Economía y política de Nicaragua en 2013

20 01 2013

Presentación1

En octubre del año pasado, el independiente Consultores Para el Desarrollo Empresarial (COPADES), firma que este servidor dirige, había revisado su pronóstico de 2012 y elaborado el pronóstico 2013 para la economía de Nicaragua. En ese entonces, había analizado que, en esos años y en el mismo orden, la producción crecería 4.4% y 3.4%, la inflación alcanzaría los niveles de 5.4% y 5.9% y la tasa de desempleo global oscilaría alrededor del 24.2% de la población económicamente activa.

Tras haber actualizado la información de la producción física de los principales rubros producidos por cada una de las actividades económicas del país, con datos oficiales a noviembre de 2012, se ha observado un declive de la producción pecuaria, agrícola, pesquera y minera  para 2012, lo cual ha conducido a señalar que el Producto Interno Bruto de Nicaragua creció 4.0% el año pasado –que es coincidente con la versión gubernamental-, pero también incidió en que el PIB para 2013 tienda a aumentar hasta 3.7%, por efectos de la desaceleración de la economía mundial, la caída de los precios internacionales de los bienes primarios, entre ellos el petróleo, y por la afectación de la roya que ya está provocando daños en la cosecha del ciclo agrícola actual.

En cuanto a la tasa de inflación, ya es oficial el 6.6% en que aumentaron los precios al consumidor nacional de diciembre de 2011 a diciembre de 2012. Tomando en cuenta las tasas de crecimiento del PIB Real y de la inflación, de acuerdo con la Ley de Salario Mínimo, el ajuste de este salario para 2013 sería del orden de 10.6% mas no de 18% como propone el secretario de la Central Sandinista de Trabajadores José Benito Escobar (CST-JBE), Luis Barboza, porque “infla” el ajuste del salario mínimo con la tasa de devaluación de 5%, cuyos efectos ya están recogidos en la tasa de inflación de 6.6% del año pasado. Le sugiero al secretario de la CST-JBE que trate de asesorarse con otros economistas de la sociedad civil y de los que prestan sus servicios a dicho sindicato, incluso con los altos cargos técnicos del Banco Central de Nicaragua (BCN) en la Comisión Nacional de Salario Mínimo, con el sano propósito de evitar la doble contabilización de la tasa de devaluación en su propuesta de ajuste del salario mínimo correspondiente a este año.

COPADES volvió a actualizar el pronóstico de la tasa de inflación acumulada anual para 2013 y la situó en el nivel de 5.5% sobre los supuestos que el precio promedio anual de un barril de crudo WTI disminuya de US$94.2 en 2012 a US$90 en 2013, el monto de dinero aumente 10.5% y el del numerario –o dinero que circula fuera del sistema financiero nacional- se expanda 10.1% asociado con un saldo de reservas internacionales brutas del BCN disminuya US$23 millones –a menos que los grupos financieros locales “contribuyan” con el  aumento de sus depósitos de encaje en el BCN, y con el mantenimiento de las expectativas inflacionarias de corto plazo observadas en 2012. Esa presión inflacionaria ya incorpora el efecto de la reforma tributaria en su primer año de los ocho en que deberá ser evaluada, al elevar la carga tributaria en 2013 apenas en una décima porcentual del PIB hasta 16.3%.

Como siempre ha reiterado COPADES, el principal problema político en la economía nicaragüense es el subempleo. Si entendemos como el principal resultado de nuestro actual modelo económico la reducción del subempleo y del desempleo, urge el cambio del modelo económico. Cabe recordar los datos oficiales de 2011, que señalan una tasa de subempleo del 50% y una tasa de informalidad laboral de 77.2%. La economía subterránea tiene un gran peso en nuestro país. Reorientar el modelo económico equivaldría a la estrategia de salvataje del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), principal reforma estructural de este año suscrita con el Fondo Monetario Internacional, por lo cual estimo que ese cambio, administrado por el gobierno, deberá contar con más compromisos de las organizaciones empresariales que fomenten la creación de puestos de trabajo decente e incidan con sus acciones para formalizar al informal.

No veo problemas políticos en nuestro país en 2013. El partido político en el poder, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) está muy sólido, Con 62 diputados en la Asamblea Nacional podría cambiar la Constitución de la República si lo quisiera, prorrogó el nombramiento de los funcionarios públicos, ganó 134 de 153 alcaldías en la elecciones municipales de noviembre de 2012 y aumentó la cantidad de concejales en los gobiernos municipales.

La oposición política, si se le pudiese llamar así, no tiene un plan estratégico alternativo o, lo más probable, parcialmente coincidente con el del FSLN, que lo utilice como un instrumento político para hacer una seria, efectiva y constructiva oposición al partido político en el poder.  Si este grupo de partidos políticos, cuando fueron una mayoría en la legislatura anterior, no pudieron nombrar a los funcionarios con plazos vencidos, mucho menos ahora que es representado con 26 diputados que no pueden hacer nada para cambiar algo.

Es muy probable que en este año, a finales del primer trimestre o inicios del segundo trimestre, el FSLN conceda cuotas políticas a todos los partidos opositores, porque es lógico afirmar que no habrá negociación, para el nombramiento de los funcionarios con plazos vencidos. Un poco más improbable sería una reforma constitucional que le asegure la institucionalidad pública a los Consejos de Poder Ciudadano (CPC), algo que deseó el presidente de la República, Daniel Ortega, en su mandato anterior inmediato pero que se lo negó la Corte Suprema de Justicia, con lo cual tendría más fuerza la voluntad popular sobre la norma constitucional, es decir, el principio del ALBA de transferir la soberanía de la Constitución al Pueblo.

Lo formidable en 2013 sería ver a todos los políticos criollos, en el poder y en la así llamada oposición, sentados alrededor de una mesa tratando de avanzar más rápido en la solución de los problemas económicos y sociales de los nicaragüenses, proponiendo políticas públicas que garanticen duplicar al actual tasa de crecimiento económico del país, que como escribiera en párrafos anteriores también implica analizar y proponer un nuevo modelo económico. Como economista, estoy seguro que el actual modelo económico, construido desde la década de los noventa hasta ahora, no genera pobreza sino que funciona sobre la pobreza, un mal que debe reducirse al máximo con la creación de puestos de trabajo decentes, con un crecimiento económico que se concentre entre la población de escuálidos ingresos –es decir, el 75% de las familias nicaragüenses-, con una estrategia económica pro pobre que aún no ha sido discutida en nuestro país.

About these ads

Acciones

Information

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 930 seguidores

%d personas les gusta esto: