 2009, de acuerdo con datos de la Superintendencia de Bancos y de Otras Instituciones Financieras (SIBOIF).

Como un porcentaje del valor de sus activos, la liquidez en córdobas y en dólares del BANEX se elevó de 22% en diciembre de 2009 a 24% en abril de 2010, lo cual muestra indicios de estabilidad de su liquidez desde finales del año pasado, mientras que sus pérdidas, siempre como un porcentaje de sus activos, que furon de 9.7% en diciembre de 2009 se mantienen en  6.1% en abril de 2010, lo cual indica que el banco no se ha “ajustado” al banco. al acumular pérdidas aún crecientes a lo largo de este año hasta C$179 millones, equivalentes a US$8.4 millones, a finales de abril recientemente pasado.

El saldo de la cartera de préstamos disminuyó de C$2,356 millones en diciembre 2009 a C$2,158 millones en marzo 2010 y volvió a subir a C$2,218 millones en abril, pero el número de prestatarios muestra una marcada reducción desde 49,503 en diciembre de 2008 hasta 30,439 en diciembre de 2009, y sigue reduciéndose al nivel de 26,029 en marzo de 2010. Cabe mencionar que el 20% del total de clientes del BANEX concentra el 34% de los préstamos otorgados por el banco, y los 10 préstamos más grandes representan casi el 20% de su patrimonio, el cual se ha desplomado de US$7.9 millones al 31 de diciebre de 2009 a US$0.3 millones al 30 de abril de 2010.  

Una variable que sí realmente preocupa es la norma de adecuación de capital del BANEX, o sea la razón Capital/Cartera de Préstamo, que ha disminuido desde 14.7% en diciembre de 2008, cuando se había transformado de financiera a banco, a 11.6% en diciembre de 2009, se eleva a 12.9% en marzo de 2010 pero cae de nuevo a 10.5% en abril de este año.

El banco ha perdido solidez al acercarse en abril muy peligrosamente al nivel de la norma prudencial que es de 10%, y es por eso que las autoridades gubernamentales han solicitado una nueva capitalización del banco con un monto de US$34 millones. Cabe recordar que la norma prudencial de la adecuación de capital de 10% significa que un banco puede conceder préstamos hasta 10 veces el monto de su capital. Es muy probable que en junio ya perdió su solidez.

Lo anterior se explica con la alarma financiera es que el total de las carteras vencida, prorrogada, reestructurada y en cobro judicial, más los activos improductivos (garantías bancarias obtenidas por la irrecuperabilidad del crédito) se elevó, como un porcentaje de la cartera total de préstamos, de 49.2% en diciembre de 2009, a 54.9% en marzo de 2010 y a 56.9% en abril recientemente pasado. Esto es, en parte, una consecuencia del efecto “multiplicador” de la industria de las microfinancieras.

Por otro lado, los depósitos del público crecieron de C$791 millones en diciembre de 2009 a C$818 millones en marzo de 2010, pero disminuyeron hasta C$778 millones en abril recientemente pasado. y muy seguramente se han reducido drásticamente con el retiro de los depósitos del público en mayo y los primeros días de junio.

Pero hay otra variable mucho más peligrosa en este escenario. Esa es la falta de una efectiva supervisión del sistema financiero nacional, que ha quedado al descubierto por el inapropiado marco jurídico que abarca a las microfinancieras, que no están sujetas a ley alguna y ojalá que lo diputados, que discuten bastante sí hacen o no quórum para sesionar, desemploven la propuesta de ley de para estas organizaciones que tienen en mano desde hace un poco más de 5 años; a los bancos comerciales, especializados en microcrédito y que operan junto a bancos detallistas y bancos corporativos; a la Superintendencia de Bancos y de otras Instituciones Financieras, que evade en gran parte sus responsabilidades mientras sirve exclusivamente a los grupos financieros; y al Banco Central de Nicaragua, que con su nueva propuesta de ley sóo perigue su autonomía plena y su capitalización con bonos del Tesoro.

Finalmente, ojalá que no se vuelva a escuchar el famoso estribillo “Eso lo resuelve el mercado”, que usualmente es pronunciado por el actual superintendente de bancos, quien pretende perpetuarse 5 años más al frente de la SIBOIF.

Anuncios

Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s