En la búsqueda de una política financiera efectiva

23 04 2010

Las tasas de interés las fija el mercado, dicen los grupos financieros y el regulador del sistema. Creo que no es así, por el errático comportamiento del precio del dinero  en nuestro mercado local, cuando también se observa una gran liquidez en las instituciones del sistema financiero nacional y se ha elevado la  tasa de encaje efectiva sobre los depósitos en córdobas 14 puntos porcentuales sobre la tasa de encaje legal, hasta el 30%, no sólo a finales del año pasado sino también el 11 de marzo recientemente pasado.

Por lo menos, los grupos financieros establecen la tasa pasiva con una tasa de referencia, como es la tasa de rendimiento de las Letras Estandarizadas subastadas por el Banco Central de Nicaragua (BCN). Pero el nivel de esa tasa de rendimiento que se establece en las mal llamadas operaciones de mercado abierto de cortísimo plazo, 10% en enero de 2009 y 4% en marzo de este año,  no está determinado por el mercado sino por la necesidad del BCN de comprar dólares en el mercado local cuando se cierran las ventanillas multilaterales de préstamos muy concesionales de divisas líquidas de libre disponibilidad por los incumplimientos en la ejecución de las reformas estructurales suscritas con el Fondo Monetario Internacional (FMI), como ocurrió el año pasado con el atraso de la reforma de la ley de seguridad social y la consecuente flexibilidad del FMI en aceptar temporalmente el aumento la cuota patronal al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) del 15% al 16% a partir del 1 de enero de 2010.

 

La tasa de rendimiento de las Letras del BCN se desplomó en 3.6 puntos porcentuales en agosto de 2009 al ser comparada con la del mes inmediato anterior, por la llegada al país de un fondo contingente de Derechos Especiales de Giro (DEGs) equivalentes a US$164.4 millones proveniente del FMI en ese mes, de acuerdo con el mandato de la Cumbre del Grupo de los 20 realizada en Londres en abril del año pasado. Después de agosto bajó de nuevo 2.6 puntos porcentuales hasta 3.19% en noviembre de 2009 -sumando una reducción total de 6.2 puntos desde agosto de 2009-, porque el FMI afirmó que Nicaragua había cumplido satisfactoriamente las metas y condicionalidades del programa económico y, así, el BCN no tuvo necesidad de continuar comprando dólares en el mercado para sostener la condicionalidad de un saldo de reservas internacionales brutas igual a 2.2 veces la base monetaria y pagar oportunamente las obligaciones del país con sus acreedores externos, que es del orden de US$100 millones anuales en el trienio 2008-2010.

Pero la tasa pasiva ponderada a un mes plazo asociada con el córdoba con mantenimiento de valor disminuyó sólo 1 punto porcentual en agosto de 2009 y se mantuvo prácticamente constante hasta diciembre del año pasado, muy probablemente porque el FMI entregó su préstamo de US$38 millones al presupuesto nacional –primera vez que lo hacía por los problemas recesivos económicos que provocaron una grave caída en la recaudación de impuestos y, con más razón, por la suspensión de las donaciones del Grupo de Apoyo Presupuestario-, y, adicionalmente, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) entregó otro préstamo de US$40.5 millones de divisas líquidas de libre disponibilidad en diciembre de 2009. Sólo quedó pendiente la entrega del préstamo de US$20 millones de divisas líquidas de libre disponibilidad del Banco Mundial (BM/IDA) correspondiente al año pasado, probablemente porque este organismo financiero multilateral es el único susceptible ante los problemas de gobernabilidad existentes en el país.

En ese escenario, los grupos financieros locales lograron reconfirmar que el BCN ya no tenía ninguna necesidad de comprar más dólares en el mercado local y las estadísticas indican otras caídas de la tasa de interés a un mes plazo pagada a los ahorristas de 1.24 puntos en febrero y 0.88 puntos en marzo. ¿Por qué esa reducción total de 2.12 puntos en esos dos meses?

Por otro lado, la tasa de interés tasa activa ponderada de corto plazo asociada con el córdoba con mantenimiento de valor, o sea una tasa “dolarizada” cobrada a los prestatarios por las instituciones financieras locales en el año de la recesión económica, osciló alrededor de 14% en 2009,  un punto porcentual más alto que la registrada en el año en que ocurrió la crisis financiera internacional por los actos inescrupulosos de un grupo de banqueros de Wall Street, que fluctuó muy cercanamente al 13% en 2008. Con más liquidez, la tasa de interés activa fijada por los bancos está “inflada” y se neutraliza el juego de la oferta y demanda de dinero para el establecimiento de su precio. En Nicaragua, la tasa de interés pasiva dolarizada está cercana a 3%, mientras que la tasa de interés activa dolarizada se mantiene “hinchada” al aproximarse al 14%, muy alejada de la tasa de 3% cobrada por los bancos estadounidenses a sus clientes corporativos preferenciales. Como suele ocurrir en nuestro país, que no es sujeto de crédito por su incapacidad de pago al continuar muy endeudado en términos de producción, si las tasas de interés bajan en el mercado internacional, las tasas de interés suben en el mercado local y viceversa, algo tragicómico en el escenario de la sabiduría del mercado.

Al comparar las tasas de interés activa y pasiva en los diciembres de cada año, se nota que el diferencial de las tasas de interés asociadas con el córdoba con mantenimiento de valor se redujo 1.5 puntos porcentuales en 2008, pero se elevó en 1.44 en 2009, cuando el país requería una política financiera anticíclica dirigida por el BCN para amortiguar los efectos de la caída de la economía mundial. Debo señalar que el BCN, el rector de la política financiera nacional, no aplicó correctamente sus instrumentos para contribur en la racionalización no sólo del costo del crédito sino también de los diferenciales de las tasas de interés y, por otro lado, la Superintendencia de Bancos y de Otras Instituciones Financieras (SIBOIF) no reguló ni supervisó apropiadamente al sistema financiero y dejó la solución de los problemas al sabio mercado, que hoy está muy cuestionado en la política y la economía mundial.  

En los primeros tres meses de 2009, el diferencial de las tasa de interés antes mencionado se incrementó en otros 2.2 puntos no obstante la tasa activa de corto plazo sigue desplazándose muy cercanamente al 14%. De nuevo, ¿por qué esa nueva ampliación de ese diferencial en el primer trimestre de este año?

Espero que el actual superintendente de bancos no reafirme que el comportamiento de la tasa de interés activa y del diferencial o “spread” de las tasas lo explica el mercado –el mercado financiero nicaragüense es, en el mejor de los casos, oligopólico y, en el peor de los casos, es de competencia monopolítica-. Tampoco espero que los grupos financieros locales afirmen que la tasa de interés activa y el diferencial de las tasas aumentan porque el índice de riesgo-país de Nicaragua aumenta, sencillamente porque el avance del riesgo político está neutralizado por la reducción de los riesgos económicos y financieros en el primer trimestre del año -hay que recordar la afirmación de un alto cargo del FMI que visitó al país recientemente, que estaba presto a discutir con nuestros servidores públicos qué hacer con tantas reservas internacionales-. Sería mejor no tocarlas porque el BCN tiene que cancelar deudas de cortísimo plazo de las mal llamadas operaciones de mercado abierto y, además, pagar el servicio de la deuda externa.

Entonces, ¿por qué se ha incrementado el diferencial de las tasas de interés? Es bastante probable que ese diferencial de tasas de interés se amplió en función del pago mínimo definitivo del 1% de los ingresos brutos establecido en la reforma de la Ley de Equidad Fiscal vigente a partir del 1 de enero de este año, aunado al hecho que el índice estacional de la recaudación del impuesto sobre la renta (IR) se acelera en marzo de cada año. Se repite la misma historia de mayo de 2003, cuando la Ley de Equidad Fiscal estableció el pago mínimo definitivo del IR para empresas financieras de 0.6% anual sobre el saldo promedio mensual de los depósitos totales al cierre del ejercicio anterior y, en ese entonces, se observó la reducción de  la tasa pagada a los ahorristas y el aumento del diferencial de las tasas de interés.

Es muy acertada la opinión del Vicepresidente de la República sobre la regulación de las tasas de interés en el mercado financiero local, lo cual no significa fijarlas ni congelarlas, porque es necesario estimular el ahorro financiero y el crecimiento económico del país. Yo agrego que también se necesita avanzar con paso firme en el fortalecimiento de las reformas estructurales del sistema financiero, porque el BCN debe buscar cómo honrar su papel de rector de la política financiera, que no se visualiza en su nueva propuesta de ley orgánica; la ley de la SIBOIF debe regular con mayor efectividad al mercado financiero local, y no dejar la solución de los problemas a la sabiduría del mercado; las microfinancieras piden ser normadas y supervisadas por la SIBOIF desde hace cinco años, pero el país no cuenta con las definiciones legales para ese tipo de empresa financiera ni para el microcrédito; la ley de los bancos comerciales debe racionalizar el costo del crédito y apoyar el objetivo de impulsar el crecimiento de la producción y no concentrarse casi exclusivamente en el crecimiento del consumo privado, además que existen dos bancos especializados en el microcrédito.

Ojalá que en el bienio 2010-2011 el Estado pueda avanzar en las reformas estructurales del sistema financiero nacional, para que no se continúen examinando los movimientos de las tasas de interés con el mismo perfil y para evitar la repetición de los problemas que están ocurriendo en el mercado financiero de Nicaragua.

Anuncios

Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s